Roberto Centeno Roberto Centeno González 

. Doctor Ingeniero de Minas por la Universidad Politécnica de Madrid

 . Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid

. Catedrático de Economía en la Escuela de Ingenieros de Minas de la UPM

          (Pincha en los enlaces de la columna de la izquierda para acceder y en los loritos para salir)    

VOLVER

actualizada el 04 septiembre 2013

  2012 

24/12/2012 Celebrando los 6.000.000 de parados
17/12/2012 La banca se endeuda para financiar la nueva burbuja .
10/12/2012 Rajoy está desangrando a la sociedad civil.
03/12/2012 Cataluña 25-N : Los grandes inversores se van.
26/11/2012 Un año de Rajoy: de las mentiras a la infamia
19/11/2012 A Rehn le da igual que Rajoy incumpla todo
12/11/2012 Medidas clave para levantar España
05/11/2012 El mayor expolio jamás contado: rescates y banco malo
29/10/2012 ¿por qué pagamos la energía más cara de Europa?
22/10/2012 Merkel a Rajoy : cómase su propio desastre
15/10/2012 España sin salida y Rajoy a lo suyo
08/10/2012 Engaño a todo un pueblo (el catalán)
03/10/2012 Los bancos deben pagar su crisis
01/10/2012 Rajoy convierte España en Estado residual
 24/09/2012 Las medidas de Rajoy nos llevan al desastre
17/09/2012 ¿Es que en España no quedan ya patriotas ni hombres?
10/09/2012 Otra gigantesca burbuja financiera y de deuda.
06/09/2012 Alemania debe condicionar la ayuda europea a España
 03/09/2012 Las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín
 27/08/2012 Egipto tuvo diez plagas, España 440.314 políticos
13/08/2012 La infamia : expolian a los niños pobres por comer.
06/08/2012 Rajoy a la UE: Recorto 102.000 y ustedes ponen 603.000.
30/07/2012 Hechos y criterios para procesar a "MAFO".
23/07/2012 La recta final : España ya no puede financiarse.
16/07/2012 Rajoy no tiene derecho a dejar en la miseria a millones de españoles.
25/06/2012 Carta a la Sra.Merkel : exija el fin de las autonomías
18/06/2012 La deuda es ya insostenible, España necesita una quita
 11/06/2012 No es el fin del mundo, pero si el de nuestras familias.
 04/06/2012 "La gestión de Rajoy es una auténtica tragedia".
 28/05/2012 Del Frankestein autonómico y financiero.
 21/05/2012 El equipo económico en estado de pánico.
 14/05/2012 La gran estafa de Bankia, ¡ a los tribunales!
 07/05/2012 Rajoy no da la talla; de las mentiras al deshonor.

 02/05/2012 Morales se burla de España

30/04/2012 Nos es una recesión; es una depresión en toda regla.
23/04/2012 Repsol, una gestión manifiestamente mejorable.
16/04/2012 Rajoy improvisa el copago y se niega a reducir el Estado
 09/04/2012 Los primeros cien días de Rajoy (II)
02/04/2012  Los primeros cien días de Rajoy (I)
 26/03/2012 España nunca ha estado tan cerca de la quiebra
 19/03/2012 Huelga general para un expolio de 8000 millones = 1.328.000.000.000 Pesetas
 12/03/2012 El acuerdo autonómico : España hacia la extinción.
05/03/2012   Una canallada : "La culpa del déficit es de España"
27/02/2012   Una deuda explosiva para sostener lo insostenible
 20/02/2012 El Gobierno comienza 2012 gastando el doble de lo que ingresa.
13/02/2012 La prueba del nueve : los mercados no creen en las reformas.

06/02/2012 La reforma financiera o como mantener lo inviable

30/01/2012 De los aciertos en la justicia a los disparates en economía.

23/01/2012 El protocolo de la infamia y otro bienio negro

16/01/2012 Rajoy, pleno apoyo menos a España 

09/01/2012 Hasta aquí hemos llegado : o las autonomías o nosotros

02/01/2012 Mantener el despilfarro desangrando a las familias

  2011 

26/12/2011 Un buen Gobierno económico y nefasto en lo político

21/12/2011 Rajoy se equivoca en temas esenciales

19/12/2011 La gran incógnita ¿es Rajoy un cordero o un león?

12/12/2011 ¿Es que en Génova 13 no saben sumar?

05/12/2011 La más injusta distribución de rentas de la Historia de España

28/11/2011 Una semana desastrosa: así no, señor Rajoy, así no

21/11/2011 Lo que Rajoy debería hacer en diez días y no sabemos si hará

14/11/2011 Dos candidatos sin idea de lo que se nos viene encima

07/11/2011 ¿Cómo tiene RB la caradura de presentarse a las elecciones?

31/10/2011 La catastrófica herencia de ZP.

24/10/2011 España SOS : de Moody's a la indignidad de Rajoy

17/10/2011 Macroeconomia, tercer trimestre

10/10/2011 El rescate de las Cajas, un expolio a los españoles

03/10/2011 Educación y Sanidad, una gestión desastrosa

26/09/2011 ¿Cómo se arregla España? Cap.2

19/09/2011 ¿Cómo se arregla España? Cap.1

12/09/2011 El intolerable desafío nacionalista

05/09/2011 Un verano de infartos y fraudes

25/07/2011 La prima de riesgo vuelve a 300 y Zapatero juega al mus.

18/07/2011 Sin dinero público, el sector financiero estaría hundido

11/07/2011 El mito Rubalcaba y su chapuza histórica

04/07/2011 Un debate de enanos con España al borde del abismo

27/06/2011 Un Gobierno moribundo, desnortado y felón

20/06/2011 Quousque tandem, Zapatere, abutere patientiam nostram?

13/06/2011 Confusión, caos y pánico

06/06/2011 "Creo saber qué hacer los próximos cuatro años”

30/05/2011 Sr. Rajoy, ha arrasado y ya no puede seguir de perfil.

23/05/2011 Ni espontáneo ni plural, la izquierda más radical.

16/05/2011   Por qué votar socialista garantiza la propia ruina.

09/05/2011   Abril, siete mil parados más y la infamia del "dos por uno"

02/05/2011   Los socialistas hunden de nuevo a España

25/04/2011 Bancos y Cajas están quebrados, valorados "market to market"

18/04/2011 Nuevo hito histórico : La deuda pública en el 100% del PIB

11/04/2011 Las mentiras de Salgado y las cuentas que no salen

04/04/2011 Egipto tuvo las plagas, España a Zapatero

28/03/2011 Ataque a Libia: otro error histórico de Zapatero

21/03/2011 Riesgo nuclear, una broma comparada con el gas líquido

14/03/2011   "Lo único bueno de 2011 es que será mejor que 2012

08/03/2011     No hay opción : o Pacto de Estado o hundimiento

28/02/2011 Factura Energética, productividad y renta disponible

21/02/2011 El Cupo o la liquidación de España como Nación

14/02/2011 El caos de cataluña, de las cajas y del propio zapatero

07/02/2011 Una foto que vale 1.500 millones de euros

31/01/2011 160 años de historia a precio de saldo

24/01/2011 La quiebra total de las pensiones

17/01/2011 Salgado y el sonido del temporizador de una bomba

10/01/2011 Expectativas sombrías para un 2011 dramático 

2010

20/12/2010 Deuda y crecimien-to, las claves económicas de 2011

13/12/2010 La economía en el cuarto trimestre

06/12/2010 Zapatero improvisa : 600.000 personas mas en la miseria

29/11/2010 "Barbarians at the gate" y los 37 del pic-nic

22/11/2010 El SOS de los empresarios al Rey : Un manifiesto demoledor

15/11/2010 El expolio de las renovables

08/11/2010 El Imperio de la mentira

24/12/2012  Celebrando los seis millones de parados

La verdad es que me había despedido de ustedes el lunes pasado, pero el banquete de vanidades que reunió en Toledo a la pandilla de tramposos cortoplacistas que lleva la gobernación de España y a su corte de aplaudidores (querían celebrar los seis millones de parados en su primer año en el poder) es algo que no puede ignorarse. Allí, Mariano Rajoy se felicitó por sus grandes logros, como, por ejemplo, que el ritmo de destrucción de empleo se haya acelerado o que la deuda haya aumentado. También que haya crecido el déficit y que las comunidades autónomas sigan fuera de control, en contra de la opinión recogida por The Economist, que asegura que el déficit ha bajado dos puntos y que las CCAA se han "domesticado". ¿De dónde lo sacan? El semanario británico cada vez contrasta menos sus fuentes.

Como diría la señora De Cospedal, “cueste lo que cueste y sea lo duro que sea, seguiremos adelante con las reformas”. Y tiene razón, porque ya solo tiene dos sueldos de lujo, 47 asesores, dos coches oficiales y un agujero presupuestario del 13,4% para 2013, casi 1.000 millones. Vamos, que la pobre lo está pasando fatal. Igual que el resto de aplaudidores, los políticos más caros -en sueldos y privilegios- de Europa... Para ellos, y para los cientos de miles de familiares y amigos que han enchufado, la crisis no existe. Lo más grave, no obstante, es su afirmación de que “2013 será el año de la recuperación”, un engaño que puede inducir a la gente a tomar decisiones de compra o inversión que acabarán en desastre, como hicieron MAFO y Solbes en 2007 cuando incitaron a la gente a endeudarse para comprar viviendas porque “nunca pueden bajar”.

Primer cimiento: el rescate, pero de las cajas alemanas

El año de la recuperación iba a ser 2012, pero ahora lo han cambiado por “el año en el que hemos puesto los cimientos”. Antes de entrar en materia hay algo que deben tener muy claro: España es un país con un potencial de crecimiento extraordinario, aplastado por unas oligarquías políticas, financieras y monopolistas como jamás en el pasado. Si acabásemos con un modelo de Estado inasumible, un rescate bancario innecesario y ruinoso y unos monopolios que nos imponen los precios de los servicios esenciales más elevados de Europa, España crecería como la espuma. Pero nada más lejos. Al contrario que los Gobiernos que ponen los intereses de su país por encima de todo, la actitud del nuestro es un compendio de improvisación, incompetencia y corrupción. Una auténtica arma de destrucción masiva.

Y este es el primer cimiento. Han endeudado a varias generaciones de españoles para rescatar no al sistema financiero, que al final se cerrará en un 60% en la parte problemática, ni para que se restablezca el crédito a la economía productiva, que no cesa de bajar, sino para devolver a los bancos europeos en general y a las cajas alemanas en particular -un hatajo de instituciones insensatas que prestaron un río de dinero sin comprobar nada y sin garantías reales–, hasta el último euro, mientras los pequeños ahorradores españoles (bonistas, compradores de preferentes y accionistas) han perdido hasta la camisa. En todos los demás países, los bancos insensatos han perdido todos sus préstamos insensatos. Solo en la España de Rajoy son contribuyentes y pequeños ahorradores los que han pagado la factura.

Como, además, una vez exprimidas las clases medias y trabajadoras, y congeladas las pensiones era imposible obtener la enorme cantidad de recursos restantes del mercado, Merkel y la Unión Europea incitaron al irresponsable de Rajoy a pedir un rescate para salvar a los bancos, pero vean en qué condiciones. El dinero será avalado íntegramente por el Estado, los bancos tendrán que reducir su tamaño en un 60% y debería crearse un banco malo para absorber todos los activos tóxicos. No se salva el sector, ya que se cierra en un 60%, ni se garantiza la viabilidad de lo que queda. Hoy debe tres veces más al Banco Central Europeo que hace un año y la morosidad cerrará 2012 en casi 200.000 millones de euros, un 77% de empresas. Solo se salvan los intereses de los bancos europeos que financiaron la burbuja.

Cualquier presidente del Gobierno digno de tal cargo habría dicho: "¡Métanse el dinero por donde les quepa!". Cerrados el 60% de los bancos, liquidados sus activos y pagados con ello -que había de sobra– los depósitos hasta 100.000 euros, el resto se repartiría entre pequeños deudores y los institucionales. Y ni un euro de dinero público. Que las cajas alemanas y compañía vayan contra los insensatos y corruptos que firmaron los préstamos, que los procesen, que les embarguen o que los fusilen al amanecer, porque ellos deberían asumir el riesgo por prestar su dinero sin comprobar nada. Lo que no pueden hacer De Guindos y Rajoy es hacérnoslo pagar a nosotros, que es lo que han hecho. Solo en Bankia, entre inyecciones de capital, cobertura de pérdidas y compra de activos tóxicos, estos insensatos han despilfarrado 50.000 millones de un pueblo empobrecido con un 24% de niños por debajo del umbral de la pobreza. Son ellos quienes deberían ser procesados.    

Segundo cimiento: 'banco malo', un desastre mayor que Bankia

Y luego el banco malo, que en opinión de los expertos será “un desastre muy superior al de Bankia”. La improvisación y la incompetencia más absolutas han sido la norma. La orden de De Guindos -al que, con toda razón, el Financial Times califica como el “peor ministro de Economía de Europa”- fue “hacerlo ya y como sea” para recibir los primeros 40.000 millones del rescate y poder pagar la deuda subordinada a los bancos alemanes. Implementado por un conjunto de ineptos del FROB que no sabe ni dónde tiene la mano derecha -pero sí cómo tirar por el fregadero el dinero de los españoles-. Para empezar, ¿cómo se compatibiliza la estrategia mayorista para la venta -en grandes volúmenes- y sin las rebajas a la mitad del precio al que se le han transferido los activos tóxicos (que es lo que exigen los posibles compradores y que supondría pérdidas de decenas de miles de millones)?

El nivel de apalancamiento habitual en el ladrillo está entre el 80% y el 90%. Hay 60.000 millones de activos para empezar y necesitan 50.000 millones de préstamos. ¿Quién narices pone el dinero? La banca nacionalizada no puede por el MOU, y la banca sana, que tiene miles de millones de activos para vender y financiar, obviamente tampoco. Entonces ¿quién, cómo y a qué precio se financiarán estas eventuales operaciones de venta? ¿Se puede creer que estos inútiles no tienen ni idea, a día de hoy, de dónde van a sacar el dinero? Peor aún. Los bancos sanos se han metido en el banco malo poniendo cuatro perras para controlarlo, para que no les toquen las narices vendiendo activos tóxicos por debajo de su precio. O sea, para que no vendan.

El coste anual recurrente, teniendo en cuenta el 15% ROE garantizado a los inversores privados y la retribución de la deuda subordinada, se puede estimar en un mínimo de 500 millones de euros. ¿De dónde piensan sacarlos? Para aquellos “préstamos promotor” vivos sin estar agotado el límite de disposición, ¿asume el banco malo la financiación de la parte no dispuesta? Los productos derivados asociados a los préstamos traspasados, ¿también se traspasan al banco malo? Un esquema de locos que pagarán todos los españoles, porque los privados tienen garantizado por el Estado la recuperación de su capital y un retorno del 15%.

Tercer cimiento: gasto, endeudamiento y déficit fuera de control.

Luego, Montoro, incapaz de controlar el gasto (a noviembre los gastos no financieros del Estado habían subido un 0,1%, y ello a base de recortar las inversiones el 11,3%), el endeudamiento (380 millones de euros al día para financiar el despilfarro, la corrupción y los rescates) y el déficit (la estimación de déficit de 2012 (1) es del 10,3% sin ayudas bancarias, que compara con el 8,9% en 2011, y  el 11,4% con ayudas que compara con 9,4%), batiendo récords de subida de impuestos en el mundo desarrollado a la clase media y a la clase trabajadora, porque los ricos siguen exentos vía sicavs.

Cuarto cimiento: el tasazo eléctrico; la luz subirá un 35%

Para, más tarde, favorecer a sus amigos de las renovables. ¿Saben lo que han hecho estos insensatos con el tasazo eléctrico? Algo simplemente de cárcel: han puesto a las energías más baratas un impuesto que las convierte en las más caras, tanto que tienen que cerrar. De momento se cerrará Garoña, una central que produce anualmente 3,8 millones de Mwh (a 15 euros/Mwh, es decir, 57 millones de euros). Esa energía será sustituida por renovables de los amigos del poder a un coste medio (80% eólica y 20% solar) de 165 euros/Mwh (627 millones de euros). A ver si han entendido bien el saqueo que estos truhanes que nos gobiernan acaban de perpetrar al pueblo español. Obligan a dejar de producir 3,8 millones de Mwh por 57 millones para que los produzcan sus amigos por ¡627 millones!

El tema no acaba aquí. En pocos años, los 60.000 millones de Mwh que producen las ocho centrales nucleares en operación desaparecerán, porque el nuevo impuesto está diseñado para eso, para obligarlas a cerrar. Una electricidad generada por 900 millones de euros pasará a costar 9.900. Es decir, en pocos años, por una decisión política del Gobierno de Rajoy para favorecer a sus amigos, supondrá un incremento del ¡35% en el recibo de la luz! Este es otro de los cimientos puestos por el Partido Popular en 2012, que “garantizan la salida de la crisis”. Y seguirán así hasta que la desesperación colectiva se convierta en violencia.

Quinto cimiento: exportaciones, poco valor añadido y menos empleo

“Las exportaciones, el superávit comercial con la Unión Europea es lo que nos va a sacar de la crisis”. Otro camelo porque, si bien es cierto que las exportaciones son esenciales, su aportación neta a la economía es, en nuestro caso, reducida, y en la creación de empleo representan aún menos. La razón es el poco valor añadido debido a que incorporan muchos bienes y servicios importados. Un tema clave que les detallaré después de Reyes.

A las exportaciones añaden las mentiras habituales, como el incremento de la competencia, lo que demuestra su ignorancia. Es imposible incrementar la competencia, porque la estructura monopolista está firmemente asentada y se tardarían años en cambiarla. Lo único que funcionaría es implantar un sistema de precios máximos iguales a la media de Francia, Alemania y Reino Unido. A este respecto, si no implantan los precios máximos, deberían tener la dignidad de callarse. Finalmente, reducirán el tamaño de la Administración, ¡9.000 millones entre 2013 y 2014 de un gasto total de 470.000 millones! El Gobierno está integrado por tramposos.

Afirman, y es cierto, que hay un gran interés de los inversores extranjeros por España, pero no se equivoquen. Hay un gran interés por comprar activos y empresas a precios de derribo. Se acaban de comprar joyas inmobiliarias en Madrid y Barcelona con descuentos del 70%, y no las quieren para quedárselas, sino para especular. Igual que British con Iberia, pero peor.

(1) La Fundación de Cajas de Ahorro estima el déficit 2012 en el 8,4% del PIB, 7,3% sin rescate bancario. A esto hay que sumarle 0,3 puntos adicionales de déficit de la Seguridad Social, que experimentará un desvío sin precedentes 15 veces mayor que el de 2011 y superior al previsto hasta ahora; facturas en los cajones, 0,7 puntos; el déficit autonómico fue en 2011 dos puntos mayor del estimado a fin de año, y no hay razón alguna para suponer que estos tramposos hayan mentido menos que en 2012. Dar por buenas sus cifras es como creer en los Reyes Magos.

         

17/12/2012  La banca se endeuda para financiar la nueva burbuja

Al igual que sucedió con la burbuja inmobiliaria, alimentada por los préstamos de una banca irresponsable y codiciosa que se endeudaba masivamente a corto para prestar a medio y largo plazo, se reproduce el esquema con la gran burbuja de la deuda pública. Un comportamiento suicida que parecía irrepetible, pero como el primero les salió gratis, porque nadie ha respondido de nada y la cuenta la paga el pueblo español, lo repiten de nuevo. Ayer era “el precio de la vivienda nunca puede bajar, no hay ninguna crisis”. Hoy, “el Estado no puede quebrar, no será necesaria ninguna quita”. Y mientras todos los bancos de la eurozona están comenzando a devolver los préstamos del Banco Central Europeo, los españoles piden cada día más. Nada menos que el 40% del total de los créditos concedidos, cuando nuestro PIB es solo el 13% del grupo, la mayor parte de los cuales para financiar la gigantesca burbuja de la deuda total, que supera el billón de euros, y que España ya no puede devolver.

Pero, ¿quiénes hacen los cálculos en la banca española? ¿Los mismos que en 2006 y 2007 dijeron que no existía ninguna burbuja? Como diría hace unos meses la exbailarina y exconsejera de la CAM que se ha ido forrada, “nadie nos dijo que había una crisis”. ¿Nadie les ha dicho a los banqueros que un déficit público fuera de control va a superar el 10% del PIB oficial, y no el 7% que dice Montoro? ¿Nadie les ha dicho que los últimos indicadores muestran que la recesión está agravándose? ¿Es consciente la oligarquía financiera de que los tres billones de deuda privada financiados mayoritariamente por ellos jamás podrán ser devueltos por una población cada vez más empobrecida, ni el Estado rescatar, y de que antes o después más de la mitad de la banca tendrá que suspender pagos?

La resolución del jueves para crear en 2014 un supervisor bancario europeo, que  dejaría “encantado” a un Rajoy que siempre permite que nos desplumen en estas reuniones –los contribuyentes respondemos de todo–, sienta que “los futuros rescates bancarios no serán nunca a costa de los contribuyentes, sino que deben estructurarse en forma que los responsables de las quiebras bancarias asuman la totalidad de la carga”. Exactamente lo contrario de lo que ocurre en España. La oligarquía financiera ha conseguido imponer la mayor socialización de pérdidas de la historia de Europa, en la que los responsables del desastre están recibiendo escandalosas compensaciones con dinero público. El nuevo mecanismo europeo deberá poner fin a este tipo de expolios, aunque para nosotros ya es demasiado tarde. 

Rajoy aplaza el rescate e incrementa la incertidumbre

Se avecinan meses de gran incertidumbre para España, mientras Rajoy y los tres mosqueteros –Guindos, Montoro y Nadal, ¿o es al revés?–, aparte de apuñalarse entre ellos, continúan con su habitual indecisión e improvisación, sentando las bases del hundimiento de la nación española. Y el viernes Rajoy, en el colmo de la obscenidad, afirmó en Alemania que los recortes han sido “equilibrados y equitativos”. ¿Cuántos de las decenas de miles de asesores inútiles con sueldos medios de 60.000 euros han sido eliminados? ¿Cuántos de los 30.000 coches oficiales, de las 200 embajadas o las 50 televisiones han sido suprimidos? ¿Cuántos de los dos millones de empleados públicos nombrados a dedo? Se habían comprometido a cerrar la mitad de las empresas públicas, unas 2.000, y rebajaron el compromiso a cerrar 675 en julio. Las han reducido a solo 198, pero no las han liquidado, ¡las han fusionado! Estos son los recortes “equilibrados” de Rajoy. “España tardará más de 20 años en volver al nivel de vida previo a la crisis, la diferencia entre ricos y pobres es la mayor de Europa, y en diez años el número de personas en riesgo de exclusión social será de 18 millones, el 38% de la población, frente a 12,7 millones, o el 27% en 2012” (1) ¿Pero cómo se puede tener tal grado de desvergüenza y miseria moral?

Y para acabar de arreglarlo, Rajoy sigue aplazando el rescate. Ahora dice que es porque Merkel se lo ha desaconsejado y, además, algún miembro de la eurozona podría negarse, y es necesaria la unanimidad. De ser cierto, Rajoy no tiene perdón de Dios. Cuando todo el mundo se lo propuso en septiembre y las condiciones eran más que razonables, este irresponsable dijo que no porque, para él, eran mucho más importantes sus intereses electorales que los intereses de España. Son vergonzosas sus lágrimas de cocodrilo por el empobrecimiento de los españoles mientras despilfarra el dinero como si fuera escombro en mantener un Estado y un sistema financiero inviables. Cuanto más tiempo pase, más difícil será la situación y más incierto el resultado del inevitable rescate, que podría convertirse en una suspensión de pagos si alguien se niega. En todo caso, sería ahora en condiciones devastadoras para los ciudadanos.

La decisión del Banco Central Europeo en septiembre de no dejar caer a España, que ha reducido los tipos temporalmente, ha demostrado ser un auténtico disparate, porque  ha permitido a estos insensatos aplazar los recortes. Los datos del Banco de España conocidos el viernes indican que la deuda de las Administraciones Públicas sigue creciendo vertiginosamente, un 15%, y toca máximos de hace un siglo según algunos medios. Esta es solo la computable, que no recoge la totalidad de la misma, que asciende a 1,03 billones y no a los 817.000 millones publicados. Algunos titulares mediáticos, con el fin de engañar al personal, resaltan que la deuda de las Comunidades se ha “reducido por primera vez en cuatro años”. Nada más lejos. Es solo un camelo contable. El Estado les ha transferido 60.000 millones y, aunque obviamente son deuda de las Comunidades, la restan de su deuda y la pasan al Estado. El camelo consiste en que se supone que se trata de un préstamo comercial a corto plazo, meses, como cuando un banco adelanta 100 millones para pagar la nómina. Pero aquí no es un préstamo a corto, porque estos insensatos no lo van a devolver ni en 6 meses ni en 60 ni en 600. Entonces, ¿qué clase de estafa es esta?

Siendo ya inasumibles los niveles de deuda y, sobre todo, su crecimiento –que además van a aumentar exponencialmente en el último trimestre por la primera parte del rescate bancario, que elevará la deuda en 40.000 millones de una tacada–, menos soportable resulta el déficit de las Administraciones. La cifra oficial a fin del tercer trimestre y en tasa interanual ascendió al 8,6 % del PIB, y queda el cuarto. Todos los datos señalan que la economía está intensificando su caída y  destruyendo más empleo que hace un año, por lo que a pesar del aumento de impuestos, la congelación de pensiones y la eliminación de la paga de Navidad a los funcionarios, todos los expertos independientes estiman que el déficit en 2012 no modificará sustancialmente el interanual del tercer trimestre. Pero seamos optimistas y supongamos que baja al 8%.

A esa cifra hay añadir, porque no estaba incluida en el cómputo, no menos de 1,1 puntos de los rescates bancarios, otros 0,3 puntos más por las desviaciones de la Seguridad Social, donde la afiliación está cayendo a un ritmo sin precedentes, y caerá más en meses venideros. Y además, la mayoría de Comunidades ha dado orden de no pagar ni una sola factura desde el fin de octubre, lo que sumará unos 0,7 puntos la deuda real. Estimación del déficit total de 2012 –y da igual como lo escondan–, 8 + 1,1 + 0,3 + 0,7 = 10,1 % del PIB. Pero, ¡ojo!, esto es solo si hacemos como que nos creemos que las cifras de déficit adelantadas por Comunidades y Ayuntamientos a septiembre son verdaderas.

En 2011, la deuda oculta de Comunidades y Ayuntamientos, que solo sería conocida a mediados 2012, ascendía al 2,4% del PIB, ya que hay más de 5.000 entes autonómicos y locales que falsean las cuentas a voluntad. Y como la mendacidad de estos golfos apandadores no ha disminuido, sino que ha aumentado, súmenle entre 0 y 2,4 puntos y tendremos una horquilla de deuda entre el 10,1 % y el 12,5 % del PIB oficial. Si lo comparamos con el PIB real, que es al menos un 10% inferior, nos vamos a las estrellas. El endeudamiento total en 2012, no solo el computable, es consistente con la segunda cifra. Más de 140.000 millones.    

Una vinculación letal: banca y casta política

El crecimiento de la deuda pública ya imposible de devolver: lo han financiado casi íntegramente entidades españolas, la banca la mayor parte, aseguradoras y fondos de pensiones. La deuda del Tesoro en manos de la banca superará los 200.000 millones en 2.012, más de un tercio del total, y casi la totalidad de la emitida a medio y largo plazo. La emitida a corto, cada vez más utilizada, carece casi de riesgo, pero es pan para hoy y hambre para mañana. Y esto es el neto. El bruto, ya que ha habido que refinanciar todos los vencimientos, está suponiendo la barbaridad de 4.000 millones de euros por semana, y creciendo. ¿Se dan cuenta las oligarquías de la absoluta insostenibilidad de este disparate? Dicen que están hartos de Rajoy porque no pide el rescate, y son ellos, con sus compras, los que permiten que tal cosa suceda. ¡Dejen de comprar deuda soberana, y verán si este irresponsable puede seguir esperando y arruinando España, que es lo único que sabe hacer!

Comentaba el viernes con mi gran amigo Carlos Sánchez, en el cóctel de Navidad de esta casa, la inaudita irresponsabilidad del Gobierno, felicitándose cada semana por haber endeudado a los españoles en 4.000 millones de euros adicionales. “Es como si un padre de familia volviera cada sábado a su casa y dijera a sus hijos: "Alegraos, que he conseguido endeudaros en otros 4.000 euros para tirarlos por la fregadera”, me comentó Carlos en un símil genial. Es obvio que, antes de un año, los hijos habrían arrojado al padre por la ventana. ¿Puede alguien en su sano juicio creer que una nación que necesita endeudarse anualmente en más de un 20% de su PIB –la mitad para devolver deuda y la mitad para financiar el despilfarro de un modelo de Estado y un sistema financiero inviables– puede sobrevivir?

La vinculación entre la oligarquía bancaria y la oligarquía política está siendo absolutamente letal. Es la banca quien está manteniendo el despilfarro y la corrupción institucional, y, a cambio, ha recibido más de 300.000 millones de euros entre rescates y avales de uno y otro tipo. Aparte de esto, se ha garantizado la impunidad de decenas de presuntos delincuentes responsables del desastre financiero y de la ruina de millones de familias, que en cualquier otro país habrían sido procesados y encarcelados. La banca extranjera había reducido su exposición a España en 90.000 millones hasta octubre, y la española la había incrementado en más de 100.000 millones, siendo esta la que ha sostenido las subastas del Tesoro ante la huida de los inversores extranjeros con un dinero prestado a corto por el BCE con el aval del Estado. Es una auténtica espiral diabólica.

El esquema es un puro disparate. Nadie puede prestar a medio y largo con un dinero que ha obtenido a corto, aunque es exactamente lo mismo que ocurrió con el ladrillo. Cuando estalle la burbuja de deuda –y estallará, porque España ya no puede devolverla–, al Banco Central Europeo le dará lo mismo que los bancos no puedan devolver los 350.000 millones de euros que deben. Quien responde es España, que no lo podrá pagar. La quita será imprescindible y afectará directamente a la banca, que esta vez ya no podrá ser rescatada porque no habrá con qué. Entonces, ni el Estado ni ellos podrán garantizar los depósitos de los ahorradores, que al igual que ha sucedido con bonistas, accionistas y tenedores de preferentes, a los que advertí reiteradamente en vano, van a perder hasta la camisa.

Feliz Navidad a todos

PD: ¿A qué espera Rajoy para aplicar la Constitución y la Ley y suspender la autonomía a Cataluña, como hizo Tony Blair con el Ulster? Su inacción y su cobardía patológica solo hacen más agresivos a los secesionistas, y esto puede acabar en un desastre si no les para los pies de inmediato.

(1) Crisis, desigualdad y pobreza; informe de Médicos sin fronteras, Unicef, Cáritas y la Compañía de Jesús.

         

10/12/2012  Rajoy está desangrando a la sociedad civil

La política de Rajoy, dirigida prioritariamente a mantener los privilegios de las oligarquías política, financiera y monopolista, está desangrando literalmente a la sociedad civil, y a la vez agudiza la crisis, lo que llevará a mediados 2013 a la necesidad de un rescate duro. Pensionistas, parados, empleados públicos y clase media se llevarán la peor parte. La sociedad civil está siendo aplastada por la sociedad política, y sin sociedad civil no hay Estado legítimo. Si alguien piensa que es catastrofismo lo que en realidad son hechos y matemáticas, que espere y verá. Sus acciones están arruinando a varias generaciones de españoles y harán permanentes los efectos de una crisis que no terminará en 2014, sino hacia 2020, como afirma Walter Münchau, el analista estrella de Financial Times.

Desde que Rajoy ganó las elecciones, los españoles hemos visto reducida nuestra riqueza en un 20% y hemos experimentado el mayor aumento de la pobreza de toda la Unión Europea, hasta el punto de que lideramos las tasas de pobreza solo por detrás de Bulgaria y Rumanía. Rajoy ha endeudado a los españoles en 146.000 millones de euros adicionales –pasivos en circulación o deuda total–, lo que representa ¡un 25% más que el endeudamiento de 2009 y 2010 juntos!; ha elevado o creado casi 30 impuestos y tasas sobre familias y empresas, el nivel de presión fiscal más alto de nuestra historia; ha destruido 715.000 empleos (1) y acelerado la tasa de incremento del paro del 8,7% interanual -cuando tomó el poder- al 11% de hoy; y ha reducido un 10% el poder de compra –no compensación del IPC enero y noviembre más subida del IRPF– de 8,5 millones de pensionistas. Y el déficit público en tasa interanual al tercer trimestre era casi igual al de 2011: el 8,6% del PIB, sin contar ayudas a la banca, mentiras de las comunidades autónomas y facturas en los cajones, más del 10% en conjunto.

Y de toda esta ingente cantidad de dinero, endeudamiento y expolio fiscal, ni un solo euro ha ido a la economía productiva, que se ha reducido en 90.000 millones: ¡el mayor desplome del crédito a familias y empresas de toda la serie estadística iniciada hace 50 años! Mientras tanto, el crédito a la economía improductiva (Administraciones Públicas) crece un inaudito 42%, hasta 124.000 millones. Y en 2013, entre vencimientos y deuda nueva –toda improductiva–, necesitaremos 190.000 millones adicionales. Además, a la banca y a las grandes empresas les vencen otros 140.000 millones, más de la mitad de los cuales tendrán que ser refinanciados con aval del Estado, mientras los pagos por intereses llegarán a los 40.000 millones. Rajoy nos lleva a la ruina y está convirtiendo España en un país tercermundista con salarios bajos, la inversión en caída libre, la industria en extinción y la mayor diferencia entre ricos y pobres del mundo desarrollado.

Lo que Rajoy debió hacer y no hizo

El mandato de Rajoy está caracterizado por la incompetencia, la mentira a gran escala y una insensibilidad rayana en la crueldad ante la miseria y la desesperación que sus políticas generan a millones de familias, particularmente a las más débiles. Ha puesto los intereses de los oligarcas, la acumulación de la renta y la riqueza en manos de unos pocos y sus intereses políticos a corto plazo por encima de los intereses del pueblo español. ¿Cuál hubiera sido la alternativa? Cualquiera, porque es imposible encontrar ninguna política económica con efectos tan devastadores a corto y largo plazo como la seguida por Rajoy. Ni siquiera los disparates del indigente mental fueron peores.

Las medidas clave para detener el hundimiento económico y darle la vuelta a la situación son inequívocas: reducción de impuestos a la economía productiva y a las familias –justo lo que dijeron que iban a hacer y no hicieron–; dejar quebrar a comunidades y ayuntamientos e intervenirlos –justo lo que Montoro dijo que iba a hacer y no hizo–; y cerrar todos los bancos inviables, como han hecho todos los demás países –aunque esto no lo han dicho nunca, ya que han sido ellos, la casta política parasitaria y corrupta, los principales responsables del desastre de las cajas–.

Antes de acabar 2011, subió los impuestos a familias y empresas al nivel más alto de nuestra historia. De haber hecho lo contrario, bajar los impuestos tanto como los subió, el agujero habría sido de unos 20.000 millones. ¿Y cómo se cubre? Bajando gasto inútil, por supuesto, en un presupuesto de gasto de 470.000 millones, donde el despilfarro en duplicidades y exceso de un Estado con tres administraciones paralelas supera los 100.000 millones. Habría infinidad de recortes posibles y esta es una de ellas: el cierre del 50% de las empresas públicas, como había prometido Rajoy. 25.000 millones ahorrados. Y así, las que quieran.

A continuación antepone sus  intereses electorales a los de España y retrasa tres meses los Presupuestos, la clave de la política económica de la nación. En febrero, la mayoría de las comunidades estaban quebradas. En las semanas anteriores, Montoro se había inflado a asegurar que aquellas que no cumplieran serían intervenidas y pasarían a estar gestionadas directamente por los hombres de negro. Lo mismo que dice ahora. Se reúne con todas y ¿qué ocurre? Pues que hace todo lo contrario. ¡Dice que no dejará quebrar a ni una sola! Por muy golfos, despilfarradores y corruptos que hayan sido, y uniendo la acción a la palabra, les suelta 15.000 millones de euros para tapar los agujeros más urgentes. En total han despilfarrado 60.000 millones de euros de nuestro dinero para rescatar a un hatajo de irresponsables y granujas, y para 2013 han preparado ya 30.000 más.

Y ahora, en el colmo del cinismo, dicen que van a reducir en las comunidades y los ayuntamientos porque son insostenibles. O sea, que acaban de enterarse. Pero son tan cobardes que, cuando se propone que en Cataluña –¡olé por Wert!– los niños puedan estudiar en español y los separatistas ponen el grito en el cielo, se bajan los pantalones. ¿Cómo van a recortar nada, sin son incapaces de hacer cumplir la Constitución y de hacer respetar la Ley y los derechos más elementales de sus ciudadanos?

Y no, señor Rajoy, en la Constitución no cabe todo. Y aunque su cobardía patológica le ciegue, la Constitución es una norma fundamental de una unidad política de carácter nacional en la que no caben ni la secesión ni la autodeterminación ni el derecho a decidir, y muchísimo menos la discriminación y la vulneración de los derechos humanos. Rajoy carece de la dignidad y del coraje para ser jefe de ningún Gobierno. Hasta permite sin rechistar que unos empresarios tramposos y rapaces destruyan Iberia, una de las grandes líneas aéreas mundiales.

Antes de que quiebren los bancos, que quiebre España

Pero además, Rajoy ha hecho lo que ningún gobierno del mundo: el salvamento indiscriminado de todo el sector financiero, con independencia de la viabilidad o no las entidades. Y lo que es infinitamente peor, permitir que los bancos acreedores –culpables con sus préstamos irresponsables de la burbuja– se vayan de rositas a costa de arruinar a los bonistas minoritarios, a los tenedores de preferentes, a los pequeños accionistas y a los contribuyentes, ya que el impago habría supuesto demandas internacionales contra las mismas, y convertido en inevitable el procesamiento de los responsables –todos los cuales son altos cargos del PP, del PSOE y de los nacionalistas–. Esta es la razón de la sinrazón por la que Rajoy está haciendo recaer todo el peso del ajuste sobre los ciudadanos y sobre los pequeños ahorradores, impidiendo que ninguno de los culpables haya respondido por nada.

¿Y de cuánto dinero estamos hablando? La falta de transparencia es total, pero de forma aproximada, entre dinero entregado, comprometido y coste del banco malo, estamos hablando de unos 160.000 millones, y otros 150.000 millones en avales, parte de los cuales serán ejecutados. Una cifra absolutamente obscena  para salvar solo el 40% de los bancos con problemas. Si este 60% que va a cerrarse se hubieran hecho desde el principio, los españoles no habrían perdido un solo euro, porque la liquidación de sus activos habría bastado y sobrado para devolver los depósitos cuentas de hasta 100.000 euros, cuyo pago es el prioritario. ¡Decenas de miles de millones en efectivo tirados por la fregadera a costa de la miseria, el sudor y las lágrimas de millones! Un Gobierno que hubiera realizado la mitad de la mitad de las tropelías del de Rajoy habría sido sentado en el banquillo.

Lo del banco malo es tan absolutamente obsceno que merece explicación aparte. Nombran a su presidenta, no una profesional, sino una enchufada sin la menor idea del tema, se pone un sueldo de lujo –500.000 euros, que está cobrando desde ya–, coche con chófer y un equipo de amiguetes a juego. En lugar de buscar una oficina en las afueras, como las grandes multinacionales, buscan lo más caro del centro. El banco malo comprará los activos tóxicos con un descuento medio del 50%, frente al 75% que los expertos y Bruselas estiman que es el de mercado, lo que significa que perderá la mitad de su inversión. Y si esto es un expolio, súmenle el hecho de que a los bancos que invierten, el Estado les garantiza que recuperarán su dinero con unos intereses de escándalo. Añadan los costos de gestión y la pérdida oscilará entre en 60.000 y 65.000 millones si invierte los 100.000 previstos. Esto es de cárcel.   

No es de extrañar que el jueves, a la entrada del Senado, una señora indignada le gritara a María Dolores de Cospedal: “¡Ladrona, que robas a los pobres para dárselo a los ricos, ladrona , ladrona , ladrona!”. Es lo que piensa la mayoría de los españoles y es exactamente lo que sucede con la casta política. Tan solo les interesa su riqueza, su poder y sus privilegios. Rajoy es como un Robin Hood a gran escala, pero al revés. Y la señora De Cospedal, tan contenta con sus dos sueldos, su rechazo frontal a eliminar privilegios, sus 41 asesores a dedo y una alta dirección con un gasto de 67 millones, con 20 coches oficiales y sus conductores esperándola a ella y sus consejeros, que viven en Madrid, en el AVE de Toledo cada mañana, para que no se molesten en caminar 800 metros hasta sus oficinas-palacio. La gente debería recibirles y despedirles con pancartas cada día.

Y termino con las grandes cifras del desastre financiero: deuda de la banca con el BCE avalada por los españoles, 341.000 millones –más del doble de lo que correspondería en función del PIB–; deuda con el Estado español, de los préstamos de todo tipo recibidos o a recibir en breve, 160.000 millones; morosidad estimada 2012 con datos a junio, 190.000 millones; deuda de promotores de suelo y vivienda “difícilmente recuperables”, según el Banco de España, 180.000 millones; la deuda neta con las empresas cotizadas asciende a más de 300.000 millones –240.000 con las del IBEX–, irrecuperable en una buena parte ya que, para muchas de ellas, la deuda supera ampliamente su valor en bolsa. Si alguien piensa que esto tiene arreglo, que se haga mirar por un psiquiatra. La pregunta es, ¿quiénes son los delincuentes que se van a comer los turrones de millones de familias españolas estas Navidades?

(1) 513.000 EPA enero a septiembre, más 202.000 octubre y noviembre

         

03/12/2012  Cataluña 25-N: Los grandes inversores se van

El pasado lunes la mayoría de medios nacionales se mostraron encantados por la derrota de Mas; también Rajoy, que, aparte de felicitar efusivamente a su candidata, dijo que la prensa internacional había valorado muy positivamente el resultado de los comicios. Nada más lejos. Los grandes medios económicos internacionales, desde Bloomberg al Financial Times, pasando por el Wall Street Journal y los principales bancos de inversión, no ocultaban su preocupación por el resultado, ya que si bien CiU ha perdido el 20% de los escaños, estos los ha ganado ERC, la formación más ultraizquierdista de Europa. Los partidos secesionistas poseen el 55% de los escaños, pero mucho más radicalizados. “Cataluña se encamina hacia un periodo de fuerte inestabilidad política”, resumiría el martes Financial Times en primera plana.

Nadie va a arriesgar un euro en Cataluña, y la recomendación de los bancos de inversión es que, si se quiere invertir en España, Madrid es la única opción y de Cataluña se ha de salir cuanto antes. Adicionalmente, el Departamento de Estado de EE.UU. está seriamente preocupado porque una Cataluña independiente sería un elemento desestabilizador en el Mediterráneo, porque es el centro europeo del yihadismo y de reclutamiento de potenciales terroristas, y porque es el paraíso de todas las mafias europeas. Sus agencias de seguridad, en colaboración con las Fuerzas de Seguridad españolas, mantienen una vigilancia estrecha, pero consideran a los Mossos, infiltrados por ERC y la izquierda radical, absolutamente ineficaces contra el yihadismo y el crimen organizado. 

Volviendo a la inversión, para las multinacionales de alimentación y farmacia en Cataluña -que ya habían dejado de invertir, excepto en mantenimiento, y estaban considerando marcharse- el resultado del 26-N acelerará el proceso. “De las diez mayores empresas por volumen de operaciones con sede en Cataluña, dos han señalado que se trasladan fuera, y el resto lo hará si la secesión va adelante”. Coca-Cola ya está trasladando sus plantas de embotellado a Madrid y Procter & Gamble igual. Las multinacionales representan alrededor del 15% del PIB y del empleo de la región, pero sobre todo son responsables del 30% de las exportaciones. El déficit exterior en 2012 de Cataluña -estimado con datos a septiembre- es del 6% de su PIB. Sin las multinacionales, pasaría al 13,5 %, una cifra inasumible. El puerto de Barcelona perdería un 70% de su tráfico, que va destinado al resto de España.

Y lo que resulta alucinante es la irresponsabilidad de Rajoy, quien, sin hacer el más mínimo cálculo ni económico ni político, afirmó que ayudará a la “gobernabilidad” de Cataluña con nuestro dinero. Y ello cuando CiU se ha echado al monte de la mano de ERC; cuando, si la separación se materializa, al minuto siguiente exigirán la anexión de Valencia, Baleares y Aragón, y cuando Mas está alentando el boicot a los productos no catalanes, en versión aumentada del “compreu, no compreu” del bachiller Montilla. Cuando nosotros compramos cinco veces más productos catalanes que ellos no catalanes, cuando la Caixa, que tiene el 60% de su negocio fuera de Cataluña y recoge los ahorros de millones de no catalanes, tiene la obligación estatutaria de prestar o invertir ese dinero en Cataluña prioritariamente, el boicot a lo no catalán es sencillamente intolerable.

Rajoy entrega a Mas 17.500 millones para que no quiebre

Mis amigos de Bank of América Merrill Lynch me enviaron el lunes un análisis tremendamente revelador de cómo ven los grandes inversores internacionales el resultado electoral del 26-N.

Primero: “El riesgo de Cataluña es very significant, lo que alejará a los grandes inversores internacionales”. Segundo: “No vemos cómo Cataluña puede sacar adelante sus presupuestos: ningún partido va a apoyarlos, los partidos centralistas (PP,PSC y Ciutadans) rechazan la secesión y los separatistas están en contra de los recortes”. Tercero: “La capacidad de Cataluña para atender sus vencimientos de deuda y no entrar en bancarrota depende totalmente del Gobierno central”.

Para la mayoría de bancos internacionales de inversión, Cataluña va a convertirse en un serio problema: tiene una deuda de 44.000 millones -más el 20% de la española que le tocaría si se independizase, unos 200.000 millones- y en 2012 la cantidad que el necio de Rajoy, con nuestro dinero y el de nuestros hijos, ha destinado al rescate de Cataluña, asciende a la fabulosa cifra de 17.500 millones de euros, 11.687 millones a la Generalitat cuyo objetivo es la destrucción de España, para atender los vencimientos de su deuda, para pagar los sueldos de los miserables que queman nuestra bandera y para financiar la secesión, y 5.817 millones a sus cajas de ahorro. Sin este dinero (¡equivalente a la totalidad del expolio impositivo a los españoles!), Cataluña y sus cajas habrían quebrado.

Por ello, lo primero que habría hecho no ya un líder, sino alguien que se vistiera por los pies, habría sido reunirse con Mas y decirle: usted elige, o el dinero para evitar la quiebra, o seguir con el referéndum ilegal. Si eligen lo segundo, ni un euro y, como tienen los mercados cerrados, tendrían que declarar la suspensión de pagos, lo cual, al tratarse de una región española, llevaría a la intervención de su economía y a la suspensión de su autonomía. Rajoy está consintiendo una conducta que lleva inevitablemente a la sedición, algo gravemente penado en todos los países del mundo, mientras que aquí se pacta con los sediciosos y cuando un general critica el secesionismo y la chulería de Mas, se le destituye. Rajoy y su Gobierno están siendo unos desleales y si se consuma la secesión, traidores a su Patria.

En contra de lo que opinan muchos cobardes o indocumentados en este país, España tiene la legalidad y la fuerza para imponer la ley, y en todo el mundo la ley se cumple por las buenas o por las malas. Pero, además, hay dos hechos comunes a todos los procesos de secesión que los insensatos que nos gobiernan están ignorando. El primero, que nunca se ha producido un proceso de secesión cuando la parte que se separa estaba económicamente quebrada, por lo que el rescate incondicional de Rajoy acelera la secesión, nunca la evita. El segundo, que cuando se produce la independencia, los no independentistas pasan a ser ciudadanos de segunda, discriminados y perseguidos; es lo que ha sucedido en las repúblicas bálticas, en Ucrania, en Bielorrusia y en la antigua Yugoslavia. 

De la locura a la impunidad total

Y por si la locura de la entrega de 17.500 millones fuera poco, tenemos el Banco de Valencia. Bruselas ordena cerrarlo, que era lo lógico y, en lugar de ello, el irresponsable De Guindos, el peor ministro de Economía de la UE según Financial Times, con la bendición de Rajoy, que para eso es su niño bonito, decide que no se cierra y le pide a la Caixa, controlada por los separatistas y que se ha negado a emplear su gigantesca influencia para frenar el proceso secesionista, que se lo quede a costa de los contribuyentes y del futuro de sus hijos. En concreto, nos expoliarán otros 11.850 millones de euros, más los 3.000 millones inyectados por el Banco de España en 2011, más las pérdidas derivadas de la compra de sus activos tóxicos por el banco malo.

Pero el tema es mucho peor, porque La Caixa cerrará el 90% del mismo después de  llevarse una pasta. O sea, que mantener una caricatura de banco nos costará 11.850 millones, más otros 3.000, más las pérdidas del banco malo. Y, mientras tanto, reducen en 4.800 millones (1) el dinero a los pensionistas que, sumados los 1.900 millones de principio de año y la subida del IRPF, suponen una reducción real de las pensiones de 10.700 millones. Al pensionista medio le han quitado en un año 1.258 euros y, a la vez, han permitido a los monopolistas subidas brutales del gas y la electricidad. Y este de Gobierno de farsantes dice que el recorte de pensiones, mientras se despilfarran 15.000 millones en el 10% del Banco de Valencia, es “un ejercicio de responsabilidad”. Ni tienen vergüenza ni tienen perdón de Dios. Los recortes solo han empezado ya que los extenderán también a los parados: van a llevar a la miseria y al hambre a millones.

Pero, además de robarnos, nos insultan, diciendo que el cierre llevaría a devolver 11.500 millones a los depositantes y 6.400 a bancos centrales y entidades de crédito. Realmente, la mendacidad de este Gobierno carece de límites. ¿Desde cuándo un banco quebrado devuelve los préstamos de bancos centrales, entidades de crédito y deuda subordinada? Si se hubiera cerrado desde el principio, la liquidación de sus activos habría valido 12 o 15.000 millones a mercado. Ese dinero, como ha ocurrido en todo el mundo, habría ido primero a pagar a los depositantes, lo que significa que el coste para los españoles habría sido cero. Este robo resulta un saqueo a todo un pueblo cuando después de haber entregado decenas de miles de millones en efectivo y garantías, y avalado 150.000 millones, los bancos receptores deben reducir su tamaño un 60%. Si se hubiera cerrado ese 60% desde el principio, se habrían ahorrado más de 100.000 millones.

En cualquier país civilizado, esto sería de cárcel. Rajoy está liquidando la sociedad civil para mantener los privilegios de las oligarquías política, financiera y oligopolista. Como decía Sismondi (2), “hay que distinguir entre miseria heredada y miseria producida”, y en este momento trágico de la historia de España, el Gobierno está produciendo miseria en lugar de corregirla, como es su principal obligación, lo que le convierte en totalmente ilegítimo. A ello dedicaré mi análisis del próximo lunes. Adicionalmente, se está produciendo una quiebra muy grave del sistema judicial. Para sir Francis Bacon (3) “es más peligroso y peor el indulto que el crimen perdonado, porque este afecta a una sola persona, mientras que el indulto convierte a los que indultan en una banda de malhechores, que no solo protegen al crimen, sino que lo fomentan”.

Y en eso es en lo que están. Decididos a paralizar todas la investigaciones de corrupción, tanto de CiU como del PSC -Gallardón empezó su funesto mandato indultando a dos políticos de CiU y ahora indulta a cuatro mossos, presuntos torturadores, para no ofender a los separatistas-. Estamos gobernados por indignos y cobardes, para quienes tanto la casta política como la financiera están por encima de la ley, y pueden expoliar y robar a los españoles con total y absoluta impunidad. Si en 1984 González, como era su deber, hubiera hecho cumplir la ley y sentado en el banquillo a Pujol por el tema de Banca Catalana, no estarían hoy pidiendo la independencia.

(1).- La supuesta caída de la inflación al 2,9 % es una infame manipulaciónde la realidad.

(2).- Uno de los grandes economistas clásicos, que, al contrario que Say o Ricardo, criticó duramente la economía liberal, y demostró que esta no lleva al bienestar general, sino a la concentración de la riqueza y a la proletarización de la población.

(3).- Filósofo, literato y político, fue la pieza clave en el progreso del pensamiento humano, creando el método científico basado en la observación y la experimentación. Como literato, se le ha llegado a atribuir la obra de Shakespeare. Como político, la frase entrecomillada era una de sus principales convicciones.

         

26/11/2012  Un año de Rajoy: de las mentiras a la infamia

La noche del 20-N de 2011 me encontraba invitado por Carlos Cuesta en su tertulia La vuelta al mundo. Mariano Rajoy Brey, como no podía ser de otra manera después del desastre Zapatero, había ganado las elecciones. Hasta el Pato Donald lo habría logrado. Ello, unido a la conquista de la casi totalidad del poder municipal y autonómico seis meses antes, le confería un poder que ningún otro jefe de gobierno había detentado desde la infausta Transición. Una ocasión histórica para cambiar el rumbo de una España económica, social y políticamente desmantelada por un necio felón. Pero Rajoy no daría la talla ni de lejos.

Como si de una maldición bíblica se tratase, esta nación, en sus horas de mayor tribulación, casi siempre ha acabado en manos de ineptos, cobardes o traidores que nos llevan a la catástrofe. Desde Bermudo II de León a Enrique IV de Trastámara, pasando por Carlos II, Fernando VII, la Segunda República o el gigantesco fraude de la Transición, por solo mencionar los ejemplos más obvios. En el caso de Rajoy, los precedentes eran inequívocos: su incapacidad y su cobardía estaban demostradas más allá de toda duda razonable. Si no había sido capaz de poner orden en su partido, cuyas CC.AA. y ayuntamientos se encontraban a la cabeza del despilfarro y la corrupción, ¿cómo iba a ser capaz de poner orden en España?

El discurso que siguió a la victoria fue desolador, una colección de incongruencias, vaguedades y lugares comunes. Después de ocho años en la oposición, carecía de proyecto económico alguno y, lo que era peor, de proyecto de país. Así lo manifesté en su día. El resto de contertulios, salvo honrosas excepciones como la del propio Carlos, sectarios de una u otra cuerda o mercenarios del optimismo a sueldo del poder, habituales en todas las tertulias, me pusieron de catastrofista para arriba. “No le das ni un segundo de credibilidad”, me dijo una conocida periodista. Estos autodenominados “analistas”, que lo mismo opinan del PIB que de la Pantoja, no han hecho jamás una predicción acertada ni un análisis que se tenga en pie.

Un rosario de mentiras e infamias

“Lo que no llevo en el programa no lo hago”; “subir impuestos significa más paro y mas recesión”; “nunca se ha salido de una crisis subiendo impuestos”; “subir impuestos es darle una puñalada por la espalda a la clase media”; “no daremos un euro a la banca y jamás crearemos un banco malo”; “meteré la tijera en todo menos en las pensiones, la educación y la sanidad”; “ yo no voy a hacer el copago”; “nunca abarataré el despido”; “cerraré la mitad de las empresas públicas”; “ilegalizaremos Bildu”… y así hasta la saciedad. Ha hecho todo lo contrario a lo que prometió, lo que hace su mandato ilegítimo aunque sea legal.

Tras su primera decisión, el Gobierno que iba “a sacarnos de la crisis” fue un completo fiasco. Personas ayunas de saberes y  experiencia, y lo más inaudito, dos responsables de Economía en lugar de uno que, además, se odian profundamente. ¿Pero dónde se ha visto tal despropósito? Luego, improvisando sobre la marcha, lo que será la regla en el futuro, decidió subir el IRPF al nivel más alto de Europa para recaudar 6.000 millones. “No había otra opción” nos dijo. ¿Cómo que no había otra opción? ¿En un Presupuesto de gasto de 470.000 millones no había opción alguna de donde restar 6.000 millones? Con esas palabras, pasó de la mentira a la infamia: el comienzo de la mayor sucesión de subidas de impuestos, de tasas y de recortes sociales de nuestra historia para mantener intactos los privilegios de las oligarquías.

Después, y con un cinismo total, se rasgaron las vestiduras al “darse cuenta” de que el déficit público no era del 6%. Cinismo, porque sabían desde julio que el déficit superaría el 9%, y Montoro así me lo confirmó en septiembre, ya que la mayoría de CC.AA. y Ayuntamientos eran del PP y conocían su estado de ruina. Después de tres meses de “exhaustivos trabajos”, estos farsantes concluyeron que el déficit era del 8,5% y así se lo comunicaron a Bruselas. Solo una semana después se supo que el déficit de Madrid, como el de otros, estaba infravalorado y el total subía al 9%. Tres meses más y el PIB se había sobrevalorado: el déficit subía al 9,4 %. Y lo inaceptable: 11.000 millones de pérdidas del robo del FROB no estaban contabilizadas, total: 10,4%. ¿Cómo puede alguien confiar en estos trileros?

Después, el rosario de mentiras y de infamias crecería sin pausa, ni una sola medida a derechas, siempre lo contrario de lo que España necesita. Sus intereses electorales se situarían por encima de los intereses de España, algo que será una constante en Rajoy, y paralizarían durante tres meses cualquier medida, incluidos los imprescindibles Presupuestos para ayudar a un señorito andaluz inepto y holgazán a ganar unas elecciones. Luego realizó una reforma laboral en la que, con la mentira de que así se dejaría de destruir empleo, se rebajaron los despidos y se precarizó el trabajo. Como no podía ser de otra manera, el paro no ha cesado de crecer.

Para entonces, CC.AA. y Ayuntamientos estaban al borde de la suspensión de pagos, una ocasión de oro para haberlas puesto firmes. Increíblemente, Rajoy hizo lo contrario: aseguró que no dejaría caer a ninguna y, no solo eso, que “garantizaba la total independencia económica y decisoria de las CC.AA.”. Por primera vez en la historia del mundo civilizado, un Gobierno de irresponsables renunciaba a decidir sobre la correcta asignación de los dos tercios del gasto de la nación. Les soltó 15.000 millones de euros y luego otros 28.000 para pagar a proveedores con nuestro dinero. Como era de esperar, esta tribu de despilfarradores abandonó todos los planes de ajuste. Eso fue otra infamia.

Simultáneamente, estos insensatos decidieron el salvamento indiscriminado del sector bancario, en lugar de meter en la cárcel a los responsables del desastre. Otra gigantesca infamia. Tres rescates consecutivos, en los que cada uno era “el definitivo”, según De Guindos. Para financiar estos dislates, Rajoy subiría impuestos y tasas, recortando en Sanidad y Educación, lo que sin duda había que hacer, pero no sin criterio ni análisis alguno. “Como sea”, fue su instrucción (tenemos el mayor gasto en medicamentos de Europa, hemos pasado de un 18 % del gasto sanitario total al 31%), y ha endeudado brutalmente a la nación. Después de los rescates multimillonarios, el crédito sigue hundiéndose y, como afirmaba el viernes S&P, la situación del sector ha empeorado. ¿Pero en manos de quién estamos?

Y luego la corrupción generalizada en todas las instituciones y a todos los niveles. Un ejemplo reciente: Madrid Arena. ¿Cómo concede las licencias el lobby del Ayuntamiento que controla los espectáculos? ¿Dónde y cuándo se han hecho concursos públicos limpios y transparentes, o es una mafia? Y después, ¿cómo es que Botella, que dispone de una plantilla de 72 letrados, diez veces más que cualquier ayuntamiento de Europa, contrata a un carísimo bufete privado? ¿Va a pagar esta inepta despilfarradora la enorme factura? Esto ya no es un país, es un piélago de corrupción con total impunidad, donde la casta política es motor y gran beneficiaria, un sistema de enriquecimiento ilícito como jamás se había conocido.

Están empobreciendo a millones

La política de Rajoy es la misma que la de los curanderos medievales. Para tratar a un moribundo su único remedio era sangrarle o aplicarle sanguijuelas, lo que aceleraba su muerte. Es la terapia de Rajoy para una España moribunda: comenzó sangrándola y mantiene la sangría con cientos de miles de sanguijuelas. ¿Cómo nadie en su sano juicio puede concebir que este dislate pueda conducir a algo distinto al desastre?

Rajoy ha bloqueado deliberadamente la reforma de un modelo de Estado insostenible, ha decidido rescatar al sistema financiero a costa de los contribuyentes en lugar de hacerlo a costa de sus acreedores y, para ello, está dispuesto a expoliarnos y a endeudarnos para varias generaciones. El deterioro económico y social de nuestro país es brutal, están empobreciendo a millones, y la política de Rajoy solo intensifica la recesión económica.

Han destruido 820.000 empleos, aniquilado la quinta parte de la riqueza de las familias, llevado a la pobreza a uno de cada cuatro niños, a que el 60% de los ocupados tenga salarios de supervivencia (1), a que más de la mitad de los jubilados, aplastados a impuestos y a tarifas de monopolio, malviva con pensiones de caridad, mientras el ahorro huye en desbandada. Además, han elevado el déficit del Estado a un nivel insostenible (los intereses de la deuda en 2013 se comerán el 13% de la recaudación), no han cerrado una sola empresa pública, una sola televisión, una sola embajada, diputaciones o Senado, que no sirven para nada, ni prescindido de un solo coche oficial, ni de uno solo de los miles de asesores a 50.000 euros la unidad. En conjunto, ¡han subido el gasto corriente en un 9%!

Rajoy nos devuelve a los años 50, pero sin esperanza. En los años 50 (explico para los que no los vivieron y tienen una visión completamente errónea de lo que fue aquella época) teníamos menos de todo, pero teníamos algo impagable: mejorábamos día a día. Cada año vivíamos mejor que el anterior, los hijos vivían mejor que sus padres; los hijos de la familias más pobres, gracias a uno de los sistemas de enseñanza pública mejores de Europa, disponían de un excelente ascensor social hoy desaparecido. Una familia podía mantenerse con el trabajo del padre, pero hoy tienen que trabajar los dos y no llegan; estaba emergiendo una poderosa clase media, la misma que hoy esta siendo destruida.

Hoy, la situación es justo la contraria. Recorremos al revés el camino ascendente que iniciamos en los años 50. En el último año, los salarios del 10% más rico han subido un 36%. Un 80% de las familias ha perdido renta real; el total de riqueza acumulada en los últimos 20 años ha desaparecido; un 51 % de las familias, según una reciente encuesta de la SER, ha perdido nivel social, una clase media-alta que ha pasado a media a secas, y la mayoría, clase media que ha dejado de serlo. Como consecuencia de la filosofía de saqueo y prevaricación nacida en la Transición, España se ha convertido en el país de Europa con mayores diferencias entre ricos y pobres. Concretamente, la renta media del 10% más rico respecto al 10% más pobre es hoy 12 veces mayor frente a 5 veces en los años 50. Nos han convertido en un desierto industrial y vamos hacia el tercermundismo y a la saturación de deuda. “Varias generaciones pérdidas, trabajo escaso y mal pagado, y unos jubilados que solo podrán aspirar a pensiones mínimas de caridad” (2).

En 1975, el PIB de España relativo a los nueve países que entonces formaban la CEE, después de “la gran era del desarrollo económico español” (3) de los 60, era del 81,4%. Hoy, 37 años después, el PIB relativo a esos mismos países es del 76%, utilizando el PIB oficial (utilizando el PIB real, que es un 11% inferior al oficial, es del 68%, cifra igual a la de 1964). El paro real es del 26,7%, cuatro veces el del 59 (contando 711.000 emigrantes más 181.000 parados). Peor aún, además de la destrucción de empleo, la remuneración de los asalariados como parte del PIB ha caído al 46%, la más baja de Europa, y sigue descendiendo rápidamente, frente al 63% en 1959. La burocracia, el enchufismo (el tamaño del Estado es el doble que entonces) la especulación y los monopolios son los ganadores, frente al esfuerzo y el trabajo bien hecho en los años 50. Parafraseando a Juan Roig, presidente de Mercadona, lo único bueno del primer año de Rajoy es que será mejor que el segundo.

(1) Datos de la Agencia Tributaria, no el camelo del INE.

(2) España, destino tercer mundo, Deusto, Ramón Muñoz.

(3) Enrique Fuentes Quintana

         

19/11/2012  A Rehn le da igual que Rajoy incumpla todo

 Justo cuando hasta el BdE alerta de que la situación económica es peor que la de 2008, justo cuando los indicadores de actividad y demanda se están desplomando y los PMI de Servicios e Industria (el 80% del PIB) señalan que lo peor está por llegar, aparece Olli Rehn para decir que Rajoy, cuya única política consiste en el expolio masivo a familias y empresas para mantener lo más intacto posible el despilfarro público, lo está haciendo muy bien y que le importa un bledo que incumpla todo lo que prometió.

Rhen ha dejado desconcertado a todo el mundo. “¿Cómo puede decir que España no necesita más medidas justo cuando la Comisión acaba de decir que no cumple nada?”, han dicho, asombrados, Merrill Lynch y otros. La razón de la sinrazón es que se trataba de “una invitación amistosa” a Rajoy para que pida de una vez un rescate; y, para animarle, Van Rompuy nos acaba de quitar 20.000 millones de ayudas agrícolas.

No era una palmadita, era una puñalada. En Bruselas están de Rajoy hasta el gorro. Pero si ellos están hasta el gorro, calculen cómo estamos los españoles. Si hubiera pedido el rescate jamás nos habrían quitado un céntimo en los Presupuestos de la UE; si hubiera pedido el rescate el Tesoro, que ha tenido que endeudarse en más de 120.000 millones desde el verano, habría reducido al menos dos puntos los intereses pagados. Esto significa que la decisión de este irresponsable, que pone sus prioridades electorales por encima de las de España y las de toda la eurozona, nos costará a los españoles 22.000 millones de euros anuales durante años. Con un país cada día más empobrecido, con seis millones de parados, con un 25% de los niños viviendo por debajo del umbral de la pobreza, Rajoy simplemente no tiene derecho. 

El drama para nosotros es que el expolio a familias y empresas es ya insoportable, pero mucho más grave, si cabe, es que el endeudamiento y los intereses son ya inasumibles (el servicio total de la deuda de las AA.PP., intereses más amortizaciones, superará los 130.000 millones en 2013). Han arruinado a España para varias generaciones, y, mientras el despilfarro sigue imparable, los impuestos y las tasas no dejan de subir -Ana Botella acaba de subirnos el IBI una salvajada, hasta un 15%, y reduce la recogida de basuras a tres días a la semana, mientras mantiene sus cinco secretarias, sus dos chóferes y su mayordomo para que le sirva el café- y la renta disponible no cesa de caer desde 2010. Desde que gobierna Rajoy, las familias han perdido casi la quinta parte de su riqueza, según un reciente estudio de Credit Suisse. La mayor pérdida, con diferencia, de toda la zona euro.

El desastre de Eurostat, donde nadie comprueba nada

Eurostat, la Oficina Estadística de la UE, cuyos funcionarios son los mejor pagados de Europa y que protagonizó en tiempos de Solbes el mayor caso de corrupción de la ciudad más corrupta del planeta (Bruselas), está integrada por una legión de inútiles que no comprueban un solo dato, aceptan lo que viene de cada país como si fuera la Biblia y así pasa lo que pasa. Por ejemplo, que Grecia estuviera diez años mintiendo en todas sus estadísticas (España lleva cinco), algo que era bien conocido y había sido reiteradamente denunciado en la propia Grecia, no fue “detectado” por estos insensatos hasta que llegó el desastre: Atenas estaba en suspensión de pagos. Y en Bruselas ni siquiera consideraron necesario cortar cabezas en Eurostat.

España es lo mismo: todas los cifras macro desde 2008 son falsas. Desde el PIB al paro, pasando por el déficit o por los balances del sistema bancario. Empecemos por el PIB: en 2007, último año del boom, el PIB en euros fue de 1.053 billones; la construcción aportó ese año 112.000 millones de euros con 650.000 viviendas terminadas. En 2011 se terminaron 155.000 más, un 76% menos. El índice de producción industrial pasó de 113 en 2007 a 82 en 2011, una caída de un 27%. En 2011 había 3,6 millones de parados más que en 2007 y, en todas las ramas de actividad, esta se había hundido. ¿Y saben qué nos cuentan los señores del INE, a quienes pagamos con nuestros impuestos? Pues que el PIB de 2011 es mayor que el de 2007. No tienen vergüenza. Y Bruselas ni lo comprueba. 

Si ahora cogemos las cifras de la central de balances del BdE y las comparamos con las de Contabilidad Nacional coincidentes hasta 2008, ¿qué ocurre? Pues que en los últimos doce meses el resultado ordinario neto de las empresas (descontando amortizaciones y gastos financieros) cae un 20%. La incoherencia es absoluta. Si cogemos la evolución de parámetros fuertemente correlacionados, por ejemplo, las cifras de consumo de gasóleo-automoción, correlacionadas casi al 100% con las de PIB, o las del consumo de electricidad, correlacionadas algo menos, las coincidencias son totales hasta 2008. Desde entonces, han caído tres veces más que el PIB oficial. El PIB lleva cinco años sobrevalorándose una media del 2,2% anual, es decir, que el PIB real de 2012 es en realidad un 11,4% inferior al oficial. Más en concreto, la economía a día de hoy no está cayendo al 1,4%, sino al 3,6%.

En el caso del paro, para que en la EPA una persona sea considerada parada es necesario que durante la semana de referencia “haya estado buscando activamente empleo”; en caso contrario, el INE la clasifica como inactiva. Pero ocurre que una cifra de entre 400.000 y 500.000 personas, normalmente jóvenes con estudios terminados que viven con sus padres, aburridos de hacer gestiones infructuosas, no han hecho en esa semana concreta ninguna gestión; son “los parados desencantados”, en palabras del BdE, que ni los estima ni los incluye en ningún sitio. El resultado es que las cifras de la EPA están infravaloradas en, al menos, 400.000 personas. En concreto, frente a una cifra oficial de parados de 5,8 millones hasta septiembre, la cifra real es de entre 6,2 y 6,3 millones de parados

Es absolutamente escandaloso que, ante descuadres tan clamorosos, Eurostat no realice una auditoría a fondo para investigar cómo se hacen los cálculos de Contabilidad Nacional. Y más inaceptable si cabe, que instituciones privadas, que publican periódicamente análisis sobre la economía española como el BBVA, acepten como verdaderas cifras que saben manifiestamente falsas y después razonen sobre ellas. Supongo que los análisis internos serán los reales, porque, si no lo son, deberían poner en la calle al Servicio de Estudios al completo.

Las mentiras del déficit

El objetivo de déficit 2012 quedó establecido en el 6,3% del PIB. Pero ahora llega Rehn y dice que si es un 8%, la última cifra estimada por la Comisión, tampoco pasa nada (¡la que le montó el PP al indigente mental por lo mismo!). Pero es que ni 6,3, ni 8%, ni nada parecido. El déficit del Estado a septiembre ha sido de 46.100 millones de euros, y el objetivo del año es de 47.200; en el mismo periodo de 2011, el déficit fue de 37.500 millones y el de fin de año de 53.000; una extrapolación optimista nos llevaría a 61.500. Optimista, porque la consolidación fiscal se suponía que se centraría en la reducción del gasto corriente, y este ha subido el 11,8% a septiembre; optimista porque, con la inflación desbocada (3,5% a octubre) y la concentración del ajuste fiscal a fin de año, lo que queda será peor.

Sin embargo, ahora llega Rajoy y dice: “Hay que bajar el déficit como sea”. Y tiene razón el presidente porque, si después de haber expoliado a muerte a familias y empresas el déficit no baja, ¿cómo va a decir que hace lo correcto? Así que Montoro, atento a los deseos del jefe, que en lugar de sustituirle hace la vista gorda en lo de sus amigos de la solar (que nos costará 1.000 millones de euros/año), ordena a Loterías que se endeude en 6.000 millones, que se los dé, y zas, el déficit del Estado baja en esa cifra, y además “aquí no se paga un euro a nadie excepto a nosotros mismos”. Y no están incluidas las pérdidas por las ayudas a instituciones financieras, algo que es simplemente de cárcel. ¿Cómo puede el Gobierno dedicar decenas de miles de millones a salvar bancos inviables, expoliando a una nación arruinada y al borde del desastre?

Y luego vienen CC.AA. y Ayuntamientos. Vamos a ver, presidente, si no conoce los descuadres de las CC.AA., porque el descontrol es total, ¿cómo vas a saber los de los demás? Lo que sí sabemos es que hemos tenido que rescatar a estos señores en vez de meterlos en la cárcel, y que nos ha costado 60.000 millones. Y da igual cómo Montoro cocine esa cifra: esos 60.000 millones de “adelantos”, que no recuperaremos, son déficit. Y además, el 1,5 + 0,3= 1,8% del PIB oficial, o sea 60.000 + 18.900= 78.900 millones, sin contar los cajones llenos de facturas. Luego, la Seguridad Social: los gastos aumentan al 3,2% y los ingresos caen al 2,5%, los gastos en desempleo han subido un 7,5% en septiembre, que compara con una previsión de descenso del 5,5% para todo el año. ¡Unos fenómenos presupuestando!. El desfase será de unos 3.000 millones.

Sumemos: déficit Estado estimado con datos a septiembre, 61.500. Luego, la escandalosa subvención al sistema financiero, pero a efectos de déficit hay que considerar lo entregado, no todavía la salvajada comprometida y avalada. Y aquí hay un nuevo problema: con muchos meses de retraso nos enteramos de que 11.000 millones de dinero del FROB no son recuperables, por lo que son déficit 2011, pero no se incluyeron. Si lo incluyen, aún no sabemos qué harán, el déficit oficial de ese año será del 10,4%. ¿Se acuerdan en mayo cuando el Gobierno envió a Bruselas el déficit definitivo del 8,5%? ¿Pero cómo los mercados siguen confiando en estos trileros? Y, ahora, lo entregado en 2012: lo que sabemos a ciencia cierta son los 9.000 millones a Bankia para capital y pérdidas del ejercicio, aunque será mucho más. Seguridad Social, 3.000 millones, y CC.AA. y Ayuntamientos, 78.900. Total, 152.400.

Este es el dinero que estos insensatos han gastado de más en 2012. El cómo lo financien, o todas las mil y una trampas que se les ocurran para ocultarlo, da exactamente igual. Esta es la cifra en dinero que sale del bolsillo de los españoles actuales, y financiado en casi su totalidad por la banca española. Luego, como porcentaje del PIB. Si cogemos el oficial, que será del orden de 1.028 billones, estamos en el 14,8% del PIB; si cogemos el PIB real, unos 900.000 millones, estamos en 16,9%.

El tema lo centró Draghi perfectamente en una conferencia pronunciada en la Universidad Bocconi (Milán) la semana pasada. Tuve la suerte de asistir. Afirmó, entre otras cosas, que “la consolidación de cuentas por parte de España es inaplazable y debe basarse en una reducción del gasto corriente y no en un aumento de impuestos”. En privado, Draghi está que trina contra Rajoy, al que considera un irresponsable total. Su política económica es justo lo contraria de lo que España necesita: ha destruido 500.000 empleos en nueve meses, profundiza la depresión y destruye la economía productiva. La prima de riesgo volverá a superar los 600 y la deuda de España se hará insostenible.

         

12/11/2012 Medidas clave para levantar España

Me dicen a veces algunos lectores: “Bien, pero además de criticar la situación, ¿qué haría usted para arreglar España?”. Lo primero que debo responder es que llevo explicándolo desde 2007, ya que nunca hago una crítica sin dar después soluciones. En mi último libro sobre la crisis, El disparate nacional, publicado por Planeta, describo los hechos –de algunos de los cuales fui testigo directo– y las personas que nos han llevado a la ruina, y dedico un capítulo a explicar las medidas para salir de la crisis. Lo segundo que debe considerarse, y esto es el centro de la cuestión, es que el problema de España no es económico, como en Grecia, Irlanda y Portugal. Es político.

Político fue el desastre financiero, donde un Gobierno insensato hizo caso omiso de la carta de los inspectores del BdE en 2006, en la que se alertaba inequívocamente de lo que iba a suceder, e hicieron justo lo contrario de lo que debían. Política fue la decisión de ignorar la crisis y de falsear el cálculo del PIB que desde 2008 se sobrevalora en más de dos puntos anuales. Y política es la decisión de mantener un modelo de Estado infinanciable y corrupto, unos bancos inviables y unos monopolios esenciales con licencia para robar. Afirmar que hay soluciones que dejen intacto este entramado de expolio sin límites es un insulto a la inteligencia y un engaño miserable a los españoles.  

Primera medida: cambio del modelo de Estado

La primera medida es obvia, indiscutible, sine que non: hay que cambiar el modelo de Estado. Ningún país puede soportar un sistema político que lleva al despilfarro anual del 11% de su PIB. Es metafísicamente imposible. Desde las duplicidades entre administraciones –36.000 millones–, hasta la estructura del sistema –17 comunidades autónomas con todos los elementos propios de un Estado soberano y 8.127 ayuntamientos con una legión de personas y medios–.

Y todo ello con el descontrol más absoluto y el mayor nivel de corrupción, tanto institucional como personal, de la historia de España. Es obsceno, es inmoral y es indigno que la casta política, con la señora De Cospedal al frente, afirme con total cinismo que “las Comunidades no son el problema”. Si el despilfarro del 11% del PIB no es el problema, ¿entonces cuál es, Maricospe?

Y ya no vale el camelo habitual, el de corregir los excesos. El sistema es el exceso. Hay que cortarlo de raíz manteniendo solo las autonomías históricas: País Vasco, Navarra y Cataluña. Y reducir los ayuntamientos a menos de 3.000. Mantener el resto de autonomías es contrario a la razón y a la realidad histórica. Es solo un invento de la infausta Transición para que la casta política pudiera  colocar a sus familiares y amigos por cientos de miles, y con sueldos un 40% por encima que la media del sector privado. Un diferencial jamás ocurrido antes de la Transición y que tampoco sucede en ningún otro país, donde los salarios públicos están siempre por debajo de los  privados. Están saqueando España sin contemplaciones. Desde aquí me adhiero a los llamamientos a los funcionarios para que saquen a la luz todo lo que saben de corrupción, estafas, apropiación indebida, gastos suntuarios, engaños y clientelismo. Hay que desenmascarar a los corruptos. España debe saber.

Pero voy a ser mas concreto. Hay que eliminar los 2,5 millones de empleos* públicos nombrados a dedo o con pruebas a medida. Ningún país y menos España se puede permitir pagar a gente por no hacer nada. Aparte de su disparatado sueldo medio, el costo total es mas disparatado: oficinas –la mayoría de lujo– en edificios señeros, medios de todo tipo, cientos de miles de ordenadores a la última, 300.000 teléfonos móviles,  30.000 coches oficiales, etcétera. Pero es que el tema es mucho peor que no hacer nada. Les pagamos por destruir España.

Hay 350.000 personas dedicadas a tiempo completo a idear, legislar y controlar 17 mercados diferentes, a poner barreras de todo tipo entre las regiones españolas. Han destruido la unidad de mercado, que es el elemento esencial para el crecimiento. Es mas fácil mover productos entre Estados europeos que entre regiones españolas. ¿De qué sirve la reforma laboral sin unidad de mercado?  Y les recuerdo lo que ya he repetido mil y una veces, una de las verdades más profundas del funcionamiento de nuestra economía: por cada puesto eliminado en el sector público se crean 2,8 en el sector privado.

Los beneficiarios y la casta dirán que la marcha atrás es imposible. ¡Mentira! Que nos lo pregunten a los españoles. Convóquese un referéndum claro, Autonomías sí o Autonomías no. ¿O es que dejar que los españoles decidamos es imposible? No podemos permitir que sea una oligarquía que no nos representa quien decida sobre nuestras vidas. Es imposible mantener la situación actual.

Segunda medida: implantación de una democracia real

Es el tema esencial, previo incluso al anterior. No voy a repetir lo explicado en numerosas ocasiones aquí y en detalle. La democracia real fue hurtada a los españoles por los padres de la infausta Transición, algo por lo que, como decía mi gran amigo Camilo José Cela, “si tuvieran vergüenza, se habrían pegado un tiro”. No se lo pegaron, sino que llevan 35 años viviendo como rajás a costa del pueblo.

Lo que implantaron fue una oligarquía donde no existe división de poderes, ni institución independiente alguna, y eso no es una democracia, es una dictadura. Una dictadura de partidos. Los diputados no representan al pueblo, no han sido elegidos por él. Solo representan a quien les puso en una lista; son meros aplaudidores, aparte de chorizos que pierden iPads a decenas y exigen que se les reemplacen. El pueblo no les importa nada. Véase a la alcaldesa de Madrid, de puente con la ciudad llorando a sus muertos. Tiene cinco secretarias, mayordomo y dos conductores, un auténtico escándalo, mientras sube hasta las tasas hasta por casarse y los IBIs sin parar, aunque el valor de las viviendas se hunda. Hay que echarlos como sea.

Esto es lo primero que cambiar porque un régimen oligárquico corrupto y depredador, donde se tapan los unos a los otros –hoy por ti y mañana por mí, tú colocas a mi primo y yo a tu cuñado– es absolutamente incompatible con el crecimiento. Y simultáneamente es imprescindible cambiar la infecta ley electoral que sostiene todo el tinglado, y permite además que los votos de nacionalistas y separatistas valgan cinco veces los del resto de los españoles. El procedimiento el mismo: referéndum. O por las buenas ahora, o por las malas antes o después.

Tercera medida: cierre de bancos inviables y reestructuración hipotecaria

Los ocho bancos nacionalizados –o casi– deben ser cerrados ya. Primero porque son inviables, y segundo porque es imperativo adecuar el tamaño del sector financiero al de la economía real. El pasado lunes explique por qué. Algunos sacan el cuento chino de los 100.000 euros garantizados. ¡Dejen de engañar a la gente! Los depósitos de los ocho ascienden a 500.000 millones. De ellos, un 20% son de empresas y del resto, la parte garantizada es el 90%. O sea, 360.000. Pero sus activos son casi un billón en balance –junio 2012–. Los bancos se liquidan y sus activos se venden a mercado. Pueden valer algo así como  el 50%, o sea, 500.000 millones. Lo que significa que hay dinero de sobra para pagar a los garantizados. Rescatarlos, que es en lo que está Rajoy avalándolo todo para salvar a unas élites irresponsables y depredadoras, llevará a la ruina definitiva a la nación.

Y luego lo inaplazable, el drama hipotecario. Un drama responsabilidad íntegra de Solbes, Zapatero, bancos y cajas. Los inspectores del BdE se lo dejaron muy claro en su carta de 2006: “El número de familias que tendrán que afrontar graves dificultadas para pagar sus hipotecas crecerá de forma alarmante”. Hicieron todo lo contrario a tomar medidas. “Cuanto más se endeuden, más ricos serán, los pisos siempre subirán de precio”, dirían en 2007. Mintieron conscientemente a los españoles y se negaron a hacer lo que sabían inevitable, llevando a cientos de miles al desastre. Solo por eso, ambos deberían ser procesados. Y ahora, la disparatada política fiscal y económica de Rajoy está produciendo un empobrecimiento brutal de las familias.

Y bancos y cajas gobernadas por PP y PSOE peor: se inflaron a dar hipotecas imposibles de pagar, iban a comisión y les daba igual. La justicia no puede permitir que estos insensatos utilicen una ley medieval contraria a la legislación de la UE para aplastar a los hipotecados. Es urgente ir a una reestructuración hipotecaria en la que los bancos carguen con su parte de culpa. Además y, como señala el FMI, es una forma de relanzar la economía a “relativamente bajo coste”. Y necesita tres cosas: la derogación del desalojo obligatorio dando una moratoria; la entrega de la vivienda salda toda la deuda –no se puede condenar a una familia de por vida– y una reestructuración de no menos de 100.000 millones, que es radicalmente incompatible con el rescate a bancos inviables. O rescate o reestructuración.

Es de vergüenza que los grandes culpables, PP y PSOE, que se han negado desde 2009 a arreglar el problema, necesiten que se suicide la gente y estar en campaña electoral para improvisar una chapuza que aplaza pero no resuelve nada. No están dispuestos a dar un euro ni los bancos a condonarlo. Peor todavía: siendo los responsables máximos de la situación, con una voluntad depredadora como nunca había existido en el pasado, y a pesar de recibir decenas de miles de millones de dinero público, son implacables a la hora de ejecutar y perseguir, excepto el Popular. ¡Dejen de perseguir a las familias desahuciadas! Hay que habilitar a los jueces para tutelar los abusos o ir a los tribunales europeos. El tema es “muy difícil, con muchas complicaciones”, dice Rajoy con lágrimas de cocodrilo.

Todo lo contrario, es muy sencillo. ¡Déjese de salvamentos indiscriminados de bancos inviables, algo que nadie ha hecho en el mundo! Y aplique el modelo de Estados Unidos, el mejor sin duda, que a través de las agencias hipotecarias Fannie Mae y Freddy Mac inyectó 500.000 millones de dólares para reestructurar hipotecas y evitar desahucios. ¡Basta del expolio del banco malo y resuciten el Banco Hipotecario que ustedes destruyeron para que canalice la reestructuración! ¡Basta ya de improvisar chapuzas y de despilfarrar el dinero público para que bankeros, bonistas y acreedores insensatos se vayan de rositas! Y utilicen ese dinero para reestructurar lo más urgente. 100.000 millones de quita hipotecaria elevarían el crecimiento un 1%. ¿O es que ni siquiera saben economía elemental?

Finalmente, hay dos medidas clave más: la recuperación de crédito a la economía productiva –pero eso necesita análisis aparte– y los monopolios energéticos, ya explicado en detalle. Y luego lo demás. La enseñanza pública, que en manos de la izquierda más ignorante de la Unión Europea ha dejado de ser el ascensor social que fue en el pasado, la Justicia, la Sanidad, etcétera. Somos una gran nación con un potencial de crecimiento inmenso, pero estamos en manos de la clase política más ruin, más corrupta y más incapaz de Europa. Tienen en sus manos acabar con la crisis, pero no lo harán. No cederán un ápice de sus inmensos privilegios.

*La cifra de enchufados no es mía, la dio Montoro al afirmar que solo 700.000 empleados públicos de los 3,2 millones existentes han realizado una oposición limpia y transparente. El resto han entrado a dedo o con pruebas a medida.

         

05/11/2012  El mayor expolio jamás contado: rescates y banco malo

 Creo que la mayoría de los ciudadanos no son conscientes aún de lo que está ocurriendo en nuestro país. Están privando a la gente de sus medios de supervivencia para financiar un modelo de estado inviable, que despilfarra más de 100.000 millones anuales en 17 estructuras con todos los elementos e instituciones propias de un estado, con dos millones de enchufados y donde la incompetencia y la corrupción institucional y personal son la norma. Todo para mantener un sistema financiero quebrado, que nos cobra las comisiones y los intereses más altos de Europa, y para enriquecer sin límite a cuatro empresarios monopolistas.

Es tal como suena: están destruyendo la clase media, llevando a la miseria a la clase trabajadora y condenarán al hambre a pensionistas y parados. Y esto no se arregla, no hay brotes verdes ni nada que se le parezca. Como señalaba el viernes el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz en la revista Capital, “España está ahora peor que hace cinco años, no hay ninguna base para decir que estemos más cerca del final de la crisis, no hay luz al final del túnel”. Lo mismo opina Walter Münchau, el analista estrella de FT, para quien España no tendrá crecimiento hasta final de la década.

Esto es lo que lleva a inversores y grandes ahorradores a poner a salvo su dinero. La salida de capitales totaliza 247.000 millones en ocho meses, el 24% del PIB; no hay país que pueda soportar esa sangría. Además, la mayoría de multinacionales con filiales en España ya no reciben ni un euro de sus matrices para financiarse, como era habitual, y tienen que hacerlo con los bancos locales a unos tipos de interés mayores, porque si España quiebra solo pierden la filial, pero no los cientos de millones que normalmente les prestaban. Todo está muy claro para quien tenga ojos. Y es que todas las medidas del Gobierno están acelerando la espiral deflacionista creada por Zapatero, están destruyendo la economía productiva y el poder de compra de las familias, lo que lleva la nación al desastre.

Ya dan igual las mentiras… ¿cómo el INE puede tener la desvergüenza de afirmar que el PIB 3T ha sido menos malo que el anterior, si todos sus componentes, desde el consumo a la inversión, han caído entre tres y cuatro veces más y hasta el saldo exterior fue menor que en el trimestre anterior? Las ventas del comercio minorista se han desplomado un 13% en septiembre, la mayor caída conocida, y las de coches, un 22%. La ligera mejoría de ingresos en septiembre es efímera: la situación de base es desastrosa, con un desfase de 26.000 millones entre previsiones y realidad, pero es que, además, los inspectores de hacienda alertan del efecto “yoyó” en el IVA, esto es, se adelantaron compras que ahora se contraerán, por lo que estiman una caída de ingresos hasta fin de año. Todos los indicadores adelantados muestran que la recesión se acelera y que el paro llegará a 6 millones a finales de año.

Y, después, el acabose: CC.AA. y ayuntamientos, que han necesitado 60.000 millones de adelantos del Estado en 2012 para no quebrar y que tienen los cajones rebosantes de facturas sin pagar, deben ya más de 10.000 millones a la Sanidad y a los autónomos, que se sepa. “Van muy bien y cumplirán con el objetivo de déficit”… es, simplemente, alucinante. Según el Foro Económico Mundial, España está a la cola en control del déficit… ¡por detrás de 134 países! No es posible tocar un solo sector en el que la mentira y el robo a los ciudadanos no adquiera ya tintes de tragedia.

Un rescate indiscriminado al margen de la Ley

En el sector financiero, la gestión de la crisis no es que haya sido disparatada, es que es de cárcel. En EE.UU. y Reino Unido se afrontaría el problema del sector financiero primero cuando tocaba, y no cinco años más tarde, y luego en forma radicalmente diferente. Hank Paulson, secretario del Tesoro y expresidente de Goldman (no como los indocumentados que nos gobiernan), y su homólogo británico se negarían a comprar activos tóxicos y, en su lugar, comprarían acciones y preferentes, es decir, lo bueno, lo malo y lo regular. Cada banco se deshace como puede de sus activos y cuando el mercado se estabilizase, venderían las acciones obteniendo un beneficio. En EE.UU. y en Reino Unido ya casi todas las entidades están en ello.

El problema es que, aquí, la oligarquía política depende de la financiera, que financia su despilfarro, y que los españoles somos un pueblo inculto y ovejuno incapaz de reaccionar. ¿Cuánto dinero nos ha costado el sistema financiero? Para saberlo hay que sumar todo: lo entregado, lo comprometido y los avales, algo que solo puede ser estimado porque todo el proceso se realiza sin transparencia alguna y sin que nadie haya justificado el porqué del rescate indiscriminado de todas las entidades, algo que no ha sucedido en ningún lugar del planeta.

Empecemos: CCM, su coste (“no costará un euro al contribuyente”, dijo MAFO, que debería estar procesado) 9.000 millones; esquema de protección de activos o compromiso de garantizar las pérdidas, Unnim, CAM, Pastor, etc., 25.000 millones; dinero pedido hasta ahora al FROB, 11.000; Bankia, 19.000 descontando los 4.500 millones del FROB; rescate europeo avalado por España, 40.000 millones para empezar, de los que apenas se recuperará la mitad; 61.000 millones al banco malo, con una pérdida estimada del 35%, es decir, 21.000 millones, y lo que venga, que vendrá. Subtotal a día de hoy: 105.000 millones.

Y esto no es todo. Hemos avalado refinanciaciones de deuda y emisiones de la banca por 150.000 millones. ¿Cuánto serán los fallidos? No lo sabemos, pero dada la situación de la economía, un 40 o un 50% no serían cifras disparatadas. Seamos optimistas y pongamos un 40%: 60.000 millones; lo sumamos a lo anterior y el expolio del sector financiero a los españoles asciende a 165.000 millones. Y todo para salvar a ocho bancos o grupos de cajas que deberían ser cerradas porque ni son necesarias, ni ejercen función económica alguna (excepto la compra de deuda pública para financiar el despilfarro) ni prestan un euro a la PYMEs, que son las que de verdad crean empleo y tienen a cerrar a millares con negocios sólidos. España ocupa el lugar 121º del mundo en posibilidad de conseguir crédito empresarial. Es de juzgado de guardia.

Pese a este gigantesco expolio nadie ha respondido de nada; no importa que la gestión desastrosa no fuese solo pura incompetencia, sino también acciones claramente delictivas. Además, todo lo explicado ha sido decidido con una opacidad absoluta y al margen de cualquier control judicial sobre la legalidad de los actos. Se fuman un puro con la Ley y con el Estado de Derecho, no digamos ya con el dinero de los españoles; ni cumplen los plazos para formular cuentas, ni cumplen la obligación de consolidar cuentas, ni dan información alguna de la razón de sus actuaciones. Han decidido, además, que todo el peso del rescate recaiga sobre los contribuyentes mientras que los bonistas, en buena parte extranjeros, no asumen pérdida alguna; esto es un fraude inaceptable que no ha ocurrido en país alguno. El día que exista una justicia independiente, todas las personas responsables de semejante expolio deberían ser procesadas por presunta malversación masiva de caudales públicos.

El ‘banco malo’, ¿quién pone el dinero?

Y, así las cosas, ahora se disponen a despilfarrar hasta 90.000 millones de euros en la compra de activos tóxicos a precios muy por encima del mercado. La primera tacada iba a ser de 44.000 millones, pero en cuatro días ha subido a 61.000, porque han aparecido cuatro entidades quebradas más. ¿Pero quién hace los números en el Gobierno? Y, ¿quién pone el dinero? La excusa de estos trileros era que 50.000 millones los pondrían inversores privados y 40.000 los españoles. Como era previsible, ningún inversor privado está dispuesto a poner un euro. ¿Y al final cómo se arregla? Muy fácil, el dinero lo ponemos íntegramente nosotros.

Otra cosa diferente es que como eso es invendible, y la gente que ya insulta por la calle a los políticos en cuanto les ve podría ir más allá de las palabras, lo van a disfrazar de alguna manera. La más probable es que obliguen a los bancos ‘sanos’ a participar, a base de que también nos quedemos con su porquería a precio de oro molido y, además, les garanticemos su dinero con nuestras vidas y haciendas. Al final, quien pondrá los 90.000 millones seremos nosotros y las pérdidas, calculen el 35% incluyendo el coste de gestión, que va a ser espectacular.

Pero es que no son 90.000 millones. Según el BdE, el volumen de activos tóxicos inmobiliarios que los bancos tienen en sus balances es de 180.000 millones de euros, de los cuales 73.000 son suelo, cuyo valor es cero, por lo que el agujero no será inferior a los 120/130.000 millones. Y tampoco esas cifras representan la magnitud del desastre, ya que la deuda de las promotoras y constructoras con la banca asciende a 400.000 millones y la casi totalidad están quebradas, lo que significa que sus créditos son incobrables. ¿De dónde saca el BdE que solo son 180.000 millones los activos tóxicos ligados al ladrillo? Y los otros 220.000 millones, ¿acaso son triple A? El agujero a tapar rondará los 250.000 millones.

Los descuentos de toda la basura, porque lo bueno se lo quedan ellos, serán del 54% para pisos terminados, del 63% para pisos sin terminar y del 79% para el suelo, unos descuentos que los inversores internacionales consideran muy por debajo de los de mercado. El Ayuntamiento de Madrid ha tenido que dejar desierta la subasta de seis inmuebles Premium en el centro de la capital, para los que ofrecía un descuento del 50%, mientras que descuentos del ‘banco malo’ para este tipo de activos son del orden del 40%, aunque la media sea del 54%. La razón de que la subasta quedara desierta fue que el descuento, según los interesados, debería llegar al 80%. O sea, que el ‘banco malo’ pagará casi el doble de su valor real.

Pero el expolio no se limita a adquirir activos tóxicos por encima de mercado. Estos depredadores van a crear una enorme estructura para aparcar decenas de miles de pisos y millones de metros cuadrados de terrenos durante 15 o 20 años, que habrá que mantener y vigilar, y cuyo deterioro corre a nuestra costa, un costo enorme que hasta ahora soportaban los bancos. Un tinglado gigantesco donde toda corrupción es posible, donde van a colocarse miles de amigos del poder, donde se van a forrar notarios, abogados, asesores, y los amigos que consigan meter la nariz en este disparate incontrolable, que va a gastar nuestro dinero como si fuera confeti, razón por la cual ya hay puñaladas por conseguir un puesto en el mismo.

Lo que ya resulta el mundo al revés es que los responsables del desastre, que han sido incapaces de gestionar el proceso, se postulan ahora para gestionar el ‘banco malo’, y el problema no es solo el dinero que se van a llevar, que también, sino el desastre que van a organizar con nuestro dinero. El rescate indiscriminado y al margen de la ley del sistema financiero es después del modelo de Estado, la segunda causa de la ruina de España. Por ello, les recuerdo lo de siempre: pongan sus ahorros a salvo y cuanto antes; abran una cuenta fuera -Santander y BBVA se lo ofrecen a sus clientes vip- o, más sencillo, compren productos de inversión extranjeros en su banco que se rijan por la ley americana, alemana o similar, no compren productos de inversión españoles sometidos a la ley española.

         

29/10/2012     ¿Por qué pagamos la energía más cara de Europa?

En 1975 los españoles teníamos el gas, la electricidad y los productos petrolíferos antes de impuestos más baratos de Europa. A día de hoy, y sumando los déficits de tarifa, son los más caros no solo del continente, sino de toda la OCDE. La razón de esta monstruosidad tiene su origen, como todas las demás, en la infausta Transición y en la connivencia entre las oligarquías política, financiera y empresarial para repartirse España como si fuera un solar, y que en la energía se concretaría en la entrega a la oligarquía empresarial de los activos públicos petroleros y gasistas a un precio irrisorio y en la sustitución de los monopolios públicos con precios regulados por monopolios privados con precios libres.   

Esta posición de monopolio, con la que nos han expoliado decenas de miles de millones, les ha permitido expandirse en el exterior con nuestro dinero mucho más agresivamente que el resto de empresas mundiales y hacerlo de una forma, por decirlo suavemente, manifiestamente mejorable. El efecto sobre España ha sido absolutamente devastador: desindustrialización masiva –la industria representaba en 1975 el 36% del PIB y hoy es menos del 15 %–, pérdida brutal de competitividad –después del trabajo, la energía es el principal factor de competitividad de una nación–, reducción de la renta disponible de las familias –al pagar por su energía hasta un 50 % más que la media de Europa– y, en consecuencia, reducción del consumo, del crecimiento y del empleo. Después del modelo de Estado y del desastre del sistema financiero, los precios de la energía son la tercera causa en importancia de la ruina de España.

¿Cómo empezó todo?

El tema  lo he vivido en primera persona, como consejero delegado de Enagas y luego de Campsa, como responsable designado por Enrique Fuentes Quintana del primer Plan Energético después de la muerte de Franco y, al abandonar Campsa, como presidente de Saroil, una empresa creada por mí y por Saras S.p.A., que llegaría a ser la mayor en ventas de productos petrolíferos después de las tres monopolistas, Repsol, Cepsa y BP. ¿Cómo de tener la energía más barata de Europa hemos pasado en menos de tres décadas a tener la más cara?

En 1984, y ante la entrada de España en la UE, los activos del Monopolio de Petróleos propiedad del Estado no fueron subastados entre las grandes petroleras mundiales –lo que habría garantizado un precio justo mas una elevada competencia y, en consecuencia, disfrutar de los precios más bajos posibles–. Miguel Boyer decidió hacer otra cosa. Con la soberbia y prepotencia que le caracterizaban, se negaría a escuchar las razones que le planteamos algunos y los entregaría a dedo a las refinerías españolas en proporción a su participación en los suministros al monopolio por una cifra irrisoria: 100.000 millones de pesetas, menos de una veinteava parte de su valor real. Fue un expolio histórico a los españoles.

Los activos y contratos de gas propiedad de la empresa pública Enagas, de la que fui cofundador y consejero delegado a las órdenes de Rafael del Pino, se entregarían también a precio de saldo a los nacionalistas catalanes, a los mismos que dicen que España nos roba. Entonces las tarifas al público eran la media de Gaz de France y Rhurgas, las más bajas de Europa, pero una vez en manos de los nacionalistas las tarifas pasarían a ser el doble. Entre 1992 y 1998 las plusvalías obtenidas por los del “España nos roba” serían de dos billones de pesetas, más de 20.000 millones de euros, además del monopolio de por vida. Un saqueo inaudito al pueblo español. En el caso de gasolinas y gasóleos pagamos hoy unos 110 euros/m3 mas que Francia o Reino Unido, que para un consumo de 46 millones de m3/año en automoción, agricultura o calefacción, unos 5.000 millones de euros anuales de más. Dicho en corto: la oligarquía monopolista ha recibido de la oligarquía política licencia para robar y es en lo que están.

El broche final sería obra de Rato, que a través de una ley “de competencia” cerraría el mercado a través de la discriminación en el acceso a las redes logísticas. Otra empresa gasista creada por un servidor y Massimo Moratti, dueño del Inter de Milan y la mejor persona que he conocido nunca, después de habernos asegurado suministros de gas a bajo precio de la noruega Statoil y de la rusa Gazprom, no pudo traer el gas a España porque Gas Natural nos impidió el acceso a las red. La CNE, cuya finalidad era precisamente el garantizar ese acceso, se lavó las manos con total desvergüenza. No estaba dispuesta a perjudicar a los de “España nos roba”  permitiendo que los españoles tuvieran el gas un 20% más barato.

En el sector eléctrico, un oligopolio análogo al petrolero, la llamada “liberación” permitió un expolio masivo a los consumidores. En poco tiempo subió las tarifas un 38% a familias y empresas y después exigieron  compensaciones por todo. Por “competir” inventarían los CTC, que les permitirían depredar a los españoles 11.000 millones de euros. ¿Dónde está la competencia? Se llevó al Constitucional y ¿saben qué dijo? Que este expolio de 11.000 millones era una “decisión política legítima”. Desde entonces manipulan el sistema de fijación de precios como les viene en gana y realizan mil tropelías más, y aunque han sido denunciados varias veces, nunca ha pasado nada.

En línea con ello, las remuneraciones de sus Consejos de Administración y órganos ejecutivos son las más elevadas de Europa y de la OCDE. Y luego, el apocalípsis; en su último Consejo, el Gobierno Aznar aprobó la ley de energías renovables más disparatada del planeta. Otorga las primas más altas y por más tiempo del mundo,  que no se reducen, como en el resto de países, con las mejoras tecnológicas, y que no están diseñadas para beneficiar al consumidor sino para saquearle. En la mayoría de países, las primas a la fotovoltaica se conceden a consumidores individuales, jamás a grandes instalaciones.

Y para completar el desastre se cedió a las comunidades la concesión de los permisos.

La autorización por parte de un cacique local de un gran parque eólico podía valer –solo la obtención del papel– hasta 200  millones de euros, y de una gran fotovoltaica, hasta 40 millones. Unos pelotazos de antología, y eso solo para empezar. Luego, como en ocho años se amortiza la inversión, quedan 22 para inflarse. Todo un tsunami de corrupción incontrolado que nos ha llevado a tener la mayor potencia eólica y solar del mundo y el doble de capacidad de generación eléctrica de la necesaria. Un tercio del recibo de la luz son las primas a las renovables. 9.500 millones nos costarán este año, un 23% más que en 2011. La fotovoltaica cuesta diez veces más que la media de fuentes de generación. La luz ha subido un 70% desde 2006, el triple que en Europa según Eurostat, lo que está aniquilando cientos de miles de empleos y miles de industrias. Es el mayor expolio de la historia industrial de España.

Y la última tropelía, la energía termosolar, que carece de justificación alguna. Se decidió una moratoria en enero y ¿qué ha pasado? Pues que desde entonces se han instalado 700 Mw porque estaban “preinscritos” por los amigos de Montoro y la alta nobleza andaluza. ¡Inconcebible! Si estaban preinscritos se devuelve lo gastado demostrable y se acabó. Y ahora, Cristóbal, explícanos con qué cara nos vais a decir en poco tiempo que hay que reducir las pensiones, recortar el dinero del paro, y subir impuestos. Y a la vez, explicas a la gente que esta golfada que España no necesita nos va a costar 1.000 millones de euros al año durante 30 años. Con una economía en caída libre, el paro al mayor nivel de la historia y una de cada cuatro de las familias en la pobreza, es simplemente de cárcel.

¿Y cómo se arregla esto?

Pues es asombrosamente sencillo: obligando a cumplir la legislación comunitaria. El cierre del mercado a la competencia con la bendición de De Guindos, entonces responsable de abrirla, fue tan brutal que todas las grandes petroleras que operaban en España –Shell, Texaco, AGIP o Conoco– tuvieron que marcharse. Así que dejen de mentir y acaben con el expolio de las petroleras encabezadas por Repsol, que está haciendo pagar a los españoles su desastrosa gestión en Argentina y otros lugares multiplicando por dos el margen de comercialización en gasolineras, de 14 a 28 pesetas el litro –8 a 16 céntimos de euro–,  el mayor abuso de posición dominante de que se tiene memoria. En Nueva York, Manhattan más concretamente, con menor población que Madrid, existen 76 gasolineras y 36 empresas petroleras diferentes, la mayoría extranjeras –desde Repsol a Lukoil–. Madrid capital tiene mucha más población y solo dos empresas. Repsol y Cepsa copan el 80%.

¡Así que hagan lo que se hace en el mundo civilizado cuando no hay competencia!  Ir a un sistema de precios máximos, de forma que el precio antes de impuestos en una semana concreta no pueda superar la media de precios de la semana anterior de Alemania, Francia y Reino Unido. Y con el gas natural, exactamente lo mismo, pero con más motivo, porque el abuso es mucho mayor. Esto bajaría de inmediato los precios del gas hasta un 25% y los de las gasolinas y gasóleos hasta un 15%. Y si tiene dudas, señor ministro, quedo a su disposición para explicarle gratis cómo se implementa. Lo hice en los ochenta y funcionó como un reloj.

En el sector eléctrico. Primero: las renovables son totalmente  innecesarias, así que reduzcan las subvenciones a niveles de Reino Unido o Estados Unidos. Las que puedan, que funcionen, y el resto que cierren. Lo de la de seguridad jurídica en un país donde no existe tal cosa para la gente de a pie mientras las élites están por encima de la Ley es un insulto a todo un pueblo. Cualquier gobierno civilizado cambia las leyes que hagan falta para acabar con un expolio que ha venido de la mano de un océano de corrupción casi inimaginable. Segundo, una quita del déficit de tarifa, al menos de lo que nos han robado con los CTC y la garantía de potencia. Tercero, implantar un sistema de cálculo de tarifas similar al de Francia, donde como aquí existe un monopolio, pero con precios regulados, no libres. Cuarto, permítase, como en muchos países, a asociaciones de empresas y ayuntamientos de grandes ciudades construir sus propias centrales. ¡El precio bajaría a la mitad!

En definitiva, las soluciones son claras y los efectos inmediatos. Solo necesitan voluntad política. Pero como Rajoy es un cobarde incapaz de enfrentarse a los monopolios, seguiremos pagando los precios más altos de Europa. Y todo lo que se les ocurre a estos trileros es pasar a los Presupuestos 2012 3.500 millones de las renovables, “para aliviar el recibo de la luz” y llevarse ¡el 60% de la subida del IRPF! Y además quitan la tarifa regulada a 16 millones de los clientes más desfavorecidos y los arrojan a los leones del  llamado mercado “libre”, donde les subirán la luz a más del doble en pocos meses. No solo legislan  para sus amigos; además son absolutamente despiadados. Y para el resto de españoles, como el déficit será tres veces mayor que el previsto por los genios de la CNE, las tarifas subirán brutalmente en 2013. Es lo que España necesita para salir de la crisis.

         

22/10/2012  Merkel a Rajoy : cómase su propio desastre

“Yo no actúo bajo presión, excepto si es de Maricospe o de mis barones favoritos, de banqueros o de empresarios monopolistas amigos de Montoro”. ¡Así se habla Presidente, que se enteren los europeos! Pero como en Bruselas son unos desconsiderados y no digamos la señora Merkel que además es una hereje, le darían a Rajoy un portazo en toda la barba: “¿No dice que no necesita rescate? Pues que bien, porque nosotros ya no queremos rescatarle, así que búsquese la vida solito. Nada de recapitalizar directamente sus bancos, hágalo usted si es que desea mantener toda la basura abierta y arregle como le venga en gana el desastre descomunal que tiene montado en su país”. Pero Rajoy es inasequible al desaliento, así que va y nos dice: “La cumbre de Bruselas ha sido un éxito para España”. Y uno primero se queda mudo de asombro y después se pregunta: ¿Este señor es tonto de concurso o solo se lo hace?

La canciller Merkel parece que quiere repetir la operación de agosto 2011, que le saldría bordada. Remontémonos a julio 2011: los mercados se cierran para España sin previo aviso, y nos ponen al borde de la suspensión de pagos, apenas quedaba dinero para un mes. El indigente mental entra en estado de pánico y llama a Rajoy, y desde entonces se harían más amigos que Zipi y Zape. Tanto que en los meses siguientes se llamarían dos o tres veces al día, como auténticos enamorados y, al final, el indigente recibiría de Rajoy la Gran Cruz de Isabel la Católica en reconocimiento a su gran labor de Gobierno. Juntos deciden enviar un SOS al que Merkel y Sarkozy, atrapados hasta las cejas en España, responden encantados. El BCE empezará a comprar deuda y facilitará liquidez a los bancos al 1% y a tres años. Ustedes a cambio tienen que prometer ser buenos y reducir el déficit.

El indigente y Rajoy casi se ponen a llorar de emoción y, en cuanto al déficit, están dispuestos a modificar la Constitución para prohibirlo nada menos que en la Carta Magna. Dicho y hecho, cambian la Constitución y limitan el déficit pero solo el estructural. Es decir: para cuando exista pleno empleo, o sea una tomadura de pelo en toda regla. “Pero que listos que somos”, debieron pensar los dos prohombres. Merkel y Sarkozy, aunque vieron de inmediato la trampa y además sabían perfectamente que la propia Constitución española es papel mojado y cualquier cacique local se fuma un puro con ella, hicieron como que se lo creían porque ellos estaban a otra cosa. Los bancos y cajas españolas debían a sus homólogos alemanes y franceses, cuya irresponsabilidad en la concesión de préstamos había sido pavorosa, cientos de miles de millones de euros, y eso era mortal de necesidad. 

El BCE empezó a prestarnos dinero como si fuera escombro,  abriendo la barra libre por dos veces, y con ello Merkel y Sarkozy conseguirían su objetivo esencial, los bancos y cajas españoles amortizarían buena parte de su deuda con las entidades de estos países con el dinero del BCE: ahora la deuda era con el BCE, los bancos y cajas alemanas se habían ido de rositas. Los dos irresponsables estaban encantados, pues el efecto colateral de este rescate encubierto de las cajas y bancos alemanes y franceses fue que los bancos españoles comprarían deuda española a carretadas y la oligarquía política seguiría despilfarrando sin límite ni control. Pero la ganadora fue Merkel. Como Alemania tiene un 18,9% del BCE, había reducido el problema creado por la insensatez de sus bancos y cajas a menos de la quinta parte.¡Olé por la prusiana!

Merkel quiere convertir la deuda española en un problema interno

El resultado es que un año después los bancos españoles deben al BCE 378.000 millones, los extranjeros han disminuido en 87.000 millones su deuda española desde enero, que se reduce ya a 194.000 millones de euros y los españoles la han elevado ni se sabe, porque las cifras que circulan por ahí son falsas y Oliver Wyman eludiría cuantificarla. La deuda neta total de España se ha incrementado en 72.000 millones computables y en 90.000 totales. O sea, están convirtiendo la eventual suspensión de pagos de España de un problema europeo a un problema esencialmente español. Diabólico. Y Rajoy sin enterarse.

Pues bien, en esto es en lo que está la señora canciller: lo explicaba aquí en detalle y brillantemente, como es habitual, Daniel Lacalle. El objetivo de Merkel es que, como mínimo, la deuda soberana se encuentre en un 85% en manos de españoles, porque no quieren más estafas a la griega y si hay una quita, que la habrá, que la soporten los españoles: los bancos, la caja de las pensiones, los fondos de pensiones y los incautos a quienes los bancos les han colocado enormes cantidades de deuda. No los alemanes. La valoración de Lacalle para el conjunto deuda más avales es de: más del 110% del PIB, pero en mi opinión inferior a la realidad.

Es mucho más. Primero los pasivos circulantes, es decir, la deuda total y no la parcial que publican habitualmente los medios que es la deuda computable y que no incluye todo. La cifra del BdE del primer trimestre de 2012 fue de 986.000 millones -695.000 del Estado; 202.000 las Comunidades Autónomas; 63.000 las entidades locales y 26.000 las administraciones y la Seguridad Social-. Una extrapolación lineal a fin de año nos llevaría a 1,06 billones de euros, porque el avance del segundo trimestre no se lo cree ni MAFO. Luego sumo los mismos avales, 258.000, el FLA 17.000 y el déficit de tarifa 29.000, y tenemos una deuda más avales de 1,36 billones. Ahora hacemos como que nos creemos el último PIB oficial -1,04 billones- y qué tenemos: el 131 % del PIB. 

Desde octubre y próximos meses la mayoría de vencimientos es de inversores extranjeros, que no van a renovar, lo que significa que en pocos meses tendrán poco más del 10%, y entonces la situación de España se hace insostenible. ¿Por qué razón iban a rescatarnos, si no es en condiciones leoninas, si los riesgos potenciales de lo que pueden perder por el rescate son mayores de lo que perderían si suspendemos pagos? El euro no se iría al garete nos iríamos nosotros, ya que estos irresponsable han colocado el grueso de la deuda a españoles, justo lo contrario de lo que ocurría con Grecia. Dicho en corto: los griegos chapó -han conseguido un 70%  de quita- nosotros unos capullos, la quita la tendremos que soportar los españoles.

¿Y ahora qué pasa?

Pues de momento que la señora Merkel le ha dicho a Rajoy que del traje a medida que le tenía preparado Draghi y que Rajoy rechazó porque su prioridad absoluta eran las elecciones en Galicia y Álava y eso le perjudicaba, nein de nein, y le ha soplado las nuevas condiciones a través de Draghi, que cuando se las ha comunicado a Rajoy se le han erizado las barbas y ha dicho que son inaceptables. ¿Es que este insensato creía que sus aplazamientos eran sin coste? Y mira que se lo hemos dicho, ¿Es que creía que la señora Merkel en pleno periodo electoral iba a permitir un rescate de 500.000 millones con condicionalidad limitada, para que el de la barba y sus secuaces se lo fundiesen en sus chiringuitos?Después del portazo se han quedado como el indigente mental en julio 2011, y están pensando en recurrir al FMI. ¿Y saben que significa eso? Pues que el FMI exigirá un drástico recorte le las pensiones, de las prestaciones por desempleo y de los salarios públicos, que se sustanciarían en la tramitación de los Presupuestos. Rajoy, una vez mas, poniendo sus intereses electorales por encima de todos ha hecho un pan como unas tortas.

Desde que el 4 de junio de 2007,cuando en un artículo publicado en El Mundo, tituladoEconomía: el punto de inflexión, expliqué por qué el crecimiento se había acabado y España entraba en una crisis de la que no sabíamos cuando podríamos salir, siempre he procurado hacer recomendaciones prácticas a mis lectores y oyentes cuando las cosas eran  claras y no había margen de error. Así y desde todos los medios a mi alcance, particularmente en la tertulia de César Vidal en la COPE, recomendaría que ni se les ocurriera comprar un piso y que si pensaban vender lo hicieran cuanto antes, justo lo contrario de lo que decían entonces MAFO y Solbes: “Cuanto más se endeuden, mas ricos serán”. Cuando Gas Natural lanzó una OPA ridícula  por Endesa de 19 euros por acción  y pagada en papelitos, equivalente a 14 euros en efectivo, aconsejé a mis oyentes que compraran todo lo que pudieran -algo que hice yo mismo- y no vendieran por menos de 40 euros. Muchos me lo agradecieron. Cuando el inútil de Solbes vendió las reservas de oro a Rusia a 600 euros la onza, aconsejé que compraran oro. Pues bien, hoy de nuevo les vuelvo a aconsejar: pongan su dinero a salvo cuanto antes, y si no ven otra forma -hay varias- compren una caja fuerte y guárdenlo en ella.

Lo que está claro es que como la recapitalización de la banca la pagamos nosotros, y eso en el escenario de mínimos son 40.000 millones y el de verdad puede ser el doble o más, eso significa que, solo en intereses, salvar a unos bancos insalvables y que deberían haber sido cerrados nos costará entre 2.000 y 4.000 millones de euros anuales. Realmente Rajoy se ha vuelto loco. Y lo que no está ni medio claro es que quieran rescatarnos y si lo hacen, o lo hace el FMI, las condiciones van a ser terroríficas:pensiones, desempleo, Sanidad, Educación, impuestos a las familias y a la economía productiva… Lo que han hecho hasta ahora es una película de anuncio.

Y lo que parecía imposible ya no lo es. El Gobierno de España ya no puede devolver su deuda, la quita es inevitable y recaerá sobre la banca en buena parte, así que la solvencia de estos señores está mas que en el alero con recapitalización incluida, será necesario otro rescate, el quinto, pero esta vez convirtiendo el dinero que nos den en participaciones accionariales, y ya veremos con qué cara y con qué poder decimos que no al BCE y a Alemania. Claro que la banca estará mejor en manos de ellos que de los golfos apandadores que tenemos ahora, aunque eso sí, los accionistas verán diluidas sus participaciones y perderán hasta la camisa, igual que los de las preferentes. Quedan avisados, aunque sin duda algunos pensarán algo parecido a lo que me diría un lector indignado cuando les aconsejaba no comprar y vender sus pisos en 2007: “Señor Centeno, es usted un ignorante y un mentiroso, todo el mundo sabe que los pisos nunca pueden bajar de precio”

         

15/10/2012  España sin salida y Rajoy a lo suyo

Cobardía sin precedentes, incompetencia inaudita, venalidad generalizada y corrupción masiva, tanto política como institucional y financiera, como jamás se habían producido simultáneamente en nuestra Historia. Nunca en 500 años, ni siquiera durante la invasión napoleónica, España ha estado tan cerca de su colapso económico y político. “España se la juega al demorar tanto el rescate”, afirma el influyente Washington Post. Eso y que la tardanza de Rajoy puede tener “un efecto devastador”. Se trata de una monstruosidad sin parangón ya que Rajoy, sin estrategia de futuro alguna, vuelve a poner sus intereses cortoplacistas por encima de los de España y de Europa.

El miércoles el FMI ponía cifras al desastre: “La prima de riesgo española puede subir hasta 750 puntos básicos si no se pide el rescate sin dilación y se somete a sus condiciones”. La economía "caería hasta un 3,2 % en 2013”, después de haber enterrado decenas de miles de millones en bancos que deberían haber sido cerrados. El FMI también augura “un desplome histórico del crédito” y Bloomberg añade que “el agujero negro de los presupuestos no deja de crecer, no existe posibilidad alguna de que España cumpla sus objetivos". Está siguiendo, dicen, "el camino de Grecia”.

Y el jueves, S&P recortó el “rating” de la deuda en dos escalones hasta dejarlo a uno del bono basura, al mismo nivel que Marruecos, y con perspectiva negativa “por los importantes riesgos del crecimiento económico  y de su  Presupuesto, así como la falta de una dirección política clara”. El temor ahora es que Moody's nos degrade en breve a bono basura, lo que desestabilizaría los mercados y provocaría una fuerte huida de nuestra deuda. Mientras tanto, al irresponsable de Rajoy solo le preocupa su poder que depende de Galicia y de Álava.

Luego Mas afirma en la Fiesta Nacional, para mayor ofensa, que destruirá España sí o sí, e invita a los catalanes a “comprar solo los productos de casa”. Y Rajoy, con una cobardía que raya en la alta traición, se limita a decir que “fuera de España no se está en ninguna parte”, o sea “váyanse y verá que mal se está”, en lugar de responder que de momento, ni un solo euro, y de seguir así, en cumplimiento de la Constitución anulará la autonomía a Cataluña. Su Majestad, por su parte, riñendo a Wert por enfadar a los separatistas y el Príncipe asegurando que “Cataluña no es ningún problema”. ¿Pero cómo que no es ningún problema? ¿Acaso no se dan cuenta estos insensatos del enorme daño internacional que están ocasionando a España con su cobardía, y de cómo su apocamiento alienta la secesión? Están jugando con el destino de España sin dignidad y sin honor.

La razón de nuestra ruina: “las élites extractivas”.

Centrándonos en la economía; mientras la deuda de España es ya inasumible, las oligarquías política y financiera, las “élites extractivas” antidemocráticas, no están dispuestas a renunciar ni a uno solo de sus inauditos privilegios. ¿Acaso va a prescindir la señora Cospedal, la primera obligada a dar ejemplo, de su legión de asesores, su televisión, sus embajadas, sus empresas públicas y sus inaceptables privilegios? ¿Van a prescindir miles de concejales del coche con chófer y sus dos asesores per cápita? ¿Van a cerrarse las 4.000 empresas públicas inútiles donde han enchufados a 500.000 parientes?

¿Acaso cerrarán los bancos inviables en lugar de regarlos con decenas de miles de millones que jamás se recuperarán? ¿Se acabará de una vez por todas con el increíble expolio del cupo vasco, que Rajoy les ha rebajado para tratar de ganar en Álava 1.000 ridículos millones, frente a 10.000 millones que les tocarían si tributaran como los demás (menos 2.000 de gastos que asumen), y frente a los 5.000 millones que es su parte en intereses deuda, paro y aportación a la UE, –y que pagamos por ellos–?

Pues no. Han destruido en un solo año nada menos que el 18,2% de la riqueza de las familias, han llevado a la miseria a la cuarta parte de la población, y les da lo mismo. Y si hay que arruinar a otra cuarta parte, pues se hace. Ya somos el país con mayor desigualdad social de Europa. La diferencia de rentas entre en el 20% de la población más pudiente y el 80% restante es de 7,5 veces, casi el doble que Alemania y casi el triple que Noruega. Y, al contrario que en otros países con fuertes desigualdades donde la situación mejora, en España, a base de recortes sociales e impuestos, no deja de empeorar mientras los ricos siguen exentos. 

El gran enigma es cómo los españoles aguantan a esta chusma depredadora sin rechistar. Hasta en la “modesta” Manilva, Málaga, la alcaldesa de IU  ha colocado ya a 13 familiares y ahora a su hija, que cobra sin aparecer. Para ello suben los impuestos a la clase media y a los más desfavorecidos, lo que nos sumerge en una espiral deflacionista sin fin. Y son tan increíblemente tramposos que se inventan un nuevo IPC que reduce ¡a la tercera parte! las subidas de precios para recortar pensiones y salarios reales. Pero a mis familiares, a mi VISA oro y a mi coche oficial que no me los toquen. Parece que no hay quien pare esta locura y ponga en marcha un proceso constituyente que barra a las “élites extractivas”, o ladrones a secas.

Ni el rescate es suficiente, ya  no podemos devolver la deuda.

Dice Wolfgang Münchau, el columnista estrella de FT, que en España lo peor está por llegar, y que la cuestión no es si la recuperación española será en 2013 o en 2014, sino si se recuperará al final de la década. Y nos recuerda que la “deuda total española" –incluyendo la de familias y empresas no financieras, que es del 227% del PIB, y la pública y la de los bancos, del 400 % del PIB– es "la más elevada del mundo desarrollado". Por ello ni siquiera el rescate puede evitar la suspensión de pagos. Solo aplazarlo y agravarlo.

Entre 2013 y 2014 España necesita casi 500.000 millones de euros para refinanciar vencimientos y deuda nueva, más 300.000 millones para lo mismo en la banca. Todo ello, por supuesto, avalado por los españoles. ¿Quiere explicar alguien quién nos va a prestar otros 800.000 millones solo por la barba de Rajoy? La deuda exterior de España a final de 2011 ascendía según el BdE a 1,77 billones de euros, algo que no nos ha llevado a la suspensión de pagos porque el BCE ha financiado temporalmente 175.000 millones .

La deuda neta, es decir, descontando lo que los extranjeros nos deben,  asciende a casi al 100% del PIB, la cifra más elevada del mundo. Y para acabar de arreglarlo, familias y empresas están retirando de los bancos españoles y sacando del país 20.000 millones de media al mes –235.000 millones de julio a julio según el BdE o 296.000 según el FMI– para ponerlos a salvo de políticos y banqueros rapaces y corruptos que actúan por encima de la Ley –la “estafa” de las preferentes no es delito, dice el Fiscal General–. Un hecho que agrava la situación exponencialmente.  

¿Cómo un país que no puede imprimir su propia moneda puede devolver el 100% del PIB, y además con un 25% del PIB huyendo anualmente? La respuesta es simple: no puede. España necesita una quita de al menos el 30% de la deuda pública –lo que se llevará por delante la caja de las pensiones y la banca– y privada, empezando por la deuda hipotecaria, lo que elevaría la renta disponible de las familias y lastraría el crecimiento y el empleo más que ninguna otra medida alternativa. El dinero tirado a la basura en el salvamento de bancos inviables aplicado a una quita hipotecaria habría generado un crecimiento del PIB del 1% y creado cientos de miles de empleos. No tienen perdón de Dios.  

Y termino citando al gran novelista Arturo Pérez Reverte en Twiter: “Solo creeré a un Presidente, sea del color que sea, cuando confiese que este Estado-disparate es insostenible y diga 'me voy a cargar esta barbaridad'. Porque no paran de hablar de soberanía respecto a Europa quienes son incapaces de ejercerla en su propio país, sobre sus políticos. Dicho en corto, señor Presidente: no hay cojones. Es tan prisionero de su propia chusma político-autonómica como el PSOE es de la suya. Así que, cuando lo pienso, me veo deseando una intervención exterior”.

         

08/10/2012 Engaño a todo un pueblo (el catalán)

Muchos españoles contemplamos la semana pasada con gran indignación la inaudita cobardía de Rajoy, que elogió el “gran sentido común” de un Mas prepotente cuyo objetivo es la destrucción de España mientras le entregaba 1.000 millones de nuestro dinero para pagar los sueldos de quienes queman nuestra bandera. Echar a Rajoy es ya prioritario. Ténganlo claro los gallegos y las gallegas el día 21. Si validan su desastrosa política, que nos empobrece a velocidad de vértigo, serán tan responsables como él de nuestra ruina.

Un presidente digno y capaz tendría que haber puesto negro sobre blanco las cifras que demuestran el desastre que sería la secesión y no verse en privado con los empresarios catalanes que le piden “hablar hasta la extenuación”. Es decir, no ceder lo que haga falta cuando ya no hay nada que ceder, sino que recuperar, como la Educación y el cumplimiento de la Ley. Tendría que explicar que nada seguiría igual: ni el Barca, el gran portavoz del separatismo y del odio a España, volvería a jugar en la Liga; ni los productos catalanes se venderían en el resto de España; ni Cataluña continuaría en la UE. Dice Mas al New York Times que Cataluña estaría por encima de varios países de la UE, y por una vez no miente. Serían Rumanía, Bulgaria, Letonia y similares.

El caso Vic: “let them go!” (¡que se vayan!)

Y es que la explicación pública y clara de las consecuencias de la secesión resulta crucial. Les pongo un ejemplo: en la localidad de Vic, el alcalde convocaría una charlotada y se declararía independiente de los que les damos de comer comprando el 70% de lo que producen. Además nos insultan y discriminan porque, reconozcámoslo, somos imbéciles. La economía de ese municipio depende de la gran empresa Casa Tarradellas, que en caso de secesión tendría que trasladar sus fábricas fuera de Cataluña o perder sus ventas. “Let them go”, dice Cameron a los escoceses, “o si o no, no hay nada que negociar, pero aténganse a las consecuencias”. ¡Tome nota, señor Rajoy!

No se entiende por qué los responsables de Casa Tarradellas, ante una realidad que ni pueden ignorar ni minimizar porque les va en ello su futuro, han permanecido en silencio. Menos se explica aún como el presidente de  Nutrexpa –fabricante de Cola Cao, Cuétara, Nocilla y La Piara– participó en la manifestación independentista. ¿Acaso es tan ciego que cree que todo seguiría igual? Pues no, señor Ferreró, nada seguiría igual. Se quedaría con las ventas locales y Portugal, pero también con el arancel de la UE. La pera para productos alimenticios.

Mas allá de las manipulaciones y de las mentiras a veces surrealistas de economistas mercenarios al servicio del nacionalismo, todos los análisis serios muestran que, en caso de secesión, Cataluña no solo no mejorará económicamente, sino que empeorará considerablemente. La cuantificación mas exacta y contrastada es que el PIB per cápita se reduciría en un tercio, lo que significaría que Cataluña caería al nivel de Portugal. Justo lo contrario de lo que afirman los nacionalistas. Este es el resultado de los trabajos de D. Julio Alcalde, el mejor estadístico que España ha tenido jamás, y también del prestigioso profesor de Harvard y del IESE en Barcelona y perfecto conocedor de la economía catalana, Pankaj Ghemawat.

Lo que se oculta a los catalanes y el ejemplo de Canadá

El análisis del profesor Ghemawat es demoledor. “Cataluña –con cifras de  2011– tiene un déficit comercial con el exterior de 15.000 millones de euros que queda compensado por un excedente comercial de 23.000 millones de euros con el resto de España. ¿Qué puede ocurrir con estas cifras si las fronteras regionales entre Cataluña y el resto de España son reemplazadas por fronteras nacionales? La economía internacional demuestra que cuando dos firmas se encuentran localizadas en lados opuestos de una frontera, el comercio entre ambas se reduce en dos tercios”. Cataluña vende en el resto España el 60% de sus productos y el 70% de sus servicios.

“Los análisis de más de cien procesos de independencia desde 1900 confirman la regla de la caída del comercio en dos tercios, aunque la rapidez con que ocurre depende en gran medida de si la separación es hostil o amistosa. En el caso del divorcio de terciopelo entre la República Checa y Eslovaquia, el tráfico comercial entre ambos cayó en un 75%, y ello a pesar de que, al pertenecer los dos a la UE, existe libertad de circulación entre ambos”. Aquí sería mucho peor. El ambiente sería profundamente hostil hacia quien no ha hecho más que sembrar el odio y romper una unidad nacional que habría durado ya más de 500 años.

Pero es que además casi el 50% de las ventas de Cataluña al resto de España procede de las multinacionales de alimentación y farmacia instaladas allí, que de momento han cesado de invertir. Y si se produce la secesión ya han dejado claro que se irán. Los bancos como Caixabank o Sabadell, que financian con el dinero obtenido en el resto de España el 70% de las inversiones en Cataluña, –en los que el silencio público de sus presidentes resulta también clamoroso– tendrían también que cambiar sus sedes o irse.

Finalmente, otro hecho en el que los nacionalistas mienten como bellacos –y cuyos efectos serían mas devastadores aún que la pérdida de mercados– es la salida del euro; supondría la pérdida de un tercio de la riqueza de las familias. Y la salida es inevitable. En primer lugar, porque es automática, como han explicado en Bruselas; en segundo, porque al menos España, Francia, Italia y Reino Unido vetarían su entrada, y basta solo uno para impedirlo; y finalmente, porque la Cataluña separada no cumpliría ni de lejos las condiciones de entrada.

La región tendría que asumir su parte de la deuda total –pasivos en circulación–, unos 200.000 millones de euros, que sumada a la propia sería el equivalente al 184% del PIB futuro. Su déficit sería del 29% del PIB. Con la presión fiscal actual –42% del PIB– los ingresos serían de unos 57.000 millones. Y a los gastos de hoy –49.000 millones de  Generalitat + ayuntamientos– habría que añadir intereses y deuda nueva, 8.000 millones; paro, 5.000 millones; pensiones, 24.000 millones; clases pasivas, 2.000 millones; nuevo Estado incluyendo infraestructuras, 8.000 millones. En total, unos 96.000 millones de euros. Moody's y S&P ya lo han advertido y los nacionalistas ignorado. Una Cataluña separada nunca podría superar el bono basura. Incluso con el PIB actual imposible de mantener, no se cumplirían ni deuda ni déficit.

No sé qué hará el gobierno de turno si se convoca el referéndum, pero la Constitución –votada por un 80% de catalanes– le obliga a aplicar el Artículo 155 y retirar la autonomía a Cataluña, como hizo Tony Blair con el Ulster, y no pasaría absolutamente nada. Pero hay otra vía, la canadiense en Quebec. La falsa tesis nacionalista es que los catalanes tienen derecho a decidir solos, pero según eso Tarragona tiene también derecho a decidir su futuro sin interferencias de Gerona, o de Barcelona y viceversa. Y no solo las provincias. Todas y cada una de las circunscripciones electorales de Cataluña tiene derecho a pronunciarse sin interferencias de las demás. ¿No se ha “pronunciado” Vic solita?

El Gobierno de Canadá, un Gobierno digno y no indigno como el nuestro, ha advertido que si hay referéndum, será para todos. “Cada circunscripción de Quebec decidirá independientemente”. Y en cuanto a flujos comerciales, “Canadá quedará cerrado para los secesionistas”. Si el gobierno cede aun más o incumple la Constitución, el Rey tiene la obligación política ineludible de convocar al pueblo para que se inicie un nuevo proceso constitucional  dirigido por la libertad constituyente, es decir, por la libertad colectiva de todos los españoles, en un solo referéndum que no distinga entre pueblo y regiones de España, y de nombrar un gobierno provisional.

         

03/10/2012 Los bancos deben pagar su crisis

Al contemplar la estrecha relación entre las oligarquías políticas y financiera, no hace falta ser adivino para deducir que, detrás de la decisión de la oligarquía política de salvar “bancos inviables” por un supuesto “efecto dominó”, hay una estrategia del  Gobierno para poder seguir gastando en sus estructuras ineficientes y corruptas que solamente alimentan las injusticias sociales. La crisis actual fomenta la reducción de derechos y gastos sociales con el supuesto objetivo de un menor déficit, objetivo que la casta política incumple masivamente con su despilfarro.

La pregunta es ¿por qué las pymes y los autónomos, que constituyen el 90% del tejido empresarial español, pueden quebrar, por miles o cientos de miles, porque se les niega un céntimo para financiar su actividad perfectamente rentable mientras se entregan ciegamente cientos de miles de millones a bancos y administraciones públicas para evitar su quiebra? ¿Por qué tenemos que aguantar que se corte en gasto social y se suban los impuestos a las familias y a la economía productiva hasta los niveles más altos de Europa por los errores obvios que ha cometido la banca?

La valoración de Oliver Wyman (OW) es un fraude

OW ha protagonizado la quinta reforma financiera “definitiva”, la tercera en lo que va de año. OW fue quien eligió a Anglo Irish Bank como el mejor banco del mundo; un año después había quebrado. OW y las auditorías colaboradoras son también los mismos que durante años firmarían “que su opinión reflejaba la imagen fiel de la realidad económica y financiera” de numerosas entidades que ahora están quebradas. ¿Qué credibilidad pueden tener? Obviamente, muy poquita. ¿Tienen responsabilidad por sus errores, mentiras conscientes y manipulaciones para satisfacer al cliente? Ninguna en absoluto.

Y, efectivamente, OW se ha ceñido estrictamente al guión, le ha dado al Gobierno lo que quería “para no generar alarma”. Pero el mercado no se lo ha creído, como no se lo ha creído ningún analista independiente de este país. El lunes BNP, Nomura, Mediobanca, etc, recomendaban infraponderar la banca española, el Royal Bank of Scotland afirmaba que las necesidades serán más del doble de las reconocidas por OW y, lo que es mucho más transcendente, la agencia Moody ́s también: “La cifra de OW es claramente insuficiente para mantener la estabilidad financiera y para recuperar la credibilidad en los mercados de deuda”.

Pero lo más grave en cuanto a la agencia es que amenaza con degradar el rating de España a bono basura en breve, lo que tendría repercusiones devastadoras sobre la deuda, que ya no podría ser aceptada como colateral, y sobre las empresas, que verían los mercados cerrados de nuevo. Y lo que es aún peor, Egan Jones, una agencia cuya credibilidad y fama están creciendo como la espuma, nada más conocerse el viernes las conclusiones de OW degradó a España hasta bono basura. Además su presidente, Sean Egan, en unas declaraciones a Bloomberg remachó el clavo al decir que el problema de la banca española “no tiene solución” y que la deuda soberana necesita una quita del 50%.

En el análisis de OW el escenario macro, absolutamente clave para la valoración, no se corresponde en absoluto con la realidad -según Citi la economía española caerá un 3,1% en 2013-; además, no existe correlación lógica entre los distintos escenarios y, de forma general, las manipulaciones puestas de manifiesto por la mayoría de analistas son innumerables. Recojo una del magistral análisis de Tyler Durden, de Zero Hedge, con el título de ‘Cómo ha manipulado OW el análisis del rescate de los bancos españoles’: “Si las necesidades son las que dice OW, ¿por qué los bancos españoles han necesitado recurrir hasta 412.000 millones de euros al BCE hasta agosto?”. La razón es clara, afirma Tyler: “Porque el sistema bancario español está condenado por la salida masiva e ilimitada de depósitos”.

Lo único seguro al cien por cien es que ello costará decenas de miles de millones a los contribuyentes y ni un solo euro llegará a las familias ni a la economía productiva. Muchas de ellas no solamente han perdido en los últimos meses su trabajo, también han perdido sus ahorros en Bankia, Novagalicia, CAM… miles de pensionistas han perdido su dinero en los preferentes, un producto que se les vendió como rentable y seguro.

Pero todo esto no acaba aquí: el ‘banco malo’ diseñado por el Gobierno es la peor versión del mismo; presionado por las órdenes de la oligarquía financiera comprará los activos tóxicos de los bancos a precios inflados -a precios de balance menos las amortizaciones, piden los bancos con absoluta desvergüenza- y, de este modo, el coste de la diferencia con el precio de mercado, que puede ser enorme, lo pagarán los ciudadanos. Aproximadamente, el ‘banco malo’ comprará suelo cuyo valor real es cero con un descuento del 80% y las viviendas, cuyo valor de mercado puede caer hasta un 65%, con un descuento del 35%. El resto, decenas de miles de millones, lo pondrán los españoles y sus hijos.

¿Dónde se encuentra el Estado que debe proteger los derechos de los consumidores a través de las leyes? ¿Dónde se encuentra el Estado que permite a OW y a todas las grandes auditoras avalar con su firma la veracidad de unos estudios financieros, por lo que cobran cantidades ingentes de dinero, que después se demuestran clamorosamente falsos? Parece que, hoy en día, el Estado está sobre todo representado por gobiernos que ya únicamente protegen los intereses de los bancos. En España, la interrelación entre las oligarquías política y financiera es sencillamente escandalosa.

Los bancos son los primeros responsables de la crisis que estamos viviendo en Europa. Lo que parece absurdo para la gran mayoría de la población española, y para muchos ciudadanos europeos, es que quienes sufren la crisis tengan que pagar la fiesta de otros. El ciudadano ha sido defraudado por los bancos. Pero hasta ahora ha habido pocas consecuencias legales para los que cometieron un delito de engaño consciente, como en el caso de las preferentes y la falsa estimación de riesgo. Nadie ha sido condenado por tan gigantescas estafas, nadie es responsable de nada.

La convivencia de las oligarquías política y financiera

Todo el gigantesco y corrupto tinglado político de España se mantiene solo  gracias a la ayuda a la banca. En 12 meses, los extranjeros han reducido en 100.000 millones su tenencia de deuda española, que es ya inferior a los 190.000 millones. ¿Por qué no se frena ese círculo vicioso? Muy simple: la casta política y, sobre todo, las comunidades autónomas necesitan a la banca, porque no se pueden financiar ya que tienen los mercados cerrados. Esta convivencia oligarquía política-oligarquía financiera llega a límites tan inauditos como colocar a los grandes banqueros por encima de la Ley, algo sin parangón en el mundo civilizado y que hace palmaria la carencia democrática que sufre España.

Ante tanto escándalo y tan poco Estado de derecho, no sorprende que la gente salga a la calle y proteste y grite y se organice para hacer frente a esta estafa organizada entre el sector financiero y el político, que solamente está autoalimentando estructuras corruptas y aboca a la clase media a ser cada vez más pobre, mientras los culpables de esa miseria siguen con sus Porsches, sus Mercedes y su piscina privada de lujo, muchas veces con indemnizaciones millonarias. El pasado martes 25, las protestas ante el Congreso marcaron el comienzo de lo que puede ser un otoño caliente, porque todas las medidas de ajuste van contra las familias, los parados, los jubilados, ninguna contra los inauditos privilegios de la casta política y sus dos millones de enchufados.

El dinero de Bruselas debería ir a los bolsillos correctos de la gente que se ha jugado su pensión en la caja de ahorro o banco de siempre, pero no a financiar una oligarquía política y financiera absolutamente corruptas. No se necesita un ‘banco malo’ más, pero sí se necesita dinero para financiar una buena formación profesional, para hacer crecer la industria y crear nuevas empresas. No huyen solamente las grandes fortunas de España ahora mismo, también grandes talentos. Si no empiezan a quebrar bancos, se va a quebrar la sociedad democrática.

*Stefanie Mueller es corresponsal en España de varios medios económicos alemanes, actualmente se está doctorando en el papel de los bancos españoles en la crisis por la Universidad San Pablo CEU

         

01/10/2012  Rajoy convierte España en Estado residual

“Es deber del pueblo rebelarse contra un régimen despótico que busca sojuzgarlo y establecer entonces las salvaguardas futuras para su libertad y la de sus hijos”. Thomas Jefferson, Presidente de los EEUU (1.801-1.809)

Mariano Rajoy Brey, poniendo sus intereses políticos a corto plazo por encima de todo, se ha convertido en una auténtica arma de destrucción masiva para la estabilidad de los mercados europeos a la vez que coloca a España en una situación sin salida. El martes, la realización Presupuestaria de agosto elevaría el déficit a una cifra récord y, el jueves, unos PGE-2013, no ya voluntaristas sino conscientemente falsos, presentarían la fiscalidad y la asignación de recursos públicos mas disparatada y antisocial de nuestra Historia. Las Cuentas aumentan el gasto público  (5,6%) en plena bancarrota, suben los impuestos a las familias y a la economía productiva (4.375 millones) y no solo no incluyen recorte alguno en las Administraciones territoriales sino que su financiación sube a 100.664 millones pese a que éstas son las responsables de los dos tercios del gasto. Y, además,  son tan desalmados que recortan un 6,3% la inversión en las prestaciones por desempleo -cuando habrá al menos 400.000 parados más- y un 40% las ayudas a los pobres.

Pero lo que constituye una villanía histórica es que reducen a una cantidad irrisoria (39.722 millones) el dinero para financiar España, lo que imposibilita el ejercer ya sus funciones más elementales como nación en un momento en la que está seriamente amenazada por el desafío independentista de un Artur Mas al que la clamorosa cobardía del Rey y de Rajoy, a los que despreciaría públicamente, ha dado renovados bríos.

Los PGE-2013 convierten España en un mero Estado residual devorado por diecisiete monstruos que no cesan de despilfarrar y con un sistema financiero que es otro pozo sin fondo. Unos factores que condenan a la depresión a la nación y a la miseria y al hambre a millones de familias.

Dentro de los brutales recortes  llaman la atención las  Fuerzas Armadas, casi inoperativas por falta de recursos, que tendrán que recortar personal por debajo de los mínimos comprometidos con Europa. Aunque luego uno piensa que si ni siquiera van a servir para garantizar la unidad de España ante cuatro personajillos de opereta, ¿para qué queremos un Ejército? Y menos aún a su Comandante en Jefe. 

Y para acabar de rematarlo, la inflación escalaría al 3,5% -y no solo por el efecto IVA, que también-, sino por la imparable subida de las materias primas alimenticias. Un ascenso que llevará a final de año a un 4%, una reducción brutal de la renta disponible de las familias: 8,5 millones de pensionistas verán reducido un 3% su poder de compra y los funcionarios un 4% - entre un 20 y un 25% en tres años –. Un escenario al que habrá que añadir los efectos de las subidas disparatadas de la electricidad y del gas monopolizado, que tendrán los precios más altos de toda Europa (en ocasiones hasta el doble) y que dejarán a cientos de familias humildes pasando frío y penalidades este invierno, y provocarán el cierre de cientos de empresas por no poder pagar y/o competir. Y todo, para enriquecer hasta límites inauditos a los nacionalistas a quienes se ha permitido monopolizar la energía y al lobby de las renovables amigos del poder.

Un déficit fuera de control: 10,1% en 2011 y más del 12% en 2012

El primero de los desastres sobrevenidos la pasada semana fue la advertencia del BdE de que “España acelera su caída en forma significativa”: 0,7 puntos más que en el primer trimestre. Luego supimos que el déficit del Estado a agosto desbordaba todas las previsiones: un 4,77%, con un incremento del 23,8% respecto a 2011, y frente al 4,5 % previsto para todo el año.

También nos dieron la noticia de que gastamos casi el doble de lo que ingresamos, es decir, 110.238 millones frente a 60.106. Y la razón de este desfase no son los gastos de la Administración Central, en mínimos vitales, sino la orgía de transferencias (57.172 millones a julio, con un incremento del 26%) para mantener intacto el despilfarro de unas Administraciones territoriales inviables y corruptas hasta la médula. Y luego está la Seguridad Social, donde los gastos crecen al 4,4 % y los ingresos caen al 2,2 %. El resultado de todo esto nos lleva a un déficit del 0,8% del PIB y no al 0,3% de los PGE-2012. 

E insisto, el cáncer  son esas Administraciones territoriales, a las que un Montoro enloquecido, en lugar de obligarles a implementar un estricto recorte de gastos en enero, les entregaría 15.000 millones y luego 27.000 para el “pago a proveedores”. Y ahora  necesitan 18.000 millones de aquí a fin de año para pagar  nóminas y atender a los vencimientos de deuda, un desfase entre ingresos y gastos de 60.000 millones o el 5,8% del PIB. Y da igual como lo camuflen (que lo harán masivamente) para evitar que  figure como déficit: es déficit. Sumando las estimaciones de déficit del Estado,5,5%; la Seguridad Social, 0,8% y las Administraciones territoriales, 5,8%; el déficit total de las Administraciones públicas en 2012 (con datos a agosto) supone el 12,1% del PIB.  Y eso sin contar la parte de dinero entregado a la banca ni los facturas guardadas en los cajones por varios miles de millones.

Y es que el grado de falsificación de la realidad en España resulta inaudito. En 2011 Zapatero afirmaría que el déficit había sido del 6% y el nuevo Gobierno, que sabía de sobra que la cifra era falsa, lo denunciaría como si fuera una gran “sorpresa”. Tres meses después los populares siguieron los pasos de ZP y situaron falsamente el déficit en el 8,51%, que pasaría al 8,9% cuando afloraron los desvíos en tres comunidades del PP. Luego el INE bajaría el PIB hasta 1,04 billones, y el déficit subiría al 9,0%. ¿Era todo? No. Habían ocultado 11.000 millones de ayudas bancarias no recuperables, lo que elevó el déficit oficial 2011 al ¡10,1 %! ¡ Por qué, oh Cristóbal, nos tomas por imbéciles y dices el sábado que es del 9,44%! ¿Y a las otras 14 comunidades no les bajaron los ingresos? Espero que S&P y Moody´s hagan los cálculos exactos y actúen en consecuencia.

Unos PGE-2013 conscientemente falsos

Recuerdan lo que decían los PGE-2012 presentados en abril: “Presupuestos  austeros que permitirán que el déficit del Estado se reduzca al 3,5%”. Solo cinco meses después  era ya del 4,8%. También se dijo aquello de “los ingresos fiscales crecerán un 4,3%”, -1,7 % a fin de agosto; y “el gasto se reducirá en un 6,7%”, sube un 8,5. Pero ahora han ido mucho más allá del voluntarismo ciego. Ahora han elaborado unos PGE conscientemente falsos. En primer lugar la caída del PIB en un 0,5% es una infravaloración clamorosa de la realidad, el consenso es un -1.5 %, pero los PMI han entrado en caída libre en septiembre lo que significa que la economía puede caer al 3% en los meses venideros. Y  además, una caída del PIB del 0,5 % representaría una caída del empleo del 2%, diez veces más que el 0,2 % previsto, y eso no es voluntarismo es mentir descaradamente.

Los PGE-2013 parten de la base de que las previsiones 2012 se cumplen y eso tampoco es voluntarismo, eso es falso. Las cifras a agosto muestran que los descuadres son clamorosos: la recaudación es 11.400 millones inferior, y aun teniendo en cuenta las subidas de IVA y Sociedades, faltarían 9.000 millones para cumplir la previsión. Finalmente la afirmación de Montoro de que “en 2013 España no necesitará recursos financieros adicionales del resto del mundo” es una falsedad tan manifiesta que carece de explicación racional alguna. Pero es que además la injusticia en la asignación de recursos resulta pavorosa. Las Administraciones territoriales y el sistema financiero reciben decenas de miles de millones que despilfarran o emplean en mantener bancos inviables. 

Un Der Spiegel asombrado relataba hace unas semanas una historia que ilustra perfectamente lo escandaloso de nuestra situación. Se refería a la Alcaldesa de Madrid, cuyo único “mérito” es ser la señora de Aznar. El semanario no daba crédito, “el ayuntamiento es un palacio cuya remodelación ha costado 500 millones de euros”, “su despacho es mayor que el del Presidente de los Estados Unidos”, tiene “un mayordomo cuya única función es servirla el café”, y 260 asesores personales y altos cargos que cobran de media 60.000 euros. El Ayuntamiento posee, además, 267 coches oficiales de uso personal, más que todas la capitales de la eurozona juntas. Esto es el despilfarro sin medida, la ostentación suntuaria más indecente en medio de una penuria extrema, donde Cáritas ha tenido que atender a mas de un millón de personas y un 26% de los niños vive por debajo del umbral de la pobreza. ¿Cómo se atreve a ir a misa y a salir a la calle? Y este es el problema, porque no es la excepción, es la regla.

En resumen, los PGE-2013 no son solo puro voluntarismo, son conscientemente falsos. Ni una sola de sus cifras se cumpliría si se pusiesen en práctica, pero eso no sucederá. En cuestión de semanas un rescate en toda regla será inevitable: pobreza, sudor y lágrimas para millones, aunque no para la casta política y sus dos millones de enchufados. Ningún gobierno sobrevive a un rescate, y es por ello que una parte creciente del PP esta “conspirando” para echar a Rajoy y a su equipo económico, y evitar así unas elecciones que perderían. Rajoy tiene que irse, pero eso no es suficiente. Solo el fin de las autonomías, diputaciones, Senado, 6.000 ayuntamientos y el robo del cupo vasco-navarro que despilfarran 120.000 millones de euros anuales, y la implantación de una democracia real nos sacaría de la crisis.

         

24/09/2012   Las medidas de Rajoy nos llevan al desastre.

El viernes pasado y con grandes titulares en primera, FT presentaría a los lectores más influyentes del mundo una perspectiva bastante certera de la situación española. Aparte de explicar que España no es una democracia real, sino una oligarquía (“donde los políticos no representan al pueblo sino a un partido”) presentaba datos trascendentes: el montante del rescate (“hasta 500.000 millones de euros”) y algo infinitamente más importante: que sus condiciones “van a incidir en las reformas estructurales que la economía española requiere y no en nuevos impuestos y recortes”. La razón: “aunque los problemas más visibles son financieros y económicos, ello enmascara la profunda crisis del Estado español, que requiere un cambio drástico de las estructuras establecidas durante la Transición. El verdadero drama de España no es financiero ni económico, es político, institucional y regional”. ¡Aleluya, al fin alguien ha comprendido nuestro problema!

De Guindos intenta cambiar la reformas del sistema autonómico y financiero -que habría colapsado sin el rescate de los 100.000 millones- por subidas de impuestos (tienen ya preparada una nueva subida del IVA al 25%), la congelación de pensiones (porque los gastos crecen al 4% mientras los ingresos caen al 2%; solo compensar la inflación costaría 11.000 millones), reducciones salariales y de las prestaciones por desempleo… Mientras, trata de ganar tiempo para su indigno jefe planteando utilizar parte del dinero del rescate bancario para comprar bonos, como un auténtico trilero, algo que el portavoz económico de la Comisión ha tenido que cortar de raíz, explicando, muy irritado, que “no se permitirá a España redirigir el dinero de la ayuda”. Otro responsable senior afirmó, con más sorna, que “en Madrid van por libre”.

Sin embargo, en este impasse en el que Mariano ha decidido fumarse un puro con las necesidades inaplazables de España, poniendo como siempre sus intereses electorales por encima de todo, parece imperativo poner negro sobre blanco nuestra realidad en cifras, el camino hacia la perdición que, de acuerdo a las inexorables leyes de la economía, recorre nuestra nación, el rescate que, sin cambios estructurales, solo nos arruinará para muchas décadas.

Hasta que se desaten todos los infiernos

Un camino empedrado por un cortoplacismo ciego, en el que se enmarca tanto la postura dilatoria de Rajoy como la de los banqueros que piden un rescate de urgencia, en lugar de exigir un recorte drástico del gasto, algo solo posible con el cambio del modelo de Estado. ¿De qué le sirve a la banca una ventana de oportunidad de unos meses en los mercados si su negocio se hunde sin remedio con la morosidad y la fuga de depósitos, la economía  desplomándose y el paro subiendo? Y es imperativo, porque esta calma aparente es solo un breve paréntesis antes de que se desaten todos los infiernos, porque seguimos gastando el doble de lo que ingresamos, porque todos los indicadores de actividad y demanda se están desplomando, porque el crédito a familias y empresas se hunde aceleradamente (la mayor caída en 50 años) y porque banqueros quebrados y empresarios mega-subvencionados, como los de las renovables, nos engañan sin límite con la ayuda de sus amigos ministros.

¿Y cuándo se desatarán todos los infiernos? Pues cuando mercados e instituciones europeas sean plenamente conscientes de que España no cumplirá ni de lejos sus objetivos de déficit -ni siquiera conocemos aún el déficit 2011, que va ya por el 9,2%, y la tendencia 2012 supera esa cifra-; cuando sepan que la deuda, tanto pública como privada, alcanza ya el 400% del PIB y que jamás podrá ser devuelta (los 500.000 millones del rescate menos aún) y que hay que ir a quita ya mismo; cuando sean conscientes de que el saneamiento del sistema financiero dista mucho de haber terminado porque el problema ya no es solo el ladrillo, ahora es el total del crédito; o de que los PGE 2013, como los de 2012, los de 2011 y anteriores, son pura ciencia ficción, ¿cómo pueden hacerse unos Presupuestos si los dos tercios del gasto están fuera de control?

Por último, cuando 47 millones de españoles alienados con el fútbol y la telebasura sean conscientes del océano de mentiras y corrupción que les rodea, viendo sus rentas recortadas, sus pensiones en el aire y el Estado del bienestar aniquilado. Dice mi admirado Carlos Sánchez que volveremos a los años 50… no exactamente, en los 50 cada año era mejor que el anterior y en los 60 mucho mejor; ahora cada año es mucho peor.

Y la clave del desastre es la mendacidad y la miseria moral del PP cuando afirma que “hemos tomado ya todas las medidas necesarias, y ahora solo hay que dar tiempo para que funcionen”. Es exactamente lo contrario, ya que las medidas tomadas por el Gobierno representan el transvase de ingentes cantidades de dinero de familias y empresas al despilfarro público, de la economía productiva a la improductiva y al despilfarro; dichas medidas son una auténtica arma de destrucción masiva de la riqueza de la nación. El tiempo no juega a su favor, sino en su contra. Las medidas de Rajoy son como una gigantesca bola de nieve deslizándose por una pendiente, cuanto más tiempo pasa mayor es su capacidad destructiva. Y el último camelo: “la mejora del comercio exterior será la solución”. ¿Qué supone un presunto y mísero superávit de 8.000 millones en 2014 frente a 40.000 de intereses y 120.000 de despilfarro? “Esto marcha”, dice la CEOE. Aquí lo único que marcha son sus subvenciones: la aportación estimada al PIB 2012 (1,5 puntos) será un 35% menos que en 2011 (2,3 puntos). Vamos a peor, no a mejor.

El camino hacia el abismo

Para entenderlo, lo primero que los españoles deben conocer son tres leyes económicas esenciales, que se cumplen siempre y en todo lugar y que Rajoy ha ignorado para mantener a toda costa una estructura de Estado inviable.

Primera.- La elevación de los impuestos sobre el consumo, la renta de las familias y la economía productiva produce siempre una caída de la actividad económica, de la inversión y del empleo. La elevación de estos impuestos pone en marcha un espiral deflacionista -menos renta disponible, menor consumo, menor inversión, mayor caída de la economía, más paro, y vuelta a empezar- en la que con el tiempo todo empeora exponencialmente.

Segundo.- Una ley empírica de la economía española nos dice que por cada puesto eliminado en el sector público se crean 2,8 puestos en la economía privada. Adicionalmente, como se sustituyen puestos improductivos por productivos, la situación de empleo y crecimiento mejora exponencialmente.

Tercero.- La inversión improductiva -aeropuertos sin aviones, universidades sin alumnos, hospitales sin enfermos, instalaciones sin uso- o suntuaria -AVES, autovías innecesaria- desplazan (crowding out) la inversión productiva, destruyendo crecimiento y empleo adicionalmente.

¿Qué hace Rajoy cuando llega al poder? Sube impuestos, sube el IBI, baja salarios y recorta prestaciones por 16.500 millones de euros “porque no hay otra opción”. Es decir, de un gasto público total de 470.000 millones y donde 120.000 son puro despilfarro, no hay un solo sitio, ni uno solo, para poder recortar 16.500 millones. Como no podía ser de otra manera, la caída de la actividad económica en la segunda mitad de 2011 se acentuó en 2012 (de + ,5 %1S 2011 a -0,7% 1S 2012, según la Contabilidad Nacional) y el paro se incrementó (de 228.000 parados más en 1S 2011 a 430.000 en 1S 2012, según la EPA).

Dos meses después, CCAA y ayuntamientos, todos ellos quebrados, son convocados por Montoro. En lugar de decirles que se acabó la fiesta, les dice que el Gobierno no dejará quebrar a ninguno y anuncia la entrega a través del ICO de 15.000 millones de euros de “adelanto de financiación”, una ficción retórica ya que jamás devolverán esta cantidad. A partir de ese momento, las CCAA frenan todos sus planes de recorte, y luego se les entregan 27.000 millones más para pagar a proveedores. Les han entregado ya 42.000 millones y ahora piden 18.000 más. Después, las tres “reformas” del sistema financiero, un festival de improvisación e incompetencia, un robo de dimensiones históricas (60.000 millones en efectivo y 133.000 en avales). El viernes tendremos nuevas cifras, como siempre por detrás de la realidad, y no añadirán  certeza alguna, solo más dinero y/o avales para los españoles, un expolio inaceptable para mantener lo inviable, es de cárcel.

¿Alguien se ha molestado en sumar las emisiones 2012 de deuda y su coste ya absolutamente inasumible? A fin de agosto, 56.625 millones en letras entre 3 y 18 meses, con tipos de interés (L-12m) un 142 % superiores a los del año anterior, más 67.090 millones en bonos de 2 a 10 años, con tipos de interés (O-10a) un 40 % superiores, un endeudamiento bruto de 123.715 millones, a lo que habrá que añadir 85.000 millones hasta fin de año. Es decir, España necesitará en 2012 endeudarse el 20% del PIB, y todo para que la oligarquía político-financiera pueda mantener sus chiringuitos abiertos, cero para familias y economía productiva.

En lugar de aprovechar el aplastante poder estatal y regional otorgado por un pueblo aterrado por la ruina económica, política y moral infligida por el Gobierno de Zapatero-Rubalcaba, reduciendo el modelo de Estado al tamaño de un Estado federal (1), cerrando bancos y cajas quebradas, instaurando un democracia real con separación absoluta de poderes y una Ley Electoral que permita a los ciudadanos elegir a sus representantes, Rajoy ha preferido culminar el desastre iniciado en 2007 e infligir un daño irreparable a la nación española; miseria, sudor y lágrimas para varias generaciones, lo que le llevará al deshonor para siempre.

(1) En los Estados federales (EEUU, Alemania, Canadá o Austria) el gasto no centralizado es del orden del 30 % del gasto público total, frente al 66 % en el Estado marginal en que han convertido España la casta política más irresponsable, antipatriota y corrupta de nuestra Historia

         

17/09/2012 ¿Es que en España no quedan ya ni patriotas ni hombres?

     Mientras el futuro político y económico de España se hunde en un abismo cada vez mas profundo, un presidente mentiroso y cobarde antepone con una desvergüenza y un cinismo sin límites sus intereses personales y electorales a los intereses nacionales, mientras se esconde ante el mayor desafío independentista de la Historia de España.

    Un desafío que ignora y desprecia totalmente al Rey, al Gobierno, a las Leyes, a la Constitución y a la voluntad de 46 millones de españoles. Y todo basado en dos gigantescas mentiras que este Gobierno de irresponsables no ha desmontado, exponiendo la verdad a los catalanes y a los españoles. El “España nos roba”, cuando es exactamente lo contrario y “Cataluña sería mucho más rica  si se independiza”, patrañas que el pueblo peor informado, menos libre y mas alienado de Europa se ha creído, cuando la realidad sería que si se independizaran  perderían un tercio de su renta,  lo que situaría a Cataluña al mismo nivel de Portugal y por debajo de Grecia y Chipre, cifras que el Gobierno debe poner encima de la mesa ya mismo para desmontar este gigantesco fraude.

    Igual que debe explicar a los ciudadanos que, como señalan Moody´s y S&P, una Cataluña independiente “por su debilidad económica -se ha convertido en una región de ocio y congresos- no podría superar el non investment grade”; que desde 2009 la Generalitat viene cometiendo un gigantesco fraude contable, para falsear la verdad de un saldo fiscal positivo de 4.015 millones, para lo que suman los IVAs pagados desde fuera de Cataluña como aportación catalana y reduciendo a la tercera parte -de 7.118 a 3.268- lo que gasta el Estado en Cataluña. Un fraude contable sin precedentes ante el escandaloso silencio de la Hacienda española que no se toma en serio este tema gravísimo. Tampoco les explican que el superávit comercial de Cataluña con el resto de España es de 23.000 millones de euros, y que el 70 % de las inversiones en Cataluña se financian con dinero de sus cajas fuera de Cataluña. Finalmente, otro tema esencial que los separatistas ocultan es que, en caso de secesión, Cataluña debería hacerse cargo de la parte de deuda proporcional a su PIB: 200.000 millones de euros que, unida a la suya propia de 45.000, obligaría a esa Cataluña independiente a empezar su andadura con un ratio de deuda del 144%. 

     Veamos ahora los gastos e ingresos de una supuesta Cataluña independiente: 12.000 millones de intereses de la deuda; pensiones y otro gasto social, 21.800 millones; clases pasivas parte catalana, 2.800 millones; coste Estado actual (según el Presupuesto de 2012 de la Generalitat, con sus 253 entidades más ayuntamiento),  37.000; que más 6.000 dan un resultado de 43.000 millones. Hay que seguir sumando.  Más déficit según presupuesto 10.500; más coste adicional como estado propio, 10.000 millones. Resultado: el coste total de una Cataluña independiente es de 99.500 millones, más otros 30.000 de vencimientos de deuda. El PIB bajaría 65.000 millones, pero seamos optimistas y supongamos que solo baja 30.000: lo más que podrían obtener por impuestos aplastando fiscalmente a los catalanes -quitándoles el 50 % de su renta- serían 85.000 millones en el mejor escenario y 67.500 en el peor. Cataluña esta quebrada, tendría que despedir al 75% de sus empleados públicos. ¿Pero cómo es que este Gobierno de irresponsables y memos no ha publicado estas cifras elementales y al alcance de cualquiera en todos los medios de España, y dejan que unos golfos engañen vilmente al pueblo catalán? 

Ha pasado ya el tiempo de “hablando se entiende la gente”

    Dicen que hay que hablar, y que hay que hablar hasta la extenuación. Es lo mismo que hemos hecho en el pasado y los nacionalistas han incumplido todo. Hoy ya no hay nada que discutir. CiU solo aceptará dos opciones, dotar a Cataluña de estructura de Estado y convertir al resto de España en su colonia económica, o la independencia. España ha llegado al límite de cesiones y de indignidad.  CiU se ha echado al monte y se ha situado fuera de la Ley en abierta rebelión contra España y eso no se puede tolerar ni un minuto más. Porque España está a punto de saltar por los aires, porque los nacionalistas no pretenden solo la secesión de Cataluña, proponen la secesión de lo que llaman “les Pays Catalans”, es decir, Valencia, Baleares y Aragón, a las que piensan anexionar por la buenas o por las malas, y luego el País Vasco que también pretende separarse pero llevándose también, quiera o no quiera, a Navarra.

    ¿Pero qué clase de monarca y que clase de Gobierno son capaces de tolerar la rebelión de un grupo separatista y el engaño masivo a todo un pueblo sin abrir la boca?, ¿por qué hemos de vivir de rodillas, excarcelar a asesinos, o entregar 5.000 millones de euros -que se añaden a otros 5.500 ya entregados- para pagar las nóminas de quienes acaban de quemar nuestra bandera, insultar a la patria española y aceptar sin más la secesión?, ¿por qué hemos de tolerar a los grandes empresarios catalanes que nos sigan expoliando con sus monopolios, cuando no han dicho una palabra contra esta infamia  convertidos así en cómplices directos ?

    El Rey y Rajoy tienen la obligación grave de llamar a capítulo a estos empresarios, que realizan entre los dos tercios y el 75 % de su negocio fuera de Cataluña, y llamarles ya, y obligarles a pronunciarse: o con España o contra España. Decirles  que o sacan de Cataluña sus sedes sociales o se van de España. Pero lo más importante es que el próximo jueves Rajoy tiene que explicar a un enloquecido Mas, que ni pacto fiscal ni referéndum, y que si van a ello se entraría en el supuesto del Art.155 de la Constitución y, en cumplimiento de la Ley, la autonomía catalana sería derogada. Si por el contrario el cobarde de Rajoy no lo hace ni tampoco el Rey, cuyo silencio resulta clamoroso, ambos y todos aquellos altos cargos civiles y militares que han jurado defender la Constitución y la unidad de la patria deberán ser detenidos y juzgados por alta traición. 

    España hoy, con un Rey, una casta política y unas instituciones a quienes solo importan sus miserables intereses personales, parece definitivamente sentenciada a morir sin ni siquiera defenderse. ¿Hasta cuando todo un pueblo puede  contemplar impasible la destrucción y la ruina de su nación, de su futuro y del futuro de sus hijos? Y uno se pregunta asombrado  ¿es que en España ya no quedan ni patriotas ni hombres?

La larga saga de gobiernos irresponsables o traidores

    ¿Y cómo se ha podido llegar hasta aquí?, ¿cómo ha podido perpetuarse esta saga, la mas larga de la Historia de España, de mentirosos, irresponsables y/o traidores? La iniciaría Suárez, un mediocre cortoplacista sin el menor sentido del Estado, que sentaría las bases de la desintegración y el desastre con el “café para todos” primero, y restaurando después un fuero fiscal medieval al que se oponía Paco Fernández Ordóñez, que deseaba una Hacienda única para todos los españoles, porque los cabezas de fila de UCD -Marcelino Oreja y Sahagún, en Guipúzcoa y Vizcaya- le presionaron con la increíble tesis de que, si no lo hacía, ellos  perderían las elecciones, instaurando así un expolio inaceptable que hace que el País Vasco pague hoy a la hacienda española 8.000 millones de euros anuales menos de lo que le correspondería en el régimen común, incluyendo los IVAs de productos vascos (70%) vendidos fuera de la región pero que se ingresan en las diputaciones vascas y de los que se apropian en casi su totalidad.

    Saga continuada y ampliada por González, que en 1984 en lugar de formar una coalición de gobierno de izquierdas con el PSUC, ERC y PSA (52,8% de los votos) prefirió ceder el poder a Pujol y Familia S.L. (27,8 % de los votos), un conjunto intrigante, desleal y sin escrúpulos que iniciaría la senda de la secesión con el “España nos roba”, cuando eran ellos, los nacionalistas, quienes robaban a los catalanes a manos llenas con mordidas del 3, del 10 y del 15 %. Luego Aznar que, en vez de dar marcha atrás,  cometería el error histórico de  transferir la Justicia, la Sanidad y la Educación, cuando la Educación es lo primero que hay que rescatar si se quiere consolidar la unidad de España. No es de extrañar que después, como en Cataluña donde desde niños se lava el cerebro de los ciudadanos diciendo “somos una nación”, algo que jamás han sido, y “España nos roba”, el tema se les vaya de las manos.

    Luego Zapatero -el indigente mental que negaba la realidad de España- junto a su mano derecha, Rubalcaba, pasaría de las cesiones irracionales a la alta traición, rindiendo España a una banda de asesinos completamente derrotada, a la que entregaría el Gobierno de Guipúzcoa y abriría el Parlamento de la nación que quieren destruir; y alentando y aprobando un Estatut abiertamente inconstitucional que convierte a España en una colonia política y económica de Cataluña. Y ahora Rajoy, un cobarde patológico a quien como acertadamente denunciaba el Financial Times, no le importa España sino solamente “lo suyo”, y que continúa y amplía la traición de Zapatero incumpliendo todas sus promesas y llevando al país a la ruina por su desastrosa incompetencia.

Rajoy: primero lo mío y España que espere

    Centrándonos en lo inmediato -que también clama al cielo- en su afán de no ser aplastado en Galicia, lo que sería su fin, Rajoy ha dejado claro que repetirá el disparate de los Presupuestos Generales del Estado de 2012 y aplazará decisiones esenciales en función de sus conveniencias políticas. Y acto seguido ha ordenado a Montoro mentir masivamente sobre el déficit autonómico. Dice que las Comunidades Autónomas acumularon un déficit en junio de 8.063 millones ¡Pero cómo puedes ser tan tramposo Cristóbal! Mira por donde tengo delante las cifras de Valencia, a la que adjudicas un déficit del 0,3 % equivalente a 300 millones. El déficit de Valencia a junio era de ¡3.100 millones! Y el caso de Valencia no es único por lo que es lícito hacer una extrapolación: si Valencia es el 9,8 % de España, el déficit conjunto de las CCAA es de unos  31.000 millones y la estimación fin de año de 60.000, teniendo en cuenta el nuevo IVA (o sea el 5,8 % del PIB) y faltan Estado, ayuntamientos y Seguridad Social. La estimación de déficit 2012 a día de hoy supera el 10 %, los gastos no se han  reducido -intereses, paro, pensiones… son mucho más- y los ingresos fiscales y sociales se han hundido.

    Y ahora el colmo de la infamia: nos subirán impuestos en 2.700 millones y quitarán la tarifa protegida de la luz a millones de hogares españoles, para pagar a los amigos de Montoro, el lobby de las renovables, cuyas acciones se han disparado. Un caso inaudito de presunta prevaricación, pues Montoro que ha sido su asesor tenía que haber sido apartado de esta decisión. Esto ya no es un país es  Ali Babá y los 400.000 ladrones. Solo hay ya  una respuesta posible: echar al monarca, a Rajoy y a la casta como sea y plantar cara a los nacionalistas y a los empresarios que les apoyan, con la Ley y la Constitución en la mano.

         

10/09/2012  Otra gigantesca burbuja financiera y de deuda

    Hasta hace poco parecía imposible un rescate de España sin que se hundiera el euro –“too big to fail- y hoy, sin embargo, nadie parece extrañarse. Y lo que es peor, se plantea el rescate a un país cuyo problema no es de liquidez sino de solvencia. “El Banco Central Europeo (BCE) está colaborando en una gigantesca burbuja financiera”, sentenciaba el jueves el Frankfurter Allgemeine Zeitung. Pero el tema es peor de lo que Alemania y el BCE creen. La economía española, como consecuencia de las brutales subidas de impuestos al consumo, a la renta de las familias y a la actividad productiva, se encuentra en caída libre, y eso significa lisa y llanamente que España carece ya de capacidad para devolver su inmensa deuda pública, que ha crecido en 400.000 millones de euros en cuatro años, igual que la deuda del sistema financiero, que asciende ya a 892.000 millones de euros, 716.000 millones con bancos y cajas europeas y 176.000 con la autoridad monetaria.

    El tamaño de la deuda externa de España es ya diez veces superior a la griega, aunque su economía es solo cinco veces mayor. Eso lo tienen clarísimo los inversores privados, que están huyendo de España a toda velocidad. Han sacado 220.000 millones en solo seis meses, un 21% del PIB, algo que ninguna economía puede permitirse; solo Alemania y el BCE parecen ignorar el desastre que tenemos encima. “Yo confío plenamente en Rajoy”, dice la canciller Merkel, una ciega declaración de “amor” totalmente fuera de la realidad, porque si algo ha demostrado Rajoy es que nadie puede confiar en él. El 84% de los españoles ya no confían en él y la mitad de sus electores no volvería a votarle.

    Ahora el BCE quiere comprar bonos a tres años, un rescate que, sin controles creíbles sobre el uso del dinero y el control del gasto, será un desastre para España y para los españoles. Váyanse haciéndose a idea de un hundimiento económico y social que durará varias generaciones, y si lo visto les parece un desastre, ni se imaginan lo que nos espera. Ni un solo euro llegará a la economía productiva, es solo dar más droga a los drogadictos sin que se haya hecho reforma de verdad alguna.

    Nada se ha hecho de lo que se debe hacer, ni se ha reformado nada de la manera que se hacen los negocios –los ricos no pagan impuestos, las grandes empresas pagan la mitad de lo que teóricamente les corresponde y los grandes delincuentes empresariales o no son procesados, o en los casos extremos, si son procesados y condenados, son indultados por el gobierno– y menos aún se ha controlado el despilfarro masivo dinero público con las regiones y los ayuntamientos -completamente fuera de control- y el sistema financiero, en situación desconocida. Y Rajoy ni sabe ni tiene ni la más mínima intención de hacer nada.

    Alemania impone, pero ni entiende ni controla junto con la UE los agujeros en países como Italia, Grecia y España. Nunca nadie ha sido condenado por construir aeropuertos sin uso, o llevado a la bancarrota a entidades financieras gigantescas o arruinado regiones tan importantes como Cataluña o Valencia por la desastrosa gestión de los fondos públicos españoles y europeos. Algunos piden abrir un debate nacional sobre el rescate, algo así como sobre el sexo de los ángeles, porque ya no hay dinero. El rescate no es la cuestión, es ya inevitable, sino las condiciones. Y la única que nos salvaría del desastre es un referéndum: autonomías sí o no, y democracia real u oligarquía. Esa debe ser la condición del rescate. Si no, corten el grifo ya.

El dinero inyectado desde Europa sin control ha arruinado España

    Sin el dinero que instituciones financieras, primero, y posteriormente el BCE prestaron en forma ilimitada a una oligarquía política y financiera absolutamente corrupta a partir de 2005, la burbuja inmobiliaria en España no hubiera podido producirse. Y sin esas inyecciones España se hubiera visto obligada a hacer sus deberes durante la época de los socialistas -de 2004-2011- y no se encontraría hoy en una situación tan desesperada que ha endeudado España por encima de lo asumible para varias generaciones. En este contexto se tiene que hablar del irresponsable comportamiento de los bancos europeos, cajas alemanas particularmente, que prestaron más de 700.000 millones de euros sin análisis ni control alguno a unos bancos y cajas españolas absolutamente politizadas y corruptas.

    Alemania y Europa empezaron entre 2002 y 2007 a entregar dinero a España como si fueran cromos. Gracias a ese disparate, decenas de bancos y cajas que deberían haber sido cerradas permanecieron abiertas y la oligarquía política de la mano de la empresarial construyó lujosos polideportivos en cada pueblo, palacios de congresos en cada ciudad, parques temáticos ruinosos, decenas de universidades sin alumnos, hospitales sin enfermos, los AVES y las autovías más lujosas de Europa, mientras se mantenían la red de mercancías y la red carreteras secundarias más obsoletas del mundo desarrollado. Un despilfarro y una corrupción monstruosas –las comisiones pagadas son las mayores de la historia de España- que en nada ha mejorado la competitividad del país.

    Lo que al parecer el presidente del BCE, Mario Draghi, ofrecerá a España es más de lo mismo. Un rescate precautorio de entre 20.000 y 100.000 millones de euros a un año, renovables dos veces por seis meses. Hay varias posibilidades, pero la más probable es una línea de crédito con “condicionalidad reforzada”, una auténtica tomadura de pelo, pues la “condicionalidad” se refiere a que España deberá adoptar la medidas de corrección del déficit que le dé la gana al gobierno, es decir, subir más impuestos, recortar pensiones y prestaciones de todo tipo y bajar salarios, pero nada de reducir el despilfarro autonómico.

    Draghi dice también que se realizaran auditorías de las cuentas públicas para “comprobar si se cumplen o no los objetivos de déficit. Y si no se cumplen, particularmente si se alejan mucho, el rescate preventivo pasará a ser rescate en toda regla”. El planteamiento es tan absurdo que uno no entiende cómo se ganan el sueldo los burócratas del BCE y de la Comisión. ¿Qué es eso de que comprobarán si se cumplen o no los objetivos de déficit? ¿Es que no se han enterado de que el Estado está gastando el doble de lo que ingresa, y que la subida del IVA aportará solo 2.500 millones de aquí a fin de año? ¿Es que no se han enterado que las regiones y los ayuntamientos están todos quebrados y siguen gastando sin límite? ¿Es que no han visto que con las cifras a julio el déficit 2012 va a superar de largo el 10% del PIB?

    ¡A ver si se enteran en Alemania y en el BCE: España no cumple ya ni de lejos los objetivos de deuda, ni de crecimiento ni de nada, y cuanto más dinero le den a este Gobierno, mayor ruina supondrá para las futuras generaciones de españoles, porque ni un euro de ese dinero irá a la economía productiva, solo a tapar los agujeros bancarios y al despilfarro de regiones y ayuntamientos! ¿A qué viene entonces entregar más dinero a un gobierno irresponsable y corrupto, que arruine más aún a varias generaciones de españoles?

    Y luego el colmo del sarcasmo, “el objetivo del programa preventivo es apoyar políticas sanas”. ¿Qué entienden los burócratas del BCE por políticas sanas? ¿Darle 23.000 a Bankia que, como nos dice su presidente, nos lo “devolverá” dentro de 20 años? ¿Seguir financiando los agujeros de CCAA y Ayuntamientos, que han despilfarrado ya más de 40.000 millones en 2012, y ahora necesitan 18.000 más y lo que sea menester, porque literalmente no les da la gana recortar gasto ni despedir a sus parientes, a sus amantes y a sus amigos? Y esto no es retórico, es exactamente lo que está pasando. Ni el pueblo español, ni el alemán, ni ningún otro se merecen unas instituciones europeas tan profundamente ignorantes y irresponsables.

    Claro que el primer premio corresponde al líder de la oposición, Sr. Rubalcaba,  responsable principal junto con Zapatero de la ruina de España, que ha encontrado la solución a todos nuestros problemas: por tercera vez los socialistas anuncian “una gran reforma fiscal” –¡hombre, no iba a ser una pequeñita!– y ¡cómo no! la enésima “ley de sostenibilidad social y de los grandes expresos europeos”. Pero no se crean que esto es todo, no, Rubalcaba tenía un arma secreta. “Les digo a los europeos que los socialistas no aceptaremos ni un recorte más”, o sea seguir gastando el doble de lo que se ingresa y la diferencia que la pongan los alemanes y el BCE sin condición ni límite alguno, y además, los 140.000 millones de deuda que vencen anualmente. ¿Pero cómo no se nos habría ocurrido antes?

         

06/09/2012  Alemania debe condicionar la ayuda europea a España

    Hoy, 6 de septiembre, se encuentran en Madrid los gobiernos de Alemania y España, acompañados de un nutrido grupo de empresarios, y donde seguro hablarán sobre las condiciones para poder otorgar más ayudas financieras a España o a su sistema bancario. En los dos lados se ha elevado el tono en los últimos meses y es con gran expectación que España espera ahora la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional alemán, que esa sí es crucial, el día 12, sobre la conformidad o no del rescate europeo y las obligaciones derivadas para los alemanes.

    En Alemania crece la critica contra la supuesta "mentalidad de fiesta" de los españoles; en España los medios cada vez son más negativos con la supuesta dureza de la canciller Merkel. Pensamos que la situación es mucho más compleja de lo que presentan ambos gobiernos y la mayoría de los medios. España no es Grecia, pero España puede ser un paciente crónico si Alemania, junto con Europa, no contribuye a solucionar sus verdaderos problemas.

    España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas. Para no perpetuar la crisis y endeudar a los españoles durante generaciones, el Gobierno español debe reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, sometiendo a referéndum el modelo de Estado.

    Este tema es la clave del futuro de España, porque las regiones, ayuntamientos y diputaciones son los responsables de los dos tercios del gasto público -234.000 millones frente a 118.000 el Estado en 2011-, excluyendo la Seguridad Social -23.000 millones-, y este gasto se realiza en condiciones de descontrol, despilfarro y corrupción totalmente inaceptables. Las razones verdaderas de la crisis del país, en consonancia con lo dicho, nada tienen que ver con salarios demasiado altos -un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 euros/mes-, pensiones demasiado altas -la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15- o pocas horas de trabajo, como se ha trasmitido a veces desde Alemania. A España tampoco le falta talento, ni capacidad empresarial ni creatividad. Tiene grandes pensadores, creativos, ingenieros, médicos excelentes y gestores de primer nivel.

    La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados representan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista. Todo esto lleva también a una economía sumergida que llega al 20% del PIB y que frena la competencia, la eficacia y el desarrollo del país. Además, detrae recursos con los que podrían financiarse educación y sanidad.

    Las ayudas para España, igual que para otros posible candidatos de rescates, no deben ir a bancos ya casi en bancarrota y fuertemente politizados. En la CAM, el Gobierno ha comprometido 16.000 millones de dinero público en lugar de cerrarla; en Bankia, 23.000, y el Ejecutivo acaba de darle 5.000 millones urgentemente para cubrir pérdidas en vez de cerrarla, y además de forma tan extraña que despierta todo tipo de recelos. ¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que la razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas.

Control estricto y duras condiciones

    Ya el caso de Grecia ha demostrado que las ayudas europeas tienen que estar vinculadas a un control estricto y condiciones duras. Esas condiciones no pueden solamente representar recortes sociales o subidas brutales de impuestos, como hace ahora el Gobierno de Mariano Rajoy con la excusa de Europa. Se tiene que cambiar más en España que cortar gasto social, que de todos modos es mucho más bajo que en Alemania, y hay otros gastos infinitamentemás relevantes que se pueden eliminar. Además, los casos de corrupción resultan tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solo puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por  personas tan increíblemente venales.

    La pasada semana el ministro de Industria Soria -imputado también por corrupción urbanística en Canarias- acusó al ministro de Hacienda en el Consejo de Ministros de favorecer descaradamente a la empresa líder de renovables, Abengoa, de la que había sido asesor, en la nueva regulación de estas energías, que reciben más de 7.000 millones de euros de subvenciones anualmente. Y Rajoy, al que entregó una carta probatoria, ni dijo ni hizo absolutamente nada.

    No puede permitirse por más tiempo este nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, desde 17 servicios meteorológicos a 17 defensores del pueblo, con 200 embajadas, 50 canales de TV regionales en pérdida, 30.000 coches oficiales o 4.000 empresas públicas que emplean a 520.000 personas, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna. En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia.

    Y con esto se tiene que acabar, entre otras cosas, porque ya no hay dinero. Los últimos datos de las cuentas públicas conocidos la pasada semana son escalofriantes. El déficit del Estado a julio ascendió al 4,62% del PIB, frente a un déficit del 3,5% comprometido con la UE para todo el año (del 6,3% incluyendo regiones y ayuntamientos). Pero lo realmente inaudito es que España está gastando el doble de lo que ingresa. 101.000 millones de gasto a julio frente a 52.000 millones de ingresos, y precisamente para poder financiar el despilfarro de regiones y ayuntamientos, que no están en absoluto comprometidos con la consolidación fiscal.

    El tema del déficit público es algo que roza la ciencia ficción, y que ilustra perfectamente la credibilidad de los dos últimos gobiernos de España. En noviembre de 2011, el Gobierno dijo que el déficit público era del 6% del PIB; a finales de diciembre, el nuevo Gobierno dijo que le habían engañado y que el déficit era superior al 8%, y que se tomaba tres meses para calcularlo con toda precisión. A finales de marzo, se dijo que definitivamente era del 8,5%, y ésta fue la cifra que se envió a Bruselas. Dos semanas después, la Comunidad de Madrid dijo que sus cifras eran erróneas y el Ayuntamiento de la capital igual… el déficit era ya del 8,7%.

    Sin embargo, la semana pasada el INE dijo que el PIB de 2011 estaba sobrevalorado y, con la nueva cifra, el déficit era del 9,1%; dos días después, Valencia dijo que su déficit era de 3.000 millones más; o sea, que estamos en el 9,4% y las otras 15 CCAA y 8.120 ayuntamientos aún no han corregido sus cifras de 2011. Lo único que sabemos es que están todas infravaloradas. El déficit real de 2011 puede estar por encima del 11%, y en 2012 se esta gastando el doble de lo que se ingresa. Como dice el Gobierno de Rajoy, “estamos en la senda de convergencia”. Y es verdad… de convergencia hacia Grecia.

    Claramente, la joven democracia española tiene todavía muchos déficits de representatividad y de democracia que deberían interesar a la canciller Merkel y también a Europa, si queremos evitar una Grecia multiplicada por cinco y salvar el euro. Esto es lo que ha hecho posible el despilfarro masivo de las ayudas europeas, con una asignación disparatada de las mismas, a pesar de que estas ayudas han supuesto una cifra mayor que la del Plan Marshall para toda Europa.

    Es frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada.

    Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones.

         

03/09/2012  Las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín

Es con profundo asombro e indignación, por el engaño que representan para amplios sectores de la sociedad catalana que serían los grandes perjudicados, que leo las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín, de la Universidad de Columbia, el cerebro económico de Laporta en el Barça como miembro de la junta directiva, “una máquina de despilfarrar dinero”. En palabras de un lector tan asombrado como yo, “¿cómo puede una universidad de cierto prestigio contratar a un sectario de este calibre?”. Partiendo de unas premisas verdaderas y conocidas por todos -nepotismo, despilfarro, incompetencia, descontrol, corrupción al por mayor-, Sala i Martín da un salto al vacío y llega a una conclusión no solo falsa, sino absolutamente incompatible con sus premisas.  

Culpa (¡menos mal!) del desastre económico y del endeudamiento a los anteriores gobiernos de la Generalitat y describe correctamente los mecanismos mediante los que Cataluña ha llegado hasta el bono basura, pero (¡oh maravilla!) solo culpa a los tripartitos, no a Pujol y Familia S.L., que crearon un Estado dentro de otro Estado para expoliar a los catalanes, dedicado en cuerpo y alma al lucro privado y político, ni al actual Gobierno, que es más de lo mismo y que tras fundirse 5.000 millones que Rajoy les había entregado sin condiciones necesitan 5.000 más “urgentemente”. Un dinero que no es para Cataluña, sino para la casta nacionalista, sus 135 diputados, sus 9.000 alcaldes y concejales, sus casi 2.000 entes y chiringuitos de todo tipo donde hay colocadas a dedo 150.000 personas (sagas familiares, amantes y amigos) de un total de 260.000 empleados públicos. Como afirma el líder de Ciutadans, “el rescate es la consecuencia del fracaso de 32 años de gobiernos nacionalistas”; algo que oculta el sectario profesor Sala i Martín. 

Pero luego viene lo peor. Sin lógica alguna, después de todo el proceso que describe, afirma que “si Cataluña fuera independiente, sería una de las economía mas sanas del mundo y los mercados se pelearían por prestarle dinero”. El grado de irracionalidad y mendacidad que encierra esta frase causa vergüenza ajena. Lo único que explica para sustentar tamaño dislate es que Cataluña tiene el mercado cerrado "porque forma parte de España" y pone como ejemplo a Gas Natural, que tiene los mercados cerrados porque "asocian la empresa con España". Realmente inaudito. Gas Natural es un monopolio que sería delictivo en el resto del mundo, que obtiene sus ingresos del expolio a los españoles -catalanes o no- cargándonos los precios del gas más elevados de Europa, entre un 20 y un 40%, algo que solo el pacto entre la casta política y las oligarquías financiera y empresarial, a cuyo servicio han puesto la Justicia y los organismos de control, ha hecho posible. En una Cataluña independiente, Gas Natural entraría en fuertes pérdidas. 

El serio aviso de Moody´s y S&P a los nacionalistas

Pero lo que ya es definitivo, porque se trata del pensamiento de los mercados, son los motivos aducidos por Moody´s y S&P para rebajar Cataluña a bono basura. Léanlos porque no tienen desperdicio. Un análisis político inédito y un ataque devastador a las tesis nacionalistas. Así, subraya “el profundo deterioro económico y crediticio de la región, y la incertidumbre que generan las tensiones con el Gobierno”, porque, para los mercados, si Cataluña se separase de España tendría menos acceso al crédito que Ucrania o Kosovo, porque está muchísimo más endeudada y porque “por su debilidad económica individual -las multinacionales instaladas en Cataluña están ahí para abastecer España, sino se marcharían todas- no podría superar el non investment grade”.

Y continua, “los mercados están descontando un mayor riesgo de Cataluña que del propio Estado; en parte es por la situación general que afecta a todo el país, pero la otra parte, un 50%, se explica sólo por el riesgo adicional intrínseco a la región”. Porque son Cataluña -y otras regiones similares- las que elevan el riesgo de España y no al revés, justo lo contrario de lo que el profesor Sala dice a los catalanes. Y, finalmente, lo más obvio: “en el caso de que Cataluña lograra incrementar su participación en los ingresos nacionales -pasara a estar subsidiada por la cobardía de Rajoy y la cúpula del PP catalán, aclaro-, los beneficios de la región irían en detrimento de otras regiones u otros niveles de gobierno”.

Balanzas fiscales, comerciales y de ahorro-inversión

¿Alguien ha visto comparar los flujos comerciales o fiscales entre landers alemanes o estados norteamericanos? Es algo que carece de sentido alguno, pero si nacionalistas y profesores falsarios envenenan cada día a los catalanes tergiversando la verdad porque políticamente les favorece, pues vamos a ello.

Balanzas fiscales

Para empezar, las comunidades autónomas ni pagan impuestos ni reciben servicios, solo los ciudadanos pagan impuestos y reciben servicios, y en todo país civilizado, como sabe muy bien el profesor Sala, los ricos pagan más que los pobres. Botín, para resaltar el absurdo, podría exigir también su balanza fiscal. Lo lógico sería que Cataluña al ser más rica pagara más, y así fue en el pasado, pero no desde 2009. Convivencia Cívica Catalana ha acusado a la Generalitat de “fraude contable”. Cataluña obtuvo un saldo fiscal positivo de 4.015 millones en ese año -el último sobre el que existen datos- si el cálculo se hace correctamente. CiU utiliza múltiples formas de maquillaje contable para engañar a los catalanes porque en eso basa su victimismo. Lo que es inaceptable es que los cobardes de Rajoy y Montoro no reaccionen ante cálculos tramposos, que no hagan pública la realidad. Los españoles exigimos la verdad, y se lo tenemos que agradecer a los catalanes honrados que lo han denunciado y calculado, y no a los miserables del PP y del PSOE que consienten la mentira.  

Una de las muchas trampas es considerar el IVA pagado desde fuera de Cataluña como una aportación catalana. El Gobierno autonómico “suma a los impuestos de los otros no pagados por catalanes como una aportación catalana”. Otra, que de lo que gasta el Estado en Cataluña recortan lo que les da la gana porque sí, desde los gastos de Defensa a intereses de la deuda. En concreto, en 2009 redujeron 7.118 millones a 3.268, y así en todo lo demás. Lo que es una auténtica vergüenza es que el profesor Sala, que no puede ignorar estos hechos que los catalanes de pie desconocen, tenga la desvergüenza y la miseria moral no ya de ocultar, sino de seguir afirmando que España roba a Cataluña. Es usted un mentiroso Sr. Sala, y desde aquí le reto a debatir el tema dónde y cuándo usted quiera. Le sugiero un sitio: en la Universidad de Columbia, delante de sus alumnos y los profesores que quieran asistir. By the way, yo me pago el viaje y la estancia

Balanzas comerciales

Pero eso no es todo. Cataluña obtuvo en 2010 un superávit con el resto de comunidades de unos 25.000 millones. Cataluña vende en el resto de España casi dos tercios de lo que produce. La formación política Ciutadans ha pedido reiteradamente al Parlamento catalán la publicación de las balanzas comerciales con el resto de España y, con los votos en contra de los miserables del PSOE y la abstención no menos miserable del PP, se le ha negado. Hay que expulsar a estos indeseables.

Balanzas de ahorro- inversión

Gracias a su red de bancos, un 70% de las inversiones en Cataluña se financian con ahorro captado en otras regiones.

Como decía el profesor Julio Alcaide, nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, la dependencia comercial de Cataluña del resto de España es tan obvia que asegura no entender cómo es posible que esta comunidad quiera poner límites a la solidaridad con otras regiones, que son, en definitiva, sus mejores clientes. “Si Cataluña perdiera el mercado español su renta per cápita retrocedería en casi una tercera parte”, afirma con cifras Alcaide. Menos que Portugal. ¡A ver si el profesor Sala entiende lo que son hechos y honestidad intelectual!.

¡Dejen de engañar a su gente!

Los políticos y profesores nacionalistas no solamente engañan al pueblo catalán, ocultándoles que su nivel de vida depende esencialmente del mercado español y que, como señalaba el sábado Alfonso Merlos, “una aldea no es un Estado”. ¿Por qué no explican a su gente que en caso de secesión -si un gobierno de España de cobardes lo permitiera- el mercado del resto de España quedaría cerrado para los productos y empresas catalanas, como ha sucedido en todos los casos europeos similares, y donde la parte escindida se ha empobrecido en todos los casos?

¿Y por qué no explican a su gente que en caso de secesión Cataluña no entraría en la UE? La expulsión es automática.“Un territorio que se escinda deja de pertenecer a la UE", recordaría a los energúmenos de ERC -los que tiraban por las ventanas a los abuelos de los chicos de CiU en el 36- cuando estos analfabetos hicieron una consulta. Y ahora se lo acaban de dejar claro a Artur Mas: “Fuera de España no hay Europa”, le ha explicado Durao Barroso. La UE no les admitiría, pero hay más razones: España lo vetaría, y Francia, Reino Unido e Italia, por razones obvias, ¿Y qué iba a hacer Cataluña sin los dos tercios de su mercado natural y fuera de la UE? Y, para terminar, explíquenles a los catalanes que si se separan tendrán que llevarse la cuota parte de la deuda de España, o sea el 180%, y no de la deuda computable, sino de toda ella, de los pasivos en circulación; y eso son más de 200.000 millones.

El drama es que cada vez son más los no catalanes que dicen: “que se vayan, y que se lleven sus bancos, sus empresas y sus productos”. Yo estoy radicalmente en contra. Cataluña es España desde el principio, hace 500 años, y no podemos permitir que la separen cuatro nacionalistas mentirosos y corruptos. Y no hay que enviar los tanques como dicen estos payasos ni nada parecido. Basta aplicar el artículo 155 de la Constitución, y como hizo Tony Blair en el Ulster, anular temporalmente la autonomía. Y no pasaría nada, absolutamente nada. Y tengo otra razón, una personal: he jurado, como muchos otros, ante la bandera de mi Patria defender la unidad de España y, modestamente, pienso hacerlo. Claro que el primer obligado es el Rey, que vive de eso, y Rajoy y Rubalcaba y todos los cargos políticos, militares y civiles. Si olvidan su obligación, como dice la fórmula del juramento, “que Dios se lo demande”. Aunque, personalmente, preferiría que sea un pelín antes: deben pagar en vida por perjuros y por traidores.

         

27/08/2012 Egipto tuvo diez plagas, España 440.314 políticos

Cuenta la Biblia –Éxodo, 5:1-5 a 12:29-51– que Egipto padeció diez plagas que asolaron el país. España sufre hoy el equivalente a 440.314 de estas plagas. Y no sólo por el ingente dinero que cuesta la mayor masa de políticos de Europa más los dos millones de familiares y amigos a los que han enchufado, sino también por el daño irreversible que producen en las instituciones que controlan. El más devastador, aparte de delictivo, ha sido el saqueo y destrucción de las cajas de ahorro, el referente de ahorro popular durante 160 años, de las que nadie ha respondido. Y por supuesto, el hundimiento de la economía, en su alianza con la oligarquía empresarial y financiera, a la que han entregado cientos de miles de millones de dinero público para tapar sus agujeros, invertidos en obras innecesarias o permitiendo el abuso de los monopolios. El mayor expolio de la Historia de España. Han destruido millones de puestos de trabajo y llevado a la pobreza a 2,2 millones de niños, el 26,2 % del total. “La pobreza en España tiene cara de niño”, afirma la directora de Unicef.

    Y lo peor es que no se trata, como las plagas bíblicas, de algo pasajero. El daño causado por la casta política se prolongará durante varias generaciones, cien años según mi maestro el profesor Velarde. España no volverá a ocupar el puesto que alcanzó entre las grandes economías. Nuestra renta per cápita, que jamás volvió a alcanzar el nivel de 1975 respecto a la media de los nueve países centrales de la UE –81,3%–, se encuentra en caída libre desde 2007, ya no frente a los nueve más ricos  –72,8%– sino frente a los 27, y con una distribución de la renta y la riqueza medievales. La diferencia actual entre ricos y pobres resulta escandalosa. España es el país con la distribución de la renta y la riqueza más injusta de toda la OCDE.

    Los ricos son cada vez más ricos con la ayuda del Gobierno –las grandes empresas del Ibex apenas pagan el 9% de Impuesto de Sociedades, y las grandes fortunas están exentas de casi todos los impuestos vía SICAV– y los pobres son cada vez más pobres. Las subidas brutales de impuestos y de la energía –la más cara de Europa, a veces hasta el doble– y la bajada de salarios obligará a 10 millones de hogares a reducir su nivel de vida, 4 millones de ellos hasta la miseria. La mitad de las familias no llega a fin de mes, el 90 % ha perdido renta real, solo un 10 % es más rico y un 0,1 %, infinitamente más rico. Simultáneamente, la calidad de los servicios esenciales, como la educación y la sanidad, se ha desplomado. De estar entre los diez primeros puestos mundiales en los 70 han pasado al 48 el primero y al 24 el segundo (Health Index 2012). Los 9.390 políticos introducidos en Educación y los 8.260 en Sanidad son responsables principales.

Un gobierno ilegítimo y cobarde

    Después del megadesastre económico y político de Zapatero, las demenciales medidas de Rajoy nos llevan a la mayor catástrofe económica y social en tiempos de paz. Volvemos a los años 40, a la escasez, a la miseria y al hambre, pero entonces fue consecuencia de dos guerras sucesivas, y hoy lo es de la incompetencia y la cobardía de un gobierno ilegítimo que ha hecho justo lo contrario de lo que prometió y para lo que fue elegido. Desde las brutales subidas de impuestos a la legalización de Bildu y la excarcelación de asesinos etarras. Y en cuanto a cobardía, habiendo acumulado el mayor poder de la “democracia”, Rajoy es incapaz de controlar a sus ‘barones’ y a sus alcaldes, que están ahí sólo porque él les puso de cabeza de una lista. Si hubiera puesto al Pato Donald y a sus sobrinos serían ellos los barones. Con los nacionalistas, que no tienen media bofetada, se rinde directamente. Sólo la disparatada barra libre del BCE, del que España ha recibido más que nadie, sostiene artificialmente un sistema financiero inviable, cuyo agujero real es de 300.000 millones y no de 60.000, y cuyo negocio, como la economía, está en caída libre. Mantiene el despilfarro inaudito de autonomías y ayuntamientos. Un dinero sin control alguno, del que ni un solo euro va a la economía productiva y que tendrán que devolver nuestros hijos y nietos.

    Un ejemplo particularmente escandaloso del despilfarro de la casta política es el de la señora Cospedal, que siendo la más obligada a dar ejemplo ha incumplido todas sus promesas de austeridad y sigue gastando a todo trapo. Hoy Castilla-La Mancha es líder en incumplimiento del déficit, con más del 5% del PIB, y tendría que recortar 1.500 millones de aquí a fin de año para cumplir, algo de lo que no tiene ni la menor intención. Le importa un pimiento el objetivo de déficit de España. Otra igual es la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega. “¡Que se pongan las pilas!” afirma la doña en un alarde de desvergüenza y cinismo ilimitados, para que les regalemos el dinero que seguir despilfarrando. El cobarde de Rajoy se baja los pantalones y saquea las Loterías para que mantengan embajadas, televisiones y cientos de miles de enchufados, en lugar de intervenir a Cataluña y a los demás  y acabar la fiesta.    

    Y mientras la casta despilfarra y exige, España se hunde. La industria y los servicios deflactados han caído un 8% en el segundo trimestre, y la construcción el 19,4 %. Los tres suponen el 86 % del PIB. ¿Cómo narices pueden decir el BdE y el INE que el PIB ha caído solo el 0,4 %? ¿Pero es que piensan que somos imbéciles? ¡Y esperen a ver el tercer cuatrimestre! Y ya el colmo del disparate: crean un banco malo que va a comprar con nuestro dinero todos los activos ruinosos a precio de oro y para salvar a los delincuentes que nos hundieron. La oligarquía política le ha entregado ya mas de 80.000 millones de nuestro dinero y avalado 135.000, más otros 100.000 de la UE también avalados. Pero el banco malo va mucho más allá. Sus efectos serán devastadores para los intereses de España y de Europa, porque impide el ajuste de precios en el mercado inmobiliario para favorecer a la oligarquía financiera, un gigantesco paso atrás para la competitividad que lastrará la recuperación y empobrecerá todavía más a los españoles.

Los depredadores de España

    El gran problema de España, lo que nos hace imposible ver luz al final del túnel, es una estructura de Estado monstruosa y corrupta, que sigue gastando el doble de lo que ingresa. Una estructura ilegal porque fue impuesta por la casta para repartirse España sin consultar al pueblo, y solo posteriormente la “legalizó”. Tenemos 17 comunidades con toda la estructura y organismos propios de un Estado real; 2 ciudades autónomas; 52 diputaciones y un Senado inútiles; 8.117 Ayuntamientos que no deberían ser mas de 3.000; 1.012 mancomunidades; 81 comarcas y 3.726 entidades locales. Adicionalmente, todas estas Administraciones poseen un gigantesco entramado de organismos autónomos, empresas, fundaciones, consorcios y otros, creados en su mayoría para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin límite. Un conjunto de 8.894 entidades funcionando sin ningún tipo de fiscalización o control. Su distribución es: 1.096 Estado, 2.338 autonomías y 5.460 ayuntamientos.  Si la Embajada alemana en Madrid hace su trabajo, la señora Merkel debe tener estas cifras delante el día 6. Es lo único a discutir.

    En este gigantesco entramado parasitan 440.000 políticos en 4100 empresas públicas, y además, según la última EPA, existen en España 3.104.100 empleados públicos, de los cuales, según recientes declaraciones del ministro Montoro, solo 700.000 ha obtenido el puesto de trabajo “bajo los principios de igualdad, méritos, capacidad y publicidad”. O sea, a través de una oposición real. Lo que significa que 2.404.000 han sido nombrados a dedo por la casta política o a través de “concursos a medida” para los amigos.  La lista que sigue es un resumen de la elaborada en Presidencia, titulada “Cargos políticos en las Administraciones”. Espero que los foreros disconformes tengan de una santa vez la decencia y la vergüenza torera de dar cifras alternativas y  comprobables,  de forma que además de los insultos habituales, aporten algo útil.

    El último ejemplo de corrupción y desprecio a los ciudadanos lo tenemos en Andalucía, donde PSOE e IU no se han repartido cargos: ¡los han duplicado! Montones de cargos nuevos, no solo los cinco famosos de la Junta. ¡Y con 240.000 empleados en la Junta, con un 33,9 % de paro y un 35,6 % de familias viviendo en la pobreza! Tomen nota los ingenuos que dicen que la salida de la crisis es un Gobierno de coalición. Solo se duplicarían los golfos y los parásitos.

    Dice el FMI que “la vía islandesa es el ejemplo a seguir para todos los países en crisis”. Hoy crece el triple que la UE después de procesar y meter en la cárcel a las cúpulas política y financiera culpables del desastre. La vía islandesa es la única salida. O la impone Europa o la imponemos nosotros como sea. Menos llorar y más actuar. Tenemos la obligación grave de dejar otro país a nuestros hijos y nietos. No podemos dejarlos en manos de esta masa de depredadores y corruptos

         

13/08/2012  La infamia: expolian a los niños pobres por comer

La casta política parasitaria que está esquilmando España como una plaga bíblica, carece de límites y de sentimientos. Dentro del conjunto cada día mas amplio de expolios, corrupción y despilfarro, desde las decenas de miles de millones destinados a salvar cajas y bancos que debieron ser cerrados o Comunidades Autónomas que debieron ser intervenidas, a los mayores impuestos sobre la renta, el consumo y el ahorro de toda nuestra Historia, hay uno que hiela la sangre: los niños mas pobres entre los pobres, cuyos padres no pueden pagar los escasos euros que representa la  comida del colegio y que, en consecuencia, la deben llevar de casa, deberán pagar 3 euros (500 pesetas), el equivalente a una hamburguesa con patatas fritas y una coca cola en un Mc Donald’s, por el simple a derecho a comerse su comida dentro del colegio. Es decir, 60 euros al mes mes o 10.000 pesetas, una cantidad inasumible para muchas familias. Es tal la infamia y la miseria moral, que la gente debería increpar a los responsables si se los encuentra.

Muchos políticos se han convertido en auténticas alimañas, siempre contra los más débiles, contra los indefensos, mientras mantienen intactas sus infinitas prebendas y legiones de parientes y amigos con sueldos medios un 30% superiores al 81% de los asalariados no públicos. Han perdido no ya la decencia sino el derecho a llamarse personas. El tema no tiene pase, ni explicación, ni justificación posible. Y, al lado de esta ignominia, el despilfarro de la Generalitat de Cataluña, que es quien ha iniciado esta escalada de infamia, supera los 20.000 millones de euros anuales, entendiendo por tal el dinero que se gasta en mantener una gigantesca estructura político-clientelar absolutamente inútil para los catalanes y para Cataluña.  Igual que Valencia, que debería haber sido intervenida y los políticos locales destituidos, pero que también va a robar a los niños pobres.

Pero antes de entrar en las cifras de Cataluña y cuantificar las ilimitadas posibilidades de recortar el gasto y la villanía, en consecuencia, de expoliar a los más pobres e indefensos, parece imprescindible para centrar el problema global, cuantificar el tamaño y el coste de esta plaga bíblica que esta depredando España. El núcleo de la casta política parasitaria lo constituyen 445.567 políticos y sindicalistas percibiendo sueldos públicos, tres veces más que en Alemania y el doble que en Italia, al que se añaden más de dos millones de familiares y amigos que han colocado a dedo en las administraciones públicas. Y para que no existan dudas al respecto el próximo lunes 27, Dios mediante, publicaré la lista detallada preparada por tres asesores de Presidencia y la cuantificación de enchufados con cifras oficiales, para que ni los más sectarios y/o corruptos puedan  seguir negando la evidencia.

En conjunto, el coste de los primeros, es decir, salarios, 30.000 coches oficiales, 300.000 ordenadores, 300.000 teléfonos móviles, oficinas y viajes de lujo, visas oro, etc., suponen más de 50.000 millones de euros perfectamente recortables en tres cuartas partes. El resto, más de dos millones, que desglosaré también, supone un despilfarro adicional de más de 80.000 millones, unos 120.000 millones o el 12% del PIB, es la suma de lo que estamos hablando. España no es Grecia, dice la casta. Cierto: España son 17 Grecias. “Necesitamos tiempo”. ¿Tiempo para que?, ¿para llevar nuestro endeudamiento a las estrellas?, ¿para que 17 taifas sigan luchando a muerte para dilapidar el dinero que nos presten? Lo único que necesitamos son recortes y el único imprescindible para salir de la crisis son ellos .   

El  despilfarro del Govern

Centrándonos en Cataluña -porque es su Gobierno el que ha puesto en marcha esta vileza histórica, no porque sea el único- el descontrol del gasto es tal que el Govern ni siquiera sabe cuántos empleados públicos tiene, la última cifra dada hace dos semanas por ellos mismos para justificar la necesidad de más dinero es de 260.000, a quienes hay que añadir 105.000 personas de administración local, la cifra oficial, la real vaya usted a saber, 365.000 empleados públicos como mínimo de los cuales tres de cada cuatro fueron nombrados entre parientes, amigos y correligionarios, y cuyos salarios superan un 28% al de sus homólogos del resto de España. Los Mossos de Esquadra ganan un 35% más que los guardias civiles o los agentes de la Policía Nacional. Todos y cada uno de estos enchufados de lujo han percibido sus salarios y  pagas extras, algo que no ocurre con los trabajadores de los hospitales y las urgencias, los ancianos y los dependientes que se quedan sin nada.

El Govern posee 54 embajadas. ¿Imaginan ustedes que Texas, California, Badden-Wuttenberg o Escocia tuvieran embajadas en el exterior? En España las tiene hasta La Línea de la Concepción, aunque Cataluña bate el récord. Estas embajadas se encuentran en las zonas más exclusivas: la de Nueva York, en el mítico Rockefeller Center, la zona mas cara de Manhattan y por la que se paga un alquiler de mas de medio millón de euros. Igual que las de París, Miami o Berlín. En conjunto, un despilfarro de más de 100 millones de euros anuales. Con la mitad de este dinero no hubiera sido necesario ni cerrar quirófanos, ni robar a los niños.

Cataluña lidera también el despilfarro autonómico en empresas públicas, que acumulan el 50% de toda la deuda empresarial. Según los últimos datos de Hacienda, contenidos en el Informe sobre la reordenación del Sector Público Autonómico, Cataluña mantiene 454 sociedades públicas, dirigidas por políticos incompetentes y la mayoría sin utilidad pública conocida. Se trata de un caso de nepotismo insólito en el mundo civilizado. Estas fundaciones  emplean a 100.000 enchufados nombrados a dedo, cuyo principal trabajo consiste precisamente en no trabajar, con un coste solo en salarios y asociados de más de 5.000 millones anuales.

Algunos casos resultan particularmente sangrantes. TV3, con cinco canales y Catalunya Radio tienen 2.600 empleados, frente a los 1.275 de Tele5, que las supera veinte veces en audiencia. En el ámbito audiovisual, España es el país de Europa con más televisiones públicas con gran diferencia y Cataluña bate todos los récords. Según un reciente estudio realizado por Deloitte, cada familia catalana paga 250 euros anuales para mantenerlos y ahora, en lugar de cerrar esta ruina, se ha aprobado la creación de varias televisiones locales más. Un despilfarro sangrante, con el que se podrían evitar todos los recortes a la sanidad, educación y dependencia. Directamente relacionados con estos medios para el adoctrinamiento y la propaganda, existen también mas de cien comisarios políticos para controlarlos a ellos y a sus periodistas y así garantizar su adhesión incondicional a la Generalitat y  el Consejo Audiovisual de Cataluña,  que parece calcado de las leyes de control de prensa nazis de junio de 1933, igual que la persecución lingüística o la inculpación a los no nacionalistas, como a los judíos, de todos sus males.

¿Cómo Cataluña, la región mas próspera, culta y abierta de España desde principios del siglo XX –su declive comenzaría a principios de los 80, directamente ligado a la corrupción política masiva y el crecimiento exponencial de la administración autonómica y local, y hoy ocupa el cuarto lugar- tierra de empresarios, industriales y comerciantes, se ha convertido en una maraña de corrupción y despilfarro, con cientos de empresas y consorcios inútiles creados exclusivamente para esconder gasto y colocar amigos -la señora de Montilla llegaría a acumular 26 sueldos públicos simultáneamente- y se ve obligada a solicitar el rescate financiero, a cerrar quirófanos, a desproteger a las mas necesitados y robar a los niños mas pobres para seguir manteniendo este inmenso  expolio?

De ciudadanos honrados y de ladrones 

Y no contentos con expoliar a los españoles y cerrar hospitales, los comunistas más cutres y analfabetos de Europa se meten a bandoleros y asaltan supermercados, “expropiación” según estos  forajidos. El tema de Marinaleda, municipio sevillano de 2.700 habitantes viene de antiguo, cuando Felipe González, por no complicar los fastos del 92, entregó a un grupo de sinvergüenzas 1.200 hectáreas, donde han puesto a trabajar a 500 personas, cuando bastan 20 para explotar 7.000. No producen nada, pero como la tierra la ponen los terratenientes; los salarios, el PER y los materiales, la Junta, viven como marqueses trabajando ocho horas por semana. Un pueblo entero que, gracias al PSOE, vive del robo a 47 millones de españoles y donde tienen radio y canal de televisión locales. ¡Será por dinero! El presupuesto municipal es de 4,1 millones de euros, 2,4 millones en personal y gasto corriente, y los vecinos solo contribuyen con 263.000 -impuestos y tasas- y el resto (3,8 millones) viene de subvenciones de uno u otro tipo.

El diputado andaluz de IU, Sánchez Gordillo, el jefe de la banda, que jamás le ha dado un  palo al agua, que ha vivido como un rajá desde 1979 del esfuerzo y del hambre de los demás, cobra como alcalde 70.367 euros anuales -está en los Presupuestos 2012, para los progres que dicen que no cobra-. Su prima, a quien hizo secretaria, 36.259; su cuñado al que nombró jefe de prensa aunque es medio analfabeto, 38.388; su consejero jurídico, un comunista ruso que ni siquiera habla español, 50.024, y el jefe de la policía municipal, también pariente suyo, 68.000 euros. Ahora, como diputado de la Junta, cobra además 3.900 euros mensuales más todo tipo de prebendas, dirige el saqueo de un supermercado como ha saqueado a la Junta de Andalucía desde 1992. Este es el ejemplo a seguir de los progres “¡España entera como Marinaleda!” es el eslogan de IU. ¿ Se imaginan ustedes? El 80% de los trabajadores viviendo de la subvención y el gasto público financiado solo un 6% con impuestos y tasas, el 94% restante son subvenciones de otros.

 No es de extrañar que de un 9% de paro  en 1976, y siempre gobernada por el PSOE, se haya llegado al 33% y subiendo o que, después de ríos de subvenciones europeas durante casi 30 años  -¿qué han hecho socialistas y comunistas con ellas?- Andalucía siga siendo la penúltima región española en renta per cápita,  más alejada de la media nacional que entonces, con mas enchufados y subvencionados que ninguna otra región y ahora con bandoleros. La plaga se ha ensañado bien con Al Andalus. No parece que los malvados capitalistas tengan mucho que ver en ello, y es obvio que los franquistas lo hacían infinitamente mejor que esta progresía cutre y corrupta. Mientras tanto los niños más pobres tienen que pagar tres euros por comerse su propia comida, porque hay que sacar dinero como sea.

PD: Aunque no acostumbro a tratar de convencer jamás a los que no pueden ser convencidos, dado los fans del alcalde Gordillo, el cuatrero de tetrabricks, que dicen que las cifras que yo he dado son un bulo que circula por internet, no para ellos, sino para aquellos a los que estos fans puedan suscitarles alguna duda, les doy el desglose de las cifras de los Presupuestos de Marinaleda en la parte referente a gastos de personal:

CAP. I GASTOS DE PERSONAL……………….1.437.544

Personal funcionario…………….....………………….       67.904

Personal laboral(1)……………….......…………………     580.891

Otro personal (2)……………………........………………    487.330

Cuotas Seguridad Social…………………...……….        301.419

(1) Enchufados a dedo      (2) Más enchufados a dedo

Si suponemos una remuneración media de 34.000 euros, como parece sugerir la remuneración al personal funcionario, tenemos que el ayuntamiento de Marinaleda tiene 33 empleados de los cuales 2 son funcionarios y 31 enchufados. Marinaleda tiene también Asambleas de barrio donde se decide si se ocupa o no una determinada finca, Grupos de acción, es decir los soviets locales en cutre y casposo, y los domingos rojos: los gastos de los mismos, porque no son gratis, están englobados en gasto corriente pero no se pueden desglosar. La población activa del pueblo asciende a 1.100 personas de las que 700 reciben el PER.

Los sueldos del alcalde y los cargos principales figuraban en una tabla anexa a los presupuestos que es la que lógicamente está recorriendo internet y que misteriosamente ha desaparecido. En mayo pasado el forajido de tetrabricks voló a Venezuela en bussiness, y es una pena que no le expropiase unos barriles de petróleo.

De todas maneras el dato clave de gasto es éste: Marinaleda, con 2.700 habitantes 4,1 millones de euros; 6.810 municipios de menos de 5.000 habitantes y con una población de 6 millones, gastan 7.421; ergo, Marinaleda gasta un 23,4 % mas que la media y como casi todo es subvención, los vecinos pagan cinco veces menos que la media.

Embajadas catalanas

Las cifras del gobierno ZP eran de 48; hoy, según Exteriores, 54 representaciones en el exterior, llámelas como guste. El conjunto son 207

         

06/08/2012  Rajoy a la UE: Recorto 102.000 y ustedes ponen 603.000

Una vez mas, un Rajoy cuya gestión ha sido desde el principio una auténtica tragedia, adopta un paquete de medidas no solo profundamente inmoral, donde el grueso del ajuste recae una vez mas sobre la clase media y los mas desfavorecidos, sino sobre todo un autentico torpedo en la línea de flotación del crecimiento, ya que va directamente contra el consumo y contra la inversión, mientras mantiene íntegro el despilfarro de la casta política parasitaria, que alcanza ya los 120.000 millones de euros anuales, lo que contribuirá a agudizar mas aun la crisis económica y el desempleo. Rajoy parece pensar que los demás, ciudadanos e instituciones europeas, somos imbéciles, ya que no otra explicación cabe al plan de recortes enviado a Bruselas, 102.000 millones “hasta 2014”.

 Una tomadura de pelo porque lo que hace es sumar los recortes de tres años que no son  acumulativos, para que parezca mucho, aunque no se pueden sumar. Se recortan 13.000 millones en 2012,  39.000 en 2013 y 50.000 en 2014, pero cuando este nuevo Plan de Recortes y de los Grandes Expresos Europeos se encuentre a plena marcha, se ahorrarían 50.000 millones al año respecto a la situación actual,  no 102.000 millones anuales como parece dar a entender, y eso con unas necesidades netas de endeudamiento para financiar gasto corriente de mas de 100.000 millones de euros anuales,  a lo que hay que sumar los vencimientos de deuda, lo que dobla con mucho esa cantidad. Si fuera Draghi o Merkel diría algo así como, quousque tándem abutere, Marianum, patientia nostra?. 

Y luego las cifras en sí son puro voluntarismo. La experiencia y la realidad macroeconómica sugieren que, al final, se quedaran en poco mas de la mitad. Y tampoco, como es costumbre de la casa, se explica como piensa cumplir. Lo único seguro son las subidas de impuestos y los recortes salariales, el resto serán lo que las Comunidades Autónomas quieran. Y, como guinda del pastel, el crecimiento que sustenta las cifras es mera ciencia ficción. Pero vayamos a la realidad: el déficit del Estado en junio ascendió a 43.000 millones de euros,  teniendo en cuenta las trampas habituales como pasar gasto de fin de año al ejercicio siguiente, el déficit del Estado 2012 será del orden de los 75.000 millones. Ahora sumemos el déficit corriente estimado para CCAA y ayuntamientos, 30.000 millones. Estamos en unas necesidades de financiación de las administraciones públicas en 2012 de unos 105.000 millones, restamos 13.000 y quedan 92.000. Luego 2013, utilizando las cifras de crecimiento oficiales, otros 105.000 millones de necesidades de financiación, mas 10.000 adicionales para intereses, menos 39.000 de recorte: el BCE pone 76.000 y todos tan contentos. Misma operación en 2014 y el BCE tendría que poner 65.000. Y luego las cifras en sí son puro voluntarismo. La experiencia y la realidad macroeconómica sugieren que, al final, se quedaran en poco mas de la mitad. Y tampoco, como es costumbre de la casa, se explica como piensa cumplir.

Sumamos y la propuesta de Rajoy a la UE es: yo recorto 102.000 millones hasta 2014 y ustedes hacen un esfuercillo de nada y nos sueltan 233.000 millones también hasta 2014, para seguir financiando el despilfarro. Pero como las cifras de crecimiento oficiales no se tienen en pie, si utilizamos las estimadas por los bancos de inversión internacionales los ingresos fiscales serán como mínimo 20.000 millones menos, por lo que la cantidad adicional para deuda nueva que tendría que poner la UE sería de unos 253.000 millones. Y eso no es todo ni mucho menos. De aquí a final de 2014 vencen 350.000 millones entre deuda  del Tesoro, de CCAA o sea el Tesoro y deuda bancaria avalada por el Tesoro. Gran total: 603.000 millones. Alemanes, holandeses, finlandeses, austriacos y demás seguro que no tendrán inconveniente alguno en prestarnos esta minucia para que los 450.000 políticos que constituyen la casta parasitaria y sus dos millones de enchufados puedan seguir viviendo a todo lujo.

El hundimiento de la Seguridad Social

Pero sigamos. Montoro nos dice: en el primer semestre tenemos un agujero de 43.000 millones, pero tranquilos, porque 15.000 han sido adelantos a CCAA, Seguridad Social y Servicio de Empleo así que, como se lo descontaremos en el segundo semestre, al final cumplimos el compromiso de déficit, o casi. Pero Cristóbal... ¿Crees que los mercados se creen tamaña estupidez? En julio las afiliaciones a la Seguridad Social corregidas de estacionalidad han caído en 72.000 personas, y el paro registrado ha subido en 53.000 personas también corregida la variación estacional, que es la única forma de medirlo Cristóbal, y tu lo sabes mejor que nadie, no las cifras brutas que habéis publicado y que, como es habitual, los medios se han tragado, según las cuales las afiliaciones han subido en 5.000 personas y el paro registrado ha bajado en 23.000, un camelo que no significa nada aunque son las que todos  publican en primera plana. Pero además es que desde enero las afiliaciones a la Seguridad Social han caído en 405.000 personas y el paro registrado ha subido en 320.000, así que explícanos como vas a conseguir que la Seguridad Social devuelva sus “adelantos” o el Servicio de Empleo los suyos. Para mas claridad, los gastos en pensiones están subiendo el 4,3 % en junio y los ingresos cayendo un 1,8 %, lo que significa que a fin de año el desfase superará los 6.000 millones.

Y luego las CCAA, que representan junto a los ayuntamientos los dos tercios del gasto público, y que no están en absoluto comprometidas con la consolidación fiscal. ¿Cómo es eso de que les vas a dar de menos en el segundo semestre lo que les diste de más en el primero? Realmente, Montoro, nos tomáis por tontos, pero es que la realidad es infinitamente peor. Según explicas, de los 43.000 millones de déficit, 5.000  fueron adelantos a CCAA, pero ¿y los 10.500 millones que el ICO tiene previsto adelantar a Valencia solo con tres partidas -FLA, ICO vencimientos y Proveedores-, y a una Comunidad cuyo Presupuesto es de ¡14.000 millones!?. Y Cataluña, una cifra mayor todavía. Y luego Andalucía, Murcia y todas la demás, menos el País Vasco que paga 8.000 millones de euros netos anuales menos de lo que le correspondería si estuviera en el régimen fiscal común, un expolio casi inimaginable, y luego sacan pecho y dicen que no tienen déficit.

En conjunto, más de 66.000 millones se van a llevar estos parásitos sociales de más en 2012, con nuestro dinero y el dinero de nuestros hijos. A saber, 28.000 millones para pagar a proveedores; 23.000 para cubrir vencimientos de deuda de las CCAA, que no pueden devolver y estos inútiles en lugar de intervenirlas les rescatan con nuestro dinero; y 15.000 millones para “liquidez”, o sea, para seguir despilfarrando sin límite. Y todo esto lo pagamos los españoles actuales y futuros. ¿Pero es que os habéis vuelto locos?, ¿con que derecho estáis arruinando a varias generaciones? Y esas cifras...  ¿dónde las habéis escondido, porque en el déficit no están? Sois unos consumados tramposos, no es de extrañar que ya nadie os crea y que desde los bancos de inversión al Bundesbank, pasando por el BCE y el FMI, afirmen en que los gobiernos de España mienten en todo.

“Haré lo que sea mas conveniente para los españoles”

Si el plan de recorte de Mariano es impresentable para las instituciones europeas, lo es infinitamente más para los españoles. El recorte solo afecta en la práctica a los trabajadores, a los parados, a los pensionistas -es lo siguiente aunque diga que no, como con hizo con  el IVA y con todo lo demás- y a la clase media, que esta siendo literalmente destruida. No afecta a los ricos, que están exentos de prácticamente todos los impuestos a través de las SICAV creadas por el Gobierno socialista en los años 80 y que cada vez son mas ricos, mientras que los pobres cada vez son mas pobres. La brecha social entre pobres y ricos en España es hoy tres veces mayor que en los años 60, y una de las mas elevadas del mundo. Tampoco afecta obviamente a la casta política parasitaria y sus dos millones de enchufados.

Me preguntan algunos lectores que a cuánto asciende el despilfarro de la casta política parasitaria. Para calcularlo hay que empezar por lo mas obvio: duplicidades entre Administraciones, 34.000 millones; 4.500 empresas públicas innecesarias en un 9 % puesto que fueron creadas para ocultar déficit y colocar a familiares y amigos -en total 450.000 enchufados- sin tener que dar explicaciones a nadie, y cuyos sueldos superan ampliamente al de los funcionarios de verdad, un despilfarro 30.000 millones; 17 miniestados con la estructura total de un Estado, parlamentos, defensores del pueblo, servicio metereológico, universidades a porrillo, canales de televisión para cantar sus glorias, 30.000 coches oficiales y alrededor de un millón y medio mas de empleados públicos nombrados a dedo totalmente innecesarios. Al gobierno catalán se le escapó hace unas semanas que tenía 260.000 empleados público, y a Griñán que Andalucía tiene 240.00. sSmen ayuntamientos, donde sobran unos 5.000. Luego hay oficialmente mas de 20.000 asesores, inútiles en un 90%, con un sueldo medio de 50.000 euros, etc, etc... Suman y el total de despilfarro asciende a120.000 millones de euros anuales. No hay ningún país del planeta capaz de financiar esta barbarie. El total de despilfarro asciende a 120.000 millones de euros anuales. No hay ningún país del planeta capaz de financiar esta barbarie.

Y entonces, señor Rajoy, ¡cómo puede tener el cinismo y la miseria moral de decir que “hará lo mas conveniente para los españoles”! Es un insulto absolutamente inaceptable a decenas de millones de ciudadanos honrados que están siendo expoliados sin conmiseración, y no solo ellos sino sus hijos y sus nietos, porque la ruina se extenderá por varias generaciones, y todo para mantener a esta auténtica  plaga de parásitos sociales, y mientras el recorte de sus inauditos privilegios no figura en su plan de Rajoy. Es simplemente de vergüenza.

Y por si todo lo relatado fuera poco y todavía hay algún despistado que piensa que esto tiene solución sin acabar con el sistema autonómico, en 2012 se va a producir una destrucción de riqueza superior a la producida durante la Guerra Civil, obviamente no hablamos de muertos sino de PIB. Entre enero y mayo han huido de España 163.000 millones de euros, el proceso sigue a toda velocidad y la estimación es que a final de año habrán salido de España unos 350.000 millones de euros. Al final de la Guerra Civil el PIB de España cayó un 24 %. En 2012 la destrucción de riqueza  solo por esta causa será equivalente al 34 % del PIB. Esto ya no tiene salida, así que, señor Rajoy, no siga arruinando a los españoles: o acabe con el Estado autonómico o pida el rescate y convoque elecciones.

         

30/07/2012  Hechos y criterios para procesar a 'Mafo'

Hipocresía inaudita, cinismo y desprecio hacia los españoles, a quienes han contribuido a llevar a la mayor depresión económica y social producida jamás en tiempos de paz, en la farsa de comparecencias montadas por PP, PSOE y nacionalistas. Un formato estalinista para permitir que los suyos se autoexculparan de sus tropelías sin posibilidad de ser interrogados. Todo estaba pactado ¿Y para pagar las prebendas de estos trileros nos suben impuestos hasta asfixiarnos, bajan sueldos, van a bajar pensiones, recortan sanidad, educación y todo lo que se tercie? Se está generando tal indignación y odio hacia los políticos que la gente les increpa e insulta en cuanto les ve, algo está cambiando.

El Gobernador del Banco de España, el regulador del sistema bancario, cuya principal responsabilidad, al haber perdido las competencias de política monetaria, es precisamente el control y la vigilancia del sistema financiero, fracasó en su cometido. A pesar de que permitió cometer todo tipo de disparates y tropelías, además de colaborar activamente para ocultar el resultado de sus desmanes y engañar así a los mercados, a las instituciones europeas y, lo que es infinitamente más grave, a decenas de millones de pequeños ahorradores, muchos de los cuales van a perder los ahorros de toda la vida, afirmaría con una desfachatezy un cinismo absoluto no ser responsable de nada. 

Por si fuera poco, fruto de su sectarismo ciego, Miguel Ángel Fernández Ordóñez se negó una y otra vez a tomar las medidas que la Inspección y el sentido común exigían, lo que ha destruido el gigantesco edificio de la Cajas de Ahorro, el referente de ahorro para las capas menos favorecidas de la población durante 160 años ¿Cómo ha sido posible aniquilar en solo seis años este magnífico sistema centenario que en 2004 concentraba el 54 % de ahorro de la nación, literalmente saqueadas por la casta política con la colaboración necesaria del Gobernador, donde se han amasado fortunas inimaginables y nadie ha respondido de nada?.

A la luz de los hechos, Mafo incurrió en grave incumplimiento de sus obligaciones, tanto por acción como por omisión, y se prestó a mentiras y manipulaciones para ayudar al gobierno Zapatero. Así hasta consumarse uno de los mayores desastre financieros de Occidente, la destrucción del tejido empresarial por la falta de crédito o por las condiciones abusivas, y el hundimiento económico de toda una nación.

Si el apadrinado por Pedro Solbes hubiera sido llamado por el Senado de EEUU habría salido esposado. En España, sin embargo, compareció ante una comisión parlamentaria, en realidad antiparlamentaria, ya que en el Estado de Partidos que los españoles padecemos los diputados no representan ni a los votantes ni a los ciudadanos, sino al Partido que los pone en la lista, y ante un conjunto de aplaudidores que no puede calificarse de Parlamento, menos aún si se puede mentir y cometer perjurio con total y absoluta impunidad, donde se permitió despreciar a estos personajillos y culpar a Rajoy y a De Guindos de todo.

Y los ha ninguneado, porque era plenamente consciente de que aparte de unos indocumentados sin ética pública alguna, no representan a nadie excepto a sus jefes, a quienes tiene cogidos por la nariz, porque posee pruebas y actas sobre quién ha hecho qué y quién se lo ha llevado crudo, y como aviso a navegantes, con un cinismo absoluto, dijo que mejor todos amigos y cuidadín con buscar culpables, “eso obstruye el diálogo y la cooperación”, aquí nadie es responsable de nada. La casta política parasitaria es una mafia regida por la ley del silencio y sus comisiones sólo pretenden engañar a la gente y defender a los suyos.

Argumentos para procesar a Mafo

A pesar de todo, existen hechos más que suficientes para pedir el procesamiento de Mafo. Por mucho menos, su homólogo de Islandia, Oddsson, está en la cárcel.

PRIMERO.- En 2006, los inspectores del BdE conjuntamente, le enviaron una carta en la que advertían de que iba a producirse una enorme crisis por la ceguera y falta de voluntad del Gobierno para reconducir la situación, y por la irresponsabilidad con que bancos y cajas estaban concediendo créditos masivamente al sector inmobiliario y a las familias. Y no con dinero propio, sino ajeno. ¡En solo cuatro años estos insensatos pidieron prestados al exterior 800.000 millones de euros, que ni han devuelto ni pueden devolver! Esto entraba de lleno en las responsabilidades del regulador, que disponía de mecanismos de sobra para cortar estas prácticas. Por mucho menos que eso se expropió a RUMASA unos años antes. Pero ni Mafo ni Solbes hicieron caso a los Inspectores. Esto entra de lleno en un terreno procesable por “incumplimiento grave de sus obligaciones”. En esa época echaría al Jefe de la Inspección, por crear las famosas “reservas genéricas”.

SEGUNDO.- En abril 2007 se produciría el desplome de Astroc. Financial Times dijo entonces que “el problema acabará afectando a todo el sector inmobiliario y a la solvencia de la Banca”. En lugar de tomar medidas, Solbes y Mafo optaron por mentir masivamente animando a los españoles a endeudarse, como antes hizo Francisco álvarez Cascos al recordar que los pisos solo pueden subir de precio, cuanto más se endeuden las familias para la compra de pisos mas ricos serán. Por manifestaciones similares, en EEUU meterían a la gente en la cárcel. En esa época de mandato socialista, sin embargo, el Gobierno vendió la mitad de las reservas de oro del Banco de España a Rusia a 600$ la onza porque “el oro ya no es una inversión rentable”. Hoy está a 1.600$.

TERCERO.- En agosto 2007 estalló la crisis financiera internacional, el BCE convocó una reunión de urgencia de los gobernadores de los bancos centrales de la eurozona, asisten todos menos Mafo, que estaba de vacaciones. El 12 de agosto, de la mano de Solbes, afirmó que la crisis no tendría efecto alguno sobre nuestro país. Es decir, que a España, el país más endeudado del planeta, una crisis financiera internacional no le afectaba en absoluto. ¡De locos! En los meses siguientes, ambos mantuvieron esta increíble tesis y empezaron el falseamiento sistemático de los balances. Este hecho, junto con lo sucedido con el aviso de los Inspectores, es el gran pilar sobre lo que labraría la ruina de España.

CUARTO.- En febrero 2008, Mafo falsea las cifras de crecimiento de PIB del cuatro trimestre de 2007 y miente masivamente para ayudar a Zapatero a ganar las elecciones.

QUINTO.- A partir de esa fecha, el falseamiento de los balances se convierte en práctica habitual. Cuando los auditores (colaboradores necesarios en esta trama)  iban al BdE a pedir aclaraciones sobre determinadas partidas, la respuesta era siempre: eso es así y punto, nosotros lo “garantizamos”.  El BdE mentiría en todo para engañar a los ciudadanos, a los mercados y a las instituciones europeas.

SEXTO.- Aunque la Inspección le había pedido por tres veces la intervención de CCM, el gobernador la permitió falsear sus resultados de 2008 y dar un beneficio de 30 millones, cuando la realidad era una pérdida de 740 millones, un hecho inequívocamente procesable. Y cuando la intervención fue inevitable, todo se haría de la forma más opaca y chapucera posible. Nos costaría mas de 9.000 millones y Mafo se negaría de acuerdo con el PSOE y el PP a pedir responsabilidad alguna.

SÉPTIMO.- Mas recientemente, Mafo consiente que se coloquen entre pequeños ahorradores españoles miles y miles de millones de activos tóxicos a precio de bonos triple A, en forma de “participaciones preferentes” de bancos que sabían estaban quebrados y no podrían pagar, en lo que representa el mayor estafa a los menos favorecidas de la Historia de España. Una trama delictiva de la casta política para ocultar a los ciudadanos y a su costa los desmanes cometidos en las cajas. Una vileza que supera  todo lo imaginable. 

OCTAVO.- Esta espiral de engaño al pequeño ahorrador español, culminaría con otro expolio de dimensiones épicas ideado e impulsado por Rato, que se moría de ganas de ser bankero y ponerse un sueldo de 6 millones, con el apoyo de MAFO, Zapatero, Esperanza Aguirre y Paco Camps, que consigue colocar un “banco malo” que valía cero a los ahorradores a través de una publicidad engañosa y extorsiones casi mafiosas a sus clientes. Una estafa “record” de 3.000 millones. Y a esto añadan el robo de 23.000 millones a los contribuyentes para salvar lo que debería haber sido cerrado, toda la subida del IVA para tapar el agujero de Bankia.

NOVENO.-  Resulta inaudito que 'Mafo' tenga las desvergüenza y la miseria moral de afirmar que “ esa pretensión ilusoria -el buscar culpables- mina todavía mas la confianza en las instituciones”, cuando el personalmente ha destruido literalmente el prestigio de la institución que presidía, infligido con ello un daño irreparable a la credibilidad del sistema financiero. “No soportaremos la desastrosa gestión de España” diría Merkel, pero los medios afines, o Intereconomía -participada por políticos que la utilizan para su interés (Rato tiene un 4,5 %) y donde pretenden que los oyentes más ingenuos les financien- la ignorarían mientras magnifican lo “bien que Rato se había defendido”.

Rosa Díez fue la única que no se prestaría a esta pantomima, porque sabe perfectamente que es solo en los tribunales donde los hechos y los criterios fundados pueden llevar a que se haga justicia. A Mafo y a Rodrigo Rato no les va a resultar tan sencillo irse de rositas ante un juez, porque las pruebas conocidas y las que no tendrán más remedio que aportar en sede judicial auditores, inspectores del BdE, directivos de cajas, presidentes de CCAA y chantajeados y estafados, son abrumadoras. Mafo, Rato y todos los demás responsables  deberían ser procesado y condenados, y sin duda lo serían si en España existiera democracia, libertad política y libertad de los jueces ante los gobiernos.

Señor Rajoy, basta ya de farsas y mentiras. Baje los impuestos confiscatorios a familias y empresas, recorte por la mitad autonomías y ayuntamientos, y verá cómo el sector privado se regenera y crea empleo, 2,8 por cada puesto público eliminado. Ramón Tamames y yo se lo explicamos al ministro Cristóbal Montoro en la Facultad, pero parece que ese día se quedó en el bar.

         

23/07/2012 La recta final: España ya no puede financiarse

Me decía mi amigo Camilo José Cela que la forma más estúpida de perder el tiempo “es tratar de convencer a los que no pueden ser convencidos”, y que uno “jamás debe responder a chorradas”. La “respuesta” a mi artículo del lunes “Rajoy no tiene derecho a llevar a la miseria a millones de españoles” por parte del Sr. García, entra de lleno en ambos supuestos, así que no voy a perder ni mi tiempo ni el de Uds. en responderle, algo que además hicieron mucho mejor de lo que yo podría mas de cien lectores que enviaron comentarios al mismo.

Lo trascendente hoy es que hasta aquí hemos llegado. Rajoy, cuya gestión es una auténtica tragedia, ha culminado en apenas siete meses el desastre ZP. En enero todas las cifras y hechos de la catástrofe estaban claras: las CCAA y el sistema financiero estaban quebrados, la economía de nuevo en recesión y la deuda creciendo exponencialmente. En lugar de pedir el procesamiento de los responsables, empezando por Zapatero -que además ha destruido España como nación-, Solbes y MAFO, de varios presidentes autonómicos y directivos de Cajas de Ahorro, y a continuación intervenir todas las CCAA insolventes y cerrar los bancos inviables, realizó la peor de las locuras posibles: premiar a los culpables y a los corruptos, entregar ríos de dinero sin control a CCAA y cajas,  y para financiar tal despropósito expoliar a la economía productiva y a las familias, cuya riqueza está siendo aniquilada, y mantener intacta la improductiva.

Hoy, con la prima superando los 600, Valencia pidiendo ser rescatada y un Gobierno sin liderazgo que ha perdido completamente el control, esto se ha acabado: España ya no se puede financiar. Los tipos de interés pagados el jueves hacen insostenible la situación. Son los mismos que obligaron al rescate de Grecia, Irlanda y Portugal. Los bonos a cinco años tuvieron que pagar un interés récord del 6,4 % y con una demanda insuficiente. Para que se den una idea del disparate pagado para financiar el despilfarro de la casta política, Francia pagó el mismo día  por el mismo tipo bonos y el mismo vencimiento un 0,86 %, la mitad que un mes antes, e Irlanda y Portugal pagan ya menos que España.

Estos niveles son inasumibles. Lo único que no sabemos es cuánto daño adicional está dispuesto a infligir este gobierno de irresponsables y cobardes a los españoles de hoy y a las generaciones futuras antes de reconocer la realidad, entrar con la motosierra en las CCAA y pedir el rescate más una importante quita de una deuda ya imposible de devolver. La obligación de España –algo conocido desde el principio y que el gobierno había ocultado - de responder de los 100.000 millones a la banca, lo que une deuda bancaria y déficit público, ha sido la guinda del pastel.

Crecen los partidarios de dejarnos caer

Empiezo por Valencia. El rescate que ha pedido supone, en opinión del Ministerio de Economía, de los mercados y de cualquier ser racional, que hoy lunes Alberto Fabra y el Consell en bloque deben presentar su dimisión y la Comunidad pasar a ser dirigida por el Estado. ¿Piensan esto Fabra y el Consell? Para nada. Según su inaudito punto de vista esto solo significa que recibirán la pasta –ya han obtenido casi 3.000 millones del ICO desde enero que jamás podrán devolver- que necesiten, a un tipo de interés de amigo y a correr. Y esta me temo será también la opinión de Montoro, que literalmente ha enloquecido, de un Rajoy completamente sonado y una señora Cospedal que, a punto de ser intervenida, no quiere perder su poder. Pues bien, Sr. Rajoy, Sr. Montoro y Sra. Cospedal, si cometen tal insensatez el bono a diez años estará por encima del 10% en semanas. El Gobierno no solo debe, es que tiene la obligación grave de dejar suspender pagos a Valencia y a cualquier otra CCAA en sus condiciones, si los culpables se niegan a dimitir y ceder sus competencias.

“El Sr. Rajoy parece no entender que para los mercados las regiones son la parte esencial del problema, y mientras no actúe con decisión en ese punto les da igual lo que haga”, me dirían proféticamente en Washington. El gobierno dice no entender lo que pasa, ¡pues eso es lo que pasa Sr. Rajoy, que Ud ha decidido a mantener el “statu quo” autonómico a cualquier precio! Rajoy perdió tal vez nuestra última oportunidad de una intervención razonable hace unas semanas, cuando a raíz del rescate bancario se le dijo que eso era insuficiente y que pidiera el rescate total. Este insensato, a quien solo interesa el poder aunque no sea capaz de utilizarlo, se negó en redondo, porque ningún gobierno sobrevive a un rescate, así que decidió seguir con lo suyo: más impuestos, más recortes sociales, más recortes salariales y los españoles… “que se jodan”. Para el WSJ “la situación financiera de España está cayendo en espiral fuera de control” y las nuevas medidas “solo servirán para dañar una economía cada vez mas debilitada”.

Octubre es el límite. Ese mes vencen casi 60.000 millones entre el Tesoro; CCAA, o sea el Tesoro, y deuda bancaria avalada en parte por el Tesoro. Ni el milagro de los panes y los peces harían posible refinanciar esos vencimientos. El mercado estima que las agencias rebajaran el rating del Reino de España a bono basura, y eso sería el punto de no retorno: España tendrá que pedir la intervención o suspender pagos.  Draghi le dijo a Rajoy “menos impuestos y más reformas”, este le ignoró y ahora se rasgan las vestiduras cuando afirma lógicamente que el BCE “no está para resolver los problemas de los Estados”,  y menos el de 17 miniestados innecesarios y fuera de control. Me consta que ese es su punto de vista.

Algunos catastrofistas llevamos meses pidiendo la intervención, porque es la  opción menos mala antes que suspender pagos o salir del euro. Pero después de la subasta del jueves,  ya nadie pone en duda en los mercados –algo que muestra dramáticamente una curva de interés casi plana, pagan el 7% desde el bono a 2 años hasta el de 10- que en cuestión de semanas España tendrá que pedir la intervención y una fuerte quita de su deuda. Pero cuando esto ocurra hay dos posibilidades, que nos rescaten o que nos dejen caer, y cada vez son más las personas influyentes que se decantan por la segunda opción y eso sería el apocalipsis. Según los análisis de Credit Suisse y UBS, si nos dejan caer y España saliera del euro, perderíamos el 50% del PIB en los 12-18 meses siguientes. Las familias perderían la mitad del valor de sus ahorros y sus activos. Por comparación, en tres años de Guerra Civil el PIB cayó un 23 %.

Pero es que ya no es solo el sector público, son las grandes empresas y de nuevo el sistema financiero cuyo acceso a los mercados está cerrado. El Ibex es el índice bursátil mas apalancado del mundo y la mitad de sus empresas están técnicamente quebradas. Telefónica es una de las empresas mas endeudadas del mundo, y todo eso ni siquiera está considerado en los balances del sistema financiero, no hay provisionado ni un euro para unas deudas terroríficas con estas grandes empresas, varias de las cuales jamás podrán devolver, por no hablar de la deuda soberana y de CCAA y Ayuntamientos cuyo valor de mercado es casi 100.000 millones menos de lo que figura en los balances. ¿Cuántos bancos creen que podrán sobrevivir cuando esto ocurra? El problema es que las necesidades de rescate de España superan las disponibilidades de los mecanismos europeos de intervención. El tamaño de la economía española, les recuerdo, es el doble de las de Irlanda, Grecia y Portugal juntas.

La dimensión es tal que Alemania simplemente no puede resolverlo, de ahí el mensaje central transmitido implícitamente por el presidente del Bundesbank a los empresarios alemanes. El gobierno español ha engañado en todo, ha mentido sin tregua y no ha hecho sus deberes, la burbuja de deuda pública y privada -400% del PIB-, es ya demasiado grande para que España pueda ser salvada. Y esta es la idea que empieza a extenderse, pues piensan que es mejor perder lo que han prestado porque seguir financiándonos les llevaría a pérdidas muy superiores: “what cannot be, will not be”. Cada vez es más difícil que metan su dinero en algo que consideran con toda razón un pozo sin fondo. Y no solo los europeos: los más “listos” o malvados de la casta política, que se dan cuenta que se les acaba el chollo porque ya no hay dinero, empiezan a hablar de salir del euro… Les da igual la ruina que supondría para España: solo piensan que esa salida pondría en sus manos la máquina de hacer billetes y con eso piensan que mantendrían sus prebendas.

La miseria moral de la casta

Seis comunidades se plantean pedir el rescate, o sea más dinero, pero ninguna la dimisión de sus gestores y su sustitución por profesionales. El despilfarro de dinero público resulta inaudito. En solo ocho meses han destinado 16.500 millones a  CAM (decisión consensuada ZP-Rajoy) en lugar de cerrarla; 6.000 millones al FROB; 23.000 a Bankia; 15.000 para tapar la quiebra de las CCAA; 28.000 más para pagar proveedores…  ¡Un robo de 88.500 millones a los españoles y tirado a la basura! Y además las CCAA necesitan 30.000 millones más de aquí a fin de año: 15.000 para refinanciar vencimientos y otros 15.000 como mínimo para cubrir el déficit porque siguen gastando sin freno. 

El gasto público en 2012 será de 470.000 millones, más lo que haya debajo de la mesa, algo que alcaldes y presidentes de CCAA, oposición y sindicalistas comisionistas exigen que se mantenga. Y los ingresos, extrapolando la tendencia a mayo (-4,6 %) más la subida de impuestos en septiembre, unos 370.000. Resultado: 100.000 + x millones de déficit. ¿Querrían vuesas mercedes, Mas, Griñán, Cospedal, Monago, Barberá, Aguirre, etc dignarse a explicar a nosotros, el pueblo, al que expolian sin contemplaciones, de dónde piensan sacar un 10% del PIB anualmente para seguir financiando sus lujos, sus chiringuitos y su inmensa corte de correligionarios, parientes, amigos, asesores, lacayos y titiriteros? ¿Y los más de 250.000 millones para vencimientos de deuda del Estado, autonómica y bancaria avalada, en 2013 y 2014? Y en 2013, después de las medidas, gastaremos aún 80.000 millones de más. La conclusión es sencilla: o acabamos con esta casta o ellos acabarán con nosotros.

PD: Lo que ya es el colmo de la indecencia y de la obscenidad es que Méndez y Toxo, responsables con Zapatero, Solbes y MAFO de la ruina de España, que reciben aún 8.000 millones de subvenciones, chollos y exenciones de impuestos  a las que no piensan renunciar, estén encabezando las manifestaciones de protesta

         

16/07/2012  Rajoy no tiene derecho a dejar en la miseria a millones de españoles

Hace tres semanas, con motivo de un viaje a EEUU, me despedía de ustedes hasta septiembre. Pero al volver me he encontrado con que, después de seis meses de tomar decisiones, casi todas en sentido contrario a lo que necesitaba el país, Mariano Rajoy decide superar los límites de lo tolerable y, de una manera tan vil como irresponsable, llevar a sectores enteros de población, a millones de españoles, a una situación de pobreza y exclusión social intolerables. Y todo ello no para salir de la crisis, ya que estas medidas hundirán aún más el crecimiento y el empleo, sino para mantener los privilegios de una casta política incompetente y corrupta que no está dispuesta a sacrificio alguno.

Con una cobardía poco común, elude su compromiso más esencial, el de gobernar, y lanza la mentira más escandalosa de toda su amplia trayectoria de embustes y falsas promesas: “Los españoles no podemos elegir si hacemos o no sacrificios. No tenemos esa libertad”.

Es decir, que los españoles no podemos elegir entre que nos arruinen a impuestos y nos recorten salarios y prestaciones o acabar con el despilfarro de 120.000 millones de euros anuales que supone, en conjunto, el modelo de Estado impuesto por la casta política. Que los españoles no tenemos la libertad para elegir entre acabar con las duplicidades entre AAPP (34.000 millones tirados por la fregadera) y cerrar las 3.000 empresas públicas inútiles creadas para ocultar deuda y colocar a 450.000 parientes, amigos y correligionarios a dedo con sueldos un 35% superiores a la media de los funcionarios, o que nos bajen las prestaciones de desempleo, las pensiones, la dependencia o la reinserción social.

También que los españoles no tenemos la libertad para elegir que se devuelvan al Estado las competencias de Justicia, Educación y Sanidad (lo que supondría un ahorro de 47.000 millones de euros, según cálculos de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, porque desde que Aznar cometió el error histórico de transferirlos a las CCAA el coste por alumno y enfermo ha aumentado más del doble en términos reales) y debemos aceptar sin rechistar recortes brutales en Sanidad y Educación y copago a todo lo que se mueve porque, para nuestro presidente, “eso ni se plantea”. Los niveles de irresponsabilidad y miseria moral de Rajoy resultan inauditos.

Dice no tener la libertad para decidir, pero sí para llevar a la ruina a la nación. Si es cierto que no la tiene porque es un cobarde y los barones no le dejan, debe dimitir. Que no diga que es una imposición de Bruselas, porque Draghi se lo dejó bien claro: “Menos impuestos y más recortes de gasto”. Rajoy, al igual que cuando estaba en la oposición -cuando Valencia, Murcia o Madrid capital estaban a la cabeza del despilfarro sin que moviera un dedo para evitarlo- es incapaz de recortar nada. Su ineptitud, elevada a escala nacional, no sólo está llevando a la miseria y a la exclusión social a millones de personas, está arruinando a varias generaciones de españoles con una deuda y unos tipos de interés inasumibles.  El jueves pasado la Asociación de Empresas de Trabajo temporal dio a conocer una cifra pavorosa: el número de familias españolas que vive por debajo del umbral de la pobreza asciende ya al 26,5%, mucho más que en Grecia. Y la opción de Rajoy es empobrecernos todavía más.

Una conversación en Washington

Hace dos lunes, en el hotel Fairmont en Washington, y gracias a un amigo común, tuve la suerte de poder exponer a un primera espada del FMI el que, en mi opinión, es el principal problema de España: el modelo de Estado. Le dije: “O ustedes nos ayudan acabar con las CCAA o las CCAA acabarán con España, es así de simple”. Naturalmente, esto hay que demostrarlo con cifras y a ello dediqué todo el tiempo del que dispuse. El FMI, al igual que la UE y al igual que Alemania, sabe que el problema de España radica en las regiones. Sabe también que Rajoy miente, y que miente en todo: en la situación del sistema financiero, en la situación macroeconómica y en el déficit público. Pero lo que no conoce bien es la dimensión real del problema. Me quedo corto si afirmo que mi interlocutor se quedó asombrado. Y es lógico, porque cuesta creerlo.

¿Cómo puede creer nadie que partiendo en enero de una situación de quiebra del sistema autonómico (que representa los dos tercios del gasto público de la nación) el Gobierno, en lugar de intervenir a las CCAA, les transfiere cerca de 30.000 millones de euros sin condición alguna? Un dinero que ya han despilfarrado, porque ahora necesitan 25.000 millones más. ¿Cómo puede nadie creer que un Gobierno renuncie a intervenir en la asignación correcta de dos tercios de los recursos de la nación?; ¿o que en los cinco primeros meses de 2012 el déficit del Estado se haya incrementado en un 31% y la extrapolación a fin de año nos lleve a un déficit de las AAPP del 11,6% del PIB (porque el supuesto adelanto a CCAA jamás será recuperado (1))?

Cuando conté, a modo de ejemplo, que la alcaldesa de Madrid y sus concejales tienen 1.500 asesores con un sueldo medio de 47.000 euros y 183 coches oficiales de uso personal, no me creyó. Así de simple. Tuve que pedirle que tecleara en Google “Asesores ayuntamiento Madrid”. Se quedó boquiabierto. El alcalde de Washington, al igual que el de Nueva York, ni siquiera tiene coche oficial y va en metro cada día a su trabajo. Cuando le expliqué que en España hay más de 30.000 coches oficiales, que desde 1978 se han contratado dos millones de empleados públicos a dedo, entre amigos y correligionarios, que las CCAA tienen más de 200 embajadas en el extranjero o que disponen de casi 50 canales de TV con una pérdida anual de 2.400 millones no se lo podía creer.

“Es obvio -me dijo- que ningún gobierno del mundo tiene derecho a empobrecer de ese modo a los ciudadanos si tiene alternativas de reducción de gasto tan claras, pero ni el FMI ni la UE pueden imponer un cambio del modelo de Estado. Son ustedes, los españoles, quienes deben hacerlo”. Le expliqué que eso era imposible porque España no es una democracia formal, algo que requiere un sistema representativo del electorado y la separación de poderes en origen; España no tiene ni lo uno ni lo otro. Los españoles carecemos de cauce legal alguno para cambiar el modelo de Estado. Ni diez millones de firmas servirían para ello. Lo entendía pero no era un tema del FMI me dijo, de todas formas “si esas son las cifras reales el rescate es inevitable, y eso obligaría a cambiar el modelo de Estado o algo equivalente”.

España necesita un rescate de 500.000 millones ya.

¿Alguien se ha molestado en sumar los vencimientos de deuda? En julio, los vencimientos del Tesoro eran de 19.000 millones y sólo se ha cubierto una tercera parte; 13.000 en agosto y septiembre; 27.600 octubre y, el resto, 9.000. Total: 62.000 millones. Las CCAA necesitan 28.000 y los bancos, descontando Santander y BBVA, han emitido 80.000 millones de euros con aval del Estado, de los que 38.000 vencen este año. Total: 128.000 millones. Unos 6.000 los sacarán saqueando la caja de las Loterías, y los bancos parte del BCE, pero aún quedan 100.000.

La liquidez que tenía el Tesoro la han transferido de forma casi íntegra a las CCAA y al pago a proveedores; con el déficit 2012 hay unas necesidades de financiación de 150.000 millones de aquí a fin de año (unos 27.000 millones al mes), que con la prima y los intereses desbocados son imposibles de lograr. Y, después, 175.000 millones en 2013 -vencimientos y déficit - y 250.000 en 2014. España necesita ya un rescate de  500.000 millones.

Sin embargo, eso no es lo único. España no puede seguir siendo el cortijo de una casta política parasitaria, cuyo pensamiento real sobre el conjunto de los ciudadanos es el expresado por la indigna palmera del PP: “Que se jodan”. Es lo que piensan los 17 presidentes autonómicos y su inmensa corte de parásitos sociales, es lo que piensan los 8.160 alcaldes y 68.578 concejales,  los miles de presidentes de empresas públicas y los miles de diputados, senadores, asesores o sindicalistas de pesebre completamente inútiles. ¿Acaso uno, uno sólo de ellos, o de los casi dos millones de empleados públicos nombrados a dedo, estaría dispuesto de renunciar a su prebendas para evitar la ruina de los españoles?

Las nuevas medidas no sólo son una chapuza absoluta, son un expolio sin precedentes a las clases medias y trabajadoras, mientras la casta política se niega a aplicarse a sí misma el menor recorte. Los 65.000 millones en dos años y medio no solo son falsos, son clamorosamente insuficientes. El conjunto, y con las valoraciones oficiales, supone 48.000 millones, no 65.000, o 19.000 millones año, o 6.300 millones en el cuatrimestre que queda. Se necesitarían 50.000 para cumplir el compromiso de déficit 2012. Además, las valoraciones oficiales son falsas, la recaudación estimada por IVA y otros impuestos se ha calculado sobre la base de que el consumo se mantiene. La teoría económica explica que eso no es así mientras la experiencia demuestra que se queda en la mitad.

La reducción de gasto por el número de concejales, valorada en 3.500 millones, es tres veces la real, pero como hay que esperar a las nuevas elecciones acaba en cero. Si se ponen las cifras reales, los 19.000 al año, se quedan en 12.000 escasos o 4.000 en 2012. Y, aunque van a reducir pensiones y subir la tarifa eléctrica, apenas llegará a la décima parte de lo necesario. Nada a cambio de una deflación brutal y de condenar a la miseria y a la exclusión social a millones de personas. Adicionalmente, el efecto sobre el sistema financiero de la caída de la venta de viviendas y la subida de la morosidad llevará a muchas entidades a la insolvencia. La buena noticia es que ni Rajoy ni el modelo de Estado sobrevivirán al inevitable rescate. La sustitución de estos irresponsables por profesionales es nuestra única posibilidad de salvación.

(1) La cifra del déficit del Estado correspondiente al mes de mayo es del 3,4% del PIB, que se compara con el 2,6% en el mismo periodo 2011. A partir de aquí, dos estimaciones son posibles: elevar el 3,4% a tasa anual (8,6%) y sumarle el 2% del objetivo de déficit de CCAA, ayuntamientos y Seguridad Social (10,6%), algo poco realista porque ese objetivo es una quimera. O, segunda, suponer proporcionalidad entre el 2,6% del Estado a mayo y el 8,9% total al final de 2011, y el 3,4% actual y el total a fin de año, lo que nos llevaría a una estimación de déficit de 2012 del 11,6%

         

25/06/2012  Carta a la Sra. Merkel: exija el fin de las autonomías

Respetada Canciller Federal:

Hace tres semanas, el profesor e historiador norteamericano David Spengler publicaría una carta abierta en The Asian Times dirigida a su persona, en la que la pedía “que dejara caer a España”, y explicaba las razones, que iban desde  la incompetencia, el despilfarro y la corrupción generalizadas del Gobierno y particularmente de las administraciones territoriales, donde nadie controla nada y nadie responde de nada, lo que implica una asignación del grueso de los recursos públicos (45 % del PIB) en forma tan disparatada e ineficaz que supera todo lo imaginable. Adicionalmente, según el Dr. Spengler, el Gobierno miente en todo: sobre su situación económica, sobre la bancaria y sobre la fiscal. Su deuda y los intereses son ya inasumibles  y, en consecuencia, somos insalvables.

No obstante, y aun reconociendo la veracidad de sus afirmaciones -que tengamos hoy más PIB real que en 2007 resume la falsedad inaudita de las cifras oficiales-,  España no sólo es salvable es que ni siquiera necesitaría la intervención, sólo necesita la supresión del sistema autonómico, que representa un despilfarro anual de más de 120.000 millones de euros, equivalentes al 12% del PIB. Sin embargo, la oligarquía política se opone radicalmente a desmontar esta gigantesca estructura que ha levantado en su exclusivo beneficio y escapa a las manos de los españoles el poder de cambiar este expolio de proporciones épicas. A día de hoy, el déficit de las regiones y ayuntamientos asciende a unos 5.000 millones de euros mensuales, y está siendo cubierto por el Gobierno con supuestos “adelantos presupuestarios”, supuestos porque jamás serán devueltos, lo que ha elevado el déficit del Estado en un 50% hasta abril, equivalente al 10% del PIB en términos anualizados. Y tampoco pueden pagar los vencimientos de deuda, más de 25.000 millones, y esperan que el Gobierno con el dinero del BCE lo haga por ellos.

Con una deuda pública total -no solo la computable- del 118 % del PIB oficial, un déficit  2012 estimado en más de 110.000 millones y unos intereses del 4,5% del PIB oficial en los próximos 12 meses, España ha superado el punto de no retorno y ocurre que sólo Ud. como Canciller de Alemania y líder más cualificada de Occidente tiene el poder de acabar con una situación que supondrá la ruina, no solo de España sino tal vez el fin de la zona euro. Y para evitarlo bastaría exigir, condicionando a ello cualquier ayuda, la reforma radical de las instituciones territoriales responsables de los dos tercios del gasto público. Es absolutamente inaceptable, tanto social como económicamente, que la UE y el FMI exijan a España que suba impuestos y recorte prestaciones, sin antes acabar con el despilfarro autonómico. ¿Cómo se puede subir el IVA y recortar pensiones y mantener 30.000 coches oficiales o dos millones de empleados públicos inútiles? ¿Cómo destruir la economía productiva y de las familias y mantener intacta la improductiva? Y es ahí Sra. Canciller, donde los españoles necesitamos desesperadamente su ayuda.

Como conoce perfectamente, porque lo ha vivido en primera persona, España ha estado gobernada durante más de siete años por un presidente poco cualificado y ahora, a pesar de las ilusiones populares puestas en el cambio, Mariano Rajoy se ha revelado un fracaso total. Ni tiene coraje, ni tiene un plan ni intención alguna de tenerlo, toda su gestión ha resultado una auténtica tragedia. Ambos, junto con el aparato de sus propios partidos, funcionan exclusivamente como una oligarquía -España tiene 450.000 políticos, cuatro veces más por habitante que la UE- de intereses comunes y nunca como partidos nacionales. Para ellos son más importantes sus ventajas partidistas y personales que los intereses de la nación, lo que les lleva a mantener a toda costa un modelo de Estado cuyo nivel de despilfarro y de corrupción nos conduce a la ruina.

Vivimos bajo un modelo que dividió la nación en 17 autonomías territoriales, totalmente contrarias, excepto dos, a la Historia y a la realidad objetiva de España.  Estas autonomías, cuyas competencias más que duplican a las de los Estados federales, son el vehículo con el que la oligarquía política fue colocando a sus familiares, amigos y correligionarios, creando para ello, el equivalente a 17 miniestados con todos los órganos propios de una nación, desde 17 Parlamentos a 19 televisiones públicas (todas en pérdidas), 23 Universidades sin alumnos que las justifiquen a 22 aeropuertos con 300 pasajeros/mes, pasando por infraestructuras absolutamente ruinosas. A ello se unen 8.200 Ayuntamientos, cuando no se justifican más de 3.000, y con niveles de despilfarro inauditos. Sólo Madrid, la capital más endeudada de Europa, tiene 1.500 asesores inútiles, 180 coches oficiales, personal cinco veces más que los grandes ayuntamientos mundiales y ha gastado 500 millones de euros en dotarse de la sede-palacio más lujosa de Occidente, mientras el 23% de madrileños vive por debajo del umbral de la pobreza, de ellos 140.000 niños. Y ahora ¡quieren organizar los Juegos Olímpicos!

La rémora del empleo público

Primero colocaron a decenas de miles, luego a cientos de miles y hoy totalizan dos millones de empleados públicos nombrados a dedo –causa principal del brutal nivel de desempleo, ya que en España cada empleo público destruye 2,8 puestos en el sector privado- y donde para no tener que dar explicaciones a nadie crearían hasta 3.000 empresas públicas, la gran tapadera del despilfarro, una inmensa telaraña de ocultación de deuda y corrupción, empleando a 400.000 personas amigas y con sueldos un 35% superiores a la media del sector privado.

El grueso de la crisis bancaria derivaría también del modelo de Estado. El 54% de los depósitos de la banca se concentraba hasta el año 2.000 en cajas de ahorro, que habían sido el referente de las clases humildes españolas durante casi dos siglos y que se convertirían en botín preferido de los Presidentes autonómicos, que impondrían a personas políticas afines no profesionales al frente de las mismas, al objeto de poder disfrutar de un poder económico casi ilimitado para financiar sus obras faraónicas y los disparates más inauditos.

Veinte “gestores” irresponsables y moralmente corruptos, interrelacionados política y económicamente por 14 presidentes autonómicos, que les garantizaría la no intervención del Banco de España primero y la ocultación de la realidad de sus balances después, financiarían los proyectos inmobiliarios más inauditos, que junto con las grandes obras públicas llevarían a la quiebra a la mayoría de estas instituciones bicentenarias en solo ocho años. PP, PSOE y nacionalistas sellarían un pacto de silencio para que ninguno de los responsables de tamaña catástrofe fuera procesado. La última acción al respecto la protagonizaría el Sr. Rajoy, de acuerdo con el PSOE, al no destituir al Gobernador del Banco de España por grave incumplimiento de sus obligaciones a cambio de su silencio.

En conjunto, esta situación ha llevado a España a un nivel de endeudamiento público y privado del orden del 400% del PIB, el más elevado del planeta, una cantidad que jamás podrá ser devuelta. Dentro de ella, la deuda pública no cesa de crecer, gracias a la actitud absolutamente irresponsable del BCE, cuyos préstamos se entregan sin control alguno para financiar el gasto corriente y los agujeros bancarios, y donde ni un euro va a la economía productiva, lo que arruinará España para varias generaciones. El rescate bancario ha sido de nuevo insuficiente,  porque se ha infravalorado la morosidad –la real es doble de la oficial– y porque las viviendas caerán aún un 35% y no se ha tenido en cuenta. Además crea un círculo vicioso de bancos quebrados comprando deuda con el dinero del BCE para mantener un Estado quebrado, que a su vez se endeuda para salvar a estos mismos bancos quebrados. Sólo la actuación simultánea sobre el sistema financiero, cerrando los bancos inviables y cambiando de modelo de Estado, puede salvarnos.

Sin embargo, si la ya inevitable intervención se hace en forma indiscriminada, desconociendo la realidad económica de la nación, reduciendo salarios y prestaciones y subiendo impuestos, sin cortar de raíz los focos de despilfarro y manteniendo intactos los 450.000 políticos, parásitos sociales en su mayoría,  que nos han llevado a la ruina, el resultado sería un desastre histórico y la miseria y el hambre para millones. Es por ello Sra. Canciller, que como única persona que está hoy en condiciones de ayudar al pueblo español, me dirijo a Ud. para pedirla que antes de la intervención exija en su lugar la supresión la locura económica que implica la actual administración autonómica y local. La eliminación de un gasto inútil de 120.000 millones de euros anuales, permitiría reducir el endeudamiento y crear empleo significativamente en relativamente poco tiempo, mientras que la alternativa conllevaría una brutal deflación interna con unas consecuencias económica y socialmente devastadoras. Un sufrimiento casi inimaginable para los españoles actuales y futuros, para mantener los privilegios de una oligarquía política parasitaria y corrupta.

Ihre Centeno

Roberto Centeno, Catedrático de Economía de la Universidad Politécnica de Madrid

(Se envía copias a Wolfgang Schäuble, Ministro de Finanzas de Alemania; Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI; Olli Rehn, responsable  de Asuntos Económicos y Euro de la Comisión, y Mario Draghi presidente del BCE)

El jueves inicio un viaje a EEUU. ¡Feliz verano a todos!

         

18/06/2012  La deuda es ya insostenible, España necesita una quita

“El rescate de la banca en España arruinará los servicios básicos”. Esta era la conclusión del editorial de The New York Times el pasado lunes, a la que añadía: “España necesita de un segundo rescate”. O sea, la intervención y la sustitución de irresponsables por profesionales. Afirmaciones ambas a las que llega cualquiera que se tome la molestia de sumar y restar. Resulta grotesco que, en los días posteriores, Gobierno y tertulianos televisivos de uno u otro bando, donde la mayoría no tienen la menor idea sobre lo que habla, centraran sus debates en si era un rescate, una línea de crédito o la abuela de Caperucita cuando lo único relevante es que se trata de un dinero que los españoles tendremos que devolver con sus correspondientes intereses –no los bancos, como mendazmente afirma Rajoy- y que la cifra es claramente insuficiente, los pisos van a bajar un 35%, eso no está contemplado, y la subida brutal de la mora tampoco. Para Barclays el agujero real es de 210.000 millones, de los que 38.000 son de Santander y BBVA.

Y lo que ya es letal, el dinero esta saliendo de España aceleradamente. Los extranjeros, los ricos o los moderadamente acomodados están sacando su dinero tan rápido como pueden, prefieren tener sus euros en Frankfurt, Londres o Zurich, y cuanto más dinero sale más insostenible es la situación. Es ridículo hablar de una deuda de 775.000 millones, porque es la “computable”, una mera convención contable de los burócratas de Bruselas. ¡Fíjense lo que le han importado a los mercados y a las agencias de “rating” la diferencia entre computable y no, entre rescate y línea de crédito! Ni siquiera el hecho, en este caso significativo, de la prelación a la hora de cobrar ha tenido  importancia. La clave para el mercado es la deuda real, la de verdad, la que tienen que devolver esta y las generaciones futuras, que es lo que el BdE denomina “pasivos en circulación”, y que supera ya de largo el billón de euros, una cantidad que España no puede devolver. Y los más de 40.000 millones en concepto de intereses en los próximos doce meses que tampoco podremos pagar aún liquidando los servicios básicos, que los liquidarán.

Los pasivos en circulación a finales de 2011 ascendían, según el BdE, a 932.151 millones de euros, de los cuales 649.000 corresponden al Estado; 192.000 a las CCAA; 64.000 a las Corporaciones Locales; y 27.000 a la Seguridad Social. Pero ahí faltan varias cosas. La primera es que han pasado cuatro meses y medio desde entonces y si suponemos la misma tendencia de crecimiento que en el cuarto trimestre de 2011 -en realidad ha sido mayor-, tenemos que la deuda real hoy es 81.000 millones mayor, luego los avales del Estado, fundamentalmente a la banca, 135.000 millones, y que sí necesita un rescate de 100.000 millones, adivinen ustedes quién va a pagar las cantidades avaladas. La segunda es los miles de facturas en los cajones de CCAA y Ayuntamientos que hay sin contabilizar ¿A cuánto asciende? No lo sabemos, pero si suponemos que la Comunidad de Madrid ha dicho toda la verdad con sus nuevas cifras y lo extrapolamos al total de España estamos hablando de unos 20.000 millones.

Sumamos y tenemos 1,17 billones de euros. Ahora añadan el rescate y estamos en 1,27 billones, que si nos creyéramos la cifra que el Gobierno utiliza para el PIB, 1,073 billones, falsa de toda falsedad, la deuda pública total sería del 118 % del PIB. Una cifra inasumible en principal y en intereses, lo que en opinión del WSJ hace inevitable la intervención. Un país no puede pagar el 7% de interés en los bonos 10 años sin ser intervenido, ninguna economía puede sostenerlo, por más que la mafia política esté dispuesta a mantener a toda costa su botín, sus blindajes y sus dos millones de paniaguados nombrados a dedo. La desfachatez, la desvergüenza y el cinismo de esta mafia dilapidando el dinero de los españoles, blindando sus privilegios y los de sus familias carecen de precedentes en el mundo democrático. Y mientras tanto, ni un sólo euro irá a la economía real. Y lo que es peor, Rajoy está decidido a salvar a los bancos insalvables, lo que equivale a tirar el dinero al fregadero. Espero que Bruselas impida tal locura. 

Bancos quebrados sosteniendo a un Estado quebrado

Decía la pasada semana que uno de los tres factores esenciales que hacía el rescate bancario completamente insuficiente era el hecho de que estaban financiando la deuda del Estado para evitar su quiebra y que este, a su vez, tenía que endeudarse para financiar a los bancos y evitar la suya. Todo un dislate tan clamoroso que resulta inaudito que no hayan exigido lo obvio: el rescate de ambos, de España y de la banca. Algo que los principales bancos de inversión estiman de momento en 350.000 millones y subiendo. Un día después, el martes, el premio Nobel Joseph Stiglitz y Moody´s afirmaban exactamente lo mismo. El tema es tan disparatado que sólo el apego enfermizo al poder de Rajoy –“yo soy el Presidente”,  recuerda cada poco– explica que se haya resistido a los dos, porque ningún Gobierno sobrevive a un rescate. Y como dirían en Bloomberg asombrados “y Mr. Rajoy en medio de la crisis haciendo juegos de palabras y yéndose a ver un partido de fútbol”. Lo que la agencia ni siquiera imagina es que para una mayoría de españoles es más importante el fútbol que el futuro de sus hijos.

Pero no hay disparate en España que no sea susceptible ser multiplicado por la mafia política. Ahora nos enteramos, o al menos un servidor, que quienes están comprando deuda masivamente no son los grandes bancos sino los nacionalizados . O sea,  bancos quebrados, nacionalizados con nuestro dinero, los utilizan para que el Tesoro les de unos papeles que nadie quiere, que estos llevan a Frankfurt y los irresponsables del BCE le cambian por dinero en efectivo que jamás podrán devolver, para que la mafia política mantenga íntegro su botín de dimensiones épicas.

Claro que de nuevo la culpa es de quien pone el dinero, el BCE ¿Cómo es posible que estos insensatos que imprimen billetes como si fueran cromos hayan entregado hasta mayo 288.000 millones, el 82,8 % de lo que adeuda toda Europa,  a estos irresponsables y sin control ni condición alguna? ¿Es que se cree el BCE que España va a poder devolver en 30 meses tal cantidad de dinero mas los 140.000 adicionales que Rajoy necesita antes de final de año, 85.000 para amortizar vencimientos y el resto deuda nueva para seguir financiando al sistema? El problema no es solo de volumen, que también, es sobre todo de coste, ¡estamos pagando el doble de lo que pagamos por lo que se amortiza! Aunque de repente alguien ha dicho que los 100.000 millones están condicionados a cerrar todos los bancos inviables no sistémicos, y ocho de diez lo son, empezando por los nacionalizados que deben cerrase de inmediato: Novagalicia, Banco de Valencia y Catalunya Bank. Y dentro de los sistémicos está Bankia, con más de 150.000 millones de euros en activos, que se resiste a cerrar el 80% de las participadas inviables solo porque el megalómano de Rodrigo Rato las juntó para ser un gran banquero sin molestarse siquiera en analizarlas. Y el Gobierno se ha apresurado a decir que eso ni se plantea. Normal, sin el canal preferente para estafar al BCE,  bancos nacionalizados y los quebrados, el chiringuito se iría al garete.

Ni tienen plan alguno, ni tienen pensado tenerlo

Como diría Rosa Díez mientras a Mariano le salía espuma por la boca, que el presidente del Gobierno coja un lápiz y un papel y escriba conmigo: “La deuda con el BCE en mayo ha subido en 14.500 millones, cinco veces más que en mayo 2011”. El déficit público en el primer cuatrimestre es un 54% mayor que el del año pasado –un 10 % del PIB en términos anualizados–, aunque la excusa son los “adelantos” a CCAA y Seguridad Social, una burla porque no solo no los van a devolver, es que necesitan mucho más porque siguen gastando un 50% más de lo que ingresan, y tampoco pueden amortizar los casi 30.000 millones de vencimientos de deuda. Y la Seguridad Social igual, los gastos crecen al 4,5% e ingresos caen al 1,6%. Es decir, la deuda de España no sólo es ya inasumible, está creciendo a gran velocidad y los desequilibrios estructurales también. El descontrol del gasto es absoluto: 115.000 millones más de lo que ingresaremos extrapolado a nivel año.

Pero hagamos ciencia ficción y supongamos que se decide recorte de gasto para situar la deuda en un nivel asumible, en torno al 60% del PIB en 20 años ¿Cuál sería la cuota anual? Unos 75.000 millones. Ahora súmele el sistema financiero, cuya deuda es el 109% del PIB, el doble de Francia o Alemania y el triple de EEUU, y un 165% del PIB de empresas no financieras y familias, la mayor del mundo: más de 250.000 millones. Nadie puede pagar el 25% del PIB durante 20 años, y Rajoy en lugar de explicar a Europa que España necesita urgentemente una quita, como Grecia, Irlanda o Portugal, sólo piensa en cómo conseguir más dinero de Europa para mantener el botín y el poder, pero ni tiene plan alguno ni tiene pensado tenerlo. La gestión de Rajoy es una auténtica tragedia, ha mantenido y agravado la de Zapatero, la falta de realismo, la improvisación y el caos en la toma de decisiones son ya escandalosas.

Decir, cómo hacen hoy estos insensatos y sus palmeros, que “remediar esto ya no depende de nosotros” cuando mantienen intacto un despilfarro autonómico y local de 120.000 millones de euros, cuando las medidas tomadas van todas contra el consumo y de la economía productiva, cuando la gestión de la crisis de Bankia ha sido un monumento a la incompetencia y al disparate, es un insulto inaceptable a los españoles y al resto de Europa, y lo mejor que nos puede ocurrir es que sustituyan a este Gobierno de incapaces y mentirosos por tecnócratascomo en Italia hoy o España en los 60. La solución no es el BCE, la solución no es más dinero sin control, la solución es acabar con un modelo de Estado corrupto hasta la médula que ni España ni nadie pueden seguir manteniendo

         

11/06/2012   No es el fin del mundo, pero sí el de nuestras familias.

¡Cien mil millones! Después de cuatro años de mentiras y ocultación al por mayor, después de 40.000 millones de dinero público despilfarrado, después de 135.000 millones de avales del Tesoro, después de una deuda con el BCE de 250.000 millones que habrá que devolver en poco más de dos años (¿cómo se hace eso con la economía en caída libre?), después de dos reformas del sistema financiero en tres meses, después de todo eso, digo, la banca más sólida de la galaxia necesita 100.000 millones de rescate europeo más la conversión en capital de la deuda subordinada, unos 50.000 millones aproximadamente, 150.000 millones en total. Y eso puede no ser todo.

España en bancarrota, un destrozo casi inimaginable que han realizado solo 20 personas en “colaboración” con 14 barones autonómicos. Todo ello gracias al grave incumplimiento de las obligaciones del gobernador del Banco de España y su lacayo Aríztegui, que saldrán forrados del BdE en lugar de esposados a cambio de su silencio respecto a los detalles de las relaciones inconfesables cajas/casta política/promotores corruptos.

Son infinidad las consecuencias de este desastre anunciado, pero empiezo por las más obvias. La primera es que deslegitima totalmente el sistema político corrupto hasta la médula y la perversión de las instituciones que impusieron los padres de la Transición. ¡Ojalá, como en Grecia, esto suponga el hundimiento de los dos grandes partidos políticos que nos han llevado a la ruina, y un cambio en la Ley electoral que ponga en su sitio a los partidos nacionalistas-chantajistas! La segunda,  que un rescate de esta dimensión significa pura y simplemente que serán intervenidos la casi totalidad de entidades financieras del país. Solo el Santander, el BBVA y algún otro, quedarán al margen. Y la tercera, la más grave de todas, que aunque esto no es el fin del mundo, sí los es para más del 70% de las familias españolas, de sus hijos y de los hijos de sus hijos.     

Un país no puede vivir continuamente al borde del precipicio gobernado por mentirosos y corruptos. El responsable final de la devolución de este dinero será el Estado español, lo que plantea un problema de deuda que los mercados no van a dejar de valorar. Además, el problema de España es multidimensional, porque también hay que reducir el déficit, nacional y regional, a niveles aceptables… y todo a la vez. Por ello no tiene sentido alguno pedir ayuda para arreglar el problema de la banca, sin pedir simultáneamente un rescate de España y de las CCAA. Para JP Morgan, la ayuda que necesita España asciende a 350.000 millones de euros, bancos incluidos. En todo caso, la idea del Gobierno es justo la contraria: pedir una “ayuda” exclusivamente dirigida al sistema financiero, y con ello librarse de una intervención de España.

Pero eso es una quimera, primero porque el rescate bancario producirá una contracción aún mayor del crecimiento (el FMI habla de un escenario catastrófico, caída del 4,1 % del PIB, y un millón de parados más). Segundo, porque la banca es quien sostiene España como la única compradora deuda, y ahora España se endeuda más aún para rescatar a la banca. En resumidas cuentas: o se rescata a los dos, o esto no se sostiene. Y tercero, para rizar el rizo del disparate nacional,  Montoro, apoyado por Cospedal, piensa sacar hispabonos, es decir, dinero garantizado por el Tesoro para mantener a los despilfarradores y a los corruptos. De Guindos dice que no, que solo a las CCAA que cumplan… y no lo hace ninguna. Y mientras tanto, Rajoy se fuma un puro, cada vez es mas difícil y costoso colocara la deuda, el mismo escenario que obligó a Portugal, Grecia e Irlanda a solicitar el rescate. 

Por primera vez en dos siglos, los españoles vivirán peor que sus padres

De momento y para poder compensar el desplome de los ingresos fiscales sin renunciar al despilfarro, Rajoy tomará en las próximas semanas las siguientes medidas, echándole la culpa a Europa, que la tiene sin duda por la irresponsabilidad del BCE de mantener una barra libre sin control alguno, y porque seguramente formarán parte del paquete de exigencias del préstamo:

1.- Subida del IVA, de los impuestos especiales y eliminación de deducciones fiscales como la vivienda (exprimir el limón como dicen los fiscalistas). Por supuesto, los ricos de verdad, vía SICAV, seguirán exentos de la mayoría de impuestos.

2.- Congelación primero y recorte después del sistema de pensiones, que en todo caso ya no se sostiene. Según los estudios actuariales realizados independientemente en la Universidad del País Vasco y en la Universidad de Valencia, las pensiones deben reducirse de media en un 40 %.

3.- Recorte, por diversos caminos, de las prestaciones por  desempleo.

4.- Recorte de la remuneración a los funcionarios, vía nuevas rebajas salariales, ampliación de la congelación y límites a la promoción interna.

5.- Recorte de prestaciones en Sanidad y Educación, y nuevos incrementos del copago con su extensión a áreas como la farmacia, las urgencias y las estancias hospitalarias. Los eventuales se irán todos a la calle.

6.- Subidas brutales del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y todo tipo de tasas municipales y multas.

La mayoría de los españoles no ha querido ni quiere ver, no ha querido ni quiere oír, no ha querido ni quiere actuar.  Y esto llámenlo como quieran, pero es el fin del mundo que habían conocido hasta ahora para más del 70% de las familias españolas. Desde mediados del s. XIX en España, si exceptuamos el paréntesis de la Guerra Civil, los hijos siempre han vivido mejor que sus padres, cada generación vivía mejor que la anterior y sus expectativas eran  mejores. Esto fue exponencial en los años 50 y 60. Pues bien, esto se ha terminado y no sabemos por cuánto tiempo. Mi maestro el Profesor Velarde habla de un siglo. No sé si tanto, pero dos o tres generaciones seguro vivirán peor, con menos sueldos, con menos empleos, con menos ventajas sociales y con expectativas menores que sus padres.

Y no solo eso. Esta casta política miserable ha llevado a España a niveles de posguerra -solo en Madrid, Cáritas tuvo que atender en 2011 a 118.000 personas–, ha llevado a 11,5 millones de persones a una situación de exclusión social, ha llevado a 2,2 millones de niños a la pobreza, una canallada casi inimaginable, tanto que según UNICEF solo nos superan Rumanía, Letonia y Bulgaria. Más de la mitad de la población ocupada es mileurista o incluso menos, y un 50% de jóvenes ni tiene trabajo ni esperanza de encontrarlo en un horizonte temporal razonable. ¿Y creen que les importa? Nada en absoluto. Ahí tienen a la alcaldesa de Madrid, un ejemplo entre mil, con 1.500 asesores con un sueldo de 46.000 euros, y 200 coches oficiales, que va a subirnos de nuevo el IBI y las tasas “fuerte y dolorosamente”, porque necesita 200 más…

¿Cómo Alemania y el BDE no intervienen a estos irresponsables?

Si se hubieran acometido la reforma del sistema en 2008, hoy España estaría en vías de franca recuperación. Y, sin embargo, de las 20 personas que de la mano de los barones autonómicos han arruinado a esta nación, ninguna ha sido procesada y todas han recibido compensaciones multimillonarias. Y Mariano Rajoy, ante el aluvión de demandas presentadas en Bankia y con un Rato que ya se ha pedido tres consejos de lujo, ordena a la Fiscalía Anticorrupción que investigue el caso, lo que significa  que todos los procedimientos abiertos en el tema, desde el 15-M a UPyD, pasando por los innumerables grupos de expoliados, quedan paralizados 4 ó 5 años en lo que se refiere a exigencia de responsabilidades. Es la misma trampa que en CCM, cuando la fiscalía, siguiendo órdenes del PSOE y del PP, investigó el tema y aún no ha dictado una resolución. Mientras tanto, el Sr. Moltó y sus compinches están de rositas. Impunidad para los malvados. Es la ley que la mafia política y económico-financiera impone a la judicatura.

Si España hubiera sido intervenida hace una año, Rato y sus secuaces no hubieran perpetrado el expolio Bankia, ni el de la CAM, ni ningún otro. El despilfarro autonómico no hubiera podido continuar, y cientos de miles, tal vez un millón de empleados públicos nombrados a dedos, habrían sido despedidos. Ya se sabe, como nos enseña la Estructura Económica de España, que por cada puesto eliminado en el sector público se crean 2,8 puestos en el sector privado, lo que significa que en lugar de destruirse 700.000 empleos se habrían creado o estarían creando 1,8 millones de puestos de trabajo (2,8-1). Y el tiempo juega en nuestra contra.

La pasada semana el Asian Times, el periódico económico con mas difusión en esa región, publicaba una carta abierta a la Canciller Merkel que titulaba “Deje caer a España”. Porque, explicaba, han mentido y continúan mintiendo masivamente, sobre la situación de las cuentas públicas, sobre el desastre ignoto de CCAA y ayuntamientos cuyas cifras son todas falsas, mientras la asignación de los recursos  es absolutamente disparatada. Dicen que el dinero que se nos presta supone una carga de deuda y de intereses que España ya no puede asumir, condenará a la miseria y a la desesperación varias generaciones de españoles, una canallada que ni el Gobierno, ni Europa, tiene derecho a imponer a los españoles, pero que nos han impuesto. Muy pronto lo percibirán en sus propias casas, así que o salen a la calle a defenderse y a defender a sus hijos o dense por muertos.

         

04/06/2012  "La gestión de Rajoy es una auténtica tragedia".

Esta frase del Financial Times publicada el miércoles es el mejor resumen de lo que piensan de Rajoy mercados e instituciones. El presidente ha perdido toda credibilidad, y España con él. Improvisación, caos, cobardía, incompetencia y corrupción son las señas de identidad de la casta política en general (que está arruinando económica, política y socialmente a esta gran nación) y de Mariano Rajoy en particular. No hay, no puede haber, indulgencia ni piedad para estos miserables que están llevado a la miseria a varias generaciones de españoles. El miércoles, JP. Morgan cuantificaba el volumen del rescate, 350.000 millones de euros, de los cuales 75.000 son para la banca. El jueves, el WSJ afirmó que el FMI tiene ya preparado uno de 300.000. ¿Puede evitarse el rescate? La respuesta es clara: rotundamente sí.

Basta para ello que Rajoy salga de su escondite y anuncie: “Señoras y señores, se acabó la fiesta, hemos decidido intervenir Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía y Cataluña, y en el plazo de seis meses las competencias de Justica, Interior, Educación y Sanidad serán recuperadas por el Estado (un ahorro de 58.000 millones). Los más de 8.000 ayuntamientos quedarán reducidos a la mitad, y los restantes reducirán sus efectivos también a la mitad, empezando por Madrid, con sus 1.500 asesores y sus 200 coches oficiales (20.000 millones de ahorro). Las 4.000 empresas públicas quedaran reducidas a 400 (30.000 millones de ahorro), se suprimirán la Diputaciones (22.000 millones de ahorro) y el País Vasco y Navarra pasan a tributar por el régimen común (11.000 millones). Suprimiremos 27.000 coches oficiales, 200 embajadas y 12.000 millones en subvenciones”. 

Pero, ya saben, “eso ni se plantea”. “Ya hemos hecho todo lo necesario”, afirman los miembros del Gobierno con total desvergüenza. “Sí, pero para suicidarse”, apostilla el FT. Esa es la auténtica tragedia. Estos miserables no están dispuestos a renunciar ni a uno solo de sus privilegios, antes se hunde España. En lugar de recortar el despilfarro político suben la presión fiscal sobre las familias y la economía productiva, lo que a su vez eleva el desempleo, reduce el consumo privado y mermara los ingresos del Estado. La recompensa por los sacrificios de hoy será más sacrificios mañana. Resulta grotesco que Rajoy pida más dinero y más tiempo para que sus medidas funcionen… ¿no ve que todas sus medidas son un condenado desastre y que todos los indicadores económicos van a peor?; ¿es que no sabe que la necesidad de financiación del Estado a abril es un 50% superior a la del año pasado, y que elevada a tasa anual equivale a un 10% del PIB? España no puede devolver ya toda su deuda; una quita entre el 30 y el 40%, tanto en la pública como en la privada, es imprescindible. Y eso el BCE debe tenerlo claro. Su política insensata de barra libre sin control alguno a gobiernos y bancos le convierte en culpable. España debió ser intervenida en julio de 2011.

¡Hágase justicia aunque se caiga el cielo!

Este principio de la justicia norteamericana tomado de Inglaterra es justo lo contrario a todo lo que Rajoy en su propio nombre, en el de Rubalcaba y en de los nacionalistas, ha hecho con MAFO, con quien ha pactado inmunidad y no dar a conocer una reciente carta de los inspectores del BdE denunciando sus innumerables tropelías. Todo a cambio de su silencio. ¿Qué sabe MAFO que aterra a los grandes partidos? Pues, sencillamente, todo. Quién hizo qué, quién se llevó qué, quién tomo decisiones de código penal y las relaciones de intereses inconfesables entre cajas y partidos políticos.  Y no solo él sabe todo, porque eso lo conocen más personas. La diferencia es que MAFO, a través de las Actas de la Inspección, tiene pruebas jurídicamente válidas para procesar y meter en la cárcel a numerosos cargos y políticos relacionados. Aparte de que estos juicios se convertirían en un proceso general contra esta casta política totalitaria y corrupta nacida de la Transición.

En marzo de 2009, MAFO, después de negarse a ello tres veces, no tuvo más remedio que intervenir Caja Castilla-La Mancha, un piélago de corrupción, de incompetencia y despilfarro. Montoro se había hartado de decir que exigirían el procesamiento de los responsables pero, al llegar al debate, se alineó con las tesis del PSOE. Increpado después por sus atónitos compañeros, Montoro respondió: son órdenes de Génova, se ha acordado un pacto de silencio. Lógico. El marido de Cospedal era uno de los responsables del área industrial donde, presuntamente, se habían producido los mayores desmanes. Pero Rajoy iría más lejos. “No estoy dispuesto a pedir responsabilidades a nadie”, ha dicho. Es decir, los corruptos, los que han arruinado a millones de familias, deben irse de rositas. ¿Pero quién es Rajoy para arrogarse tal potestad? Hablando recientemente con un amigo, conocido historiador, le dije indignado: “Estamos como en la Edad Media”. “No es cierto -me respondió- estamos peor y por dos razones”.

La primera, porque en la Edad Media el número de personas por encima de la Ley, era muy exigua en comparación a la población total. Ahora son capas enteras de la casta política y de las finanzas. La segunda, porque aquella gente se jugaba la vida para proteger a su gente y ahora solo la expolian. El próximo 16 de julio, algo que ignoran estos cobardes, se cumplen 800 años de la mayor batalla librada en Europa antes de la II Guerra Mundial, las Navas de Tolosa. En ella, tres Reyes -Castilla, Aragón y Navarra- cabalgarían ese día hacia la gloria o la muerte. Diego López de Haro, abanderado de Castilla, señor de Vizcaya, inició el ataque con sus vizcaínos contra un enemigo muy superior que había jurado destruirnos y llegar a Roma. Más tarde, el Rey Sancho, al frente de su caballería navarra, destrozó a la feroz Guardia Negra que protegía a An-Nasir, el líder almohade, cuyo gigantesco ejército fue literalmente aniquilado.

En solo unas horas, 100.000 hombres perdieron la vida, cifra solo superada en 1943 en la batalla de Kursk, donde cayeron 190.000 en las primeras 24 horas, aunque, eso sí, con una población en los países combatientes 30 veces superior. Un día de gloria que cambiaría nuestra Historia. ¿Imaginan a Zapatero, Rajoy y Rubalcaba en tales circunstancias? Hoy España sería musulmana. Rusia no olvida ni Kursk ni a sus héroes, mientras que estos indignos ocultan deliberadamente nuestras glorias. El día 16 de julio, representantes de Castilla, del País Vasco, de Navarra, de Aragón y de Cataluña deberían estar en las Navas honrando a sus héroes. Nunca lo harán.

"España camina inexorablemente hacia la insolvencia"

El tipo de interés de los bonos a diez años ha llegado al 6,7% (desde menos del 5 % en marzo), en el primer trimestre 100 millones de euros han salido de España y el pánico despertado por el desastre de Bankia ha hecho que el ritmo esté creciendo exponencialmente. Se estima una salida de más de 250.000 millones en el primer semestre. Ningún país puede aguantar una salida de capitales del 25% del PIB en seis meses, algo que además hace imposible la continuidad de muchos bancos. Es usted un mentiroso, Sr. Rajoy, porque sí estamos al borde del Apocalipsis. La UE quería intervenir el sistema financiero el pasado viernes, pero ustedes han obtenido tres semanas más a la desesperada, para esperar al resultado de las elecciones griegas. ¿Y para qué?, ¿para prolongar nuestra agonía? Como afirma The Economist, "da igual lo que ocurra en Grecia, España camina inexorablemente hacia la insolvencia".

Según los últimos datos del Banco de Pagos Internacionales, los bancos europeos tienen prestados 672.000 millones de euros a los bancos españoles (de los cuales 186.000 millones corresponden a entidades alemanas), la mitad de su capital y reservas. Ergo, España tiene que ser rescatada tanto si quiere Rajoy como si no. Los bancos españoles necesitan 120.000 millones para recapitalizarse, cifra superior a los 100.000 calculados por Blackrock para MAFO hace dos meses. ¿De dónde saldrá ese dinero? La primera parte de los tenedores de deuda subordinada (bancos europeos en su mayoría), que transformarían su deuda en capital con la pérdida consecuente. La parte restante, unos 75.000 millones, procederían de los fondos de rescate europeos, que a cambio, y junto con los tenedores de deuda, se harían con el control y la gestión de los bancos intervenidos.

La ventaja para los españoles sería inmensa, no tendrían que poner un euro. Se trataría además de un movimiento radical para la zona euro, un paso de gigante hacia el federalismo financiero y colectivamente garantizado por eurobonos. Otra ventaja gigantesca para los españoles es que rompería el monopolio bancario que nos tiene sometido a los costes financieros más altos de Europa, y empezaría a fluir el crédito. ¿Cómo, Rajoy, puedes oponerte a esta intervención solo para proteger a la casta y mantener el monopolio de los tres grandes bancos, que además son responsables principales de la salida masiva de capitales, con sus ofertas a sus buenos clientes para trasladar su dinero a sus sucursales fuera de España? Además, Montoro, ¿de dónde sacas que después del desplome de ingresos fiscales (del 18% hasta abril) las CCAA no tienen déficit? El Gobierno les ha entregado ya más de 20.000 millones: 15.000 de golpe en febrero, 3.000 a Valencia, etc… 35.000 para pagar a proveedores. Y han pedido avalar 26.000 porque están quebradas. ¡Y Montoro ni siquiera sabe cómo han cerrado 2011!

Y la guinda del pastel, lo de Durán i Lleida, pidiendo un Gobierno de concentración. ¡A buenas horas! Esto ya no lo salva la casta, ni junta ni multiplicada por 10, solo la intervención y el fin del Estado Autonómico. Además, lo que propone Durán es que los demás devuelvan competencias y ellos ninguna, peor aún exigen tener una autoridad monetaria independiente para poder trincar a dos manos, de España y de la UE. Durán tiene poco más de un millón de votantes y el resto de españoles somos 46 millones. Para éso, para que recauden los IVAS y el Impuesto de Sociedades del 66% de productos catalanes que venden fuera de Cataluña, mejor que se independicen. Que se lleven sus empresas, sus productos y su parte alícuota de deuda (180.000 millones) y que paguen a sus parados y a sus pensionistas que hoy paga España. Ya está bien de tomarnos por imbéciles.

         

28/05/2012 Del Frankestein autonómico y financiero

Esta semana, el conocido analista John Mauldin hacía referencia a la famosa novela de Mary Shelley, Frankenstein, e iniciaba su informe con una pregunta que el doctor protagonista de la obra se hace a sí mismo: “¿Tengo acaso derecho para, en mi propio beneficio, infligir esta maldición sobre las generaciones futuras? Tiemblo al pensar que puedan considerarme como la peste, que por mi egoísmo no había dudado en dar vida a un monstruo construido de partes que nunca debieron juntarse que se volverán contra mí, contra mi familia y contra la gente”. En España, el monstruo se creó dividiendo lo que siempre estuvo unido, poniendo barreras donde jamás las hubo y enfrentando a unas partes contra otras. El mensaje que nos envía Mauldin es claro: un desarrollo político insensato ha fabricado no uno, sino dos monstruos interrelacionados que están destruyendo a la nación, a la que se ha fragmentado en 17 autonomías contrarias en su mayor parte a la realidad histórica y objetiva de España. Algo que, como en la novela, acabará en tragedia.

Lejos de arrepentirse de su obra, como el joven doctor, esta casta política totalitaria y corrupta continúa, contra toda evidencia y contra toda lógica, defendiendo a unos monstruos que están arruinado a la nación. En un país en el que el disparate y la mentira se han convertido en formas habituales de gobierno, tengo que confesar que la defensa de las CCAA por parte de Montoro me dejó mudo de estupor. Solo la afirmación del indigente mental de Zapatero, según la cual España -la nación más antigua de Europa y una de las seis más antiguas del mundo-, es “una realidad discutida y discutible” supera en nivel de infamia a la de Montoro. Es tan grave como la de Rajoy cuando afirmó que “no habrá ni un euro de dinero público para la banca” y, ahora, cuando la cantidad es ya tan elevada que, a pesar de la chapuza que se está improvisando de pagar con deuda y que los bancos la descuenten, será imprescindible el rescate por el Fondo Europeo o el FMI. Pensionistas y parados serán las primeras víctimas.  

La cobardía de un Gobierno

Que el ministro de Hacienda (que tiene más datos que nadie) tenga la desvergüenza de afirmar que “el Estado de las autonomías no es despilfarrador”, cuando en realidad es la ruina de España, un caos absolutamente incontrolado y el origen de la mayor corrupción del mundo civilizado, es algo que supera lo imaginable y que pone en cuestión –más, si cabe- la credibilidad de España. Montoro no puede seguir insultando cada día a la inteligencia de los ciudadanos, diciendo primero una cosa y al día siguiente la contraria.

Hace solo cinco semanas decía que la causa del déficit eran las CCAA, y ahora afirma lo contrario. Antes hablaba de la necesidad urgente de realizar reformas, pero después no las ejecuta. Explicaba urbi et orbi que iba a intervenir a todas las CCAA que no cumplieran los compromisos de déficit, pero ni una sola lo hace y no intervienen a nadie. Incluso ha dado por buena las cifras presentadas por Andalucía sin comprobar nada -y sabe que todas tienen todavía miles de facturas en los cajones sin contabilizar, porque toman al Gobierno por el pito de sereno-. Para Montoro y su jefe, igual que para Zapatero y sus secuaces, el  mantener duplicidades, 4.000 empresas sin control alguno e instituciones inútiles (que, como he desglosado varias veces, representan el 12% del PIB, una ruina que ningún país del mundo podría permitirse) no es despilfarro. Llaman crecimiento a la subvención y austeridad a la presión fiscal, mientras que el recorte del gasto político, que es la clave, ni se plantea.

Pero no solo es despilfarro, es mucho peor. La desintegración del sector público (realizada sin planificación ni control alguno) ha dejado en manos de las Administraciones Territoriales los dos tercios del gasto público total, lo que ha dado lugar a una expansión disparatada de la burocracia, junto con una desconexión total entre los ingresos y los gastos. La casta política ha disparado el empleo público mientras ha hundido el privado (en los últimos diez años, creció en un millón de personas, casi todas a dedo, ¡y en más de 300.000 durante la crisis!). Y como cada empleo público creado destruye 2,8 empleos en el sector privado, ésta es sin duda una de las principales causas de nuestra ruina. 

Los Estatutos no han sido fruto de una reflexión general; han sido consecuencia de la improvisación y del chantaje político. Es imposible imaginar un modelo de Estado tan disparatado, ineficiente y corrupto como la España de las Autonomías. Caos organizativo, proliferación de organismos y empresas innecesarias, ruptura de la unidad de mercado… un desastre para la economía y para la competitividad y corrupción a todos los niveles. Y lo que ya podría considerarse alta traición: se está dando todo el apoyo político -sus votos valen cinco veces más que los del resto de los españoles- y económico -el País Vasco paga 9.000 millones menos de lo que debería- a los enemigos de España para facilitar y financiar la destrucción de la nación.

Artur Mas acaba de reconocer que Cataluña está en quiebra técnica y ha pedido al Gobierno que le financie por la cara los 13.000 millones de vencimientos de deuda de este año. Eso sí, sin renunciar a liderar el despilfarro político y la persecución y el fomento del odio a todo lo español. Y el cobarde de Rajoy se ha apresurado a decir que lo que haga falta. ¿Pero no dice CiU que Cataluña es una nación? ¡Pues que pidan ayuda al FMI!

Claro que, simultáneamente, Cospedal, con una desvergüenza inaudita, ha colocado a su marido de consejero en Iberdrola (y ya van cuatro, más el pacto de silencio de lo sucedido en CCM) igual que Sáenz de Santamaría al suyo en Telefónica. Con once millones de españoles viviendo por debajo del umbral de la pobreza y sin esperanza, con más de un millón salvados del hambre por Cáritas y las órdenes religiosas, ¿cómo el pueblo tolera que tales corruptos sigan al mando?

El BCE no puede comprar más deuda sin control alguno

Afortunadamente, la barra libre del BCE ya no es suficiente para financiar España, así que para financiar tamaño disparate, más el desastre bancario, es imprescindible la compra masiva de bonos por el BCE; compra que, si no se condiciona a la reducción drástica y verificable del gasto político, significará la ruina de España para los próximos 100 años, ya que transfiere las deudas de bancos y políticos irresponsables y corruptos a las generaciones futuras. Financia el despilfarro político actual a cambio de miseria y hambre futuras. ¿Cómo se va a promover el crecimiento si han dejado en manos de irresponsables la asignación de los dos tercios de los recursos públicos de la nación?

De momento, ni Draghi ni Van Rompuy están por la labor. Sin embargo, el BCE no tendrá más remedio que inyectar liquidez para salvar al euro, pero estarían locos si no imponen condiciones drásticas: acabar con el Frankenstein autonómico y cerrar todos los bancos inviables. La última de Guindos ha sido de vergüenza ajena: primero dice que Bankia no necesitará ayudas públicas, sólo los 4.500 millones del FROB; dos días después, que necesita 7.000 millones más; tres días más y la cifra sube a 15.000; un día más y 19.000 millones más. Al sumar los 4.500, nos da el total de 23.500 millones. Y, al parecer, 5.000 de más para dar beneficios cuanto antes y hacer que Goiri parezca un genio, aunque los accionistas y bonistas cuya participación se ha diluído perderán casi todo. ¿Imaginan ustedes qué hubiera ocurrido si la banca americana o británica hubiera pedido a los contribuyentes un 27% más del dinero necesario para su recapitalización, para dar dividendos al año siguiente? Si alguien piensa todavía que esto es un gobierno, que vaya al psiquiatra.

Los mercados están estupefactos, cuatro cambios en seis días, aparte de que, como no me canso de repetir, es ya inevitable pedir ayuda al Fondo de Rescate Europeo o al FMI, la antesala del rescate a la nación. No es de extrañar que la prima de riesgo se haya ido de nuevo a 500 puntos y el dinero y la inversión huyan de España en masa. La cuestión es de dónde va a sacar Rajoy los 145.000 millones para vencimientos de deuda soberana, los 114.000 de deuda nueva, porque el gasto previsto es un 50% superior a los ingresos, más los 60/65.000 millones que piden las CCAA y los 100.000 millones en que valoró Blackrock el rescate bancario para MAFO. España es el país donde con mayor rapidez e intensidad se ha deteriorado su posición fiscal, hasta el punto de hacer inviable su sostenibilidad, que además no se utiliza para financiar la actividad productiva sino gasto político, subvención y salvar bancos insalvables.

Los mercados son ya absolutamente conscientes de esta realidad, y cada vez son más los inversores internacionales que, aunque desean invertir en nuestro país, te comentan que las incertidumbres son tales que prefieren esperar y ver. Y no es únicamente la situación económica, que empeora día a día, la causa principal es el caos autonómico. Miles de normas diferentes y contradictorias. A las empresas les resulta más barato y sencillo mover sus productos entre estados europeos que entre CCAA, y las amenazas de secesión son devastadoras. Hace unos meses, el presidente de una gran multinacional farmacéutica instalada en Cataluña me explicaba que habían decidido paralizar todas sus inversiones, ya que su mercado es España y si Cataluña se separa, los productos fabricados en esa región o no podrían entrar en España o sólo lo harían con serias dificultades.

El resumen es la tormenta perfecta: un Gobierno al que nadie respeta y sin credibilidad alguna, un caos absoluto en las regiones donde nadie controla nada, una Contabilidad Nacional falsa, ruptura total de la unidad de mercado, un sistema financiero al borde del colapso, el Ibex, blanco de especuladores, la energía y las telecomunicaciones más caras de Europa que están produciendo un proceso creciente de deslocalización, y la salida masiva de capitales y  de las inversiones. La casta política es la culpable de la ruina de España. Y mientras no acabemos con ella nuestra sociedad esta condenada.

         

21/05/2012  El equipo económico, en estado de pánico.

Después de un jueves 10 caótico en el que se improvisó una cuarta chapuza financiera sin haber interpretado un balance y con De Guindos diciendo irresponsablemente que las cifras del BdE no son fiables, los comentarios de la prensa internacional fueron devastadores: “Mentirosos”, “Ineptos”, “¡Basta ya!”... La consecuencia lógica era una semana de infarto, siete días que hacen temer lo peor. Aquí estamos ahora, sin credibilidad internacional alguna, al borde de un desastre económico y social sin precedentes.

¿Quiénes son los responsables? Desde luego, Zapatero; desde luego, Rajoy -que ha resultado ser un fiasco total-; pero, sobre todo, un modelo de Estado inviable impuesto por una casta política totalitaria, para repartirse España (incluido el 54% del sistema financiero) entre familiares, amigos y correligionarios como si fuera un solar, y donde todo despilfarro, toda incompetencia y toda corrupción se dan cita.

Ninguna recuperación es posible, ningún reequilibrio en las cuentas públicas, mientras no acabemos de raíz con esta lacra que cuesta a la economía productiva y a las familias un 12% del PIB. Pensar lo contrario es como creer en los Reyes Magos. Y subrayo el “acabar”, no reformar. Ya es demasiado tarde.

El hundimiento de Bankia (necesitará más de 50.000 millones de dinero público, ¿cómo pensaban que ese desastre se arreglaba solo con 4.500?); el pánico de la gente intentando proteger sus escasos ahorros; el incremento espectacular de la salida de capitales (31.000 millones en abril); la prima de riesgo superando los 500 puntos; los intereses ya inasumibles de la deuda; el doble golpe de Moody´s a CCAA y bancos y las valoraciones de los activos bancarios realizadas por Blackrock y Wyman, que pueden ser devastadoras (Blackrock, contratada hace unos meses en secreto por MAFO, elevó a 100.000 millones las necesidades de dinero público, una cantidad que España no tiene), llevaron el jueves al equipo económico a un estado de pánico, según me explicó uno de los presentes. El recurso al Fondo Europeo para sanear el sistema financiero es ya inevitable, lo que hace casi automática la intervención. ¡Y aún no sabían lo del déficit, porque Hacienda no se habla con Economía! Otra brillante idea de Mariano, El coordinador, para arreglar España.

Si el equipo económico se encontraba en estado de pánico, cómo se encontrarían las 350.000 familias de pequeños ahorradores accionistas de Bankia que están a punto de perderlo todo. La subida del viernes fue puramente artificial, gracias a Mercavalor Bolsa, el bróker de las cajas, y a Bankia Bolsa. ¿Y los cientos de miles de ciudadanos que compraron preferentes “porque eran lo más seguro para su vejez” y ahora no tienen nada? El lunes, después del hundimiento, Rato y sus secuaces se fueron tan felices al palco de Bankia en disfrutar del Masters de tenis de Madrid con caviar y champán o similares. Como dice el chiste que circula por la red, “no hay que preocuparse, porque hay dinero para Rato”. Cuando uno recuerda que van a recibir indemnizaciones de entre 4 y 20 millones de euros per cápita por haber llevado a más de medio millón de familias a la ruina, el chiste deja de tener gracia.

Ningún Gobierno del mundo permitiría tamaño desafuero. Se lo dije antes y se lo repito: les han chantajeado, les han estafado, hay gente que tiene grabadas las promesas de seguridad y rentabilidad, entre ellas una sobrina de Antonio García Trevijano, a la que le aseguraron, como a todo el mundo, que las preferentes eran un producto seguro “que podía vender en cualquier momento, y que era solo una colocación de dinero a interés alto”. Trevijano está preparando una querella contra Bankia y, por supuesto, contra la CNMV y el BdE, que aprobaron el folleto de salida a bolsa sabiendo que era falso. En las preferentes miraron hacia otro lado, un gravísimo delito de negligencia por el que los responsables deben ser procesados. Vayan a por todos ellos en los tribunales.

“El destino de la economía ya no está en nuestras manos”

Esta frase del señor De Guindos supone un insulto a los españoles. ¿Cómo el ministro de Economía de un país cuya crisis es esencialmente política -consecuencia de un modelo de Estado absolutamente inviable, donde la corrupción económica, institucional y personal de la casta política supera la de cualquier otro país civilizado y, en conjunto, supone un despilfarro anual de 120.000 millones de euros- tiene la desfachatez de afirmar que el destino de nuestra economía ya no está en nuestra manos?; ¿entonces, qué piensa este insensato?, ¿cree que Merkel debe seguir financiándonos la juerga y la corrupción al por mayor?

¿Debe el BCE correr indefinidamente con la factura porque al Gobierno no le apetece acabar con los 34.000 millones de duplicidades entre administraciones, porque Rajoy no quiere suprimir las inútiles diputaciones que nos cuestan 22.000 millones, ni las 4.000 empresas públicas creadas exclusivamente para ocultar deuda y corrupción al por mayor que nos cuestan 40.000 millones, ni los 12.000 millones de subvenciones, ni meter en vereda a CCAA y Ayuntamientos, responsables de los dos tercios del gasto público y que ignoran la crisis porque el presidente es incapaz de poner orden?

La intervención es ya la única salida. Cuanto antes entreguemos la soberanía fiscal en sus dos vertientes (ingreso y gasto, sobre todo en la del gasto) a unos profesionales de la economía, tanto mejor para España y para los españoles. Dicen Gobierno, oposición y numerosos iletrados que si nos intervienen sería un “desastre”. Cierto, lo sería, pero para ellos, que perderían sus poltronas y, más grave, perderían la posibilidad de seguir llevándoselo crudo, particularmente en el las Administraciones Territoriales. Aducen con una desvergüenza inaudita que la prioridad de estas personas no sería España, sino que devolviéramos lo que debemos a Europa.

¿Desde cuándo la prioridad de la casta política ha sido España?; ¿desde cuándo su prioridad no ha sido otra que el desguace y el saqueo de la nación? Si la intención de los tecnócratas fuera ésa, para que pudiéramos devolver primero tendríamos que producir y dejar de gastar. Y, desde luego, lo primero que iban a cortar de raíz es el despilfarro autonómico y local, los 120.000 millones antes mencionados.

No es un Gobierno, es una panda

Era lo que nos faltaba con una credibilidad echa añicos. A raíz de conocerse el error de Madrid en marzo, expliqué cómo un sencillo cálculo elevaba el déficit 2011 a más del 9,5% del PIB. Ahora, sobre la base de los errores de tres CCAA, nos dicen que es del 8,9% y no del 8,5%. Pero, ¿y las 14 restantes?, ¿no cometieron error alguno? Eso no se lo cree ni el tonto del pueblo. ¿No hay ya nadie que razone? Con toda la prensa mundial llamándonos mentirosos, diciendo que vamos cuatro escalones por detrás de la realidad, ¿cómo en lugar de comprobar una a una el resto de CCAA y ayuntamientos, el Gobierno da otra cifra parcial que en poco tiempo deberán cambiar?

Si tres CCAA que representan el 35% del PIB de España han errado sus cálculos por un desplome de ingresos que es común a las 17, y ello supone 0,4 puntos más de déficit, hasta un niño de primaria podría estimar el déficit  de 2011: 9,6%. ¿Y los ayuntamientos? Madrid supera en casi 800 millones lo reconocido, y representa un 11% del total, hacemos la misma cuenta y estamos en el 10,6%. Lógicamente, Bruselas ya no se cree nada y ha decidido enviar expertos para saber la verdad. Hablando de esto el sábado con un miembro del Gobierno me decía: “El problema es que tu exalumno  Montoro no tiene huevos”. No me creo esa explicación. Quien no tiene valor es Rajoy. Tampoco palabra, ni honor.

¿Por qué Mariano no actúa de una vez contra la incumplidora número uno, Cospedal, dedicada casi full time a conspirar en Génova mientras Castilla-La Mancha arroja un déficit del 7,3% del PIB? Lleva un año mintiendo. ¿Por qué no le pide explicaciones sobre la oferta de un consorcio norteamericano de 120 millones de euros para quedarse con la ruina del aeropuerto de Ciudad Real, un proyecto que daría empleo a miles de personas porque se utilizaría como centro de distribución de varias multinacionales norteamericanas y asiáticas hacia Europa? Después de mes y medio, Cospedal aún no ha tenido tiempo de analizar el tema.

El caso de Extremadura, que ha presentado unos Presupuestos casi iguales al año anterior y no pasa nada, también es de libro. Tanto como el de Fabra. ¿Por qué Rajoy no le interviene después de haberle entregado casi 3.000 millones de euros, y si apenas ha tomado medidas para recortar 100 millones cuando tiene que recortar 4.500? Murcia o Cataluña casi triplican el límite. Galicia, 4,37%; Madrid, 2,21%... Nadie cumple nada, no intervienen a nadie y nadie responde de nada. También podríamos hablar del País Vasco, que paga 9.000 millones euros menos de lo que le correspondería si tributara como los demás. ¿Hasta cuándo este expolio?  La intervención ha sido una farsa total, y estamos hablando de los dos tercios del gasto de la nación. El espectáculo de engaño resulta absolutamente alucinante.

Por ello, ¡expulsemos cuanto antes a estos falsarios, a estos cobardes, a estos incompetentes y a los corruptos! Nos va en ello no solo nuestro futuro, sino algo mucho más importante: el de nuestros hijos y el de los hijos de sus hijos.

         

14/05/2012  La "gran estafa" de Bankia, ¡ a los tribunales!

La pasada semana un lector me envió una cita escrita en los años 50 por la escritora y filosofa rusa Alisa Zinivievna Rosembaum, más conocida por su seudónimo de Ayn Rand, una ferviente antisocialista y anticomunista que consideraba ambas ideologías formas abominables de opresión. Rand emigró a EEUU porque “este era el único país donde podía sentirme totalmente libre para escribir y opinar”. La cita parece pensada y dirigida para España, aquí y ahora. 

Cuando advierta que para producir usted necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye no hacia quienes trafican con bienes, sino con favores;  cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y la influencia política y no por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos quienes están protegidos contra usted; cuando repare en que la corrupción es recompensada y la honradez es un autosacrificio, entonces usted podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada”.

Todos y cada uno de estos hechos se dan en grado superlativo en la España actual. El dinero no fluye hacia la economía productiva, la corrupción es recompensada, el enriquecimiento procede de la influencia política y la ley protege a los corruptos mientras los ciudadanos, engañados y arruinados, se encuentran indefensos. No tanto si están dispuestos a actuar, porque, a pesar de todo, hay una mayoría de jueces honrados, aunque delitos clamorosos sean sobreseídos o se indulte a los poderosos. Y, mientras, Rajoy improvisa una chapuza por semana; la del viernes, 30.000 millones de provisiones para la banca, no da ni para pipas. La gente se quedaría horrorizada si supiera cómo deciden sobre sus vidas: todo improvisado el jueves, sin analizar nada, sin cifras certeras, sin diferenciar solventes de insalvables, cambiando de opinión cada hora, sin tiempo (“denegado, mañana como sea”)… una chapuza de república bananera. 

Spain´s plan fails to convince”, dijo el FT en su portada. “¡Basta!”, dijo Lex en su influyente columna, “los bancos españoles son maestros en el engaño… el país ha desperdiciado otra ocasión de oro, el gradualismo no va a ninguna parte. Hasta que no hagan una reforma seria, los inversores permanecerán fuera”. La gran banca ha salido en tromba diciendo que cumplirán sin problemas. ¿Cómo no?, ¡si son ellos quienes han puesto la cifra! De Guindos ya no se fía del BdE. ¿Y cuánto dinero público se ha enterrado? Para empezar, 15.000 millones, la suma de tasas y copago en Sanidad y Educación, más la subida del IRPF, solo para salvar bancos que deberían ser cerrados. Es disparatado, es inmoral.

De cómo han estafado a cientos de miles de ahorradores

Empecemos por Bankia, “el gran banco de la nueva banca”, el del “Hágase banquero”, una entidad que con la colaboración de la CNMV, el BdE y el Gobierno de Zapatero consiguió, como señala FT, “lo que ningún otro banco europeo hubiera podido, obtener 3.300 millones de euros de capital en medio de una crisis brutal” y que ha acabado como era perfectamente previsible: llevando a la ruina a cientos de miles de pequeños ahorradores. Primero les engañaron con el folleto de salida a bolsa aprobado por la CNMV, que como el BdE, sabía que varias de las cajas que se integraban estaban quebradas pero calló. Los cientos de miles de estafados pueden y deben organizarse y litigar contra todos ellos. Y contra un Gobierno que promovió esta y otras medidas análogas, como Banca Cívica, CAM, CCM, Caixa Cataluña, etc. Por cierto, ¿a cuánto ascendió el gasto publicidad y cómo se seleccionó a la agencia que lo hizo?

Como explicaba el jueves en este diario Enrique Utrera, los directores de sucursales aseguraban que “las acciones tendrían una rentabilidad por dividendo del 7 %, y que el valor de la acción iba a tener una fuerte revalorización”. La CNMV permitió además un cambio de las reglas del juego en el sistema de prorrateo, lo que perjudicó gravemente a los inversores. Y hubo mucho más: al engaño se unieron ciertas prácticas cercanas al chantaje. El modus operandi, empleado en este caso no solo para colocar acciones, sino también en la colocación de preferentes y bonos patrióticos por muchos bancos españoles, es el siguiente: los jefes de sucursal llamaban a clientes con líneas de crédito para decirles “Mire don Fulano, tenemos este producto fenomenal, acciones en este caso, y tiene usted una línea de crédito de (por ejemplo) 10 millones. Si quiere que le mantengamos la línea debe usted comprarnos un millón de euros en acciones -el 10 % de la línea de crédito era la cifra habitual- y si no lo hace tendremos que rescindírsela”.  Solo podían aceptar.

Los accionistas han perdido el 45% de su dinero en 9 meses. Ninguna institución extranjera compró porque, como decía FT, “había demasiadas banderas rojas”, que la CNMV, el BdE y el Gobierno conocían y ocultaron a los ciudadanos. Y no son solo los accionistas… ¿qué pasa ahora con decenas de miles de pequeños ahorradores que compraron, engañados, preferentes porque era el “seguro de sus ahorros” y ahora ni pueden venderlas porque no hay mercado ni recibirán intereses en años? Ningún banco pagará este año intereses a las preferentes. Y, mientras tanto, los sueldos de los de los consejos y de los gestores han sido escandalosos: 25 millones en Bankia, 4,5 en BFA, los de Cívica tenían cada uno tres secretarias en Madrid, y otras tres en Sevilla y Pamplona, varios coches, visas oro y sueldos millonarios. Menos mal que estaban quebrados.

“La destrucción de valor producida por Bankia es inmensa”, afirmaba el jueves FT. Y el problema ya no es solo Bankia, alcanza a todo el sistema, incluidos los más grandes. Por ello, y parafraseando La Marsellesa,  “aux armes citoyens! Formez vos bataillons! (…) Contre nous de la tiranie!”. Lanzo desde aquí una llamada muy clara: ¡a los tribunales ciudadanos! Formen sus agrupaciones, contraten buenos abogados y vayan contra la nueva tiranía, luchen sin tregua contra los bancos, la CNMV y BdE que les han arruinado. Ganarán. La razón y la ley están de su parte.

“¿Por qué banqueros, reguladores y Gobierno mienten?”

Sin embargo, Bankia no es la excepción. “Su ceguera, su incapacidad para abordar los problemas y su negación de realidad”, en palabras del WSJ, es regla de conducta de la banca más prepotente y politizada de Occidente. Era también la pregunta -el ladillo que precede a este párrafo- que se hacía FT sobre España. No se comprende bien como, habiendo perdido toda credibilidad desde Nueva York a Shanghai, desde Londres a Frankfurt, banqueros y Gobierno siguen mintiendo y aplazando las medidas necesarias. ¿Cuál es el fin? Ya no engañan a nadie, excepto a los españoles, gracias a su control aplastante de los medios. Sirve al Gobierno, aunque temporalmente, porque si ha perdido 4 puntos en los meses de gracia, ¿cuántos perderá en un año? Pero, ¿qué ganan los bancos con la ruina de España, a la que tan irresponsablemente han contribuido, con los mercados cerrados y sin credibilidad alguna? Esperan un milagro, pero ellos mejor que nadie saben que no existen en su negocio.

En mayo de 2006, los inspectores del Banco de España en un documento de cuatro folios advirtieron al gobernador y al Gobierno de los gigantescos desequilibrios que se estaban produciendo en el sistema financiero. También de la necesidad de atajar los mismos utilizando las atribuciones del BdE como regulador, antes de que se produjera una catástrofe. MAFO, Solbes y los grandes banqueros no solo hicieron caso omiso del aviso, también negaron que hubiera problema alguno. Solbes lo resumió así: “Cuanto más se endeudan las familias más ricas son, porque los pisos nunca pueden bajar de precio”. En EEUU Solbes y MAFO habrían ido directamente a la cárcel. La banca española es, en estrecha colaboración con la casta política, la causa de la ruina de España. Si hubieran hecho caso al SOS de los inspectores, la crisis jamás hubiera llegado a este punto.

Y dónde estamos hoy realmente. Bloomberg lo resume así: el Gobierno ha pedido a los bancos incrementar sus provisiones en otros 30.000 millones, hasta 130.000, menos de la mitad de crédito promotor -¿el 7,5% de los activos del sector es todo el problema?- ¿y qué pasa con los 1,4 billones de euros de deuda hipotecaria y corporativa? Para ello, la banca deberá incrementar nueve veces la cifra pedida, 270.000 millones hasta un total de 370.000 millones en que la media del mercado estima hoy el agujero del sistema financiero. “El Gobierno español infravalora gravemente las pérdidas, va siempre varios escalones por detrás”. Y concluye con un lapidario “There´s no way out for Spain”. El sector ya no podrá ser capitalizado sin ayuda externa.

Y lo más importante, ¿a cuánto ascenderá el expolio de dinero público? A decenas de miles de millones. Es inmoral, es “una injusticia bestial”, como denuncia Cáritas, rescatar bancos con dinero público mientras la pobreza y el paro crecen exponencialmente. Y, sin embargo, la solución es clara: salvar solo lo salvable, capitalizar los pasivos, los accionistas y bonistas lo pierden todo, excepto los pequeños accionistas en un límite prefijado -aparte de que, como he explicado, pleiteen contra el banco, el BdE y el Gobierno- y los acreedores se quedan con el banco, es decir, recuperan lo que buenamente puedan. Los que no tengan accionistas (CAM, Caixa Catalunya, etc…) se garantizan los depósitos inferiores a 100.000 euros y al resto lo que quede. Los acreedores lo pierden todo por su insensatez.

Que bancos o inversores insensatos que han hecho préstamos insensatos pierdan su dinero no provocaría ningún pánico bancario, como dicen algunos analistas, sucede en todas las crisis, han perdido el 80% en Irlanda y no pasa nada. Lo que no puede ser es cargar el coste de salvar a ineptos, corruptos y acreedores irresponsables a un país empobrecido en riesgo cierto de hundimiento. Como diría Ayn Rand, hoy podemos afirmar con certeza que la sociedad española está condenada.

         

07/05/2012  Rajoy no da la talla : de las mentiras al deshonor.

Después de más de siete años en los que Zapatero, Rubalcaba, Solbes y MAFO desataron la mayor catástrofe económica, social, política y moral de nuestra larga historia, el PP y Mariano Rajoy aparecieron como la gran esperanza que arreglaría o, al menos, revertiría una situación que nos llevaba al abismo. En julio de 2011, y por segunda vez en un año, los mercados se cerrarían a la deuda española, lo que significaba que España estaba quebrada, y, ante esta situación desesperada, la UE en vez de intervenirnos -que hubiera sido la opción correcta porque nuestro problema es la clase política y no la economía; es de gestión y no de recursos- hizo lo más cómodo: más madera. El BCE empezó a comprar masivamente deuda española a cambio de limitar el déficit, fijado en una Constitución que nadie respeta. Además, solo se pondría límite al déficit estructural, es decir, al déficit de pleno empleo; y si no existe pleno empleo la regla no es de obligada aplicación y la juerga puede seguir mientras el BCE continúe pagando.

Y desde entonces seguimos igual, endeudándonos hasta las orejas. Según el BdE, a finales de 2011 teníamos una deuda pública de casi un billón de euros, sin contar 100.000 millones de avales ni lo que Griñán y otros puedan haber escondido bajo de la mesa. Si el julio pasado nos hubieran intervenido la salida de la crisis habría sido sencilla; a finales de 2012, con 300.000 millones más de deuda, un millón y medio de parados más y unos intereses de la deuda inasumibles la salida será dramática. Y en este escenario, con España colgando del abismo con la barra libre del BCE como único salvavidas, con la economía desplomándose y el paro subiendo, Zapatero perdió las elecciones, unas generales que Rajoy ganó solo porque estaba ahí. Si en su lugar hubiera estado el Pato Donald también habría ganado, y con 30 escaños más.

Un Gobierno incoherente con la mentira por bandera 

Después de siete años en la oposición, después de un año en que la victoria del PP era evidente, la mayoría suponíamos que Rajoy tenía una estrategia clara de salida de la crisis. Pero no era así, no tenía absolutamente nada. ¿Y a qué ha dedicado tan largo periodo? Pues seguramente a relajarse, porque trabajar le cansa mucho. Y a consolidar su poder, lo único que le importa. Y, sin embargo, a la hora de dirigir el PP había demostrado que no daba la talla. Si fue incapaz de poner orden y gestionar su propia casa, ¿cómo iba a poder gestionar España? 

Desde el principio ha sido un puro fraude. Si su discurso de investidura fue pura demagogia, el debate trajo el final de cualquier esperanza. Amable y dialogante con todos, Rajoy se puso como una pantera con  Rosa Díez, quien le pidió el cambio de un modelo de Estado insostenible y corrupto y una nueva ley electoral que evite que los votos de los nacionalistas valgan cinco veces los de los no nacionalistas. Rajoy negó la mayor. Según él, la corrupción política (la mayor lacra de nuestra democracia) es una falsedad, el modelo de Estado (la esencia de nuestra ruina) no es ningún problema y la ley electoral (que consagra la desigualdad entre los españoles) es perfecta. Demostró, más allá de toda duda razonable, que o es un imbécil o es un falsario consumado.

Después diseñó una auténtica chapuza de Gobierno. Dividió la economía en dos partes irreconciliables, un dislate total consecuencia de su incapacidad para zanjar la riña entre De Guindos, su niño bonito, y Montoro. Resultado: enfrentamientos, contradicciones e ineficacias en un área clave asegurados. Montoro mantuvo a De Guindos completamente al margen de la redacción de los Presupuestos. Más tarde, el resto de ministros fueron elegidos entre amiguetes y leales, completos desconocedores de las carteras asignadas. Los titulares de Educación y Sanidad se enteraron del recorte de 10.000 millones por los periódicos; a la ministra de Fomento le pegaron un recorte mortal sin consultarla siquiera; y, después, Cospedal, ávida de poder, ignoró sus compromisos y multiplicó por tres el déficit permitido. ¿Es éste el Gobierno que va a sacar a España de la crisis?

Más tarde llegaron las medidas, todas contrarias a lo anunciado anteriormente: “Subir impuestos significa más paro y más recesión y eso es inaceptable”; “Jamás implantaré el copago”; “No se subirá el IVA”, etc. Es más, todas ellas son contrarias a lo necesario, expolian salvajemente a la economía productiva y a las familias. El problema de España es otro: desmesura de estructuras inútiles, gasto público disparatado e improductivo y sistema financiero quebrado. No es que Rajoy no recorte, es que lo mantiene íntegro. A Valencia le prestaron 1.022 millones en enero para no quebrar y, como era insuficiente, 1.678 millones más. Este mes necesitará 472 millones adicionales, y solo ha reducido el gasto hasta ahora en 108 millones. Además, 14 CCAA no cumplirán ya el objetivo de déficit. ¿A qué espera el pusilánime de Rajoy para intervenirlas? En lugar de ello, va a entregar 30.000 millones a los despilfarradores. Rajoy ha enloquecido. 

Este año, Montoro ha señalado que necesitaremos un endeudamiento adicional neto de 114.000 millones… ¡un tercio del gasto las AAPP, un 50% más de lo que ingresamos y todo para gasto corriente! Y Bankia que acabará costándonos 50.000 millones, más los 16.000 de CAM y los 8.800 de Caixa Cataluña. Y lo que venga, porque los pisos en España siguen siendo un 57% mas caros que en EEUU. ¿Cómo va a sobrevivir España si estamos en manos de una casta política insensata? Y para desinformados o sectarios, que siguen afirmando que el problema es la deuda privada, que sepan que empresas no financieras y familias ya han hecho el ajuste: de un déficit de 120.000 millones en 2007 han pasado a un superávit de 37.000 en 2011.

Necesitamos el rescate ya, antes de que sea tarde

Dice la casta política y su legión de palmeros que no se puede reducir el déficit con tanta rapidez porque ello colapsa el crecimiento e incrementa el desempleo. Esto, que depende de la estructura de cada país y de las causas de sus déficits, es rotundamente falso en el caso de España. El problema no es la reducción rápida del déficit, el problema es que se está realizando exclusivamente a costa de la economía productiva y las familias -la última ha sido expoliarnos 4.000 millones en peajes en autovías que ya habíamos pagado con nuestro dinero- mientras se mantiene íntegro el despilfarro. Eso sí colapsa el crecimiento.

Lo que no se puede es despilfarrar 34.000 millones de euros en duplicidades entre administraciones y no hacer nada; 22.000 millones en Diputaciones inútiles y no hacer nada; 12.000 millones en subvenciones innecesarias empezando por sindicatos de pesebre y partidos políticos y no hacer nada; 10.000 millones en Ayuntamientos duplicados; más de 50.000 millones en empresas públicas inútiles, televisiones sectarias dedicadas a cantar las loas del cacique de turno; tener más embajadas que España; más coches oficiales que EEUU; 500.000 políticos viviendo del cuento y más de un millón de familiares y amigos colocados a dedo y no hacer absolutamente nada. Cada puesto de trabajo en el sector público destruye 2,8 puestos en el sector privado. Y cada puesto de trabajo  eliminado permitiría crear 2,8 puestos de trabajo en el sector privado. Por cierto, la cifra desestacionalizada de afiliación a la Seguridad Social muestra una caída de 73.000 personas en abril, 267.000 desde enero. El recorte de las  pensiones será el siguiente: hasta un 40% de media como muestran todos los estudios actuariales.

Mientras tanto, el capital extranjero huye de España al ritmo de 20.000 millones de euros al mes desde enero, unos 80.000 millones en conjunto. Y para acabar de arreglarlo, estos necios establecen controles a pagos en efectivo y a las cuentas exteriores, algo que no ha hecho ni Grecia. La impresión más extendida es que España ha entrado en una deriva económica ingobernable, somos portada de FT y WSJ cada poco y nuestro desprestigio es ya mundial. Porque esto no es solo una crisis económica, es mucho más. Tenemos la clase política peor y más corrupta en 200 años, que ha hundido en el lodo el nombre y el prestigio de España, con unas instituciones totalmente desacreditadas y moralmente perversas, empezando por el Constitucional. Nos ha convertido en ejemplo de incompetencia, despilfarro y corrupción. Hay que acabar con esta casta política parasitaria que nos lleva a la ruina, necesitamos el rescate ya y gestores profesionales antes de que sea tarde.

No obstante, si creíamos que solo se trataba de defender los privilegios de la casta política y de la oligarquía financiera nos equivocábamos. Rajoy prometió por activa y por pasiva que sería implacable con los terroristas, y aseguró que exigiría el cumplimiento íntegro de las penas. De golpe, ha decidido acercar el máximo de terroristas al País Vasco para luego traspasar las competencias penitenciarias al Gobierno Vasco y que éste tome la decisión de excarcelar. Después el Gobierno central se lavará las manos diciendo que ya no es competencia suya. Una autentica felonía.

Bajo el certero título de Sin perdón, la líder de UPyD Rosa Díez explicó que “si por la mañana me sentí engañada al conocer la noticia, cuando he leído las explicaciones del ministro me he sentido completamente traicionada como ciudadana”. “Cuando renuncian a exigir que los terroristas pidan perdón, cuando renuncian a exigir a los terroristas que colaboren con la Justicia para esclarecer crímenes impunes, cometen un acto de alta traición”. ¿Qué le va a decir Rajoy a sus nietos cuando le pregunten por qué lo hizo? Nunca olvidaremos y jamás perdonaremos a los traidores.

         

02/05/2012  Morales se burla de España

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aprovechó ayer, Primero de Mayo, la frialdad, la incomodidad, cuando no el rechazo abierto de los países latinoamericanos a la declaración de guerra contra Argentina por parte del Gobierno de España para nacionalizar la parte de la red de alta tensión detentada por otra empresa española, Red Eléctrica. Comenté en un artículo anterior algo elemental en las relaciones de las grandes empresas con los estados en el siglo XXI: estos asuntos, la nacionalización de todo o parte de sus activos en un país, son cuestiones exclusivamente de empresa, y es la empresa y solo la empresa, con el apoyo discreto del Gobierno si fuera necesario (que, como demostró Botín en Venezuela, tampoco suele serlo), quien tiene que resolver el problema, en vez de ponerse a insultar como un niño y a pedir ayuda al mundo.

Sin embargo, en este caso la nacionalización ha venido acompañada de una burla a España, o si prefieren, al Gobierno, sin duda gratuita e innecesaria. El presidente Morales anunció la nacionalización justo en el momento en que se inauguraba la ampliación de extracción de gas en el campo Margarita, el mayor del país, realizada por Repsol y otras dos empresas, con la presencia de Antonio Brufau y cuyo destino exclusivo es el suministro de gas a Argentina. Morales podía haberlo hecho hace una semana o la que viene, pero lo hizo ayer. ¿Tal vez porque era Primero de Mayo, momento en el cual este marxista populista acostumbra a realizar este tipo de tropelías, o porque estaba el Brufau? Obviamente lo ignoro, pero quien no debía haberlo ignorado era Brufau. Como mínimo, debía haberlo sospechado. Alguien podrá decir que no podía evitar estar en el acto, y tal vez sea así, pero la pregunta es, ¿estaba también el presidente de British Gaz o el de Pan American, los otros dos socios? Brufau no debería haber estado en ese acto, y menos salir en la prensa saludando efusivamente a Evo Morales, no en este preciso momento.

El hundimiento del prestigio de España no ha sido inocuo

Después de mas de siete años en los que Zapatero y sus secuaces culminaron la mayor catástrofe económica, social, política y moral de toda nuestra Historia en tiempos de paz, tras aniquilar las raíces de creación de riqueza, dividir a la nación y abrir vías de agua en el Estado de bienestar, que tanto sudor y esfuerzo costó a varias generaciones de españoles, el prestigio internacional de España, tan duramente reconquistado (“España vuelve a estar de nuevo en el mapa”, dijo el WSJ ante la denostada foto de las Azores”) se tiró por la alcantarilla a cambio de nada. Un desastre culminado en el periodo de su Presidencia rotativa de la UE -la “conjunción astral”, que diría una de sus ministras palmeras-,  pues sería ahí donde demostró una ignorancia oceánica, como por ejemplo al ofrecer su solución mágica a la crisis mundial -la de España era demasiado pequeña para este fénix de los ingenios-: prohibirla por Ley.

“¿Pero cómo a nadie se le había ocurrido antes?”, se preguntó entonces, entre estupefacto y jocoso, el Financial Times. Ese periodo sería sencillamente letal y nuestro prestigio no se ha recuperado. ¿Cómo podría recuperarse nuestro prestigio? Nada más llegar al poder, lo primero que hizo Rajoy fue encubrir a los responsables de la catástrofe, dando instrucciones precisas a sus ministros de alabar la labor realizada por sus homólogos salientes, unos personajes que habían hundido España. Él hizo lo mismo con Zapatero: no solo le alabó, le concedió la Gran Cruz de Isabel La Católica. Cómo puede recuperarse la imagen de España si el presidente es incapaz de imponer un criterio, excepto el de su jefatura indiscutible, y ha convertido el Gobierno en una jaula de grillos, dividido la economía en dos carteras (lo que garantizaba enfrentamientos continuos y máxima ineficacia) y el resto de ministros se enteran por la prensa de decisiones clave que afectan a sus ministerios y sobre las que nadie les ha consultado. Esto es lo que hay, y el efecto es que no pintamos nada, y si no véase el caso que nos ha hecho EEUU, excepto, claro está, por el pánico a un default que afectaría a toda Europa y más allá.

No todo está perdido

Volviendo al tema de Red Eléctrica, se trata, primero, de una cuestión menor y, segundo, Red Eléctrica debería negociar una indemnización justa en silencio y sin pedir ayuda al mundo. Su actual presidente, la antítesis de Brufau, modesto y competente, puede hacerlo perfectamente, y seguro que consigue salir bien del atolladero. Solo cabe pedir que el Gobierno no intervenga, que se dedique a lo suyo, a arreglar España, porque de momento el Ibex y los mercados dan a las medidas de Rajoy un suspenso clamoroso.

Pero queda lo gordo, YPF. Y aquí hay un rayo de esperanza. Sé de primera mano que en Argentina está ganando adeptos la vía de una solución negociada, entre los dos gobiernos, y hay algunos segundos espadas de primera división que pueden hacerlo en ambos lados: la propia empresa y PEMEX. Solo hay una condición sine qua non: Brufau debe salir de Repsol, los agravios reales o supuestos, las descalificaciones y los insultos de grueso calibre, al parecer grabados de conversaciones imprudentes, hacen imposible una solución con él.

No creo que Fainé tenga problema alguno en buscar una solución profesional, y personal, perfectamente aceptable y justa, y máxime si Brufau facilita, en un último servicio a Repsol (lo que le honraría) la solución. La pelota está ahora en manos del Gobierno y por supuesto de Fainé y Brufau. Y el tema no es baladí, esto no es una red de alta tensión, es un auténtico tesoro. Exxon, CNOOC, Petrochina y muchos más están interesadísimos –“como cuervos acechando”, me dice un amigo argentino-.  ¿Cómo no iban a estarlo con más de 200.000 millones de dólares en juego? La solución pasaría por un esquema tipo Brasil, que es lo que debía haberse hecho hace meses a iniciativa de Repsol: el Gobierno argentino se queda con el 30% gratis et amore y la inversión (enorme) la realiza Repsol, que además buscaría para ello nuevos socios con el placet del Gobierno argentino, como ocurre en cualquier otro país con grandes recursos petroleros. El control político sería del Ejecutivo argentino, el operativo de Repsol, todos ganarían. Sería triste que esto no saliera porque una parte creciente e influyente de Argentina estaría por la labor. La gente de De Guindos tiene mucho que decir, quiero decir hacer, y hacerlo sin que se entere nadie hasta que todo este pactado y bien pactado. Aquí la discreción es esencial.

Salir de Argentina no es una opción ni aunque pagasen los 8.000 millones pedidos que no los iban a pagar -¿qué es esa cifra comparada con el valor de las reservas?- Ya se han cometido demasiados disparates por uno y otro lado, hora es de sosegarse, de dejar a un lado amenazas e insultos y de negociar en interés de las partes y sin luz ni taquígrafos.

         

30/04/2012 No es una recesión: es una depresión en toda regla

España ha entrado oficialmente en recesión por el descenso continuado del consumo privado y el frenazo de las exportaciones, según los datos del BdE publicados la pasada semana. Y, lo que es más grave, el Banco de España advierte que lo peor está por llegar. Se trata por tanto de una doble recesión, algo que jamás había ocurrido en nuestro país desde la Guerra Civil. Sin embargo, y como viene siendo habitual, la situación es mucho peor de lo que reflejan los datos oficiales. Para Paul Krugman, “ya no se puede hablar de recesión, España se encuentra en una depresión en toda regla”. Es decir, una grave crisis económica prolongada, profunda y acumulativa, con incrementos anormales del paro, caídas profundas del consumo, la inversión y la riqueza, y cuya duración puede extenderse entre tres y diez años.

Con una tasa de paro oficial del 24,4% y real del 26,5% -sumando los 435.000 “parados desencantados” que la semana de la encuesta no habían realizado búsqueda activa de empleo y que el INE clasifica como inactivos- (una tasa  superior a la de EEUU en el peor momento de la Gran Depresión), un 51% de paro juvenil, una población crecientemente empobrecida de la que un 23% vive por debajo del umbral de la pobreza, unos 1,7 millones de hogares con todos sus miembros parados y cuatro de cada diez parados sin subsidio, hablar de recesión supone un engaño a los españoles. Si no se han producido todavía casos graves de hambre es solo debido a la impagable labor de Cáritas y de las órdenes religiosas, que se encuentran literalmente desbordadas, mientras unos sindicatos depredadores y corruptos aún no han ofrecido ni un plato de sopa a un hambriento.

Desesperanza generalizada

La velocidad y la profundidad en la destrucción de la riqueza de las familias jamás había alcanzado la dimensión actual en tiempos de paz: el equivalente a un 50% del PIB desde enero. La pérdida de valor de las empresas del IBEX supera los 100.000 millones de euros desde esa fecha, que se añaden a los 200.000 perdidos desde 2008; la pérdida de valor de las viviendas, 1,5 billones desde 2008 o 400.000 millones, también desde enero. La renta disponible de las familias, el motor fundamental de una economía, despuésde cuatro años ininterrumpidos de caídas, volverá a caer en mas de 40.000 millones de euros en 2012 no solo por el paro, la inflación y la caída de remuneraciones reales, también por la fuerte subida de impuesto sobre la renta, y el aumento brutal de los impuestos sobre el ahorro y el impuesto de bienes inmuebles. Y mientras millones de familias luchan por sobrevivir sabiendo que sus hijos vivirán peor que ellos, Rajoy sigue desaparecido y sin liderazgo.

Y por si este entorno de depresión no fuera ya lo suficientemente dramático, el déficit del Estado en el primer trimestre alcanzó un 1,85% del PIB (el 7,4% en tasa anual, que con el déficit de CCAA y Ayuntamientos supera el 10% del PIB), un 75% más que el año anterior, para financiar gasto corriente, para que las CCAA puedan continuar el despilfarro. Después está la Seguridad Social, porque los ingresos no cubren ya los gastos de la misma y la diferencia está creciendo exponencialmente. Y, además, aunque no cuenta como déficit computable, tenemos el río de dinero para mantener cajas que deberían haber sido cerradas, la última, Caixa Catalunya, que costará 8.800 millones de euros a los contribuyentes, o con una Bankia inviable y, según el FMI, desastrosamente gestionada cuya intervewnción está cantada y nos costará 50.000 millones. ¿Con qué derecho Rajoy saquea el erario público otra vez, gracias a lo expoliado de renta y ahorro de los españoles, en lugar de cerrar las cajas y procesar a los responsables? Es algo intolerable para la nación.

¿Hasta cuándo piensan estos irresponsables seguir auxiliando a unas CCAA que no están en absoluto comprometidas con la estabilidad presupuestaria? No dicen que van a intervenir las CCAA que no cumplan, ¿pues a qué esperan para intervenir Valencia, Murcia o Castilla La Mancha, que ni cumplen ni van a cumplir?; ¿y qué hay de Andalucía o Cataluña, que ya han anunciado categóricamente que no piensan cumplir, mientras reciben miles de millones del erario público para tapar sus agujeros? Estamos en manos de insensatos que utilizan el dinero de los españoles como si fuera escombro. Y ahora Montoro dice que España necesita endeudarse en 114.000 millones, pagando el 90% más de interés por las letras, con un bono a 10 años al que los seguros de deuda (CDS) dan ya un 50% de posibilidades de impago, a lo que se suman 148.000 millones más por vencimientos de deuda. En total, 262.000 millones o el 25% del PIB.

Estos irresponsables pensaban que las compras de los bancos españoles con el dinero del BCE, del que se están llevando los dos tercios del total de la eurozona, no tenían final, pero resulta que sí. Santander y BBVA no compran más deuda al Tesoro. ¿Quién, entonces, les va a comprar los casi 200.000 millones que faltan para cerrar el año? Aún peor, la rebaja de rating de S&P en dos escalones y con perspectiva negativa, a solo tres peldaños del bono basura, obligará a fondos y bancos internacionales a vender masivamente deuda española. ¿Con qué dinero va seguir financiando entonces Rajoy el despilfarro autonómico y un sistema financiero quebrado?; ¿a qué coste inasumible piensan colocar tan ingente cantidad de deuda? Unos y otros están hundiendo el país para los próximos cien años.

Una pérdida de credibilidad histórica

Frente a todo esto tenemos un Gobierno sin plan ni estrategia alguna, sin cohesión, dedicando sus mejores esfuerzos a apuñalarse los unos a los otros. Ni se plantea recuperar la soberanía económica dividida en 17 pedazos, lo más esencial junto con la recuperación del crédito para superar la crisis. El Ejecutivo es tan cobarde  que ni siquiera ha acometido la reforma del BdE, cuyo prestigio está por los suelos, ni destituido a su gobernador, principal responsable junto con Zapatero de nuestra ruina económica. Un Gobierno que ni siquiera se plantea una alternativa energética racional, ni de lucha contra los monopolios, lo que nos lleva a pagar los precios de los productos petrolíferos antes de impuestos, del gas, de la electricidad, de las telecomunicaciones y de los servicios bancarios más caros de Europa. Cualquier gobierno sensato hubiera tomado medidas drásticas de recorte de gastos inútiles, algo sencillo cuando el despilfarro de dinero público supera los 110.000 millones.

Nunca en la historia de las democracias un presidente había perdido tan enorme caudal de credibilidad y de esperanza en tan poco tiempo. Todas y cada una de las afirmaciones de Rajoy, desde “hay que bajar impuestos” a “jamás implantaré el copago” pasando por “tenemos un plan perfectamente diseñado para salir de la crisis” o “no emplearemos un euro de dinero público en rescatar a la banca”, se han demostrado falsas en poco más de 100 días. Ha subido impuestos, ha implantado el copago y no tenía plan alguno. A día de hoy, ya da igual lo que Rajoy diga o prometa: su credibilidad en los mercados es cero, solo las cifras de déficit y paro cuentan, y son desastrosas. Mientras, los mercados empiezan a descontar ya que hasta los grandes bancos tendrán que ser intervenidos y la fuga de capitales se convierte en un torrente. Todo lo demás es música celestial.

La intervención: el único camino

Cada vez resulta más difícil evitar una sensación de desesperación y de impotencia. La casta política, empezando por un Gobierno ineficaz y siguiendo por la oposición (que hace todo lo que está en su mano para desestabilizar el país), los nacionalistas (en chantaje permanente a la nación) y los sindicatos (con su larga tradición de destrucción de empresas) está llevando a España hacia el desastre. Una nación no puede continuar viviendo así año tras año, de promesas vanas e incompetencia manifiesta, viendo como se destruye cada día su riqueza, como la clase media, el gran pilar que ha sostenido el crecimiento de nuestra economía, está siendo eliminada y sin el más mínimo horizonte de esperanza. La intervención es la única esperanza posible antes de una revuelta social cada día más cercana. La intervención supondría que España pasaría a ser dirigida por verdaderos profesionales de la economía, en lugar de por políticos incompetentes y moralmente corruptos que jamás nos sacarán de la crisis.

La intervención supondría que, ante una propuesta a boleo de “recortar” 10.000 millones en Sanidad y Educación, se hubiera implantado la propuesta de Esperanza Aguirre: devolver al Estado Justicia, Sanidad y Educación, lo que hubiera supuesto un ahorro de 48.000 millones, sin copagos ni tasas; la intervención supondría que antes de subir un solo impuesto se acabaría con los 34.000 millones en duplicidades; que antes de subir el gas, la electricidad o los servicios bancarios, se acabaría con los monopolios; que antes de recortar inversiones e investigación se recortaría gasto corriente; que antes de dejar al Estado sin dinero para funcionar correctamente se cerrarían las diputaciones, incluidas las vascas, porque o sobran las Diputaciones forales o sobra el Gobierno Vasco.

En todo caso el diagnóstico es claro: el problema no es el PP, no es el PSOE, no es IU, ni siquiera los nacionalistas. El problema son todos ellos, todas estas mafias legales dedicadas a saquear España, instaladas como casta parasitaria, privilegiada, financiada íntegramente con el expolio a los contribuyentes, con 500.000 cargos de designación política, el doble que Italia y 300.000 más que en Alemania, aparte de los cientos de miles de familiares, amigos y correligionarios, y donde la oligarquía económica está exenta, vía SICAVs, de la mayoría de impuestos. O desmantelamos esa casta o no hay supervivencia posible

         

23/04/2012 Repsol, una gestión manifiestamente mejorable

La expropiación de YPF ha sido la crónica de una muerte anunciada. Sólo ha sorprendido a Repsol, que pensaba que al igual que en España todo le estaba permitido, y a una mayoría de españoles que no conocen los hechos, porque los medios han enfocado el tema como un enfrentamiento entre Argentina y España, cuando sólo se trata del problema de una empresa, algo que cualquier otra resolvería solita, sin insultos ni declaraciones de guerra, porque es infinitamente más eficaz. Ante una situación similar en Venezuela, Botín rechazó tajantemente la oferta de Zapatero de convertirlo en un problema de Estado, negoció solo y en silencio, y al final obtuvo un precio estupendo. Ninguna empresa seria se pone a patalear y a llorar como un niño pequeño, máxime si parte de la culpa es de una deficiente gestión, ni implica a su país porque así sólo se consigue enfrentar en vano dos naciones hermanas, obtener la mitad de la mitad y dañar a otros. ¡Y ojo, que esta deriva insensata de insultos y amenazas no acabe en una guerra comercial con toda Latinoamérica!

A efectos de la expropiación, la historia comienza en mayo 2011, cuando Repsol anuncia a bombo y platillo el “descubrimiento” de un gigantesco yacimiento de petróleo y gas no convencionales en el suroeste de Argentina.  En realidad, se trataba de un yacimiento bien conocido, pero que no se había explotado por no existir una tecnología capaz de extraer económicamente petróleo y gas de rocas madres, y Argentina tenía petróleo y gas convencionales suficientes mucho más baratos. Repsol montó todo un circo por razones internas, pues su equipo dirigente estaba siendo seriamente cuestionado en ese momento por Sacyr-Pemex, que de haber triunfado igual habrían cambiado el rumbo de la expropiación. Pero incluso en octubre, como recuerdan los mexicanos, acusan irresponsablemente a Pemex de desleal y ahora la piden ayuda.

El encuentro con Obama

Así las cosas, a principios del pasado noviembre, Cristina Kirchner viajó a Estados Unidos invitada por Obama, que le presenta a Rex Tillerson, el todopoderoso presidente de Exxon, que felicita a la Presidenta por “estar instalada sobre un océano de petróleo”. Sorprendida, le pregunta “¿de que océano me habla?”. El tejano se refería a “las rocas madres de Vaca Muerta”, un área de una extensión similar a Extremadura. La presidenta Kirchner se echó a reír de manera nerviosa: “Pues vaya novedad, eso lo conocemos los argentinos desde hace décadas, pero como usted sabe no son comercialmente explotables”. Tillerson no da crédito a lo que oye: “Señora Presidenta, me asombra que usted no esté informada. Ya hay un procedimiento operativo de fracturación con agua a presión y perforación horizontal, y a un coste de explotación que puede estar en torno a los 25 $/barril”. La dirigente argentina, que al parecer desconocía esa información esencial, vuelve a su país echando venablos contra Repsol, máxime cuando una Argentina autosuficiente en petróleo y gas ya no lo es.

La cúpula de la petrolera española, por su parte, dedicada en cuerpo y alma a asegurar el control de la sociedad, ni reacciona ni es capaz de conseguir a tiempo un socio que aporte el dinero que ellos no quieren o no pueden poner. Pero el Consejo de Repsol, donde exceptuando los consejeros dominicales, el resto son políticos nacionalistas de CiU, PNV e independientes bastante afines que todo lo que saben del petróleo es que empieza por P y termina por O, algo insólito en una sociedad seria, y que cobran 300.000 euros por nada, no tenían ni idea de la urgencia de actuar.

La precipitación de Rajoy en “declarar la guerra” a Argentina, en lugar de presionar en la sombra y meter por medio discretamente al Rey, y las últimas declaraciones inaceptables e insultantes de Brufau hacía Argentina, diciendo que le habían expropiado por no pagar sobornos, un comportamiento insólito que no forma parte de los usos y costumbres de las grandes empresas, han envenenado la situación y puede meter a más de 400 empresas españolas, que se comportan correctamente, en un lío de mil demonios. No se trata solo de que Kirchner se haya extralimitado, también lo había hecho Chávez, ni se trata sólo de que abuse de su posición dominante, pues eso podemos decir que lo hacen diaria e impunemente de alguna manera Repsol y Gas Natural con los españoles a través de su posición dominante.

De puertas afuera, la Secretaria de Estado norteamericana no se puso al teléfono del Ministro de Exteriores. En Bruselas, donde coincidieron y Hillary no se pudo escabullir, Margallo sólo pudo conseguir “que van a analizar en que pueden colaborar”. O sea, nada. Mientras, en Londres están encantados, y si creemos que la UE va a ir mucho más lejos de las grandes declaraciones es que no saben como funcionan estos temas. Lo real es que Repsol ha perdido con su incompetencia y su prepotencia unas reservas que valen 200/250.000 millones de euros, porque aunque los ejecutivos no políticos son de primer nivel, algo de lo que doy fe porque conozco a casi todos, poco podían hacer cuando la Presidencia y el Consejo estaban en otra guerra: el blindaje del control de la sociedad. Según FT el sábado, “YPF es tan vital para Repsol que la pérdida financiera total será probablemente mucho mayor que el golpe inicial”, las agencias de “rating” la han degradado al borde del bono basura y la Lex Column desaconseja comprar.

A Repsol le han expropiado las mayores reservas de Bolivia, la tensión es máxima en Ecuador y Perú, y en Argelia el proyecto de GassiTouil, donde hizo una oferta disparatada con Gas Natural, que luego no pudo mantener y al final le expropiaron, tuvo que pagar una cuantiosa indemnización. En Canadá, mientras tanto, construyó un planta de regasificación enla frontera con EEUU que ya no tiene utilidad alguna porque ahora tienen gas propio de sobra. Y ahora lo inimaginable: resulta que en 2008 firmó un pacto inaudito de recompra de las acciones de su socio Eskenazi en YPF -25,5%- si Repsol perdía el control -al precio que pagó Eskenazi y que debe casi íntegros-. En total, 3.300 millones ¡de los cuales 1.100 millones le había prestado Repsol!

Según Bloomberg el viernes, Eskenazi le ha exigido cumplir el acuerdo. Repsol aducirá “fuerza mayor”, pero la expropiación no era algo no previsible, de hecho era lo único posible, así que ahora hay un pleito añadido que puede ser la ruina, porque además, al pasar a tener un 25+6=31%, estaría obligado a lanzar una OPA por la totalidad. El Gobierno argentino no venderá, pero los fondos americanos sí, o sea, una broma de más de 6.000 millones con rentabilidad cero para empezar, más lo que toque invertir en Vaca Muerta. ¿Pero dónde se ha visto firmar un “vender loan” a una persona que no tiene un duro y encima firmarle un contrato de recompra ante cualquier eventualidad? O no tienen ni idea de lo que se traen entre manos o están locos. El valor de Repsol hoy es menor que en 2005 cuando Brufau se hizo cargo de la sociedad, a pesar de que el capital que se está empleando es prácticamente el doble, 40.000 frente a 20.000 millones, y de que el precio del crudo haya pasado de 50 a 120$/barril. Es la compañía petrolera que peor se ha comportado en el periodo.

Repsol y su dominio del mercado nacional

Lo primero que deberían tener claro los españoles es que los intereses de Repsol no son los intereses de España y lo segundo que deberían saber, porque es parte de su bienestar y el de sus familias, es que el verdadero expolio es el de la petrolera a los españoles y a miles de gasolineros, que indefensos ante la acción concertada de Repsol, Cepsa y BP, que habían recibido los activos públicos del Monopolio de Petróleos por la décima parte de su valor, y la imposibilidad de abastecerse de otras fuentes, tuvieron que entregar por un precio irrisorio su patrimonio porque no podían abastecerse de otros operadores.

Repsol mantiene una posición de monopolio, ilegal en todo el mundo civilizado, a través de la cual operan en el mercado doméstico con los precios de las gasolinas y de los gasóleos antes de impuestos más altos de la UE -los españoles pagamos 1.600 millones de euros más por los carburantes que alemanes y franceses-. Igual ocurre con sus primos de Gas Natural, que nos cobran los precios del gas más altos de la UE, mientras impiden entrada de competencia externa a través de condiciones discriminatorias en el sistema logístico de CLH, que controlan de facto, y de contratos leoninos con miles de gasolineros independientes, a los que imponen sus precios de venta impidiéndoles en la práctica el acceso a productos más baratos.

¿Y qué hace el Gobierno que ahora se arropa con la bandera de España, igual que Elena Valenciano, cuyo ex marido es consejero de YPF? ¿Por qué no defienden a los españoles de los monopolistas? Pues porque como se trata de un monopolio de facto está por encima de la Ley y ni el Servicio de la Competencia hace su trabajo -De Guindos estuvo al frente en la etapa Aznar ¡Cómo haga lo mismo en Economía que en Competencia!-, ni la CNE, ni por supuesto el Gobierno, que han tenido y tienen denuncias incontrovertibles de abuso de posición dominante y concertación de precios, y no han hecho ni caso. Así, que señor Rajoy, menos declarar la guerra a Argentina, y más proteger los intereses de los españoles de los abusos de unos monopolistas que actúan como si estuvieran por encima de la Ley. ¿O les va a permitir expoliarnos más aún para compensar la pérdida? Y mientras España se hunde y la clase media es aniquilada, ¿cómo vamos a crecer y ser competitivos si tenemos la energía más cara de Europa? Menos insultar a Argentina y más ocuparse de España.

         

16/04/2012 Rajoy improvisa el copago y se niega a reducir el Estado

Ante la inmensa chapuza de unos PGE clamorosamente voluntaristas, en los que nada cuadra con nada, con unos ingresos inflados en 4.000 millones en la Seguridad Social, gastos en pensiones y desempleo infravalorados en 6.000, con las CCAA y ayuntamientos por libre, sin adaptar gastos a ingresos, una estimación de ingresos por IVA irreales y unas nuevas medidas que se pueden quedar en la mitad, la respuesta de los mercados ha sido demoledora. Debido a ello, un Rajoy en estado de pánico improvisó un “recorte” a boleo de 10.000 millones sin analizar una sola cifra en Sanidad y Educación. Tanto, que Ana Mato, que no tiene ni idea ni de gestión ni de Sanidad, dijo que serán las CCAA, es decir, los despilfarradores y los corruptos, quienes decidirán cómo hacerlo. Y la todopoderosa baronesa De Cospedal y los nacionalistas lo tienen clarísimo: nada de gestionar eficazmente, recortes en las prestaciones y  tasas y copago a todo lo que se mueva. Los 10.000 millones saldrán del bolsillo de los ciudadanos; es el gran “compromiso” del PP para “garantizar los servicios básicos”.

Todas las medidas tomadas por Rajoy han oscilado entre la improvisación y el disparate, pero con un objetivo muy claro: proteger a toda costa los privilegios de la casta política y de la oligarquía financiera, aunque ello lleve a la ruina a las familias y a la economía productiva. El pasado 15 de febrero, De Guindos, sin que nadie se lo pidiera, autorizaría de nuevo las posiciones cortas a los especuladores, algo que no se le ocurre ni al que asó la manteca. Desde entonces, las empresas del Ibex han perdido otros 85.000 millones de euros, el equivalente al 8% del PIB, una pérdida inaudita. No solo arruinan a las familias con los impuestos sobre la renta y el ahorro más altos de Europa, no solo nos suben las tarifas de electricidad, de gas y los productos petrolíferos antes de impuestos a los niveles más altos de Europa, además, estos insensatos toman medidas innecesarias que destruyen el patrimonio de millones de familias. No tienen ni idea ni de los problemas de España ni de cómo gestionar la economía de esta nación.

Pero Rajoy haría algo mucho peor que improvisar. Esperanza Aguirre, igual que Rosa Díez en el debate de investidura, ha realizado una propuesta que conseguiría de golpe el objetivo de reducción de déficit y permitiría además bajar impuestos: que las CCAA devuelvan las competencias de Justicia, Sanidad y Educación, con lo cual se obtendría un ahorro de 48.000 millones de euros, entre edificios, alquileres, altos cargos, políticos, asesores, conductores, etc… “Es imprescindible revisar de raíz el Estado de las autonomías”. La respuesta de este irresponsable fue inmediata: “Eso ni se plantea”. No le importa aniquilar a la clase media para proteger a la casta política ni dejar al Estado sin recursos, ni salvar a los banqueros corruptos saqueando íntegro el dinero que garantizaba los depósitos de los españoles, a los que nadie garantizará ya los depósitos cuando empiecen a quebrar bancos. Rajoy ha perdido la cabeza.

El disparatada gestión del Sistema Nacional de Salud

Los presupuestos de las CCAA para Sanidad en 2011 sumaban 57.400 millones, frente a 34.000 en 2002, cuando Aznar cometió el error histórico de completar su transferencia a estos irresponsables. Desde entonces, el coste de la Sanidad por habitante se incrementaría en un 67% y la calidad asistencial se hundiría. Una de las leyendas urbanas más extendidas es que la calidad de la Sanidad Pública en España es excelente, lo que era rigurosamente cierto en los años 60 y 70 en incluso en los 80, pero, desde entonces, según el Health Consumer Index, la sanidad española comenzó a declinar y hoy se encuentra a la cola de Europa en el puesto número 22, por debajo de Portugal o Hungría, y la razón estriba en la gestión en manos de políticos e indocumentados, cuando no corruptos. No es que sea mala, es sencillamente desastrosa. Como afirmaba The Economist en septiembre 2011, “los medicamentos cuestan un 40% más que en Reino Unido, los hospitales solo abren de mañana, hay varios miles de liberados sindicales, inexistentes en el resto del mundo, y el mayor absentismo de Europa”.

Como me explicaba un gran profesional de la medicina de La Paz en Madrid, “el aprovechamiento de instalaciones y medios resulta pésimo, por las tardes están desiertos, hay decenas de miles de metros cuadrados de consultas vacíos mientras se construyen hospitales innecesarios, así como miles de millones en aparatos infrautilizados”. Por si esto fuera poco, PSOE y PP decidieron dar asistencia  gratuita a todo bicho viviente, con papeles o sin papeles, y a sus familiares que vienen a España para tratarse de patologías graves. El cachondeo es tan espectacular que hay mafias de los países del Este especializadas en trasladar enfermos graves, soltarlos en las urgencias de los grandes hospitales, donde les regalamos tratamientos costosísimos. ¡Los imbéciles de los españoles los pagan con sus impuestos! ¿Pretende Rajoy poner fin a este caos y gestionar racionalmente? Nada más lejos de la realidad. Como explicaron el viernes, solo pretenden expoliar 7.000 millones a base del copago en farmacia, tasas al uso de servicios y restringir prestaciones, porque “las CCAA no son el problema”.

El hundimiento de la enseñanza pública

El gasto en Educación Pública en 2011 ascendió a 52.000 millones de euros, frente a 31.238 en 2002. Los alumnos universitarios han bajado un 14% desde entonces y subido un 8% los no universitarios; en conjunto, el coste por alumno se ha incrementado en euros en un 47% y, si en Sanidad la calidad ha bajado, aquí la “pedagogía progresista” impuesta desde los 80 la ha hundido a niveles tercermundistas. Los profesores de la enseñanza pública en España son los mejor pagados de Europa, los que menos trabajan y los que peores resultados obtienen. De otro lado, el despilfarro en aulas vacías, centros y Universidades sin alumnos que nunca debieron ser construidas es, simplemente, de juzgado de guardia.

Los profesores de primaria y secundaria en España tienen salarios entre un 20-30% superiores a la media de la UE, entre un 25-40% más que Francia o entre un 10-15% más que en EEUU. Si cogemos el caso de Madrid, los profesores del Británico, uno de los centros de élite de España -la enseñanza británica está reconocida como una de las mejores del mundo- y dependiente del Gobierno inglés, ganan poco más de la mitad que los profesores de la enseñanza pública de la capital y trabajan un 20% más de horas. El ratio de alumnos por profesor (8,7) es el más bajo de la UE (12,0) y de la OCDE (13,5) y, simultáneamente, España está a la cola de Europa y del mundo desarrollado en cuanto a calidad de enseñanza, razón por la cual la OCDE cuestiona seriamente “si lo que se enseña es lo adecuado y si los docentes están capacitados”. La Ley de Calidad del PP fue eliminada por el indigente mental de Zapatero mediante un Decreto Ley en cuanto llegó al poder.

Las soluciones, sin embargo, son obvias. El coste medio por alumno en la enseñanza concertada es de 2.771 euros; en la pública asciende a 6.567. Si se optara por un 50% de enseñanza concertada el Estado se ahorraría 14.000 millones de euros. Y, lo que es más importante, según el informe PISA las CCAA españolas con mayor proporción concertada/pública son las que mejores resultados obtienen. Pero no es cuestión de imponerlo, la solución está en la libertad, algo que aterra a nuestros políticos en general y a la izquierda en particular. El cheque escolar (entréguese un cheque por un montante de, supongamos, 2.800 euros) solo utilizable para pagar el colegio que los padres elegirían entre las diversas opciones (colegios públicos o colegios concertados) y, entre ellos, los que les parecieran mejores.

Si los informes PISA han puesto en evidencia el bajo nivel de los alumnos de primaria y secundaria, la enseñanza pública universitaria, de excelente calidad hasta los años 80, se ha hundido de forma probablemente irreparable. Ninguna universidad pública española aparece en las listas o ranking de las 200 mejores universidades del mundo. Solo tres se encuentran entre el 300 y el 400, siete entre el 400 y el 500, y las otras cuarenta no están ni en el mapa. Un desastre sin precedentes ocasionado por los socialistas a partir de 1984, que destruirían la excelente enseñanza pública anterior. Los procedimientos de selección de profesorado, por ejemplo, han dado paso a una endogamia y una politización extrema en la selección de profesorado, donde ser de izquierdas -el 80% de los rectores son de izquierda o similares o ser amiguete suponen el 70% de los méritos. A día de hoy, no más del 15% de los profesores y catedráticos universitarios está científicamente capacitado para impartir las materias de su responsabilidad. No hace falta tener muchas luces para comprender que una Universidad  de estas características no es una Universidad, es un  escombro ideológico.

España tiene en estos momentos 50 universidades públicas, no hay ninguna CCAA que no tenga al menos una universidad. Sobran universidades y profesores y faltan alumnos. ¿Creen ustedes, por ejemplo, que Andalucía necesita 9 universidades públicas?; ¿cuánto cuesta ese disparate?; ¿cómo se mantiene? Hay carreras con media docena de estudiantes. Al menos 18 universidades deberían ser cerradas, porque sería mucho barato financiar a los alumnos en Harvard que mantenerlas abiertas. Nada de esto preocupa a Rajoy, solo recortar 3.000 millones como sea, cuando la próxima EPA se estima que mostrará 395.000 parados más, 395.000 vidas rotas, ¡1.580.000 elevado a tasa anual! Como afirmaba ayer John Mauldin -The war in Spain- “ni siquiera Grecia pidió a sus ciudadanos las cuentas exteriores, ni limitó las transacciones en efectivo, ¡casi un control de cambios! Esto muestra a un Gobierno desesperado y al borde del abismo y un horizonte de miseria y lágrimas”. Y solo porque a Rajoy y a la casta política parasitaria no le da la gana de reducir sus inaceptables privilegios

         

09/04/2012  Los primeros cien días de Rajoy (y II)

Las medidas concretas tomadas por el Gobierno de Mariano Rajoy en sus primeros cien días de Gobierno arrancaron el 30 de diciembre de 2011. Y han sido una decepción total. Nada de acabar con los 34.000 millones de euros tirados en duplicidades entre Administraciones; nada de cerrar, como había prometido, el 50% de las empresas públicas, creadas para colocar a familiares y amigos -casi 500.000– y ocultar deuda y corrupción, un ahorro de 20.000 millones; nada de cerrar Diputaciones inútiles, que hasta Rubalcaba había prometido eliminar, pero como Rajoy controla casi todas y tiene decenas de miles de enchufados en ellas, pues no le da la gana, 22.000 millones; nada de concentrar ayuntamientos eliminando 4.000 de ellos, 10/12.000 millones; y por supuesto, nada de cortar subvenciones –12.000 millones–, televisiones, embajadas, coches oficiales o los más de 80.000 políticos – el triple que Alemania-, buena parte corruptos y con privilegios escandalosos. Resulta obsceno que algunos analistas digan “no sé que más pueden hacer”. Pues todo, porque ni siquiera han empezado.

Y en lugar de entrar en el núcleo del despilfarro y la corrupción, el Sr Rajoy, dando un giro de 180 grados a sus promesas de no subir impuestos “porque es letal para el crecimiento y el empleo”, aprobó la mayor subida del Impuesto sobre la Renta de nuestra historia. Más un pequeño recorte de gasto necesario, no despilfarro, de 8.900 millones de euros, que en la práctica se verá reducido, mientras que la subida de impuestos se verá muy mermada por la recesión. Estas subidas no han funcionado en ninguna parte; no han funcionado en Grecia, donde los ingresos fueron menores y no mayores, o en Gran Bretaña, donde la subida de impuestos a los “ricos” redujo los ingresos en esta categoría. Ya veremos si los ingresos bajan en lugar de subir, pero de momento partamos de los 14.900 millones anunciados urbi et orbe y que la mayoría de medios dio por buenos sin analizar nada.

Porque ocurre que a la vez de recortes de gasto/subidas de impuestos, se produjeron subidas de gasto/bajadas de impuestos que, digo yo, habrá que restar para saber cuál es el efecto neto. ¿Y de qué estamos hablando? La revalorización del 1% de las pensiones -120.000 millones- supone 1.200, muy por debajo de la promesa de Rajoy que era compensar la inflación, que fue del 2,4%; caída de ingresos por la reimplantación de la deducción por vivienda, 1.500 millones. Y una cifra difícil calcular, las reducciones del Impuesto de Sociedades, pero que la asociación de técnicos de Hacienda (GESTHA) estimó en 9.000 millones, en conjunto 11.700 millones menos. Por tanto, el efecto neto sería de 14.900 menos 11.700. ¿Total? 3.200 millones. Y el más probable habida cuenta la menor recaudación, menos de 1.000. ¡Y para ese viaje, D. Mariano incumplió su promesa estrella de bajar impuestos aplastando a la clase media!

La Ley de Estabilidad Financiera o la consolidación del desastre

La segunda gran actuación fue la Ley de Estabilidad Financiera. Se suponía que esta Ley iba a prohibir a las AAPP gastar más de lo que ingresaran de inmediato dada la situación de quiebra de más de la mitad de ellas. Pero nada de eso sucedió. En lugar de aprovechar este hecho para hacer un recorte drástico del despilfarro que está destruyendo España, el Sr. Rajoy, con una irresponsabilidad inaudita, afirmó que no dejaría quebrar a ninguna CCAA ni Ayuntamiento, y acompañando la acción a la palabra decidió entregar de inmediato 15.000 millones de nuestro dinero, para cubrir los gastos más inmediatos y pagar a proveedores. A los despilfarradores superendeudados les vino Dios a ver: todos los programas de austeridad que tenían en marcha quedaron pospuestos o reducidos. ¿Para qué recortar nada si Rajoy les daba el dinero?

Por supuesto, estos manirrotos se fundieron íntegros los 15.000 millones en pagar sus sueldos y mantener los chiringuitos, y para pagar a proveedores no quedó ni un euro. Pero Rajoy, inasequible al desaliento -¡si será por dinero! –, les dio otros 35.000 millones para ello. Está por ver cuánto irá a proveedores y cuánto a ellos. Y no contento con tal cúmulo de despropósitos, D. Mariano entró en una espiral de demencia total: les dijo que podían gastar como les vinera en gana porque “Gobierno y PP respetan la total autonomía económica y política de las CCAA”, es decir, renunciaba a intervenir en la correcta asignación de los dos tercios del gasto de la nación, algo inaudito en el mundo. Y para acabar de completar el desastre, la Ley prevé que las AAPP reduzcan su nivel de gasto a su nivel de ingresos en… ¡2020! Es imposible acumular tal cantidad de disparates en una sola tacada.

La no reforma del sistema financiero y la medio reforma laboral

El consenso de los mercados hoy es que la mitad del sistema está quebrado. Y de nuevo el Sr. Rajoy, en un ejercicio de voluntarismo suicida, en lugar de cerrar lo inviable decide que no dejará quebrar ninguna entidad y que nadie responderá de nada, aunque tenga que expoliar hasta el último céntimo a los españoles. La cifra dada de necesidades de capitalización, 50.000 millones, era irrisoria, porque el problema ya no es solo el crédito promotor, hemos entrado en una nueva fase de desplome económico donde ya nadie paga a nadie. Ya no son solo promotores, ahora son todo tipo de créditos, hipotecas, consumo, pymes, todos sin excepción.

La reforma ignora esta realidad y se limita a los promotores, como si estuviéramos en 2010. Se está destinando un dinero ingente que España no tiene a mantener lo insostenible, y como era previsible, el mercado no se lo ha creído: las cotizaciones de los bancos se han desplomado desde entonces y la bolsa española es la que peor se ha comportado, con diferencia, de todo el mundo. Como dice el WSJ, hay 1,5 millones de casas sin vender – 2,5 en realidad – lo que equivaldría a ¡15 millones en EEUU, donde hay 2,4 millones! ¿Cómo van a salir de esta realidad? Y la reforma laboral se ha quedado a medias; no creará un solo puesto de trabajo, y mantiene las escandalosas subvenciones a los depredadores de UGT y CCOO.

Y Rajoy enloquece: desmantela España y da más dinero a las CCAA

Después de tres meses de espera que han sido letales para la economía y la confianza de los mercados, Rajoy ha presentado unos PGE-2012 que sentencian definitivamente a la nación española, sacrifica el gasto productivo para mantener el gasto corriente, y lo que resulta un escándalo, mantiene íntegro el despilfarro. En lugar de recortar transferencias a los responsables de nuestra ruina –que dilapidan 302.000 millones de los cuales solo 100.000, desastrosamente gestionados, son Educación y Sanidad, que si fueran recuperados por el Estado nos ahorraríamos unos 20.000 millones y su calidad subiría sensiblemente– las incrementa un 30% mientras recorta drásticamente la asignación a lo que queda de España, que ya solo dispone de 65.000 millones. Los Servicios Públicos Básicos (Justicia, Defensa, Seguridad Ciudadana y Asuntos Exteriores) se ven reducidos a 17.909 millones, ¡menos de la mitad que Cataluña!, el 1,7 % del PIB, lo que nos sitúa a la cola de Europa y con carencias inaceptables en todas ellas.

Además, las cifras esenciales son de un voluntarismo suicida. ¿Cómo es posible que las prestaciones por desempleo se reduzcan un 5,5%, si prevén 630.000 parados más? ¿Cómo es posible que si la deuda pasa del 68,5% del PIB al 79,8%, un 14% más - la deuda real de España, sumando la no computable, los avales a bancos y empresas y a la UE, es del 130% del PIB-  y los intereses de la deuda que se renueva más la nueva -185.000 millones – son mucho más altos, la carga de la deuda crezca solo un 5,3%? ¿Cómo es posible afirmar que la Seguridad Social, que cerró 2011 con un déficit de 995 millones, que ya ha perdido 198.000 cotizantes en el primer trimestre, y perderá no menos de 700.000 a lo largo del año, cierre 2012 con déficit cero? Y luego los ingresos por impuestos que estiman van a caer van a caer un 17% y piensan compensarlo con las subidas –12.314 millones-, pero la experiencia muestra que no se conseguirá ni la mitad de esa cifra, así que vayan preparándose para la subida del IVA. “No había alternativa” dirá Rajoy con toda su barba.

Pero no solo han sido los impuestos estatales, los PGE habilitan a las CCAA a gravar adicionalmente las gasolinas y los gasóleos, y después de haber subido el IBI a las nubes, hasta un 230 % en algunas localidades, ahora cuando el precio de las viviendas ha caído un 30% desde máximos, y va a caer otro 20% de media, Hacienda prevé elevar el valor catastral de 4,2 millones de viviendas en 2012, lo que constituye un nuevo y brutal expolio a la clase media, para poder mantener el despilfarro autonómico. Si el valor de una de cada cuatro viviendas es ya inferior a la hipoteca pendiente, ¿cómo van a poder pagar los IBI? Estamos en manos de salteadores de caminos.

En definitiva, las grandes esperanzas despertadas por la victoria de Rajoy se han demostrado completamente infundadas. Tratar de mantener un modelo de Estado inviable y absolutamente corrupto a costa de la economía productiva y de la viabilidad de España como nación, entra en el terreno de la demencia absoluta. Sus disparates han convertido a España en el gran problema de Europa; llevado la prima de riesgo por encima de los 400 puntos, el nivel teórico de intervención; empobrecido gravemente a las familias, y endeudado al país más allá de sus posibilidades -60.000 millones en tres meses-, siendo además la banca española, con el dinero del BCE, casi la única compradora de deuda, mientras la extranjera no para de vender la suya. Si el dinero del BCE se acaba, y está a punto de ello, la intervención es inevitable y la quiebra de la mitad de los bancos también. Creo, como Roubini, que España estará como Grecia a mediados de 2013.

         

02/04/2012  Los primeros cien días de Rajoy

El viernes pasado se cumplieron los primeros cien días de gobierno de Mariano Rajoy. A finales del pasado año, en un libro titulado El Disparate Nacional (1), detallé los hechos y las personas que han llevado a España a la ruina, desde el fraude de la Transición al desastre ZP.  Pues bien, lo ocurrido en estos primeros cien días ha sido una continuidad de la irresponsabilidad y los desatinos que nos han colocado al borde del abismo. Con la nación de nuevo en recesión, Rajoy no ha dudado en perder tres meses preciosos para acometer el control de las cuentas públicas, ni en mantener un discurso populista de gasto y subvenciones en Andalucía para ganar unas elecciones que al final ha perdido, convirtiendo a España en el primer problema de Europa. Todo el cortoplacismo, toda la falta de sentido del Estado, todo el nepotismo que han marcado 35 años de Monarquía oligárquica, pueden encontrarse en mayor o menor escala en estos primeros cien días.

El viernes conocimos los PGE 2012, en los que Rajoy, con una insensatez absoluta, apuesta por mantener un modelo de Estado hipertrofiado y corrupto, a costa de la economía productiva con mas impuestos y menos inversión y del desmantelamiento de la nación española, y solo consiguen menos de la mitad de la reducción de déficit necesaria, 27.300 millones frente a 56.000. Se castiga la inversión, el ahorro y el crecimiento de las empresas, y se realizan recortes brutales del gasto de ministerios e instituciones (que han sufrido recortes del 25% desde 2010) que hacen ya imposible financiar el correcto funcionamiento de España. Mientras, mantienen íntegras las duplicidades, el clientelismo y el despilfarro de unas Administraciones Territoriales (AATT) incompetentes y corruptas.

Ni la Justicia, ni la Policía, ni las Fuerzas Armadas, ni las infraestructuras, ni la investigación disponen ya de medios para realizar sus funciones (poco más de 60.000 millones de euros) mientras las AATT disponen de 302.000 -180.000 para CCAA, 60.000 para ayuntamientos, 22.000 para diputaciones y 40.000 para empresas públicas- y su supuesto control se aplaza hasta mayo, aunque CiU ya ha anunciado que no piensa recortar nada. Todo ello sin tener en cuenta que 15.000 millones son los de diciembre, que la recesión y el paro han reducido casi un tercio los supuestos ingresos, que a la vez del recorte/subida de impuestos se incrementaron gasto y deducciones fiscales por 14.000. Y ya, el colmo,  sin un mísero cuadro macroeconómico que los sustente. En resumen, una chapuza en toda regla. 

Cortoplacismo y abdicación de España

Y no es solo eso. La falta de sentido de Estado de Suárez, acomplejado por su pasado franquista, cuando claudicó ante el ultimátum de Clavero Arévalo (“O das a Andalucía la misma autonomía que a Cataluña y al País Vasco o me voy de UCD”, el origen del “café para todos”) está a punto de destruir la nación española. La rendición posterior ante Marcelino Oreja y Rodríguez Sahagún al restaurar los fueros medievales de Guipúzcoa y Vizcaya -“porque de no hacerlo UCD perderá las elecciones”-, un robo de 9.000 millones anuales a los españoles, tienen la misma motivación cortoplacista e irresponsable que la actuación de Rajoy al aplazar la adopción de medidas inaplazables, infligiendo un daño enorme a la economía y a la credibilidad de España. Cuando, finalmente, las toma, prioriza a las AATT frente al Estado y el despilfarro frente a la economía productiva, y no aborda las reformas estructurales del Estado.

Por otra parte, ignora el desafío independentista de CiU mientras entrega con una irresponsabilidad absoluta pedazos esenciales de poder financiero, energético y de telecomunicaciones a empresas catalanas controladas por los independentistas. Como me dijo una conocida y brillante política: “Ni tienen patriotismo ni ambición de país, esta derechano tiene media bofetada… y con lo que se nos viene encima en el País Vasco y Cataluña”. Por si fuera poco, Rajoy, como dijo Monti, “ha perdido el control de las cuentas públicas”. En los dos primeros meses, el déficit del Estado se ha incrementado un 64,8 % y las CCAA  están en práctica insumisión fiscal. Y vayan preparándose: a mediados de año habrá más recortes/subidas de impuestos, ya que el hundimiento de la economía, que estas medidas acentúan, hará imposible las recaudaciones y el ahorro que con tanto optimismo prevén.

Sin principios y sin coraje

 Rajoy me recuerda a Groucho Marx en aquella mítica escena: “Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”. Ha demostrado que no tiene principio alguno, excepto el poder. Durante su largo mandato al frente del PP, fue incapaz de poner orden en su casa, en el despilfarro y la corrupción en sus propias CCAA y Ayuntamientos. En el caso de Asturias, después de prometer a Cascos que sería  cabeza de lista del PP, llega Cospedal y le dice que de eso nada, porque no estaba dispuesta a correr el riesgo que Cascos pudiera, a través de Caja Astur, que había comprado CCM, tener acceso a los documentos de las tropelías allí cometidas y que tanto el PP como el PSOE han pactado ocultar. Y Rajoy, olvidando su palabra, se plegó a sus deseos. Ni siquiera tuvo el valor de dar la cara: se limitó a no recibir a Cascos. Eso le ha costado una autonomía, porque el interés personal de Cospedal es mucho más importante.

Y, después, está Andalucía. Todo el mundo sabía que Arenas no era un candidato capaz de ganar. Casi 500.000 andaluces que votaron al PP en las generales no han querido votar a Arenas, porque era más de lo mismo, nada de ajustes, subvenciones a todo trapo, PER y nepotismo… cualquier otro candidato que hubiera vendido cambio y no continuidad habría conseguido la mayoría. Sin embargo, Rajoy creía que el triunfo estaba hecho y se plegó por entero a su propuesta de relajación general; no tuvo coraje para cambiarle, no tuvo coraje para mantener los recortes y está por ver si tiene el coraje de mandarle a casa. Ante una derrota relativa, -porque tienen a la Junta de Andalucía cogida por las narices controlando el Estado y los municipios y los pueden estrangular sin más que cumplir con la necesaria austeridad- parecen desfondados y aterrados.

El miércoles, a 24 horas de la huelga general, la ministra Ana Mato entregó a CCOO y a UGT 1,3 millones de euros con cargo al dinero del IRPF para los temas más absurdos que cabe imaginar, pero lo inaudito es que Mato, en lugar de cortar ese despilfarro, les ha entregado más dinero que Leire Pajín por las mismas partidas. Después, aceptó unos servicios mínimos que eran casi la mitad que los de la huelga anterior. Y lo, que es peor, el jueves el Secretario de Acción Sindical  de USO acusaría públicamente al Gobierno de estar manteniendo reuniones secretas con UGT y CCOO para mantener todos sus privilegios a cambio de la paz social. Lo dicho, ni tienen principios ni tienen coraje, reparten el dinero de los españoles como si fuera escombro y se arrugan a la mínima.

“Me comprometo a decir la verdad, sin adornos y sin excusas”

Preciosa declaración de principios, que sería incumplida desde el primer día. Rajoy inició su andadura mintiendo sin recato. Después de haber explicado mil veces que subir impuestos era un disparate que solo empeoraba las crisis, después de afirmar el 20 de diciembre que bajaría el IRPF y el IVA, diez días después subió los impuestos sobre la renta y el ahorro al nivel más alto de Europa. “No he tenido más remedio”, afirmó con absoluta desvergüenza. Es decir, teniendo a su cargo 460.000 millones de gasto, Don Mariano no había encontrado ni un solo sitio, ni uno solo, en el país de las subvenciones, del despilfarro y de la corrupción, del que recortar 6.000 millones. Luego, la sorpresa: “Resulta que el déficit del 6% del PIB era mentira”. Al igual que su amigo Zapatero, Rajoy nos toma por imbéciles. Lo sabían desde julio; en septiembre Montoro me dijo personalmente que el déficit superaría el 8 %... ¿a qué viene entonces semejante mentira?

El discurso de investidura fue una compendio de generalidades y buenos propósitos. Disciplina presupuestaria, reforma financiera y reforma laboral fueron los tres ámbitos de actuación anunciados. En el debate tendría palabras amables para todos, excepto para Rosa Díez, quien le planteó los problemas cruciales de España y le exigió acabar con “la corrupción política que es la mayor lacra de nuestra democracia”, “reformar una Ley Electoral que consagra la desigualdad entre los españoles”, “eliminar las duplicidades y despilfarro de las AAPP, antes de subir ningún impuesto ni recortar ninguna prestación” y “controlar no solo la cantidad sino el destino del gasto autonómico”. Rajoy, que se mostró visiblemente contrariado durante la intervención, estalló como una pantera en la réplica, negó la existencia de corrupción política, la necesidad de reforma la Ley Electoral y de todas sus propuestas con tan malas formas que al final Díez  tuvo que decirle aquello de “todavía no es Presidente y ya está cabreado”.

En los días y semanas siguientes, y como explicaré la semana que viene, hizo todo lo contrario a lo prometido. Y lo peor de todo, aprovechando la barra libre del BCE, endeudó a España de forma disparatada, casi 60.000 millones de euros en el primer trimestre, entregó ríos de dinero a CCAA y bancos insalvables y perdió, de hecho, el control de las cuentas públicas. Rajoy no solo no ha inculcado austeridad a las regiones, como dicen en Bruselas, es que no ha hecho absolutamente nada para ello. Mientras, el ajuste del sistema financiero “esta todavía a mitad de camino” y se indigna con Almunia porque dice lo mismo que los mercados: que las provisiones previstas por el Gobierno son claramente insuficientes.

(1)  El disparate nacional, Planeta 2011

         

26/03/2012  “España nunca ha estado tan cerca de la quiebra

La semana pasada terminé mi análisis con la afirmación de que Rajoy estaba contra las cuerdas. Me quedé muy corto, la situación es mucho peor. La percepción general sobre nuestra situación ha empeorado drásticamente. La cosa empezó el miércoles con la demoledora afirmación del analista jefe de Citibank que da título al análisis de hoy: estima una caída del PIB del 2,7%, lo que coloca a España literalmente al borde del abismo. Y eso que ni Citi, ni nadie, parece haberse percatado todavía de las rectificaciones de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid sobre los déficits 2011 como consecuencia de una mayor caída de ingresos, un factor común extrapolable al conjunto de CCAA y consistorios, que eleva el déficit público oficial del 8,51% al 9,2%, 7.400 millones de euros más, lo que convierte en pura fantasía el objetivo pactado con la UE de reducirlo al 5,3%.

Pero no solo ha sido Citi. El diario Financial Times señalaba el viernes que “los coste de endeudamiento de España se disparan” en un artículo que ocupaba la página 7 al completo titulado Gathering gloom (Oscuridad creciente). En él, explica que, desde el cambio de Gobierno, mientras el coste de las obligaciones a diez años de Italia ha caído 180 puntos básicos, la de España ha crecido 39, hasta un 5,53%. Esto hace inasumible el coste de nuestro endeudamiento. El sábado nos dieron la puntilla: el primer ministro italiano Monti, uno de los mejores profesionales económicos de Europa, y no un pusilánime registrador de provincias, afirmó que “España está dando motivos de gran preocupación a toda Europa porque sus tasas de interés no son asumibles, y no está prestando atención a las cuentas públicas”. Una descalificación brutal, pero rigurosamente cierta.

¿Qué razones han llevado a tan tremenda descalificación en menos de 100 días de gobierno? Pues que ninguna de las medidas tomadas es relevante para reducir déficit, como comprometerse a no dejar quebrar a ninguna entidad territorial o financiera, por desastrosa que sea su gestión, y, en lugar de procesar a los responsables, entregarles un dinero que España no tiene, endeudándonos masivamente. Al Estado ya no le quedan más que 57.000 millones de euros de “libre disposición”. Ya no hay para financiar España, mientras CCAA y compañía disponen de 240.000 millones. Rajoy les ha premiado con ríos de nuestro dinero tras renunciar a controlar su correcta asignación, que se realiza de forma totalmente disparatada.

Durante tres largos meses, la casta política irresponsable y corrupta dejó a España a la deriva, lo que ha convertido la desaceleración iniciada en junio en un desplome durante el cuarto trimestre. Por primera vez en la historia, España sufre una doble recesión, aunque tal y como van las cosas ésta no va a ser la peor de las noticias. La lucha por el poder, el hacer caja y el blindar a los suyos fueron las únicas preocupaciones de la casta.

España regresa al absolutismo

¿Qué clase política es capaz de dejar una nación en grave crisis tres meses a la deriva? Solo la monarquía oligárquica, que desde el 77 rige los destinos de este desventurado país, es capaz de tamaño desafuero. La misma que tiene el cinismo y la desvergüenza de reunirse en Cádiz para festejar una Constitución cuyos principios de democracia, igualdad y soberanía nacional se niega a aplicar. España se encuentra hoy igual que hace 200 años, durante el absolutismo. Hoy, como entonces, los españoles hemos permitido que el Estado se corrompa hasta la médula.

Hoy, como bajo el absolutismo, siguen existiendo castas privilegiadas, como la política, la bancaria o la sindical. Hoy, como bajo el absolutismo, cuando alguien (UPyD) propone la revisión de un Estado corrupto e inviable y la implantación de una democracia real, la casta política se indigna, cierra filas en el Parlamento y rechaza frontalmente todo cambio que suponga una merma en sus privilegios, mientras medios y plumas mercenarias aplauden el rechazo. Hoy, como entonces, los españoles no pagan impuestos iguales: las grandes fortunas, los partidos y los sindicatos están exentos de impuestos, y, por supuesto, son no iguales ante la Ley. La casta está por encima de la Ley o es indultada.

Hoy, como entonces, se mantienen los fueros medievales en País Vasco y Navarra -un expolio de 9.000 millones anuales- y la Corona sigue sin responder de nada, igual que la casta política. No existe unidad de mercado y siguen existiendo barreras enormes para la apertura de empresas. Mientras en estos dos siglos en toda Europa se han consolidado democracias avanzadas, España sigue secuestrada por una monarquía oligárquica corrupta. Y Rajoy, ante la fulgurante escalada separatista de CiU, con una irresponsabilidad y una cobardía inauditas, permanece callado. La ruptura de España no va con él.

El profundo deterioro de nuestras cuentas públicas

En el cuarto trimestre de 2011, la mayoría de indicadores cayeron de tres a cuatro veces más que en el tercer trimestre. Pero, lo más relevante, fue la deuda pública de 2011, que el FT estima en casi el 90% del PIB. La deuda computable ascendería a 735.000 millones, el doble que en 2007, o el 68,5% del PIB. Pero la importante, la deuda real, los pasivos en circulación, era de 880.000 millones en el tercer trimestre, y se estima que superará los 960.000 millones tras incorporar la deuda oficial y la oculta en el cuarto trimestre. Y, finalmente, a esto hay que sumarle los pasivos contingentes por valor de 168.000 millones (avales bancarios, 98.000; FROB, 15.000; ICO 27.000; déficit eléctrico, 25.000; y déficit de autopistas, 3.000), de los cuales mas de la mitad serán ejecutados. Irlanda es un buen ejemplo. En total, la deuda pública 2011 supera el billón de euros o el 97,5 % del PIB.

Aunque lo realmente dramático es que los PMI (indicadores adelantados) de servicios, industria y construcción a febrero muestran un hundimiento de la economía del 4% en el segundo semestre. También, que el paro y el déficit del Estado han batido todos los records. El paro y las afiliaciones a la Seguridad Social registraron en solo dos meses un incremento de 289.000 personas y un descenso de 332.000, respectivamente. Cifras no solo muy por encima del año anterior: son la mitad de lo previsto por el Gobierno para todo el año. La Seguridad Social perderá probablemente un millón de afiliados en 2012, lo que, de un lado, hace insostenible el sistema de pensiones y, de otro, ridículas las previsiones del Gobierno, según el cual no aportaría ni una décima de negatividad al déficit.

Y en cuanto al déficit del Estado, enero muestra un déficit doble que enero de 2011. No es extrapolable, pero el comienzo no puede ser peor. Pero, además, el déficit en 2011 (8,51%) está infravalorado. Madrid acaba anunciar una caída de ingresos de 1.000 millones por encima de lo estimado, un auténtico desastre porque es un factor común a todos, en conjunto unos 5.000 millones si suponemos la caída proporcional a los PIB de cada CCAA. Lo de los ayuntamientos ya es de chiste: Madrid capital, 8 de marzo: “Hemos cerrado 2011 con déficit cero”. Siete días después, 15 de marzo: “Hemos cerrado 2011 con un déficit de 598 millones”. Haciendo el mismo cálculo, proporcionalidad al PIB, el déficit de los ayuntamientos ascendería a 2.400 millones. El déficit público 2011 es el 9,2% del PIB, o 7.400 millones de euros más.

El ajuste en 2012 deberá ser brutal: 42.000 millones, siempre que los ingresos se mantengan. Si caen en 14.000 millones, como indican los PMI, el ajuste fiscal debería ser de 56.000 millones. Y, por si fuera poco, el petróleo y el gas suman otro problema: dependemos el doble que la media de la UE, por las desastrosas políticas energéticas del PSOE y del PP; cada 10% más en el precio reduce el PIB 0,7 puntos. El viernes conoceremos los Presupuestos 2012. Pero con un gasto “discrecional” del Estado de solo 57.000 millones, CCAA, Diputaciones, empresas públicas y demás que gastarán 240.000 millones, que no esta en los PGE, ¿cómo va a reducir el gasto?; ¿cómo no va clamar Monti por la irresponsabilidad de Rajoy con las cuentas públicas? Y, sin embargo, arreglarlo es sencillo.

El problema de España no es económico, es político. Quien no entienda esto no entiende nada de lo que está pasando aquí. Ni se ha molestado en sumar dos y dos. Mientras no cambie la estructura del Estado y los privilegios de las castas política, empresarial y financiera, España no tiene solución. La eliminación de las CCAA, las diputaciones, el Senado, el 90% de las empresas públicas, la mitad de los ayuntamientos y las subvenciones reduciría el gasto en 120.000 millones. La eliminación de las deducciones y exenciones fiscales a las grandes empresas, que apenas crean riqueza y empleo, nos ahorraría 60.000 millones. Pero Rajoy no lo hará; recortará salarios y prestaciones, subirá impuestos y provocará una deflación tan brutal como innecesaria.

O cambian este Gobierno de insensatos y pusilánimes por tecnócratas, como en Italia, o como Franco en el 59 (que iniciaría así el periodo de mayor crecimiento de nuestra Historia), o esta casta política incompetente nos llevará a la ruina. En 2011, las salidas netas de capital ascendieron a 68.000 millones y a 109.000 el déficit de la balanza financiera, un problema de financiación insostenible. Mientras, Rajoy dilapida el dinero en CCAA y cajas inviables. España será la nueva Grecia

         

19/03/2012  Huelga general para un expolio de 8.000 millones (1.328.000.000.000 Pesetas)

Permítanme por una vez, iniciar el análisis sobre el actual sindicalismo depredador con una vivencia personal que ilustra cómo la izquierda española, la más cutre y radical de Europa, trata de utilizar la buena voluntad de la clase obrera para conseguir por la fuerza lo que no ha conseguido en las urnas. Soy familia de mineros sindicalistas asturianos, algo de lo que me siento honrado. Conocí por sus relatos cómo en octubre del 34 los socialistas Prieto y Largo Caballero ordenaron a miles de jóvenes idealistas de UGT levantarse en armas contra el legítimo Gobierno de la República, mientras ellos permanecían cómodamente en Madrid sin arriesgar nada.

Mi tío Carlos, uno de estos jóvenes idealistas, pensando ingenuamente que luchaba por una España mejor y no por el gulag stalinista que querían implantar estos dos siniestros personajes, abandonó su hogar en Mieres para, con cientos de compañeros, ocupar la fábrica de armas de Trubia. Ya fuertemente armados, ocuparon toda la cuenca minera. Días después, una columna enviada desde León por orden del general Franco, a quien el Gobierno había encargado aplastar la rebelión, de la que formaba parte un competente capitán africanista, Juan Rodríguez Lozano, el famoso abuelo de José Luis Rodríguez Zapatero, entró en Asturias con muy escasos efectivos para enfrentarse a 3.000 mineros armados entre los que se encontraba mi tío. El capitán Lozano y sus compañeros derrotaron tras varios sangrientos combates a los mineros, en uno de los cuales, 14 de octubre,  mi tío Carlos resultó abatido por las fuerzas bajo el mando de Lozano.

Nada puedo objetar del competente capitán, que cumplía con su deber, pero sí de los miserables Prieto, Largo Caballero y Luis Companys -pretencioso genocida que se jactó en 1938 de haber exterminado a todos los curas, frailes y monjas de Cataluña-, responsables de la rebelión que se fueron de rositas. Una derecha acomplejada y cobarde, en lugar de juzgar y condenarlos les soltó enseguida para que meses después, en febrero del 36, tras unas elecciones absolutamente fraudulentas (en palabras de Largo Caballero, “si no las ganamos iremos a la guerra civil”), sumieran a España en el caos en un intento de eliminar a la mitad del país que no pensaba como en ellos.

De sindicalistas verticales a depredadores de fondos públicos

El sindicalismo en España nació del anarquismo, en Andalucía y Cataluña básicamente. Mucho más tarde apareció UGT. Antes de la Guerra Civil, la CNT anarquista era el sindicato ampliamente dominante, con casi un millón de afiliados; la UGT socialista era seis veces más pequeña. Durante la guerra, los líderes anarquistas fueron exterminados por las milicias comunistas. Después de la guerra, el socialismo y UGT pasaron “35 años de vacaciones”, una acertada frase de Ramón Tamames. Solo los comunistas mantuvieron la oposición a Franco. A partir de los años 60, Marcelino Camacho, un comunista convencido, no demasiado inteligente pero honrado, valiente  y hombre de palabra, copió una idea de un falangista llamado Maeztu (no confundir con el intelectual Ramiro) que propugnaba la creación de comisiones obreras. Con la UGT desaparecida, los comunistas se infiltran en los sindicatos verticales, donde su organización sindical CCOO llegaría a tener un papel preponderante.

A la muerte de Franco, con la implantación no de la democracia, sino de una monarquía oligárquica despilfarradora y corrupta -PP, PSOE y nacionalistas- que se repartiría el país como si fuera un solar a través del sistema autonómico, reaparece una UGT, con gente poco preparada, al contrario que CCOO, que tenía gente con experiencia y formada en los sindicatos verticales. CCOO era un gigante y el partido comunista, un pigmeo. Ante tal diferencia, Marcelino Camacho pone como una vela a Carrillo y mantiene una cierta independencia. Pero aquello no duró. Carrillo, a través de sus peones, le quitó el poder de facto, y Marcelino, un sindicalista de acero que nunca dejó de ser comunista pero que se mantuvo ajeno a las intrigas del aparato, acabó sucumbiendo.    

UGT, resucitada de la mano del PSOE, no es más que una correa de transmisión de éste. Al contrario que CCOO. A partir de finales de los 80, los líderes genuinamente obreros del sindicalismo, Marcelino Camacho y Nicolás Redondo, fueron desapareciendo de escena para ser sustituidos por burócratas intrigantes que jamás han trabajado y que abandonan descaradamente su razón de ser: la protección de los trabajadores. En vez de eso, se convirtieron en depredadores cada vez más codiciosos tanto de fondos públicos como de los propios trabajadores. Su dependencia de los partidos se difuminó; solo se mantuvo como fuente de prebendas y de depredación de dinero público. Desde entonces, la clase trabajadora les importa un pimiento. El incremento del paro constituye para ellos un maná del cielo, más parados suponen ríos de dinero público y ellos son los principales beneficiarios. También, al contrario que en el pasado, se lo reparten a pachas con los empresarios.

En conjunto, UGT y CCOO se embolsan anualmente de unos 8.000 millones de euros entre el Estado, las autonomías, el expolio directo a los trabajadores y las exenciones de impuestos. Esta es la principal razón de la huelga general, ya que la reforma laboral pone en riesgo cierto esa cantidad, la segunda, tan importante como la primera. Representando a menos del 10% de los trabajadores, su exclusividad en la negociación en los convenios colectivos les da una representación y una importancia social de la que en realidad carecen totalmente. Hasta el punto que sus últimas “manifestaciones” han sido un fracaso de tal calibre, que ni siquiera han conseguido la asistencia de la totalidad de sus liberados, que viven como rajás sin dar un palo al agua gracias a su condición.

El único objetivo: volver al sillón blanco a renovar sus prebendas

La subvención directa del Gobierno es de 7 millones de euros, el chocolate del loro, pero después, como tienen una federación por CCAA cada una con once secciones dividas por actividad, al final tienen (11x17) 187 organizaciones que a su vez reciben subvenciones de cada CCAA, cifras que ambas sindicatos mantienen secretas. Los dos sindicatos reciben también subvenciones para todo tipo de actividades: cooperación internacional, ideología de género, memoria histórica y otros temas peregrinos. Y luego está el “y tiro porque me toca”, que consiste en que los líderes socialistas autonómicos les dan periódicamente cantidades enormes sin razón ni justificación alguna. UGT y CCOO son unos profesionales de la depredación de fondos públicos.

Luego tenemos la gestión en exclusiva de los cursos de formación, un regalo de Zapatero, por los que recibieron más de 3.000 millones euros en 2011. Después vienen los EREs, por cuya gestión cobran una media del 8 % de la indemnización a cada trabajador, y que en 2011 ascendieron a unos 400 millones de euros. Finalmente, están las exenciones de impuestos que suponen, entre impuestos sobre beneficios e IBIs sobre su gigantesco patrimonio inmobiliario, casi 3.000 millones. UGT y CCOO jamás han permitido ser auditados y los gobiernos no han tenido lo que hay que tener para imponerlo, como era su deber.

El objetivo real de la huelga general es claro: volver al sillón blanco de La Moncloa, que consideran su sitio, y restaurar íntegramente sus prebendas. Y como la huelga será un fracaso, el acto clave  será la manifestación post huelga, el gran show ante los medios, y para cuyo éxito están poniendo toda la carne en el asador. Creo que el Gobierno no cederá, porque ya no puede hacerlo. Las cifras de enero son terroríficas: el déficit del Estado se ha doblado, los ingresos caído un 14,6% y el gasto público aumentado un 40,3%. Bajar el déficit al 5,3, 5,8 o 6,5% es una quimera, y lo peor es que en solo 19 meses tendrán que reducirlo al 3%, lo que implica un recorte de 60.000 millones si los ingresos fiscales se mantienen; y a 80 o 90.000 si no lo hacen. Esto ya no lo salva, como en agosto, ni San BCE. No pueden hacer concesión alguna, ni en la reforma laboral, ni dar un euro más a la banca o a los nacionalistas, ante quienes no paran de claudicar. Las CCAA no se sostienen. Rajoy, que después de trabajar seis horas el miércoles se confesaría agotado el pobre, está literalmente contra las cuerdas.

 

         

 

12/03/2012   El acuerdo autonómico: España hacia la extinción

Temo que la mayor parte de los españoles no son conscientes de lo que supondrá el acuerdo entre Cristóbal Montoro y los presidentes autonómicos -y el río de dinero que se les está entregando- para sus vidas y para la viabilidad de España como nación. No es solo, como dice el WSJ, el hecho de que “los impuestos sobre la renta en España son ya los mayores de Europa“, ni que nos subirán el IVA y los impuestos especiales en otros 10.000 millones. Lo más grave es que estos insensatos van a endeudar a España en más de 100.000 millones en 2012, muy por encima de lo previsto, hundiendo todavía más nuestra economía y nuestro futuro. Y, por si tanto disparate no bastara, ahora pueden subir tasas e impuestos sin límite y recortar prestaciones a voluntad.

Un expolio legalizado por la casta política, que nada tiene que ver con el federalismo fiscal, que implica una distribución de renta equitativa y una eficiente asignación de los recursos, algo que es todo lo contrario de lo que hacen las CCAA: desigualdad en la distribución e ineficiencia que raya lo delictivo en la asignación de los recursos, con un nivel de despilfarro y corrupción jamás conocidos. En ningún país civilizado los entes territoriales se llevan los dos tercios de los ingresos públicos. Por si fuera poco, el Estado paga sus gigantescas deudas con proveedores, aplaza otras sine die y tapa todos sus agujeros en vez de procesar a los responsables de tan gigantesca dilapidación de dinero público. Los descuadres son brutales: 31.560 millones de exceso. Y en ningún país, ni civilizado ni sin civilizar, el Gobierno renuncia a intervenir en la asignación de dos tercios del  gasto público.

En 2011, el límite de endeudamiento de las CCAA estaba fijado en el 1,3% y este año se ha fijado en el 1,5%, lo que significa que pueden gastar 2.000 millones más que en 2011. Además, lo asignado se incrementa en 3.000 millones por las subidas de IRPF e IBI, y en otros 5.000 millones cuando suban IVA y especiales. Entonces, ¿de qué austeridad hablan, de no saltarse seis veces el déficit?; ¿y por qué nos vamos a creer que en 2012 no se lo van a saltar? Como afirma The Economist, “los compromisos de las CCAA son difíciles de creer”. Casi nadie piensa cumplir, y han presupuestado 2012 con una previsión de ingresos similar a la de 2011, aunque Montoro les ha dicho que éstos caerán un 15%.

Les trae sin cuidado. ¿Que no pueden pagar a proveedores porque no les da la gana apretarse el cinturón? Ningún problema, para eso están Rajoy y sus mariachis. Con el dinero de los españoles ponen 50.000 millones para pagar proveedores. ¿Que no pueden devolver los 20.000 millones que cobraron de más en 2008 y 2009 porque los han dilapidado? Ningún problema, diez años para devolverlo con dos de carencia. ¿Que el Presidente de Extremadura y otros deciden subir salarios y gasto corriente un 9%? No problem, porque ¿quién es el Gobierno para decir cómo deben gastar estos manirrotos el dinero de la nación?

España desmantelada: 57.000 millones frente a 240.000

Y resulta que, en un ataque de indignidad y desvergüenza sin límites, la Generalitat, la Junta de Andalucía y algunas comunidades del PP en voz baja cuestionan “la proporcionalidad del ajuste porque la exigencia que se les reclama a las CCAA es mucho mayor que la que se exige la propia administración del Estado”. Y ante tamaño despropósito, Montoro se arruga completamente y dice que “es un debate inconveniente, inoportuno e inútil”. Que unos irresponsables que controlan el destino de 240.000 millones de euros digan que quien debe sacrificarse es el Estado –al que no le quedan más de 57.000 millones de libre disposición, porque el resto son gastos fijos de todos los españoles, como intereses de la deuda, 33.000 millones, desempleo, 32.000, aportaciones a la UE, 12.000, clases pasivas 11.000- genera un debate imprescindible.

Entre 2007 y 2011, la deuda del Estado se ha incrementado en 290.000 millones de euros. En el mismo periodo, el Estado ha transferido directamente 230.000 millones a CCAA y ayuntamientos, más de la mitad de los cuales ha sido literalmente despilfarrada, y no pagan ni los intereses ni pagan el paro como en los Estados Federales. Endeudamos nuestro futuro para alimentar nuestra ruina. En medio de esta locura, España camina hacia su extinción.

El Gobierno debe explicar que el recorte a los ministerios e instituciones ha sido tan brutal (un 27% en dos años) que ya no hay dinero para financiar España. No hay dinero para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ni para la Fuerzas Armadas, ni para la Justicia, ni las Infraestructuras (han caído un 68 % en dos años), ni para la Investigación, prácticamente aniquilada. El dinero para financiar España quedará reducido a 57.000 millones (78.500 millones en 2010), mientras quienes piden “proporcionalidad” disponen de 240.000 millones para financiar el despilfarro y no contribuyen con un solo céntimo a la deuda, un 82% de la cual se ha generado para financiarles, ni a las prestaciones a los parados -por cada enchufado que han colocado, y lo han hecho con cientos de miles, se han perdido tres puestos de trabajo en la economía productiva-, ni a la UE, pero se apropian de todas las ayudas.

Y mientras ya no hay dinero para financiar España, si lo hay para despilfarrar en sus 30.000 coches oficiales, sus 200 embajadas, sus 300.000 teléfonos móviles, sus 10.000 Visas Oro, sus miles de asesores cuando se podían utilizar empleados públicos, sus sueldos superiores al del Jefe del Gobierno, el alquiler de oficinas de lujo, las subvenciones por doquier, las 3.000 empresas públicas, la ruina de los 11 canales de TV de adoctrinamiento autonómico, las obras faraónicas, los cientos de miles de parientes, amigos y correligionarios absolutamente inútiles… A todo ello se suma la incompetencia: desde que estos ineptos se hicieron cargo de Educación y Sanidad, los costos por alumno y por enfermo se han disparado y la calidad se ha reducido.

Rosa Díez a Rajoy: “No puede permitir 17 Estados fuera de control”

El grado de despilfarro, de incompetencia y de corrupción en la asignación de gigantescas cantidades de recursos públicos por las entidades territoriales, no tiene parangón en ningún país civilizado ni en la Historia de España. Lo he dicho una y mil veces, no hay puntos medios, o las CCAA o nosotros, o las CCAA o el fututo de nuestros hijos. Y, en ésta línea, fue vergonzosa la respuesta de Rajoy el miércoles a Rosa Díez, quien le dijo que España no podía permitirse por más tiempo 17 Estados fuera de control y que utilizara su mayoría para acabar con este disparate; o, al menos, para recuperar competencias esenciales como Educación o Sanidad, donde el despilfarro clama al cielo. Un presidente visiblemente irritado y molesto, que solo está encantado con los separatistas de CiU y del PNV, que ignoran la Constitución y la Ley, le dijo de mala forma que estaba en completo desacuerdo.

O sea que a Rajoy le parece inadmisible que alguien proponga que la Educación y la Sanidad, que por pura incompetencia cuestan por estudiante y enfermo un 22 y un 18% más que cuando no estaban transferidas, vuelvan al Estado y nos ahorremos así 20.000 millones de euros. Su opción es otra: instaurar el copago en ambas para seguir financiando el latrocinio. La eficiencia no está en su vocabulario si es a costa de las atribuciones y los privilegios de la casta. Esto es el auténtico Rajoy.

En dos semanas tendremos elecciones en Andalucía y en Asturias, nidos de despotismo y corrupción durante 35 años. Es evidente que la prioridad para los andaluces y asturianos de bien, y no atados al pesebre, es echar para siempre al socialismo, pero el PP no es la única opción, es solo más de lo mismo, entre las papeletas que pueden escoger hay otras opciones. UPy D, por ejemplo, que propugna la supresión del Estado autonómico, o Foro, que propugna la defensa de los intereses de Asturias.

Como afirma Juan Roig, presidente de Mercadona, o se acaba el despilfarro y gastamos solo lo que ingresamos o “nos vamos al carajo”. En enero, el paro juvenil (entre 18 y 34 años) era del 49,9 %, según Eurostat, 2,2 veces la media europea. Y todos los indicadores de actividad y demanda de enero y febrero muestran que la economía está empeorando. Andaluces y asturianos tienen ahora la palabra. No votar, como propugnan algunos, no es una opción, a la casta le importa un pimiento la participación. Así que voten, pero  luego no se quejen. Ustedes son responsables y estos son los hechos y las cifras.

 

 

         

 

05/03/2012   Una canallada: "La culpa del déficit es de España"

 

Hoy hace una semana, el Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, anunció la cifra oficial de déficit de las AAPP en 2011, calculada de acuerdo con los criterios de Protocolo de Déficit excesivo que es del orden del 70% del déficit total; una cifra que todos aquellos que nos molestamos en sumar y restar estimábamos desde julio, y el propio Montoro, porque así me lo dijo personalmente, al menos desde septiembre. Pero antes de entrar en la cifra en sí, en sus causas y consecuencias, tengo que empezar confesando mi más absoluta indignación por la inaudita introducción con la que Montoro, a guisa de mantra que repetiría por tres veces durante su intervención, quiso dejar claro que nadie es responsable: “La culpa del déficit es de España”.

Es difícil imaginar una canallada mayor -incluido su giro de 180º en la política sobre la banda de asesinos y su brazo político-, un insulto más grave a los españoles. Nos han arruinado, nos han expoliado, han destruido las esperanzas y las expectativas de toda una generación, y resulta que somos nosotros, las victimas,  los culpables. Según Rajoy, porque estoy seguro que la orden partió de él, la culpa del mayor desastre económico desde la Guerra Civil la tiene la gente honrada que paga sus impuestos, la tienen los parados, los mileuristas y los pensionistas, una mayoría de los cuales ya no llega a fin de mes.

Por el contrario, la casta política parasitaria que ha colocado a dedo casi dos millones de parientes, amigos y correligionarios, que despilfarra, que nos expolia y que impide la recuperación, no tiene culpa de nada. Los irresponsables e incompetentes banqueros y cajeros, que han llevado a la ruina en solo tres años a un sector centenario y no han pagado por ello, que han hecho desaparecer el crédito arruinando así a cientos de miles de empresas y causando un daño irreparable al tejido productivo de la nación, tampoco son responsables. La culpa la tienen los parados por no poder pagar las hipotecas. Por supuesto, Zapatero y sus secuaces, que nos costaron medio billón de euros, los barones del PP -sin que Rajoy moviera jamás un dedo para evitarlo- y del PSOE, los nacionalistas y los alcaldes, que han arruinado a sus comunidades, son inocentes. “La culpa la tiene España”. Es, sencillamente, repugnante.

Un cuadro macroeconómico inaceptable

Ya en su presentación de la cifra de déficit, Montoro no explicó las causas, algo imprescindible para saber qué está pasando y que hace temer un desplome de la recaudación tributaria. En este sentido, el anuncio el martes de Esperanza Aguirre de que el déficit de Madrid, altamente representativo del conjunto de España, estaba infravalorado y que los ingresos de noviembre y diciembre iban a ser menores que los estimados para el cálculo, invita a pensar que cuando se conozcan las cifras reales de todas las CCAA el déficit computable se encuentre cercano  al 9%, y no al 8,5%. Mientras, el déficit real, lo que de verdad hemos gastado de más respecto a lo ingresado, computable o no, puede estar por encima del 11%. Con un gasto público de unos 475.000 millones (122.000 en pensiones y el resto en Seguridad Social) 117.000, o un euro de cada cuatro, lo fueron a crédito. 

Y así las cosas, el viernes nos enteramos de que Hacienda ha decidido retrasar un mes la publicación de los datos de recaudación tributaria, algo que confirmaría el peor de los escenarios. Así que, de momento, tenemos que tragarnos porque sí un cuadro macroeconómico en base al cual se elaborarán los presupuestos, y que es lisa y llanamente inaceptable. Y es inaceptable no solo por el descarado voluntarismo (decir que la Seguridad Social, que ya está en déficit, cerrará en equilibrio con 630.000 afiliados menos, es una tomadura de pelo) sino fundamentalmente porque se trata de un cuadro destinado a mantener intacta la juerga autonómica y el sistema financiero, y no a recuperar el empleo y la  inversión.

Si en Bruselas fueran conscientes de que todo el gasto sobre el que Rajoy está dispuesto a actuar para atajar el déficit -aparte de subirnos 10.000 millones en IVA y especiales, que es lo que tienen en mente- son 60.000 millones de euros, los gastos de los ministerios y las instituciones, mientras que 235.000 millones se encuentran en manos de políticos ineptos y corruptos a los que se les ha garantizado dinero para que no quiebre ninguno y mantengan su “total autonomía política y económica”, nos echarían a patadas del euro. El Gobierno afirma que “no existen cifras mágicas”, cuando lo que no existe es voluntad para recortar y asignar correctamente los recursos públicos.

Así, Rajoy ha decidido salvar con dinero público todas las entidades financieras inviables; y, lo que es peor, no intervenir en el recorte y asignación de los dos tercios del gasto público de la nación, solo ha ordenado una reducción genérica del déficit, y si luego no cumplen (Cataluña ya ha dicho que no lo hará) nadie responderá de nada y, además, recibirá nuestro dinero para tapar el agujero.

Las alternativas de asignación de los recursos públicos

La clave del hundimiento reflejado en el cuadro macroeconómico se encuentra en el desplome de la demanda y la inversión privadas, que representan en conjunto más del 80% del PIB. En los últimos 100 días se han destinado 16.500 millones al salvamento de la CAM, 6.000 millones al incremento de capital del robo legal del FROB y están a punto de asignarse 6.500 millones entre protección de activos e impagos del FROB al salvamento de UNIM. Subtotal: 29.000 millones, y da igual que sea dinero efectivo que garantía del Estado.

Imaginen ahora que, en lugar de ese disparate, esos recursos se utilizan para prestar a PYMES y autónomos. El crédito nuevo en 2011 se desplomó un 20%, y esa es la causa principal de la destrucción de 500.000 puestos de trabajo. Hasta un niño de primaria puede ver, que en grandes números, 29.000 millones significarían que en lugar de una caída del 20% del crédito al sector productivo éste habría caído solo un 14%, lo que en cifras aproximadas permitiría crear 150.000 puestos de trabajo. Y lo malo no son solo los 29.000 millones, es que están dispuestos a poner hasta 90.000, ya que solo Bankia podría necesitar 45.000 millones.

Pero si la asignación masiva de los recursos públicos al salvamento de cajas inviables es un disparate absoluto, su asignación al mantenimiento del despilfarro autonómico y local entra en el terreno de lo penal. Según el cuadro macroeconómico presentado, el gasto disponible para el conjunto de ministerios e instituciones, o sea España, se reduce en un 12,5% hasta los 57.978 millones, mientras que autonomías, diputaciones y ayuntamientos, incluyendo los miles de empresas públicas, disponen de más de 235.000 millones y ninguna se toma en serio los límites de gasto. Muchas CCAA han tenido la desvergüenza de subir sus presupuestos -Extremadura y otras han subido salarios y gasto corriente un 9%- y otras realizan recortes casi nulos. ¿Cómo vamos a recortar gasto sino se entra a sangre y fuego en el despilfarro autonómico y local?

Es, además, rotundamente falso que el 75% del gasto de las CCAA se dedique a Educación, Sanidad y gasto social. En conjunto, es el 50% de sus presupuestos, y además ampliamente mejorable sin bajar prestación alguna, mientras que el 36% son salarios y gasto corriente y el resto infraestructuras y despilfarro generalizado, como embajadas, leyes lingüísticas, obras faraónicas, fastos diversos, etc… Hay que añadir las empresas públicas, que con 250.000 empleados se encuentran fuera de control presupuestario. Por tanto, el recorte no solo es fácil, es imperioso. Nadie revisa el destino eficiente los recursos, y lo peor es que el Gobierno ha renunciado explícitamente a ello. Y después Rajoy afirma que el déficit no puede reducirse más que hasta un 5,8%, lo que constituye un paso tan irresponsable como innecesario hacia la helenización de España. La austeridad pública no causaría un “crack nacional”, es justo lo contrario.

Veamos porque no lo causaría: duplicidades entre AAPP, 34.000 millones, prescindibles de inmediato; diputaciones, 22.000 millones, sin apenas competencia alguna, reducible en dos tercios; empresas públicas, consorcios y fundaciones, reducción a la mitad con un ahorro de 20.000 millones; racionalización de las corporaciones locales, ahorro de 10.000 millones; subvenciones y exenciones de impuestos a sindicatos, patronal y partidos políticos, 9.000 millones. Subtotal: 88.000 millones. Y ahora que explique Rajoy a los españoles, a Bruselas y a los mercados por qué no se puede. No se puede porque en duplicidades, diputaciones, empresas públicas y ayuntamientos, están colocados cientos de miles de familiares, amigos y correligionarios. Y los privilegios de la casta no se tocan.Tenemos un modelo de Estado y una casta política insostenibles, pero no están dispuestos a enfrentarse a esta realidad para acabar con ella, lo que nos pone en riesgo cierto de estallido social.

*El catedrático del IES Martínez Abascal propone otra fórmula: repetir el presupuesto 2007, "que cojan el presupuesto de ese año y rebajen todo partida por partida. La población no ha crecido y somos más pobres". El ahorrro superaría los 75.000 millones de euros.

 

 

         

 

 

27/02/2012  Una deuda explosiva para sostener lo insostenible

 

Aprovechando la prodigalidad del BCE, que regala dinero a carretadas (al 1% a tres años) sin ningún tipo de control, y la descomunal inyección de liquidez de pasado mañana, el Gobierno se ha embarcado en una auténtica orgía de compromisos de gasto para mantener el despilfarro de un modelo de Estado insostenible y corrupto y un sistema financiero inviable. Mientras, el crédito al sector privado desaparece y la nación se encamina sin pausa hacia los seis millones de parados.

La pasada semana, Bloomberg resumía su visión sobre nuestra economía con un durísimo encabezamiento advirtiendo de nuestro hundimiento día a día. Para la agencia de noticias, el ritmo de crecimiento de la deuda española empieza a ser un serio problema. Está a punto de doblarse respecto a la que existía al principio de la crisis y, como consecuencia, a punto de perder la única ventaja que la diferenciaba del resto de países periféricos: “Mientras el endeudamiento de España casi se ha doblado desde 2008, el de Italia ha crecido solo un 13%”. En lo que va de 2012, el Tesoro se ha endeudado en el 40% de lo previsto para todo el año, lo que les está permitiendo gastar o comprometer el doble de lo que se ingresa, sin que un solo céntimo vaya destinado a la economía productiva ni a la creación de empleo. Mientras, sumando todo, lo computable, lo no computable, lo escondido y lo aplazado (entre Fomento y Defensa, 70.000 millones), la deuda pública supera la raya roja del 100% del PIB.

El despilfarro territorial del que nadie responde

Adam Smith señalaba que es la riqueza de las naciones y no la de los gobiernos lo que cuenta, que es mucho más importante el crecimiento de la economía productiva que el crecimiento del gobierno. Justo en sentido contrario, desde 2008 el tamaño de la economía productiva en España ha caído un 19% y la industria prácticamente ha desaparecido (del 37% del PIB en 1975 al 14% hoy). Mientras el tamaño del Estado ha crecido en un 21%, el empleo productivo ha perdido 2,7 millones de personas y el empleo político improductivo crecido en 600.000. Después de Arabia Saudí, somos el país del mundo con un mayor crecimiento del tamaño del Estado. No solo eso: el despilfarro generalizado en proyectos y obras faraónicas, desde aeropuertos vacíos a circuitos de carreras, parques temáticos, estaciones invernales o leyes de lenguas, es algo que clama al cielo.

Y, sin embargo, nada más lejos de la intención del Gobierno que atajar esta ruina. Su primera decisión al respecto fue que no dejarían quebrar ni una comunidad ni un ayuntamiento, por muy desastrosa que fuera su gestión. Algo inaudito. Y para que no hubiera dudas se anunció la entrega a CCAA y ayuntamientos a través del ICO de 15.000 millones de euros para que despilfarradores y corruptos pagaran los gastos más urgentes a proveedores. No contentos con eso, estos insensatos reconocen expresamente “la total autonomía política y económica de las CCAA”. En consecuencia, renuncian a intervenir en la asignación correcta de los dos tercios de los recursos públicos de la nación.

Como era de esperar, los gastos más urgentes para la casta política han sido salarios, coches, embajadas, visas oro y mantenimiento de todos los chiringuitos. Ni un solo céntimo ha quedado para proveedores. Por esa razón, el jueves han tenido que anunciar que el Gobierno pagará directamente esa deuda, que se estima  en 50.000 millones de euros, una medida esencial, pero hecha a medida de los constructores del palco del Real Madrid, que son quienes la han conseguido, serán los más beneficiados y los primeros en cobrar.  Los españoles pagaremos así los platos rotos de esta casta despilfarradora y corrupta, mientras siguen subiendo hasta un 9% salarios y gasto corriente. Si nos impusieran las mismas condiciones que a Grecia, sobrarían más de un millón de empleados públicos.

La insolvencia del sistema financiero: un expolio de 90.000 millones.

El riesgo de insolvencia del sistema financiero por el enorme volumen de deuda privada imposible de pagar es algo bien sabido. Tanto como que el principal culpable de lo ocurrido ha sido el Banco de España, que primero permitió préstamos alocados sin garantías suficientes y luego falsear balances sin límite. También sabemos que muchos gestores son una colección de ineptos y corruptos que han llevado las entidades a su cargo a la ruina y siguen en sus puestos con sueldos y bonus multiplicados. Antes de las elecciones, las “reestructuraciones” habían costado a los españoles 40.000 millones en efectivo y 90.000 millones en avales. Al contrario que en el resto del mundo, todo fue a fondo perdido. En el interregno se adjudicaría una CAM quebrada al Sabadell, o sea, a los nacionalistas, operación que costará a los españoles 16.500 millones de euros. Un dinero despilfarrado que hubiera servido para arreglar la Sanidad que según Ana Mato es ya absolutamente insostenible.

Pero para darnos cuenta de los engaños masivos y de cómo roban sin inmutarse el dinero de la gente honrada, nada como explicar lo que está ocurriendo con el Banco de Valencia. La entidad era una filial de Bancaja y había pasado unas auditorías limpias hasta 2010 con la bendición del BdE, cuyos inspectores llevaban años dentro. De golpe y porrazo, Bankia dice que no puede con la carga, el BdE la interviene y, ocho meses después, seguimos sin conocer el agujero, que se estima en 7.000 millones de euros, mas 10.000 millones para liquidez. ¿Por qué la auditoria fue limpia? Porque, al parecer, al auditor Deloitte el BdE le obligó a valorar como le dio la gana. “Este suelo al 50%”; “¿Por qué?”; “Porque lo digo yo que soy el BdE”. Es decir, lo que el regulador viene haciendo desde 2008.

Incluso aquellas almas cándidas que no sepan por qué Rato tuvo que salir del FMI, habrán caído ya en la cuenta de que es justo lo contrario a un gestor. Y así, Rato va y dice ahora que le han engañado, algo inaceptable en un gestor después de gastarse millones en análisis y auditorías, y que entre sueldos, bonus por su “excelente gestión” y consejos, se levantaba 6 millones de euros de nada. ¿Quién le ha engañado?, ¿Bancaja, el BdE, Deloitte? Rato tira por la calle del medio con su prepotencia habitual y pide que se revisen los activos de Bancaja y del Banco de Valencia. En Bancaja, lógicamente, piden también que se revise Caja Madrid.

Era un secreto a voces que los criterios contables que se utilizaron para la fusión estaban hechos para ocultar la realidad, y que desde entonces ésta ha empeorado considerablemente y lo sigue haciendo. Así que este hatajo de insensatos para quienes el objetivo era conseguir poder independiente transformándose en banco y forrarse con la operación, se han encontrado con lo previsto, un conglomerado  inviable con un agujero como la fosa de las Marianas. Porque, ¿cuál es el agujero probable de Bancaja? No menos que el de sus primos de la CAM, entre 16 y 19.000 millones, y el de Caja Madrid puede que no menos de 20.000 millones. Sumamos el Banco de Valencia, y tenemos entre 45 y 50.000 millones de agujero a pagar por los españoles, que era, que casualidad, lo que había ofrecido el Gobierno a La Caixa por quedarse con los ahorros de los madrileños y los valencianos. Es decir, conocían el agujero de Bankia y han engañado a los mercados y a los españoles.

¿Y qué queda ahora la Ley de reforma del sistema financiero? Pues en una tomadura de pelo, porque la reforma es Bankia, y por eso todos claman por la mediación del Gobierno. ¿Mediación para qué? Pues para que a nadie se le ocurra judicializar el tema y poner negro sobre blanco la situación real del sector lo que puede ser devastador, y para evitar que Deloitte se niegue a firmar las cuentas de Bankia 2011, lo que se la llevaría directamente por delante. Es para tapar estas golfadas Rajoy esta dispuesto a dilapidar  90.000 millones de dinero público. No es de extrañar, que antes o después la calle les explote . Yluego viene  UNIM, donde el expolio delesquema de protección, será de 5.500 millones directos más otros 1,000 que habían recibido del FROB y que no pueden devolver, y luego Nova Galicia y Catalunya Caixa, decenas de miles de millones tirados a la fregadera que dedicados a crear empleo supondrían la creación de cientos de miles.

Y ya el colmo el grueso del ahorro de los españoles puede pasara manos de entidades influenciadas y/o controladas por nacionalistas radicales que piden a gritos la independencia.El nacionalismo controla yalos monopolios energéticos que nos cobran los precios más altos de Europa, y como hacen los italianos en ENDESA donde todo se contrata ya con empresas italianas contribuyendo así a la desindustrialización de España, lo mismo hacen los nacionalistas con las empresas locales: controlan el gas, la electricidad y Repsol cuyo consejo, aparte una minoría de consejeros dominicales, se lo reparten entre CiU y PNV. Y si  obtienen la independencia, ¿ la energía y la mitad de nuestro ahorro va a estar en manos de enemigos declarados de España?. Aunque la intención de la casta política y tal vez mas arriba, es que no se separen a cambio de convertir al resto de España en una colonia.Espero que los españoles no permanezcan en casa calladitos viendo como se entrega España a gentes que dicen no ser españoles y fomentan el odio hacia nosotros, mientras nos empobrecen y destruyen nuestro futuro y el futuro de nuestros hijos.

         

20/02/2012   El Gobierno comienza 2012 gastando el doble de lo que ingresa

Hace un par de semanas, Bloomberg, la mayor agencia de noticias económicas  mundial, afirmó que mientras Italia estaba haciendo los deberes recortando gasto de verdad, en España solo había mucho ruido y pocas nueces. Un punto de vista que se concretaría el lunes en una auténtica conjunción astral: las tres grandes agencias de rating decidían simultáneamente rebajar la calificación de  España, algo que no recuerdan ni los más viejos del lugar. Un movimiento acompañado por rebajas de calificación de las 19 principales entidades financieras, que ignoraba totalmente la “gran” reforma del sector de la semana anterior, y completado tres días despuéscon la rebaja de calificaciones de las principales CCAA, con la que Cataluña, por ejemplo, queda solo a un escalón del bono basura y Madrid a dos, y ambas con perspectiva negativa. Claro que eso les da lo mismo, porque Rajoy ya les ha dicho que España les paga la juerga.

Italia, dirigida por un tecnócrata de primera división y un equipo económico del mismo nivel, y con los políticos relegados a un segundo plano, ha puesto en marcha un recorte del gasto público de 47.000 millones de euros y cerrado 2011 con un déficit del 4% del PIB. España, en cambio, está dirigida por políticos sin experiencia en el mundo real (para uno que la tiene es como llevar a la quiebra al cuarto banco de inversión mundial), incapaces de comprender qué está sucediendo y que, como Zapatero, esperan un milagro. Pero tienen algo clarísimo: mantener lo máximo posible el tamaño de un Estado imposible de financiar y corrupto que les permite colocar cientos de miles de parientes y amigos con sueldos un 35% superiores a la media del sector privado. En nueve meses, el PP ha colocado a 103.000 militantes adicionales. No en vano Rajoy no cesa de proclamar que crear empleo es lo principal. Qué mejor que empezar por su propia gente.

La barra libre del BCE permite compromisos insensatos de gasto

De momento, y hasta que conozcamos los Presupuestos 2012, el Estado no ha recortado un céntimo -el recorte de diciembre lo han absorbido pensiones, deducción por vivienda y Sociedades- y comunidades y ayuntamientos, una vez que un Gobierno insensato ha dicho que no permitirá quebrar a nadie y entregado 15.000 millones, han olvidado sus intenciones de austeridad. Por tanto, y de momento, Italia 47.000-España 0. Y lo que es peor, la decisión de no cerrar las entidades financieras inviables puede tener un coste brutal para los españoles;  como aperitivo, 6.000 millones de la ampliación de capital del FROB, lo mismo que nos han expoliado con mayores impuestos.

Y para financiar la fiesta tenemos la barra libre del BCE, utilizada con una alegría y una ligereza absolutas. En solo 47 días, el endeudamiento del Tesoro en el mercado primario se ha incrementado en 38.000 millones de euros, una cifra disparatada. En enero, el endeudamiento ascendió a 28.500 millones, de los cuales 11.200 fueron a cubrir  vencimientos y la diferencia, 17.300 millones, fue endeudamiento nuevo para seguir financiando el despilfarro. Digo despilfarro porque aunque el hecho de que se haya emitido más deuda no implica necesariamente que se haya gastado, la experiencia demuestra que se gasta en su mayor parte. En este caso, teniendo en cuenta lo prometido por Rajoy a CCAA y entidades financieras, todavía se queda muy corto. Sus promesas demuestran una irresponsabilidad inaudita que jamás hubiera podido tomar sin la barra libre del BCE. Así, 2012 ha comenzado gastando a un ritmo del orden del doble de lo que se ingresa, igual que Zapatero en 2009, un disparate que se saldaría con un espectacular aumento del déficit público de hasta el  11,4% oficial y un incremento del paro de 1,2 millones de personas.

Todas las CCAA han presentado Presupuestos 2012 con déficit -entre 20 y 30.000 millones en conjunto, porque los gastos son seguros y los ingresos puro voluntarismo- ya que gracias a la Ley de Estabilidad pueden seguir gastando más de lo que ingresen hasta 2020. Pero lo que ya resulta de juzgado de guardia es que estos insensatos han incrementado el gasto corriente y de personal -que supone el 36% de los Presupuestos- hasta un 9%, en el caso de Extremadura y otros, y cero patatero los más serios, mientras reducen drásticamente las inversiones en infraestructuras en un 30%.

Cuando la renta disponible de las familias se desploma, el consumo y la inversión se hunden un 6,8 y un 16% respectivamente (peor que en los momentos más negros de 2008 y 2009), una casta política irresponsable y corrupta incrementa el gasto político improductivo y corta el productivo. Mientras, el Gobierno toma la decisión suicida de no intervenir en la asignación de los dos tercios de los recursos públicos de la nación, algo inédito en el mundo, para que la casta política y sus amigos sigan viviendo a todo lujo con el dinero expoliado a un pueblo cada vez más empobrecido. Todo ello mientras Rajoy proclama en Sevilla que “vienen tiempos muy duros”, pero para los españoles, no para la casta política. Y cuando una Comunidad, Asturias, propone un Presupuesto justo con lo contrario, reduciendo salarios y gasto corriente e incrementando infraestructuras, Rajoy comete la vileza de rechazarlo. Espero que los asturianos no lo olviden a la hora de votar el mes próximo.

Déficit real 2011: 10% del PIB; deuda real: 100% del PIB

Antes de entrar en el tema, resulta grotesco el bulo contra el Gobierno sobre la amplificación del déficit, vertido por tres altos funcionarios izquierdistas de la Comisión Europea. Más grotesca aún resulta la tibia respuesta de Rajoy, que en lugar de pedir la cabeza de dichos funcionarios, probablemente españoles y a las órdenes del compañero Almunia, ha incurrido una vez más en la debilidad habitual, limitándose a decir que era falso y que Olli Rehn lo había desmentido (lo que ni siquiera es cierto, porque se limitó a decir que “el Gobierno español había identificado un desfase” y lo iba a corregir). No es con cobardía ante la Comisión como nos haremos respetar en Europa.

Es grotesco porque estimando del déficit público a través de la evolución de los activos y pasivos financieros de las AAPP publicados por el Banco de España hasta septiembre, los pasivos en circulación (es decir, la deuda conocida de las AAPP) era de 877.500 millones de euros, lo que supone un incremento de 15.000 millones superior al incremento registrado en el mismo periodo del año anterior (72.000 millones). Esto en román paladino quiere decir que el déficit de 2011 real sería 1,4 puntos superior al de 2010, es decir, 9,2+1,4=10,6% del PIB. Ahora bien, a efectos de los burócratas de Bruselas lo que importa no es cuánto debemos en realidad, que tiene narices, sino lo que ellos denominan Protocolo de Déficit Excesivo. Por eso hay partidas en este incremento de deuda que no computarían como déficit. Pongan ustedes que solo sea la mitad (normalmente es el 75%); estaríamos en una estimación de déficit 2011 del 9,9 %. Pero aún más: imaginemos que en el último trimestre se ha producido una contención de gasto tan brutal que el incremento de déficit de los nueve primeros meses, los 15.000 millones, ha desaparecido, lo que obviamente no es cierto. ¿Qué tendríamos entonces? Un déficit 2011 del 9,2%.

Una realidad  justo la contraria de la que filtraron, supuestamente, los secuaces del compañero Almunia. Pero no solo eso: con las cifras del BdE en la mano, ¿de dónde sacan los lumbreras del PP que el déficit de 2011 fue solo del 8,3%?, ¿se lo ha contado Zapatero? Esto no es todo. Como explicaba Carlos Sánchez aquí la pasada semana, un 50% de ayuntamientos, empresas públicas, consorcios, etc… no ofrecen información alguna sobre su situación, y las CCAA ofrecen solo lo que no tienen más remedio y ocultan todo lo que pueden. No estamos hablando de una parte marginal del gasto público, sino de la parte más importante. Más a más, todos y cada uno de los ministerios, todas y cada una de las administraciones han transferido gasto de 2011 a 2012 y siguientes. ¿Cuánto gasto? No lo sabemos, pero José, el de la gasolinera, 40.000 millones el solito; Chacón más de 15.000, y así todos. Y para terminar, la guinda del pastel: Andalucía. A la responsable económica se le escapó que el déficit de 2011 sería el doble de lo previsto, ¿de cuánto estamos hablando? Pues de 2.000 millones, 0,2 puntos más al déficit de las AAPP.

No hace falta tener muchas luces para darse cuenta de que el déficit real de las AAPP no es el 9,2, ni el 9,9, ni siquiera el 10,6%. Es superior. Y si hablamos de deuda, volviendo a los datos de pasivos en circulación del BdE (877.000 millones a septiembre y 895.000, extrapolando la tendencia, a finales de 2011), ¿es esa toda la deuda de las AAPP? No, por lo dicho antes. ¿Cuánta deuda a proveedores no esta contabilizada?, ¿cuánta otras deudas hay ocultas?, ¿cuánto gasto 2011 se ha desplazado a 2012 y siguientes? Si ponen ustedes 100.000 millones se quedan cortos, estamos en una deuda pública real de más del 100% del PIB. En el congreso del PP en Sevilla, todos los oradores, como era de esperar, alabaron al Gobierno. El bueno de Mayor Oreja lo alabó por “atreverse a decir la verdad por dura que sea”. Pues muy mal, Jaime. Rajoy ha mentido como un bellaco a sus electores y no ha dicho la verdad del desastre económico que tenemos encima. Y lo que es peor, hasta ahora no ha hecho nada efectivo para remediarlo.

 

 

         

 

13/02/2012   La prueba del nueve: los mercados no creen en las reformas

En septiembre de 1938, Chamberlain, primer ministro de Gran Bretaña, subscribió el Pacto de Munich con Hitler. Al volver a Londres y presentar su acuerdo en el Parlamento, Churchill le increpó con una frase histórica: “Pudisteis elegir entre el deshonor y la guerra, elegisteis el deshonor y tendréis la guerra”. Rajoy, que no es Churchill ni por aproximación sino un pactista como Chamberlain, ante la oportunidad histórica de hacer una verdadera reforma laboral y acabar de una vez por todas con los privilegios de unos sindicatos comisionistas y chantajistas, se ha limitado a abrir las puertas que habían dejado entreabiertas el anterior Gobierno, UGT y CCOO en el último acuerdo. Ha tocado muchos temas, algunos muy mediáticos, pero irrelevantes en la práctica. Y, además, al estudiar la letra pequeña, que es lo esencial, uno cae en la cuenta de que todo queda en la mitad de la mitad. Y eso si no se bajan los pantalones en la tramitación.

El Ejecutivo ni ha ido al núcleo del problema -las disparatados cotizaciones sociales, las más altas de Europa- ni se ha atrevido a eliminar las enormes subvenciones y canonjías -2.500 millones al camelo de las políticas activas de empleo- que mantienen el poder de unos sindicatos que ya no representan ni al 10% de los trabajadores. Tampoco ha extirpado de raíz su gran base de poder: la prevalencia clara, y no interpretable por los magistrados izquierdistas de lo social, de los convenios de empresa sobre los convenios colectivos. Al igual que Chamberlain, Rajoy pudo elegir entre el “deshonor” (reforma parcial) y la “guerra” (enfrentarse con los sindicatos y con la izquierda). Eligió la reforma parcial y tendrá el enfrentamiento.

Espero que si van a la guerra, Rajoy tenga el mínimo de decencia y coraje de acabar de una vez por todas con las subvenciones y privilegios de los sindicatos, aunque de momento no ha acometido ni de lejos las reformas que España necesita: reducción del tamaño del Estado; cierre de las entidades financieras inviables; lucha contra los monopolios, porque tenemos los costes de energía, servicios bancarios y telecomunicaciones más altos de Europa; y reforma laboral. Por ese orden. Hace tres semanas, el diferencial de la prima de riesgo con Italia estaba en más de 150 puntos. El viernes había caído a 35 puntos. Eso quiere decir, lisa y llanamente, que los mercados no se han creído las reformas. Y cuando Italia, que tiene la mitad de déficit y de paro que España, nos pase, seremos los parias.

¿Por qué la reforma laboral no creará un solo puesto de trabajo?

Personalmente me produce especial desazón la reforma laboral, por la sencilla razón de que vengo afirmando desde hace años, en contra de la ortodoxia vigente, que la reforma laboral no creará ni un solo puesto de trabajo y que su urgencia es solo un mito de la casta política, para desviar la atención de los verdaderos problemas. Y ahora podremos saber quién tiene razón. Pero veamos los mitos:

Primer mito: el mercado laboral es rígido. No exactamente. El mercado laboral español es un mercado dual, un 60% de trabajadores ocupados son mileuristas o menos, y pueden ser despedidos a muy bajo coste. Un 20% son empleados públicos con un salario un 35% superior a la media y una tasa de absentismo salvaje del 20%, y está por ver si podrán ser despedidos. Entonces, ¿son las condiciones de trabajo de la quinta parte de la masa laboral el gran problema de España?

Segundo mito: si analizamos las cifras de la última EPA sobre la estructura del paro nos encontramos con lo siguiente: desde final de 2007 el paro se ha incrementado en 2,7 millones. De ellos, 700.000 son trabajadores por cuenta ajena -nada que ver con rigidices-, 1,7 millones trabajadores con contrato temporal -nada que ver tampoco-, y solo 300.000 con contrato fijo. Es decir, las rigideces no han causado la pérdida del 89% de los parados originados durante la crisis. Y esto no es opinable, son matemáticas.

Tercer mito: ¿Cuál es entonces la causa de los 2,7 millones de parados? Esencialmente, dos. La primera, la falta absoluta de financiación a PYMES y autónomos, mientras estos insensatos han entregado 40.000 millones en dinero y 90.000 en avales para mantener abiertas entidades que tendrían que haber cerrado y sus responsables procesados. Si este dinero se hubiera canalizado a créditos y circulante de estos pequeños empresarios, que son los que crean el 80 % del empleo, habría como mínimo un millón de parados menos. La segunda, los impagos de CCAA y ayuntamientos, que deben más de 70.000 millones, lo que ha arruinado a decenas de miles de empresas. Si el dinero destinado a pagar salarios a sus enchufados se dedicara a pagar a proveedores, por cada empleado público eliminado se habría evitado la perdida de  entre 2 y 3 puestos en el sector privado. 

Y ahora vayamos a la reforma propuesta, porque la final estará, sin duda, mucho más aguada, dado que Rajoy quiere consenso. ¿Para qué quiere entonces la mayoría absoluta? Globalmente, no cambia el marco laboral, ofrece una cosa y la contraria en casi todo, carece orientación definida y si la interpretación de “causa objetiva” queda en manos de los magistrados izquierdistas de lo social, apaga y vámonos. En lo concreto, la rebaja de la indemnización por despido improcedente de 45 a 33 días es muy mediática pero irrelevante. Primero, porque como señalan los empresarios que crean empleo de verdad, no los enchufados de la CEOE, el verdadero problema es que el  trabajo tenga un sobrecoste del 35% en seguros sociales que el trabajador no ve. Lo que menos importa para contratar, como dice Juan Roig (Mercadona), son los días de despido. Segundo, también según Roig, acabar con el caos legislativo de 17 taifas y con el absentismo, cinco veces mayor que la media europea, son mucho más importantes.

El supermediático contrato de inserción para jóvenes es una tomadura de pelo, porque los jóvenes que no tengan prestaciones, que no tengan dote que entregar al empresario, es decir, la mayoría, no pueden beneficiarse de este contrato.La negociación colectiva tampoco se desmantela por completo -y esto es esencial-, lo que reduce algo, pero no elimina, el poder de los sindicatos comisionistas, igual que la pérdida del carácter indefinido de los convenios limitado ahora a dos años. Se da mas flexibilidad a la movilidad y la reducción transitoria de jornada, lo que es correcto, pero poco relevante.

Por que las medidas tomadas no nos sacarán de la crisis

Primera medida, subida de impuestos sobre la renta y el ahorro al mayor nivel de Europa, y mantenimiento intacto del tamaño del Estado. Endeudamiento masivo del Estado, 30.000 millones de euros en solo 40 días, suscritos en un 85% por la banca española con el dinero del BCE. Resultado, menos consumo, menos inversión, menos empleo, mayor deuda pública.

Segunda medida, Ley de Estabilidad Presupuestaria. Las AAPP tendrán que gastar lo mismo que ingresen en… ¡2020! Un ejemplo, Extremadura, primero dijo “vamos a reducir el gasto en un 20%”. Después, solo un 10%, al final un 5% teórico, porque los gastos son seguros y los ingresos voluntaristas, y todas las demás igual. Eso si la Ley prevé bajar las pensiones (sostenibilidad) y pagar por la Sanidad, Educación y uso de autovías (financiación de grandes servicios) ya mismo, no en 2020. Se transfieren 15.000 millones a las CCAA para“atender gastos inaplazables y pagar a proveedores”, los gastos inaplazables son la luz, el teléfono, los sueldos, las Visa Oro, los coches y los chiringuitos, para proveedores quedaran 10 euros. Resultado, despilfarro a toda marcha y los proveedores seguirán sin cobrar.

Tercera medida, reforma del sistema financiero. El crédito no solo seguirá cortado al sector privado, sino que se ha reducido en 12.000 millones desde primero de año,  y no se recupera la solvencia, el agujero es, al menos, tres veces mayor del reconocido. En lugar de cerrar lo inviable se mantiene todo, lo que puede acabar costando a los españoles 100.000 millones de euros adicionales a los 40.000 que lleva costados ya. Resultado, sin crédito no hay empleo ni recuperación que valga.

Cuarta medida, reforma laboral. No creará un solo puesto de trabajo y la pregunta es, ¿y para crear empleo qué piensan hacer?

Ni una sola de las medidas tomadas crea ni crecimiento ni empleo, justo lo contrario. España está quebrada desde julio, cuando el BCE nos rescató empezando a comprar masivamente deuda española, sin el dinero del BCE suspendería pagos en semanas, y a pesar de ello, Rajoy igual que socialistas y nacionalistas no está dispuesto a reducir el tamaño del Estado. Bruselas ha exigido a Grecia reducir los empleados públicos a 550.000 y han aceptado, la misma regla aplicada a España obligaría a reducir el número de empleados públicos en más de un millón. ¿Cuánto tiempo creen que los burócratas de la Rue de la Loi tardarán en darse cuenta?

         

06/02/2012  La reforma financiera o como mantener lo inviable.
 
La mayoría de medios, en un acto de fe digno de mejor causa, han comprado entusiasmados la reforma financiera del Sr. De Guindos. Y es que, como decía Zapatero, “el pesimismo no crea puestos de trabajo”, y fíjense la cantidad de empleos creados por este mentiroso patológico, condecorado por ello con el collar de Isabel la Católica. Ahora De Guindos miente, como Zapatero: ni vivienda no se abaratará por la reforma -lo hará por el hundimiento del crecimiento y del empleo- ni habrá crédito para quienes lo necesitan. Todo lo contrario, las entidades que reciban ayudas públicas no tendrán obligación de darlo, solo de intentarlo ¡dentro de tres años! Les damos nuestro dinero y ellos no se lo dan a quien lo necesita. En la reforma que nos vendió el jueves De Guindos estaban obligadas, como explicó exultante, pero en el BOE dicha obligación ha desaparecido. Alguien manda más que el Gobierno y puede eliminar el objetivo esencial de una Ley.

Sea como fuere, habemus reforma financiera, y van ya dos reformas maravillosas para sacarnos de la crisis. Porque, por si no lo recuerdan, la semana anterior se aprobó la Ley de Estabilidad Financiera y de los Grandes Expresos Europeos, según la cual las Administraciones Públicas tendrán que reducir su nivel de gasto a su nivel de ingresos en… ¡2020! Entretanto, podrán seguir despilfarrando porque la diferencia se la transferirá el Estado. De momento, y aunque Ministerios e Instituciones ya no tienen ni un euro para el correcto funcionamiento de España, a ellos van a prestarles 15.000 millones para “mejorar su liquidez”, que es como se llama ahora al despilfarro indiscriminado e improductivo. Cataluña doblará en 2012 el déficit permitido, y como el Gobierno no tiene agallas para hacer que la Generalitat cumpla la ley y la Constitución, menos tiene aún para decirle que no puede saltarse los límites de gasto. Si Cataluña no cumple, los demás tampoco.

Demasiado poco y demasiado tarde

Pero además es demasiado poco (50.000 millones es una cifra irrisoria). Y demasiado tarde, porque el problema ya no es solo el crédito promotor. Hemos entrado en una nueva fase de desplome económico donde ya nadie paga a nadie, empezando por el Estado. Vamos a ver, de un total de crédito a residentes de 1,9 billones de euros, ¿el 2,6% es todo el problema?; ¿pero qué broma es esta, si solo el suelo representa casi 100.000 millones?; ¿y qué pasa con las filiales creadas por las cajas para aparcar todo el riesgo inmobiliario, que ni están ni se las espera? La morosidad se está disparando, se estima que se ha doblado, y habría llegado hasta más del 11% (unos 80.000 millones más que en junio, tomado de referencia). Ya no son solo promotores, ahora son todo tipo de créditos: hipotecas, consumo, pymes, todos sin excepción. En enero, el número de impagados se ha multiplicado por 2,5 de media respecto a enero 2011. Hemos entrado en un agujero negro del que solo puede salirse con crecimiento, y eso no va a suceder. Solo cabe eliminar las autonomías, y eso la casta política ni se lo plantea. Antes se hunde España.

La reforma ignora esta realidad y se limita a los promotores, como si estuviéramos en 2010. El suelo tendrán que provisionarlo en un 80% frente al 31% actual, lo que parece razonable. Las promociones a medio terminar pasarán del 27 al 65%, lo que no es suficiente, y las viviendas terminada del 25 al 35%, una tomadura de pelo. ¿Cuántas viviendas cree De Guindos que van a poder venderse con un descuento del 35%? Media docena. ¿Entonces, por qué empieza haciendo trampas? Pues porque cuando se habló del 50%, el sector puso el grito en el cielo y se han arrugado, como en todo. No tienen coraje para hacer lo que se debe, solo para expoliar a los ciudadanos. Es el drama histórico de España, gobernantes incapaces y cobardes, a quienes no importa nada excepto el poder en nuestros momentos más críticos.

¿Acaso D. Luis no aprendió en Lehman que es imprescindible contemplar escenarios no ya más adversos, que también, sino la proyección de los últimos datos conocidos? Es obvio que no, porque no era costumbre de la casa. Si en Lehman lo hubieran hecho habrían aceptado en el acto la oferta de 20.000 millones de dólares que hizo el HSBC dos meses antes de la quiebra. ¿Y a qué llevan esas proyecciones? A una caída del PIB de entre el 3 y el 4% y a entre 700.000 y un millón de parados más. Y, en esas condiciones, una enorme cantidad de activos “seguros” pasarán a “problemáticos”.

Por otra parte, ¿cuánta deuda soberana están acumulando las entidades financieras con la historia del carry trade?, ¿250.000 millones?; ¿y qué pasa si la calidad de la deuda empieza a deteriorarse? El Gobierno se está endeudando de forma enloquecida, en un solo mes ha emitido el 25% de la deuda prevista para todo el año. Pero como el BCE financia la juerga, pues nada, ¡más madera! Este ritmo de endeudamiento para financiar gasto improductivo y subvenciones que siguen a toda marcha estrangula nuestra capacidad de recuperación, reduce la productividad e incrementa el desempleo. Es de una irresponsabilidad pasmosa. Otra chapuza más, una no reforma, porque infravalora gravemente el agujero potencial del sistema financiero, y eso sin entrar en los disparates técnicos de que los saneamientos no irán contra beneficios sino contra reservas, por lo que podrán seguir dando dividendos como si no pasara nada. Y eso no es lo peor.

¿Con qué derecho Rajoy pone en riesgo 100.000 millones que nos pertenecen?

¿Con qué derecho el Sr. Rajoy pone en riesgo cierto 100.000 millones de un pueblo empobrecido, donde una de cada cuatro personas vive por debajo del umbral de la pobreza, y ya sin dinero ya para mantener el nivel de prestaciones sociales, solo para mantener lo que es inviable y debería ser cerrado? Una reforma que permite a entidades inviables como Bankia -a quien Francisco González califica de “un problema para España”- o Banca Cívica mantenerse ficticiamente no es una reforma, es una estafa. Una reforma en la que se van a despedir a otras 70.000 personas mientras los culpables siguen al mando y forrándose. ¿Qué reforma es que los responsables de la ruina sigan en sus puestos y con sueldos multiplicados? Porque lo de limitar los sueldos a 600.000 euros es otra estafa, la diferencia la cobrarán como bonus por la excelencia de su gestión. Eduardo Segovia ponía de manifiesto el viernes otra trampa para cazar elefantes: si una entidad grande se fusiona con una entidad pequeña, e incluso muy pequeña, basta que incremente el tamaño del balance en un 20%, el saneamiento podrá extenderse a dos ejercicios.

No sé si como dicen algunos en Génova “la reforma es un traje a la medida de De Guindos para salvar a su amigo Rato”, pero todos los cambios legales desde hace un mes solo favorecen a Bankia, y después de hablar con Rajoy introducen la excepción de necesitar solo un 10% de incremento de balance en lugar del 20% solo aplicable a esa entidad. Hombre D. Luis, que no todos somos imbéciles y como usted sabe muy bien, por esto meten a la gente en la cárcel en el mundo civilizado. Pero lo peor es que se ha hecho lo contrario de lo que había que hacer. ¿En qué cabeza cabe que al contrario que en el resto del planeta en España no se haya cerrado ni una sola entidad, cuando decenas de ellas son claramente inviables? CCM debió cerrarse y se ha mantenido expoliando 9.000 millones a los españoles, CAM debió cerrarse y nos costara 20.000, Caja Madrid nunca debió fusionarse con Bancaja, y lo mismo en ocho más con un coste para los españoles, vía robo legal del FROB, de 20.600 millones irrecuperables la mayoría.

Pero ahora será peor que con Zapatero. Bankia, Banca Cívica y otras inviables y que De Guindos y Rajoy han decidido mantener pueden acabar costándonos casi 100.000 millones. Bankia sola se estima que 40.000, y ese dinero no se recuperará. El Estado garantizará un esquema de protección de activos como en la CAM, o ayudas del FROB que no podrán devolver y convertirán en participación en unas entidades cuyo valor será cero, lo es hoy ya correctamente valoradas. De momento, el FROB necesita 6.000 millones, y puede endeudarnos  hasta 90.000, y la gracia del invento es que esa deuda según las reglas de los burócratas de Bruselas no cuenta como déficit, así que Rajoy tranquilo, pero nosotros y nuestros hijos tendremos que devolverlo. Están hundiendo a España en un pozo sin fondo sin justificación alguna. Es la última ocasión perdida, no mejorará la solvencia porque el sector dista mucho de sanearse, no conseguirá que fluya el crédito sino lo contrario, y  desatará una guerra a muerte por el poder financiero, mientras se pone en riesgo cierto 100.000 millones de un pueblo engañado y cada vez más empobrecido. 

A fin de mes, el BCE prestará de nuevo dinero como escombro, los bancos españoles obtendrán entre 120 y 150.000 millones, que emplearan en cumplir ratios sin despeinarse y en comprar deuda para mantener la espiral de gasto  de una administración gigantesca, ineficiente y corrupta sin que un solo céntimo llegue a la economía productiva, y sin acometer las reformas que España necesita. Creo como Roubini que España estará como Grecia a mediados de 2013

         

30/01/2012 De los aciertos en la justicia a los disparates en economía.
 
El programa de reformas legales presentado el martes por Soraya Sáenz de Santamaría, un programa que pretende devolver la independencia al poder judicial -arrebatada por Alfonso Guerra en 1985 y no restaurada por Aznar- y meter mano a ese bunker del socialismo más sectario que es Televisión Española, cuyo personal dobla al de Antena 3 y Telecinco juntas, debe calificarse de excelente. Sumadas a la batería de cambios anunciada por Gallardón, sin precedentes en la historia jurídica de España, implican una modernización radical solo comparable a la de López Rodó en los 60 cuando creó por primera vez el aparato del Estado y la Administración de la nación. Gallardón ha sido, sin duda, el mayor despilfarrador del Reino, pero lo que propone, pasar del siglo XIX al siglo XXI, supera con creces sus pecados y le asegurará un lugar en la Historia.

No se consigue, sin embargo, como se ha dicho, la independencia de la Justicia, tal y como se entiende en las democracias más avanzadas. Principalmente, porque nuestra chapucera Constitución, al contrario de lo que ocurre en EEUU, Inglaterra, Francia  o Alemania, no ha regulado un Poder Judicial independiente. Además, el CGPJ, el teórico Poder Judicial, no será realmente independiente: seguirá dependiendo en un 40% de la casta política y en un 60% de las Asociaciones Profesionales.

Irónicamente, el padre de Gallardón, decidido defensor de la independencia, propondría en su día la desaparición del Ministerio de Justicia, como en los países más avanzados, y la asunción de sus funciones por el CGPJ; y, sobre todo, que los jueces elijan a los jueces, que es la única forma de tener una Justicia razonable.

Reconstruir lo que el socialismo destruyó

Por el contrario, los socialistas, que ni creen en España ni en el Estado de Derecho, instaurarían la “coordinación de poderes” del nacional socialismo, sometiendo a su obediencia las altas instituciones del Estado. En el Constitucional, sus tropelías alcanzaron el máximo grado, tanto en designación como en conducta, y algunos magistrados llegaron hasta la indignidad de consultar al Gobierno sus decisiones (Estatut y ETA), infligiendo un daño irreparable a la nación. El ministerio fiscal también fue totalmente politizado.

Pero los destrozos del socialismo no se limitaron solo a poner la Justicia a su servicio: también afectaron a ética y moral, tanto que han hecho de España el único país condescendiente con el delito, de forma que, cuando los delincuentes son ricos y/o banqueros y no logran torcer la voluntad de los jueces, se les indulta y en paz. Esto es el progresismo y la justicia popular.

Ahora se trata de acabar con tales ignominias, un paso histórico en la modernización de España al que solo el socialismo más radical y cutre de Europa y los separatistas se oponen frontalmente. Los socialistas han destruido todo lo que han tocado, desde la Enseñanza Pública a todos los niveles hasta la industria, que casi ha desaparecido, pasando por las relaciones exteriores, la Justicia y la Economía. Son una auténtica plaga bíblica. Solo el que seamos un país de pelafustanes, como decía mi admirado profesor de Matemáticas en el Instituto de Salamanca, y la única nación capaz de votar contra su gobierno después de un salvaje atentado terrorista, explica que los socialistas hayan podido gobernar y hundir España en tres ocasiones.

“Sin la barra libre del BCE, España estaría quebrada”

Son precisamente las medidas en Justicia, dignas de todo encomio, las que ponen en evidencia lo inexplicable del desastre sin paliativos de las medidas económicas. Rajoy ha conseguido en las urnas el mayor poder desde la muerte de Franco, un poder que abarca desde el Estado a la inmensa mayoría de CCAA y Ayuntamientos con una oposición hecha pedazos, y goza de una oportunidad irrepetible para podar de arriba a abajo un Estado autonómico insostenible y corrupto. Pero, en lugar de ello, endeuda masivamente a la nación -16.000 millones colocados gracias al BCE en solo 25 días-, expolia a las familias y deja al Estado sin recursos para que unos barones y alcaldes incompetentes y corruptos, los mismos que han llevado a la quiebra a sus comunidades y arruinado a decenas de miles de PYMES y cientos de miles de autónomos porque no les pagan, mantengan la juerga gastando lo que no es suyo. ¡Y el viernes pasado aprueba una Ley de Estabilidad para cuadrar las cuentas en 2020! No es de extrañar que la Defensora del Pueblo clame que los ciudadanos están ya hartos del despilfarro de los políticos.

En palabras de los gurús de Davos, España se encuentra  inmersa en una “carrera autodestructiva”. También en Davos el español Xavier Sala dijo algo que todos ya sabemos: si España no está en bancarrota es solo por la ayuda masiva del que recibe del BCE. España quebró en julio al cerrársele los mercados y el rescate comenzó en agosto, cuando el BCE empezó a comprar masivamente la deuda española que ya nadie quería. El tema ha ido in crescendo; solo en diciembre los bancos españoles recibieron 120.000 millones (12% del PIB) lo que evitó temporalmente la quiebra de España y de su sistema financiero a costa de endeudar a varias generaciones de españoles. Y el nuevo Gobierno, tan insensato como el anterior, sigue endeudándonos a todo ritmo, pero no para luchar contra el paro ni para a salir de la crisis, sino para entregárselo sin contrapartida ni control alguno a Valencia o Cataluña, la comunidad que ha tirado a la basura cientos de millones por su empeño en tener una línea aérea catalana, Spanair, mientras recorta en sanidad, dependencia, educación y salarios.

Nadie puede entender ya que Rajoy no entre a saco en las subvenciones (12.000 millones según el INE), en las duplicidades entre administraciones (34.000 millones, según UPyD), en la reordenación de ayuntamientos (16.000 millones) y en el despilfarro puro y duro que se traga otros 50.000 millones más. Tampoco se entiende que todas sus energías se centren en averiguar cómo exprimir más a los españoles, desde el pago por las autovías hasta mayores impuestos y tasas autonómicas y locales pasando por el copago en sanidad y educación o la recuperación de las tasa judiciales.

Por ello, como afirmaba también en Davos la pasada semana Nouriel Roubinique, quien predijo la crisis financiera: “España puede caer como Grecia a mediados de 2013. No se puede estar en recesión en forma permanente, los destrozos son demasiado grandes”.

Del paro devastador

Y, efectivamente, los destrozos son tan grandes como la cifra de paro anunciada el viernes: 348.700 parados más en el cuarto trimestre, o 1,4 millones en tasa anualizada (que es como esta cifra debe valorarse). Hablar de 600.000 parados en 2011 supone un engaño, es como conducir mirando por el espejo retrovisor. Esto significa que, aquí y ahora, se están destruyendo 6.000 empleos por día laborable. Y eso no es todo, porque, para considerarte parado, tienes que haber  buscado activamente trabajo en la semana anterior a la encuesta. En caso contrario, el INE te clasifica como inactivo.

Analizando las cifras de la EPA, Carlos Sánchez y un servidor estimábamos en 450.000 el número de estos parados, que el BdE  denomina “desencantados”, por lo que el paro real es de 5,7 millones y no de 5,3. Ello significa que España ya tiene una tasa de desempleo que triplica la de Italia (del 8,6%) y casi duplica la de Portugal (del 14%). Solo 11,6 millones de personas en el sector privado tienen que mantener a todo el país.

Estas escandalosas cifras obligan al Gobierno a abordar, de una vez por todas, la reforma laboral que ha prometido. Han pasado 20 días del  plazo dado a los agentes sociales y Rajoy parece tener miedo de legislar. Mientras, UGT, CCOO y CEOE simulan negociar mientras blindan sus privilegios, haciendo de la negociación colectiva del fascismo, culpable de la ruina y del cierre de miles de empresas, un baluarte irrenunciable, porque conservar su poder ficticio y sus prebendas es lo único que les importa. Aunque se hunda España. La negociación colectiva es el gran invento del fascismo, del Ministro de Trabajo de Mussolini en 1925, copiado después en España por Primo de Rivera y mucho después por el general Franco. Es un régimen laboral desastroso para una nación en crisis, y en España ha destruido más empresas que la propia crisis. Igual que las políticas activas de empleo (cursos de formación), que no sirven de nada, que pueden ser realizadas infinitamente mejor por funcionarios y por las que nos expolian 2.500 millones de euros anuales. Por no hablar de los EREs, donde esta gente saquea sin piedad a los trabajadores.

Y resulta que ellos mismos han decidido que los salarios subirán un 0,5% en 2012, una cifra arbitraria que puede ser poca para algunas empresas que ganen dinero pero excesiva para la mayoría. En lugar de que cada empresa pueda pactar con sus trabajadores qué hacer, deben someterse a la dictadura sindical. No sé qué hará Rajoy, pero debe priorizar los convenios de empresa sobre los convenios colectivos que exigen estos totalitarios y regular los tipos de contrato y acabar con las políticas activas de empleo. En caso contrario, nos lleva directos a los seis millones de parados

         

23/01/2012  El protocolo de la infamia y otro bienio negro

Mariano Rajoy ha dado un giro de 180º a su estrategia inicial de control a priori del gasto de las CCAA por exigencia de los nacionalistas CiU. Mientras, estos chulos de patio de colegio -que han sacado 100.000 votos menos que UPyD-, en su línea habitual de hostilidad hacia España, han dado a conocer un nuevo Protocolo de asistencia sanitaria que parece copiado de las leyes de discriminación raciales hitlerianas de 1934 y acarrearía penas de cárcel en cualquier país civilizado. Según este Protocolo de la Infamia, solo se dará asistencia sanitaria en catalán.

El citado Protocolo prohíbe expresamente a los médicos de la Sanidad Pública catalana (todos hispanohablantes), atender a los pacientes en español, de forma que si éstos no entienden el catalán tendrán que hacerse entender “por señas o por dibujos” o no ser atendidos. Cabe preguntarse en qué hospital o centro médico del mundo civilizado se prohíbe la relación médico-paciente si hablan el mismo idioma. Es algo tan abyecto que solo puede surgir de mentes fanáticas. Adicionalmente, los médicos tienen prohibido hablar entre ellos, incluso por teléfono, en otro idioma que no sea el catalán. Una muestra más del odio ciego a todo lo español, algo que los nacionalistas de CiU están extendiendo a todos los ámbitos de la vida en Cataluña ante la inacción del Estado.

A ello se suma el hecho de que Alicia Sánchez Camacho, cabeza del PP catalán, haya superado el límite de la traición a sus votantes al proponer que las relaciones con Cataluña se desarrollen en forma bilateral, como si ésta fuera  un Estado soberano,  en vez de exigir a CiU que cumpla la Ley y la Constitución y retire de inmediato el Protocolo. ¿Quién habrá autorizado a esta insensata a cometer tamaña felonía? Rajoy no ha dicho ni pío, cuando, en cambio, le ha faltado tiempo para ordenar a Sáenz de Santamaría que desautorice a Montoro en su propuesta para exigir responsabilidades penales a quienes gasten por encima de lo que están autorizados –una medida que permitiría meter en la cárcel a Zapatero, a Mas, a Gallardón y a muchos más-. Una demostración más de la cobardía con que Rajoy utiliza la mayoría absoluta que le dieron los españoles para hiciera todo lo contrario.

¿Recuperar el concepto de nación dando dinero para lo contrario?

Y mientras el PP apoya y financia el ‘menos España’, la Ponencia Política de su Congreso en Sevilla habla a bombo y platillo de “recuperar el concepto de nación”. Es incomprensible, puesto que hace diez días los populares hicieron una declaración institucional acompañada por un rio de dinero justo para lo contrario: proclamaron oficialmente el “total respeto del Gobierno y del PP a la plena autonomía económica, política y financiera de las CCAA”. El colmo se alcanza al designar a Duran y Lleida -quien no cree en España- Presidente de la Comisión de Exteriores de España, como si fuéramos la colonia de Cataluña que pretende el Estatut, del mismo modo que ingleses o franceses presidían las relaciones exteriores de sus colonias. ¿Va Duran i Lleida a recuperar el concepto de una nación cuya existencia niega? Realmente el grado del fraude de Rajoy a sus votantes y a España no conoce límites.

De esta forma, mientras que en todos los Estados Federales existe la doctrina, inamovible desde mediados del siglo XIX, de que ningún Estado, Lander o similar puede ser rescatado con dinero federal -una doctrina que hasta Zapatero mantuvo intocable, al negarse a través de su vicepresidenta Salgado a avalar o respaldar la deuda de las CCAA-, llega Rajoy y eleva los impuestos sobre la renta y el ahorro al nivel más alto de la historia, deja a las Fuerzas Armadas sin capacidad operativa, al Ministerio de Fomento sin dinero para infraestructuras, a Interior teniendo que desmantelar la lucha contra el crimen organizado y Dios sabe qué más, y al resto de ministerios e instituciones del Estado sin dinero para financiar el correcto funcionamiento de España. Mientras, regala a unos gestores cubiertos de oprobio una lluvia de millones para seguir financiando la juerga autonómica.

Sin embargo, no solo está el disparate de salvar a los despilfarradores y a los ineptos. El problema es que, a cambio de tamaño despropósito, no se ha exigido contrapartida real alguna. Todos los analistas y agentes económicos esperaban la articulación simultánea de un marco claro y reglado para poner fin al descontrol del gasto autonómico y que evitase el déficit. El Gobierno no ha exigido nada. Por no exigir, ni siquiera ha exigido la menor garantía de que los 8.000 millones iniciales, y los que después sea menester, que van a recibir del ICO se empleen en pagar a proveedores. Tampoco hay mecanismo de control para asegurar que dicha cifra no se dedica a pagar sueldos de paniaguados, financiar coches oficiales, televisiones, embajadas y similares, que es en lo que se va emplear mayoritariamente.

La medida es tan chapucera que ni siquiera se han precisado los plazos y los tipos de interés de los préstamos ICO. Total, ¿qué más da? Si no pueden devolver -y no podrán- se hace como con los 31.000 millones cobrados de más: se amplía lo que haga falta su devolución. Y así las cosas, sin haber sido capaces de crear un marco de contención de gasto que evite el déficit, Montoro acaba de decir en voz alta lo que cualquiera que se moleste en sumar y restar conoce: tras no haber cumplido el compromiso de déficit de 2011 tampoco podrá cumplirse el de 2012. La otra gran promesa electoral de Rajoy, junto con la de no subir impuestos, se va directamente por el desagüe.

De nada sirve que dentro de esa jaula de grillos en la que se ha convertido la cúpula económica del PP, donde los mensajes opuestos y contradictorios son algo habitual, Sáenz salga en tromba a desmentir a Montoro. Si el único que conoce los datos dice que no podremos cumplir, ¿en qué se basa para decir lo contrario?

Mínimo garantizado: la mitad de la legislatura en números rojos

Como era de esperar, a la vista del hundimiento que viene experimentando nuestra economía desde finales de verano, de su desplome en noviembre y diciembre, y al hecho de que los indicadores adelantados de producción y servicios (el 80% del PIB) muestran una caída brutal que ronda el -8%, el FMI nos anuncia un nuevo bienio negro a partir del segundo trimestre 2012 en el que el PIB y el empleo caerán en forma significativa. Éste se suma a los dos anteriores. Se dice, y es verdad, que el FMI no da una a derechas. Pero lo que no se dice es que, desde que comenzó la crisis, todas sus previsiones han infravalorado, a veces significativamente, las caídas. Por ello, es muy probable que las caídas del PIB y del empleo sean superiores a las previstas.

Una caída del PIB de 2012 de entre el 3 y el 4% y un incremento del desempleo en un millón de personas (hasta superar los 6 millones de parados) a finales de año, como indica la última previsión de S&P, es más acorde con los augurios de todos los indicadores de actividad y demanda, a lo que hay que sumar la deflación que producirán las subidas de impuestos. De todas maneras, tanto en uno como en otro caso, es evidente la imposibilidad de cumplir el compromiso de déficit si Rajoy no está dispuesto, y no lo está, a recortar  y controlar en serio el despilfarro autonómico y local, o a eliminar las subvenciones de escándalo a sindicatos, TVE, titiriteros, empresas públicas y mil cosas más.

Veamos las cifras: el agujero adicional reconocido en 2011 es de unos 25.000 millones, pero podría ser mucho más profundo cuando se conozca la realidad de Andalucía y el gasto trasladado a 2012. Rajoy, entre recortes a España y expolio a la clase media, consigue 16.000, pero como ha comprometido gastos nuevos por 14.000, el neto son 2.000 millones. Y debe recortar 23.000 más para cubrir el agujero adicional de 2011.

Y, después, 2012. El compromiso del 4,4% se basaba en un crecimiento del PIB que parece de ciencia ficción, el 2,3%. Si ahora fuera del -1,7% los ingresos fiscales caerían en unos 16.000 millones y el recorte debería ser de 39.000 (23+16), algo perfectamente posible en un país donde el modelo de Estado despilfarra 120.000. Pero también un recorte que la casta política no acepta, porque rebasaría sus líneas rojas de prebendas y eliminaría el enchufe de dos millones de parientes y amigos. Cada punto más de caída del PIB aumentaría el agujero en 4.500 millones,  contando solo los efectos fiscales directos –después están también los indirectos, derivados del menor consumo por menores salarios, mayores impuestos, y subida de servicios esenciales-. El gasto de 2011 trasladado a 2012 más Andalucía puede superar los 10.000 millones. Como el PIB  sería inferior al billón, el déficit subiría porcentualmente.

Y, entre tanto, el chico de Lehman, Montoro y De Santamaría se enzarzan a bofetadas y declaraciones contradictorias mientras reparten millones como escombros; millones para que Valencia y Cataluña no suspendan pagos, todo ello sin control, ni marco político ni financiero alguno. Todo ello sin hablar tampoco de la bomba nuclear de Bankia, un agujero de 30 a 40.000 millones, un caso sobre el que Montoro dice que ni un euro y De Guindos que sanear con dinero público y regalársela a los catalanes, como hizo Zapatero con la CAM, donde nos robó 16.000 millones para entregársela al Sabadell.

         

16/01/2012  Rajoy, pleno apoyo menos a España

 

    Ni 24 horas le ha durado al Gobierno el optimismo por la colocación del doble de la deuda prevista a tipos de interés mas bajos, algo que nada tenía que ver con una mayor confianza en nuestra economía y menos aún en los disparates de Mariano Rajoy, sino sólo y exclusivamente con la barra libre del BCE que permite a los bancos forrarse sin poner un céntimo con el “carry trade” de la deuda soberana.

    Al día siguiente, S&P rebajó nuestro grado de solvencia en dos escalones -el grupo que pierde mas peldaños-, a sólo uno del bono especulativo y a cuatro del bono basura, y con perspectiva negativa, ¡peor que Eslovaquia, Eslovenia o Estonia! Esta vez no sólo por el desastre Zapatero, sino porque con Rajoy el deterioro sigue imparable. La agencia de calificación no parece creer que Rajoy tenga agallas ni para recortar gasto de verdad, ni para realizar la reforma laboral que España necesita, o acabar de una vez con el lastre de unos sindicatos y una patronal que apenas representan a nadie, ni que sea capaz de sanear el sistema financiero sin saquear mas aún a las arcas públicas (hasta ahora nos han robado 40.000 millones en dinero y 90.000 millones en avales, además de prometer otros 100.000 millones más en 2012 para avalar bonos y obligaciones nuevas, mientras expolia y desangra a las familias).

    Y las consecuencias no pueden minimizarse cuando este año el Tesoro necesita entre refinanciaciones y deuda nueva casi 200.000 millones de euros; los bancos, 120.000; y las autonomías y ayuntamientos, 65.000. Y todo sin contar los más de 70.000 que adeudan a proveedores. Para empezar, el coste de financiación se encarecerá, lo que significa más deuda, menos inversión y más paro, mientras Rajoy sigue avalando con nuestro dinero a unos bancos, cajas y comunidades gobernadas por insensatos que en lugar de haber sido procesados, no responden de nada. Y para seguir, al ser varios los países degradados, puede afectar la calidad de mecanismos de rescate europeos, y en los países como España a “las compañías y familias que poseen deudas y depósitos” en palabras del consejero delegado de PIMCO. Y luego Bruselas nos recuerda que “ningún país ha salido de la crisis subiendo impuestos”. Claro que Rajoy que “sabe lo que tiene que hacer”, no tenía opciones para recortar 6.000 millones de un gastode 450.000. Lo que no tiene son ni principios, ni palabra.

    España queda como una nación de naciones

    Pero con ser grave lo relatado, nada comparable a lo sucedido el miércoles, cuando Cristóbal Montóro, con una irresponsabilidad y una falta de sentido del Estado que causan pavor, realizó una enmienda a la totalidad al plan de Luis de Guindos, que este había comprometido con los mercados anunciándolo en el Financial Times, y según el cual a fin de controlar el déficit de las CCAA, el Gobierno sometería sus presupuestos a control previo, el mínimo de los mínimos de cualquier Ejecutivo serio, para tratar de controlar, parcialmente al menos, el 70 % del presupuesto de la nación, hoy en manos de irresponsables, sectarios y venales.

Y todo, porque dicho control previo, había recibido un rechazo frontal de los nacionalistas de CiU, que después de haber prometido abstenerse en el debate de investidura votarían que no, lo que pondría a Rajoy al borde del ataque de nervios. Y como aun teniendo mayoría absoluta, para la aprobación de su disparatada subida de impuestos negoció con CiU su apoyo, porque es tan pusilánime que le daba miedo quedarse solo, algo que conseguiría pagando con lo que no está legitimado: el saqueo de la nación, a saber, aval del Estado para sacar a Cataluña de su actual situación de quiebra, posible condonación de una deuda de 790 millones de los municipios catalanes, mas aplazamiento por diez años de los 2.492 millones de deuda que tiene con el Estado, por lo cobrado de más en 2008 y 2009.

    O sea, Cataluña está quebrada por la desastrosa gestión de los nacionalistas y del tripartito, y para evitar la ruina exigen nuestro dinero pero consideran intolerable que nadie le diga lo que pueden o no pueden gastar. No están dispuestos a recortar embajadas porque no se consideran representados por las de España; no están dispuestos, como denuncia el vicerrector de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos, a “reducir el número de puestos de trabajo que tiene su partido político, la mayoría inútiles”; instauran el copago sanitario pero subvencionan con cientos de millones a Spanair, que quieren convertir en la línea aérea catalana de bandera; prohíben la enseñanza del castellano y persiguen todo lo español; y gravan a los catalanes con los mayores impuestos del mundo, un 60% entre IRPF y Patrimonio. Y Mariano traga, convirtiéndonos a los españoles en cornudos y apaleados.

    Pero el tema es mucho mas grave, porque la rendición ante CiU ha obligado a extender el disparate al resto de comunidades. En lugar de echar un broncazo a los barones por despilfarradores e incompetentes, que han tenido la desvergüenza de presentar unos presupuestos 2012 con un 2% mas de gastos que en 2011, Montoro transmitió a sus presidentes autonómicos “el pleno respeto tanto del partido como del gabinete presidencial, a la autonomía económica, política y financiera de las comunidades”, es decir, apoyo pleno a menos España. A Montoro solo le faltó añadir “y del derecho a la autodeterminación”, aunque estaba implícito. Equivale a afirmar, como dice el Estatut de Cataluña, que ellos, que jamás en la Historia han sido una nación, lo son ahora porque les da la gana, y España una de las naciones más viejas de Europa no lo es porque ellos lo dicen. Pero lo dramático, es que Rajoy, al igual que Zapatero y el resto de traidores del partido socialista, afirma ahora que España no es una nación sino una nación de naciones. ¿Qué otra cosa es la total autonomía económica, política y financiera?

    Se trata de un alegato inaudito a favor de la desintegración de España. ¿Hay acaso algún país en este planeta donde tal cúmulo de barbaridades pueda ser pronunciado por un Gobierno? ¿Imaginan a Texas o California, a los länder alemanes o los cantones suizos teniendo tales autonomías respecto a sus gobiernos? Realmente se han vuelto locos. El Gobierno renuncia explícitamente a intervenir en la correcta asignación del 70% de los recursos públicos de la nación, o la reestructuración de las administraciones territoriales, donde sólo la de los ayuntamientos permitiría ahorrar 16.000 millones, según un detallado estudio de UPyD. Ningún Gobierno responsable del planeta haría tal cosa, y mucho menos cuando estamos al borde de la ruina. Esto deja la nación española en manos de un hatajo de irresponsables, de insensatez, venalidad e incompetencia probada. Sólo se comprobará “a posteriori”, si el déficit se cumple, pero al Gobierno le importa un pimiento como se asignen los recursos públicos.

    Sancion a las víctimas, bula para los culpables

    Si el cambio del control a priori ha sido un disparate en lo económico, y una rendición indigna y miserable ante los separatistas de CiU en lo político, la implementación del supuesto control a posteriori raya en lo paranormal. Para empezar, estando en suspensión de pagos Valencia o Murcia, nadie responde de nada, es decir, los mismos que las han llevado a la ruina, o no han sido capaces de salir de ella, siguen al frente del tinglado, en lugar de haber sido cesados o procesados. Pero no se inquieten porque ahora tienen que cumplir la Ley de Estabilidad, “un mensaje de compromiso para el control del déficit público”, la tomadura de pelo que firmaron Zapatero y Rajoy en agosto.

    ¿Y a qué les obliga tan terrible compromiso? Primero, pueden seguir gastando más de lo que ingresan por los siglos de los siglos, siempre que el déficit no supere el 0,4% de su PIB, y lo de devolver lo que deben ni siquiera se plantea, pero eso es del déficit estructural, no se vayan a creer. ¿Y eso qué es? Pues es el déficit con pleno empleo, es decir, dentro de 30 o 40 años. Y mientras tanto, como el déficit que tienen ahora no es estructural sino coyuntural, pues pueden seguir manteniendo intactos a sus dos millones de enchufados y seguir despilfarrando porque Rajoy les avalará con nuestro dinero.

    ¿Y que pasa si no cumplen? Pues como dice McCoy, están los pobres temblando, realmente en un sin vivir. Primero eso será dentro de un año, o sea que no hay prisa, y luego la comunidad o ayuntamiento que no cumpla será sancionada. ¿Pero quién será sancionado, los golfos, los responsables del incumplimiento, los despilfarradores y los que se lo han llevado crudo? Pues no, señoras y señores, ¡hasta ahí podíamos llegar, si son los nuestros, la élite de la casta política! Se sancionará a las victimas de sus tropelías, es decir, serán los ciudadanos quienes tendrán que pagar la multa. Realmente esto ya no es país, es un escombro, ni existe la Justicia ni el sentido común, sólo la destitución y/o el procesamiento de los responsables servirían de algo. Pero aparte de ser una canallada, es un imposible, porque no hay dinero. Por cierto Sr Rajoy, ¿cuándo va a pedir el procesamiento de Trinidad Jiménez y Valeriano Gómez por presunta malversación de caudales públicos?, ¿o es que le da igual que mientras expolia a los españoles, la primera regale 64 millones para hipopótamos del tercer mundo, y el segundo 174 millones a los parásitos de CEOE, UGT y CCOO?

         

09/01/2012 Hasta aquí hemos llegado: o las autonomías o nosotros.

“Nos han jodido bien, si tuvieran vergüenza se pegarían un tiro”, me decía mi amigo Cela sobre los padres de la Transición, quienes nos impusieron este engendro de Estado y de dictadura partitocrática. La casta política jamás renunciará a su enorme entramado de expolio y corrupción: 17 estados, 8.000 ayuntamientos, 4.000 empresas públicas y el 70% del presupuesto, que manejan como les place. Están dispuestos a hundirnos para varias generaciones. Sin embargo, el dilema es muy simple: o ellos o nosotros; o la casta política o nuestros hijos y su futuro.

Rajoy, quien gusta de desaparecer siempre que hay problemas, no ha cambiado el rumbo. Se inclina por mantener el tamaño del Estado a costa de la economía productiva. Mientras, PNV, CiU y Amaiur exigen que escojamos ya entre pagarles un tributo, ahora que estamos en ruina, o la independencia. Y ni lo uno ni lo otro, tal y como hace Francia con los catalanes y vascos franceses.

No solo nos han arruinado, sino que han infligido  un daño irreparable al  tejido productivo, rematado por Rajoy al colocarnos a la cabeza de Europa en impuestos a la renta y al ahorro, una medida que generará una recesión sin precedentes. “Ha puesto a España en una espiral descendente”, afirma The Economist. Mientras la casta política no solo no reduce un sector público gigantesco, que mantiene dos millones de personas a nuestra costa, Rajoy anuncia que no dejará suspender pagos a ninguna comunidad ni ayuntamiento. Es de locos: “Gasten lo que quieran, el Estado les avala”.

Sin embargo, nada como las cifras para conocer el grado de engaño y de expolio al que nos somete la casta política. El pasado miércoles este diario publicó un artículo que narraba cómo las CCAA han creado miles de empresas públicas para colocar a familiares y amigos -520.000 enchufados en conjunto con sueldos superiores a los de los funcionarios- y esconder su deuda. Son empresas que escapan a todo tipo de control: sus empleados se contratan a dedo y no tienen que rendir cuentas a nadie, ni siquiera a los parlamentos autonómicos, una práctica que no tiene parangón en el mundo civilizado.

Pues bien, según el Banco de España su deuda asciende a 15.500 millones de euros, una cifra disparatada que no coincide ni de lejos con la real. En el desglose me encuentro con Valencia, comunidad que conozco bien, cuya deuda en el informe se cifra en 1.694 millones. ¿Qué engaño es este? Solo CIEGSA, la empresa pública para la construcción de escuelas, tiene una deuda de 2.000 millones; la de EPSAR, dedicada a la construcción de depuradoras, alcanza los 1.000 millones; Canal Nou y otros medios suman una deuda de 1.300; la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, después de haber recibido 1.900 millones de fondos públicos, tiene un agujero de 500; y así 46 más. El total arroja una deuda de 9.200 millones, ¡cinco veces superior a la oficial, Doña Soraya!   

No cierran empresas pero encargan un estudio

Tras el hachazo al ahorro y al salario de las familias -en palabras de Alberto Recarte, “nadie pasa ya a Rajoy por la izquierda”, dado que ha colocado el tipo máximo del IRPF en el 52% frente al 50% que pedía Izquierda Unida- se había filtrado que el Gobierno cerraría el jueves 350 empresa de las 454 del Estado -lo de subir el IVA, hidrocarburos, Patrimonio y demás lo dejan para después de las elecciones andaluzas-. No han cerrado ni una. En lugar de eso Sáenz de Santamaría ha encargado un estudio y ha anunciado un maravilloso plan antifraude para recaudar 8.171 millones y 25 céntimos. Bruselas lo ha definido como una tomadura de pelo. Ya puestos, ¿por qué no recaudar 81.710? El viejo plan antifraude de Zapatero pretendía recaudar 70.000 millones y, claro, una abogada del Estado no va a ser menos que un abogadillo de cuarto y mitad.

Sin embargo, el disparate con mayúsculas, el que demuestra que no saben ni dónde tienen la mano derecha, ha sido la fiscalidad sobre las ganancias de capital, que han subido hasta un nivel sin precedentes. La medida no solo no incrementa la recaudación sino que la reduce. Todo hacendista sabe que hay una relación inversa entre tributación sobre las ganancias de capital y recaudación que es muy superior a lo proporcional. Una reducción de un punto en los impuestos sobre las ganancias de capital eleva un 10% la recaudación por este  impuesto. Más graves son, incluso, los efectos devastadores sobre el conjunto de la economía: reduce la inversión, reduce la competitividad y aumenta el paro. No se puede hacer peor. Sus incondicionales, y las almas cándidas, argumentarán: “No les dais tiempo, esperad y veréis”.  Zapatero nos llevaba al abismo. Rajoy, cuanto menos, debería haber cambiado de dirección. Pero ha hecho lo contrario, ha acelerado el camino a la perdición.

Pongamos un ejemplo en cifras. Valencia, que ostenta el récord de endeudamiento/PIB, no modificará los gastos de 2011 en sus presupuestos para el presente año. Será por dinero: 13.754 millones de la administración general, más 2.420 millones de empresas públicas, fundaciones y chiringuitos… en total: 16.174. Ingresos no financieros (suponiendo un incremento del PIB del 1%) de 12.000 millones. Y ahora, su gran plan de ahorro: “Vamos a ahorrar 280 millones subiendo impuestos”. La cita es textual. ¿Desde cuándo subir impuestos es ahorrar? Pretenden reducir 440 millones de gastos sanitarios “gracias a una mejora en la eficiencia sin mermar la calidad del servicio” -una burla- y  otros 270 millones reduciendo salarios y horario de eventuales. Después, el no va más del engaño, reducirán las 46 empresas públicas a seis, pero sin cerrar ninguna; las juntan todas en seis holdings para ocultar deuda. El ahorro total es de 1.000 millones. ¿Y los 3.000 restantes?, ¿y los 1.000 o más porque la economía caerá en torno al 4%?

Ya no pagan a las concesiones sanitarias, a las universidades, a las farmacias… deben a proveedores no menos de 7.000 millones. Deben devolver 500 millones en febrero y no tienen un céntimo. Eso sí, de recortar en despilfarro nada. Ni una palabra de fastos, eventos encargados a dedo, televisiones, empresas públicas inútiles, embajadas, coches oficiales, oficinas de lujo y aeropuertos sin aviones. No es de extrañar que estos insensatos hayan elevado la deuda oficial en un 75% desde 2008, hasta los 20.469 millones.

Si se suma lo camuflado en las empresas públicas, intereses e impagados, el déficit real es de unos 43.000 millones, el doble que el oficial. ¿Qué hace mientras Rajoy? Obligar el jueves a la banca a darles 1.200 millones con nuestro aval para que sigan gastando y mintiendo, mientras asfixia a las Fuerzas Armadas  -menos elogios, Majestad, cuando las dejáis inoperativas para que la casta política mantenga el despilfarro- y recorta en Sanidad y gasto social.

Referéndum inmediato sobre el sistema autonómico

Por ello, repito lo dicho al principio: hasta aquí hemos llegado. O acabamos con la casta política o ésta acaba con nuestras familias y nuestro futuro. Así de claro y dramático. Fíjense en el Congreso o en el Senado, órgano inútil, que se niega a ahorrar un solo céntimo mientras piden austeridad con una desvergüenza pasmosa. O la alcaldesa de Madrid, con 1.500 asesores y 137 coches oficiales, dado que todos los concejales tienen uno, y pretende recortar… ¡10 millones de euros! O la Comunidad de Madrid, definida como el “ejemplo de austeridad a seguir”, que mantiene el mismo nivel de gasto que en 2011 y cuyo déficit se incrementa en un 80%, de 1.435 a 2.583 millones. O Cataluña, donde el despilfarro y la corrupción alcanzan tales niveles que convierten los casos acaecidos en el resto de España en una broma. Hasta las subvenciones de la UE a los agricultores y el dinero de las infraestructuras se las queda la casta política para pagar embajadas y televisiones, coches oficiales y oficinas de lujo.

Pero, sobre todo, fíjense en los gigantescos tentáculos de la clase política en comunidades y ayuntamientos, donde han colocado a dedo a dos millones de amigos y parientes, entre empleados públicos y asesores. La misma casta política que ha aniquilado sin piedad a decenas de miles de pymes y a cientos de miles de autónomos (33.000 solo en 2011) porque no les pagan (deben más de 70.000 millones de euros a proveedores), condenando a millones de españoles productivos al paro para que sus enchufados, totalmente improductivos, puedan seguir comiendo la sopa boba.

En conjunto, un despilfarro de 120.000 millones de euros año, 34.000 de los cuales se disuelven en duplicidades y el resto en despilfarro absolutamente innecesario. Esto no es todo: las siete cajas intervenidas por el BdE, cuyo deber era cerrarlas, necesitarán más de 40.000 millones de dinero público. Y eso para empezar, pues solo representan el 10% del total. El “banco malo” incrementaría la deuda de España en 104.000 millones. Ninguna nación puede sobrevivir con tal grado de irresponsabilidad.

Todo lo anterior solo tiene una salida democrática. Convocar de inmediato un referéndum para la supresión del sistema autonómico. No adaptar, ni optimizar, esto tiene que acabarse de raíz. Para convocarlo se necesitan 500.000 firmas. Rosa Díez las sacaría con mover el dedo meñique. Si se consigue, ni Rajoy, ni Rubalcaba, ni su Majestad, aunque lo intentarán, podrían impedirlo si la gente sale a la vez a la calle. Y el resultado del referéndum sería aplastante contra el sistema autonómico. ¿Qué lo sustituirá? Pues cualquier sistema democrático actual, ninguno de los cuales se asemeja a este engendro. Recojo dos posibilidades, que podrían constituir una segunda pregunta del referéndum: centralismo descentralizado tipo Francia, o Estado federal, tipo Alemania. Cualquiera serviría. Fuera de esto, España no tiene salida. Y quien no sea capaz de movilizarse para defender el futuro de sus hijos, merecerá lo que le pase.

         

02/01/2012Mantener el despilfarro desangrando a las familias

Nunca creí que pudiera suceder. Rajoy, el que siempre diría la verdad a los ciudadanos, engaña desde su primer día de gobierno a los españoles en general y a sus votantes en particular. Ha puesto en marcha una política económica izquierdista, propia de su amigo Zapatero, al mantener el despilfarro público, financiado con un hachazo brutal a la renta y el ahorro de las familias. Ese no es el esfuerzo colectivo que proclaman hoy las plumas mercenarias; es un expolio en toda regla.

El nuevo presidente ha decidido mantener casi intacto el tamaño de un modelo de Estado imposible de financiar y corrupto hasta la médula, a costa de aplastar el sector privado de la economía, el único que podría sacarnos de la crisis, mientras los inversores internacionales han sacado de España 100.000 millones de euros en 2011, el 10% del PIB.  

Y esto es solo el aperitivo. Las medidas tomadas el viernes solo suponen una reducción bruta del déficit de 14.900 millones -la neta es casi nula, restando a éste recorte el incremento de 13.500 millones que ha puesto en marcha-, 6.000 millones de incremento de la presión fiscal sobre la clase media, que paga ya los impuestos más altos de Europa -hasta el 51% en el IRPF y el 40% las rentas superiores as 30.000 euros, gravadas con un 30% en la mayoría de países hasta los 43.000 euros- y un recorte de gasto de 8.900 millones, recorte de gasto necesario. Cero del despilfarro. ¿Y qué ocurre ahora? Además de colocar un torpedo en la línea de flotación de la salida de la crisis gravando brutalmente renta y ahorro, debe recortar 40.000 millones de euros más de aquí a final de marzo si es que quiere reducir el déficit 2012 al 4,4% del PIB.

¿De dónde va a salir tan ingente cantidad de dinero? Pues de nuestros bolsillos, gravando más aún la renta y el ahorro, subiendo el IVA, los impuestos especiales, el Patrimonio y todo lo que sea menester, porque la casta política no está dispuesta a renunciar a uno solo de sus privilegios aunque desaparezca la clase media y se hunda España. Durante años, y hasta hace solo diez días, Rajoy ha venido proclamando urbi et orbi que en cuanto llegara al poder bajaría los impuestos, porque era la única forma de crear empleo y de recuperar el crecimiento. No ha esperado ni un solo segundo para hacer todo lo contrario. Ni siquiera Rubalcaba lo hubiera hecho peor. No sé la cara que se le habrá quedado a sus votantes, que son además sobre los recaerá el grueso del ajuste, pero deben estar jurando en arameo.

Asimismo, la explicación que nos ha dado Soraya Sáenz de Santamaría es una burla a todos los españoles. Miente al afirmar que “nos hemos encontrado con una situación extraordinaria y no prevista”. ¿Cómo no sabían que el déficit público 2011 sería del 8% o más en lugar de la ficción del 6%? Lo sabían todos los analistas, servidor lo ha dicho en esta columna desde hace meses por activa y por pasiva. Montoro me lo dijo ya en el mes de septiembre, así que ¿por qué mienten con esa desfachatez?

Mención aparte merecen las previsiones de crecimiento de 2012. ¿Es posible que el PP se haya creído que íbamos a crecer un 2,3% en lugar del -2,1% que estima el consenso del mercado?, ¿no había asegurado que nunca se faltaría a la verdad?

Una injusticia flagrante

Es incomprensible, es una injusticia flagrante, que existiendo duplicidades entre las distintas administraciones (que suponen un despilfarro anual de 34.000 millones de euros) éstas se mantengan intactas mientras se suben impuestos y se recortan salarios y gastos necesarios. ¿Cuál es la razón de este disparate histórico? Muy sencillo: estas duplicidades dan trabajo, perfectamente inútil, a cientos de miles de familiares, amigos y correligionarios de la casta política y, en consecuencia, ni el PP, ni el PSOE ni los nacionalistas están dispuestas a renunciar a ello. A tamaña sinrazón se suma el hecho de que los primeros ejecutivos de las cajas que han recibido miles de millones de dinero público, que ni han devuelto ni pueden devolver, se han llevado 80 millones de euros en 2011, algunos más de 10 millones. El colmo.

El recorte de déficit anunciado supone un incremento de impuestos de 6.000 millones que recaen íntegramente sobre la clase media, un incumplimiento tan flagrante como innecesario de su  promesa electoral estrella. Flagrante porque, como he explicado, conocían de sobra la realidad y se la han ocultado a los españoles al igual que los socialistas e innecesario porque era sencillísimo sacarlos de otra parte. Por ejemplo: cierre inmediato de todas la TV autonómicas y locales en pérdidas, 1.300 millones. Autorización inmediata de emitir publicidad a TVE y fin de toda subvención, 1.600 millones. Traspaso inmediato de las políticas activas de empleo, entregados por Zapatero a UGT, CCOO y CEOE con un coste de 2.500 millones, dado que pueden ser realizadas mucho mejor por funcionarios de los que sobran a decenas de miles. Cero subvenciones a los titiriteros, quienes, una vez anulado el canon digital, con el que nos robaban 600 millones de euros, ahora lo van a recibir de los impuestos gracias a la Ley Sinde, que ni el PSOE se atrevió a aprobar. Subtotal, 6.000 millones.

Y ahora, Don Mariano, a ver si tiene el cuajo y la vergüenza torera de explicar a sus votantes de clase media que es mucho más importante mantener abiertas televisiones para cantar las glorias de los barones autonómicos que no subir los impuestos. A ver si les explica que es mucho más importante prohibir la publicidad a TVE en favor de T5 y Antena que impedir que paguen más impuestos. O que es necesario subvencionar con 2.500 millones a unos sindicalistas que representan a menos del 10% de los trabajadores. Me temo que, al igual que su amigo Zapatero, Rajoy piensa que somos imbéciles. Y lo peor es que, probablemente, tiene razón.

Los recortes de gasto se han cifrado en un total de 8.900 millones (entre congelación salarial y recortes de gasto necesario) mientras se mantienen miles de coches oficiales, empezando por los de los concejales de las grandes ciudades, algo que no sucede en el resto del planeta. Ahora, en lugar de eliminarlos, los van a sustituir por otros de menor gama, un camelo que además cuesta más que mantener los antiguos. Cabe recordar también las embajadas, un total de 180 sin justificación alguna. O los 300.000 teléfonos móviles. Y lo más importante: las 5.000 empresas públicas, inútiles en un 90% y sin ánimo de cambiar.

Insuficiencia manifiesta

Curiosamente, lo que más ha alarmado a los mercados, a quienes la injusticia en el recorte importa un bledo, ha sido el incumplimiento del déficit en un 8%, el doble del de Italia o Portugal. ¿Qué pasará en 2012? Pues que la reducción del déficit al 4,4% comprometida con Bruselas requiere, como mínimo, un recorte adicional de otros 20.000 millones, ya que la base de cálculo de un incremento del PIB del 2,3 % de Zapatero era ciencia ficción, y el consenso del mercado antes de los recortes era de una caída del 2,1%. Sin embargo, ocurre que la tremenda deflación que generarán las medidas propuestas, y las que se tomarán antes de fin de marzo, convierten la caída del 2,1% en una previsión profundamente optimista. Cada punto más de caída incrementará el déficit en 5.000 millones adicionales.

Ahora bien, si Rajoy se ha fumado un puro con su promesa estrella de no subir impuestos, ¿por qué razón no se va a fumar otro puro con el compromiso de déficit? Zapatero lo ha incumplido reiteradamente, ha hundido a España, ha enfrentado a los españoles, ha aprobado un Estatut que destruye la unidad de la nación y ha legalizado a una banda de asesinos sin haber entregado las armas ni renunciado a la lucha armada. Rajoy no llega a tanto, pero no tenía ningún plan, excepto el de llegar al poder. A todo lo anterior sumen la subida en los servicios (agua, gas, transporte y electricidad, que va a ser sonada porque el déficit de tarifa supera ya los 20.000 millones). La mayoría de los ciudadanos no es todavía consciente de la dimensión de la recesión que se avecina. Como decía Keynes, “cuando se supera lo previsto, ocurre lo imprevisto”. 

         

26/12/2011 Un buen Gobierno económico y nefasto en lo político

Mi primera impresión ante la parte económica del gobierno nombrado por Rajoy, para regir los destinos de España en medio de la mayor crisis económica, política e institucional en 200 años, excluida la guerra civil, es que se trata de una estructura inusual, porque la regla de oro es “todo el poder económico en una sola mano”, pero que puede funcionar si el Sr. Rajoy, como Vicepresidente Económico, hace bien su trabajo de empujar, coordinar  y obligar a cumplir los compromisos, sin ir a llorar a Bruselas cada dos por tres a pedir mas tiempo y mas dinero.

Se trata de una estructura de gobierno similar a la de la última legislatura de Aznar, donde no funcionó aunque  no tanto por la estructura, sino porque al Vicepresidente Económico Sr. Rato, seguro de ser el heredero, no le dio la gana poner en marcha las reformas estructurales imprescindibles, como la energética o la del mercado de trabajo, porque podían restarle apoyos y votos, y ante ello, decidió tirar por lo fácil: endeudarse y crecer inflando la burbuja inmobiliaria hasta donde fuera menester, y cuando ganara las elecciones ya se vería.

En todos lo países serios, el poder económico esta concentrado siempre en una sola mano. Nadie puede pensar en ganar una batalla si no hay uno que mande y los demás que obedezcan, y si esto es cierto siempre, cuando la batalla es a vida o muerte, lo contrario puede parecer un suicidio. En Estados Unidos todo el poder económico lo tiene el Departamento del Tesoro, en Reino Unido el canciller del Exchequer, en Francia el Ministerio de Finanzas, Economía e Industria, en Japón y en China lo mismo, solo en Alemania al lado del Ministerio de Finanzas, el todopoderoso Bundesministerium der Finanzen, hay un Ministerio de segunda  denominado de Economía y Tecnología, pero quien manda y decide  es el primero.

Rajoy no tenía otra opción.

Sin embargo Rajoy no tenía otra opción. Carecía del hombre indiscutible para entregarle toda la economía, y de los dos que tenía - cuya relación personal deja mucho que desear, pues siendo Montoro portavoz económico,  Mariano le ponía los cuernos reuniéndose a “escondidas” con De Guindos, que es su niño bonito - no podía poner a uno por encima del otro, por la sencilla razón de que ninguno hubiese aceptado tal cosa. Pero haciendo le la necesidad virtud, ha encontrado un reparto de papeles razonable que puede funcionar, si no se pone de perfil y hace su trabajo de Vicepresidente económico con la eficacia debida.

De Guindos será el hombre encargado de no bajarse del avión, de ir de Londres a Berlín, de Bruselas a Nueva York, y de Japón a China, para hablar con unos y con otros, hablar con los mercados y restaurar la confianza, y decirle a su amigo Draghi que no se vuelque descaradamente con Italia. De Guindos es sin duda el hombre, habla perfecto inglés y conoce el paño, porque ha sido cocinero antes que fraile. Y tengo que reconocer, que a pesar de mi estimación personal y aprecio intelectual por mi antiguo alumno, Cristóbal Montoro, no era la persona mas indicada para ese trabajo, y delegarlo en un Secretario del Tesoro con la que está cayendo era devaluar demasiado una función esencial.

Por su parte Montoro tiene la responsabilidad principal, el ajuste de verdad, será el hombre de las tijeras, el Pepe Barea actual pero a gran escala. Además es el encargado de mantenérselas tiesas a  CCAA y Ayuntamientos, y para eso si que está preparado, tiene clarísimo lo que hacer, no le debe nada a nadie y tiene el instrumento adecuado para poner firmes a todas y cada uno de los entes territoriales. Ha sido un acierto, no dudo que suyo, asumir  también la responsabilidad del Ministerio de Administraciones Públicas. Barones y alcaldes, han elaborado presupuestos 2012 o con recortes insuficientes o directamente expansivos. Responsables del 70 % del gasto público, a estos insensatos no les da la gana asumir la profundidad de la crisis, solo exigir mas dinero al Estado.

Espero que Montoro les pegue un recorte histórico, ¿de donde si no va a reducir gasto en 40.000 millones según FUNCAS, 50.000 según servidor, más 13.500 que costarán los compromisos de Rajoy? Y sin embargo no es imposible, suprimiendo duplicidades – 34.000 millones - y gastos superfluos, superará los 40.000 millones. Las subvenciones, como dice Barea “solo se deben mantener las que sostengan servicios básicos o avalen proyectos que produzcan beneficios”, eso serían más de 10.000 millones suprimiendo las de sindicatos, patronal, titiriteros y empresas públicas. Y luego el recorte del empleo público, “antes teníamos un millón y ahora tenemos tres”.  Sin embargo, las CCAA no están en ello, algunas han decidido gastar hasta un 17% mas, y otros han programado recortes que no llegan ni al 5%, cuando el mínimo debería ser del 20 %. Pero Montoro les tiene cogidos, tiene la llave de las transferencias, de los avales sin los cuales nadie les presta un euro , y de las devoluciones. Autonomías y Ayuntamientos deben al Estado 18.700 millones que recibieron de más en 2008 y 2009, y los tienen que devolver ya.

 Sin embargo hay una cuestión esencial donde puede haber un choque de trenes, y su desavenencia latente tornarse explosiva. Los puntos de vista de De Guindos y Montoro son divergentes en la reforma del sistema financiero y más en concreto en el banco malo, del que De Guindos es ardiente defensor y Montoro claro opositor. ¿Cómo puede De Guindos defender el expolio de 100.000 millones o mas a los españoles, para salvar unas entidades innecesarias y mantener unos directivos que deberían estar en el paro o en la cárcel?. Da igual como intente vestirlo, diciendo que el dinero viene del Fondo Europeo o del FMI, ese dinero es de los españoles que lo necesitan para cosas infinitamente mas importantes que salvar a unos insensatos, como financiar el paro, las pensiones o la Sanidad, porque quien tendrá que devolverlo somos nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Espero que Montoro frene este disparate histórico, que además no sería suficiente, porque uno de los cuatro grandes bancos es inviable y no sobrevivirá y la mayoría de los nuevos también.

Como Zapatero con la crisis, Rajoy niega la corrupción del sistema político.

Sin embargo, los problemas de España no son solo económicos, también son políticos e institucionales. Corrupción institucional y de la otra al mayor nivel de nuestra Historia, inexistencia de una democracia real, peligro cierto de ruptura de la unidad nacional, todo el peso de la Ley para los pobres e indultos para los ricos, incremento de la brecha social a niveles inaceptables, son problemas urgentes que como el económico necesitan de una solución. Y siendo ésta la realidad, un Rajoy comprensivo y dialogante con todos, incluyendo los que exigen el expolio de España, se pone como una pantera cuando Rosa Díez le señala la  corrupción generalizada en la clase política,  algo tan obvio que es  preocupación mayoritaria de los españoles según el CIS, o cuando  califica de antidemocrática una Ley electoral infecta que favorece escandalosamente a los enemigos de España, cuyos votos valen seis veces mas que el del resto de los españoles, algo inaceptable, inmoral, y que multiplica el riesgo de ruptura de la nación.

Pero en ésta línea se realizaría el relevo del Gobierno. Aunque la mayoría de los anteriores ministros eran una vergüenza y un insulto a los españoles,  parecían salidos de una escombrera y no solo por estar ayunos de preparación, es que eran zafios, incultos, prepotentes, e impresentables por arriba, por abajo y por el revés, D. Mariano y sus leales, dando un giro de 180º a lo que decían cuando estaban en la oposición,  han pasado a ser tan generosos con el gobierno saliente que confieso estar no ya estupefacto, sino profundamente indignado, hablando admirativamente de una escoria de gobernantes que han causado un daño casi infinito a España y a los españoles.

Y es que las expresiones del Presidente y sus Ministros superan lo inaceptable y lo grotesco. “Ha hecho muchas cosas bien, aunque ha cometido algunos errores”, dice D. Mariano de su predecesor, ¿qué ha hecho bien D. Mariano , ilústrenos, díganos una cosa una sola cosa que haya hecho bien este necio, malo y felón?. Lo de Gallardón con Caamaño de quien elogió su magnifico trabajo – ayudar a legalizar a una banda de asesinos p.e. -, sin decir ni pío de la politización de la Justicia y la corrupción, no solo no tiene pase, es que hace temer lo peor.  Y lo de Interior elogiando al Ministro del Faisán, como ya nadie le elogia ni dentro ni fuera del Partido Socialista, es simplemente siniestro.  En resumen, creo que en economía hay una puerta abierta a la esperanza, pero en el resto de grandes problemas del país, desde la corrupción política generalizada, al escandalo del indulto a los ricos o la vista gorda a grandes delitos de evasión de capitales, la regeneración democrática, la independencia de la Justicia o la lucha contra ETA, las perspectivas son ciertamente desalentadoras.

         

21/12/2011   Rajoy se equivoca en temas esenciales

El debate de investidura no ha aclarado nada excepto las generalidades habituales. ¿Y para eso ha estado Rajoy un mes enclaustrado y en silencio? Después de haberse reunido con la créme de la créme durante semanas, tendría que haber concretado muchas cosas, y no solo dar cifras globales y además gravemente infravaloradas. Hizo una exposición brillante, de buen opositor. Rajoy siempre ha sido un buen parlamentario, el problema es que no se ha definido en nada, como le reprochaba Rosa Díez, la única que estuvo realmente a la altura, y si no lo creen vean su última réplica desde la bancada, que fue un repaso antológico a la tibieza del candidato. Le reprochaba, con toda razón, que en sus respuestas a los distintos grupos estaba de acuerdo con casi todo… Estaba de acuerdo con tantos, que era imposible estar de acuerdo con todos, porque a veces caía en contradictorias, pero ése es Rajoy en estado puro: ni frío ni caliente sino todo lo contario.

No ha aclarado si estaba a favor o en contra del mercado único, o si le daba igual que permaneciera fragmentado en 17 trozos; no ha aclarado (y eso es más grave aún) si está a favor o en contra del saqueo de España que con una desvergüenza absoluta le ha exigido Convergencia i Unió, que el lunes batió todos los records de mendacidad y miseria moral, como cuando Duran Lleida dijo que ya le gustaría que Cataluña fuera como un Estado norteamericano.

¿Pero cómo puede tener esa cara? Si fuera un Estado norteamericano, tendría una capacidad de gasto menos de la mitad de la que tiene, la bandera de España tendría que ondear en todos los edificios oficiales, y si se persiguiera la lengua del Estado e incumpliera la Constitución, habrían ido directamente a la cárcel. ¿Pero cómo se atreven a hablar de que están discriminados fiscalmente cuando su superávit comercial es más del doble de su supuesto déficit fiscal? ¿Qué pasaría si el resto de españoles decidieran no comprar productos catalanes? ¿Cómo se atreve cuando el 70% de las inversiones en Cataluña se financia con dinero que sus cajas y bancas consiguen en otras regiones española? Y luego amenaza con un choque de trenes, ¿pero qué choque de trenes Sr. Duran? Será de un tren con una vagoneta en todo caso. Pues bien, Rajoy, en lugar de ponerle firme ante sus disparatadas exigencias y sus amenazas, pues nada, a templar gaitas, que es lo suyo, y no sabemos si está a favor o en contra del saqueo de España que propone CiU.

No es de extrañar que Rosa Díez, a quien han votado 1,2 millones de españoles, 140.000 más que a CiU, aunque solo tenga cinco diputados y CiU 16 (por una ley electoral infecta que rechaza la mayoría de los españoles), le acuse de tibieza, de no saber si va o viene, y de que en una crisis política, institucional, y económica como la actual, un líder tiene que definirse, y como no se aclara y no explica lo que piensa hacer en cuestiones esenciales, no le da su voto.  Lo peor es que, en lo que sí se ha definido, la conclusión no puede ser más penosa.

Infravalora el recorte

Para empezar, la única cifra concreta que mencionó una y otra vez, como si fuera el no va más, fue el recorte de gasto en 16.500 millones de euros, una cifra ridícula  basada en dar por ciertas las mentiras de su amigo Zapatero. En efecto, para que esa cifra fuera cierta sería necesario que el déficit de 2011 fuera del 6% del PIB y el crecimiento 2012 del 2,4%, y ambos supuestos son falsos de toda falsedad. Todos los analistas saben, y el propio Cristóbal Montoro me lo comentó hace unas semanas, que el déficit 2011 estará en torno al 8% del PIB, lo que significa que solo para cuadrar el desbarajuste de 2011 se necesitarán recortar 20.000 millones, pero luego viene 2012, donde el crecimiento no será del 2,3%, como decía su amigo Zapatero, que ahora resulta que ha hecho cosas bien pero ha cometido errores (¡para no creérselo!), sino que será entre negativo y muy negativo, lo que significa que para cumplir el objetivo de déficit, del 4,4%, lo que para Rajoy es su principal objetivo, tendrá que recortar no menos de 30.000 millones adicionales, 50.000 millones en conjunto, y eso es imposible de lograr sin un cambio del modelo de Estado, algo a lo que Rajoy y el resto de la casta política no están dispuestos ni a considerar.

Pero es que no solo ha infravalorado el recorte necesario para cumplir con el compromiso de déficit, es que además ha empezado anunciando un mayor gasto y unos menores ingresos de 13.500 millones de euros, en concreto, 3.000 millones de mayor gasto en pensiones, 9.000 millones de menores ingresos por la rebaja del Impuesto de Sociedades, y 1.500 millones de menores ingresos por la deducción por vivienda, es decir, la cifra total a la que se enfrenta realmente será, no de 50.000, sino de 63.500 millones.

Y luego ya, de aurora boreal, después de haber contemporizado con todo el mundo, sí pero no, estoy de acuerdo pero en realidad depende, se enfrenta brutalmente con Rosa Díez en dos cuestiones que son preocupación esencial de los españoles y donde, con toda su cara, niega la mayor. La primera, la corrupción política, “eso no puedo aceptárselo Sra. Díez, los políticos españoles son honrados en su inmensa mayoría”, realmente el colmo del cinismo afirmar tal cosa cuando la corrupción política o permitida por los políticos, como la de Urdangarín, es la segunda preocupación de los españoles después del paro; cuando España tiene la mayor corrupción política institucional y personal de la historia. La indignación de Rajoy no tiene pase. ¿Es que el 1,2 millones de parientes, amigos y correligionarios políticos colocados a dedo no es la mayor corrupción institucional conocida? ¿Y los 300.000 cargos de confianza? ¿Eso qué es D. Mariano? ¿La honradez y la virtud?

Y luego la corrupción personal. Tiene razón que la inmensa mayoría de los políticos son honrados, pues no más de un 5% esta en condiciones de no serlo. En un Ayuntamiento, para entendernos, pueden ser corruptos el alcalde, el concejal de urbanismo y poco más. El resto no tiene más remedio que conformarse con la honradez.  Y no tengo duda de que la mayoría son honrados, pero es que todos tenemos mil ejemplos de lo contrario, de que sin amistad o dinero bajo la mesa no se consigue la mayoría de las cosas. Lo peor de todo es que el conseguir las cosas así se ha convertido no en la excepción sino en la regla, y si no lo creen intenten conseguir permisos o contratos que supongan beneficio para el concesionario. Es algo tan obvio que negarlo es un insulto a una mayoría de ciudadanos.

La antidemocrática Ley Electoral

Y luego la Ley Electoral, una Ley absolutamente injusta y antidemocrática. Defenderla como algo excelente, diciendo que permite gobernar al PP y al PSOE, mientras los nacionalistas nos chantajean, es otro insulto a la inteligencia de los ciudadanos. Los ejemplos que puso de Gran Bretaña y Estados Unidos simplemente no se tienen en pie. En cada uno de ellos, una persona es un voto; aquí, en cambio, el voto puede valer hasta seis veces si es de un nacionalista o un separatista. Se da un plus increíble a lo enemigos de España y a Rajoy le parece perfecto. Como le dijo Rosa Díez: “Usted no tiene un problema conmigo, lo tiene con la mayoría de los españoles, incluidos los que le han votado”.

Y ahora a esperar, dice D. Mariano, que hasta marzo no estarán los Presupuestos, ergo las medidas concretas, o al menos su profundidad, no se sabrán hasta entones. Creo que está cegado por la barra libre del BCE que nos ha permitido colocar deuda en condiciones muy buenas, pero debería mirar el mundo real, su Comunidad de Valencia, totalmente quebrada, las farmacias cerradas porque ya no pueden seguir financiando más tiempo las medicinas con su dinero, sus bonos degradados a bonos basura… y para 2012 necesita 4.700 millones para pagar intereses y deuda y no tiene más que la décima parte, sus ingresos están hundidos y si el Estado no les ayuda ya mismo, tendrán que suspender pagos. Y si les ayuda, ¿cómo se lo va a explicar al resto de CCAA? El Sr. Rajoy tendrá que demostrar que sabe lo que hay hacer y que tiene la voluntad para ello. De momento, ni lo uno ni lo otro

         

19/12/2011     La gran incógnita, ¿es Rajoy un cordero o un león?

El martes de la pasada semana, en la comida de despedida ofrecida por el Rey al Gobierno saliente, los elogios mutuos superaron todo lo imaginable. Don Juan Carlos llegó incluso a agradecer a los ministros allí presentes -los peores en 200 años, los responsables de nuestra ruina- “la difícil labor desarrollada en un momento especialmente complicado, donde disteis lo mejor de vosotros mismos, con sentido del Estado y en favor del interés general”. Realmente inaudito. No es de extrañar que la cúpula socialista afirmase después ser más monárquica que Isabel la Católica. Tras el almuerzo, soflama de su Majestad avisando a los españoles que vienen tiempos muy duros. ¡A buenas horas, después de cuatro años de ruina! Y ello después de decir, hace unos meses, que Zapatero era un magnífico presidente que sabía muy bien lo que hacía.

Sin embargo, pese a la gravedad de tamaño despropósito, la gran incógnita para una España en peligro cierto de ruina y desintegración es saber si el nuevo jefe del Ejecutivo es un cordero o un león. Debemos descubrir si será capaz de imponer su autoridad a sus barones y alcaldes, a sindicatos y al resto de partidos, para encarar la crisis económica con la firmeza o el nivel necesarios. Y, más difícil aún, ¿será capaz de hacer frente al chantaje de los separatistas, que amenaza con hacer saltar por los aires la unidad de esta nación? Los españoles le han dado el poder para ello, pero la duda es si lo utilizará o, por el contrario, elegirá la vía de la componenda y el consenso y acabará certificando la defunción de esta gran nación.

Su pasado de incapacidad probada para poner orden en su propia casa -o su inaudita afirmación de que la reunión del viernes con Zapatero no será la última porque seguirá consultándole sobre problemas de Estado- no invitan precisamente al optimismo. Pero hay más. En palabras de Rosa Díez, “Rajoy no se atrevía a tratar a Amaiur como Amaiur se merecía”, y ha pretendido darle grupo parlamentario metiendo a UPyD en el mismo saco. El tiro le ha salido por la culata, porque Díez pacta con Cascos (donde servidor ha ayudado lo que ha podido), lo que obligaría a dejar a Amaiur sin grupo. Ahora está por ver si ilegaliza a la formación, que ha incurrido en un fraude de Ley.

Se acabó el estar de perfil, ahora toca gobernar

En su primera intervención pública el jueves, Rajoy puso como ejemplo de austeridad y recorte de gastos a la Generalitat de Cataluña. Y uno se asombra primero y se pregunta después: ¿una Comunidad quebrada, con necesidades de financiación que no puede cubrir, que cerrará 2011 con un déficit que alcanza el doble del permitido, que para amortizar deuda patriótica necesita emitir más deuda patriótica recaudada por sus cajas a punta de pistola, que no ha cerrado una sola embajada, ni canales de televisión ruinosos, que ha doblado las subvenciones al doblaje de películas al catalán, que mantiene más de 100.000 empleos públicos inútiles por amistad y clientelismo político, que tiene que pedir al Estado que avale su deuda o le preste dinero… es este el ejemplo a seguir para Mariano? Para echar a correr.

Claro que peor es el caso de varias Comunidades y Ayuntamientos en los que el PP gobierna desde siempre, como Valencia, al borde del colapso, o el Ayuntamiento de Madrid, donde Gallardón ha hipotecado a dos generaciones de madrileños para financiar obras faraónicas que la ciudad no podía permitirse. La triste realidad es que no ha tenido carácter para imponerse a sus barones autonómicos y locales. En lugar de imponer recortes, les ha dejado despilfarrar sin freno hasta llegar a la ruina, y lo único que se le ocurre es consensuar con Zapatero el adelanto de 4.500 millones de euros de un Estado ya sin dinero para poder pagar la nómina. Es decir, más madera.

El Sr. Rajoy ya no podrá seguir de perfil por más tiempo. Ahora tiene que gobernar, y eso significa tomar las medidas drásticas de recorte de gasto que España necesita, tanto si le gusta como si no. Hoy mismo, en el discurso de investidura, tendría que retratarse porque su amigo Zapatero deja a España en la ruina, con un déficit en 2011 de no menos del 8%. Un país que deberá recortar unos 20.000 millones de euros solo para empezar, y que en 2012 necesitará recortar 30.000 millones más –por el previsible hundimiento de ingresos- para alcanzar el compromiso  de déficit, una “prioridad” para Rajoy, según sus propias palabras. Estos recortes provocarán una deflación brutal que agravará el hundimiento ya en marcha, lo que hará imposible superar la crisis sin cambiar el modelo de Estado. Su promesa estrella sobre las pensiones es imposible de mantener: en 2012 la Seguridad Social entrará en déficit y su reforma, léase recorte, es urgente e inaplazable.

Los hitos que medirán si está a la altura de lo que España necesita

Pronto sabremos si el Presidente está a la altura en esta hora decisiva para España, si es incapaz de imponerse, si el inmenso caudal de esperanzas despertadas se corresponde con la realidad o si, como ocurrió con Felipe González, éstas resultan vanas. Y, ya mismo, tendremos dos pruebas del 9. No creó que ocurra, pero si Gallardón, primer despilfarrador del Reino, consigue el Ministerio de Fomento –lo que significará que él y los poderosos constructores del palco del Real Madrid han logrado imponerse- pierdan ustedes toda esperanza. Adicionalmente, si CiU vota sí a la investidura -¿qué más da lo que vote CiU?- significará que Rajoy se ha rendido a los nacionalistas y ha aceptado un pacto fiscal que conllevará la destrucción de España. En sentido contrario, si entrega a Montoro todo el poder económico, creo que la esperanza es posible, porque Montoro sabe muy bien qué hay que hacer.

Primer hito, descubrir quién manda en el PP. Para ello es necesario saber si hará cumplir lo que predica, es decir, que no podemos seguir gastando más de lo que tenemos. Sus barones y alcaldes ya han presupuestado seguir gastando más de lo ingresan, lo que hace imposible cualquier recuperación. La deuda de las CCAA (más de un 66%) está fuera de control. Creció un 22% en el tercer trimestre de 2011, según datos oficiales. ¿Será capaz de imponerse y acabar con este disparate o cada barón y alcalde seguirá por libre, escondiendo deuda y exigiendo dinero para no quebrar?

Segundo hito, el gobernador del BdE, corresponsable principal de nuestra ruina, tiene las desfachatez de querer completar su mandato hasta julio. Si Rajoy lo acepta, cuando él mismo dice que su segunda prioridad después del déficit es arreglar el sistema financiero -temporalmente salvado por la barra libre de liquidez del BCE-, pierdan también toda esperanza. Y lo tiene tirado. Solo tiene que llamar y decirle: “Espero tener mañana tu renuncia irrevocable encima de mi mesa”, porque si se niega, cosa que no hará, de acuerdo con el Reglamento del BdE cabe iniciar su proceso de expulsión por “grave incumplimiento de sus responsabilidades”.

Tercer hito, acabar con las subvenciones a sindicatos, patronal, políticos, titiriteros y a los miles de organismos públicos. Eliminar las ayudas sin control alguno. Es una losa que España no puede permitirse. Si Rajoy quiere sacar a España de la crisis tiene que acabar con ella eliminando todas las subvenciones. En el tema laboral deberá, como mínimo, lograr que los convenios de empresas prevalezcan sobre los colectivos y los regionales. También suprimir los festivos y los que queden pasarlos a los lunes, como se ha hecho en Gran Bretaña, lo que incrementaría el PIB entre un 1 y un 2%. También debe acabar con el absentismo: hasta los funcionarios podrán ser despedidos.

Cuarto hito, acabar con la broma de los nacionalistas. Para empezar, debe cambiar la Ley electoral, una persona un voto. No puede mantener el regalo a nacionalistas y separatistas para que sus votos valgan seis veces el del resto de los españoles. Asimismo, los 300.000 vascos exilados deberán poder votar en el País Vasco. El concierto vasco, un robo intolerable al resto de España, no puede mantenerse: hay que derogarlo sin demora. Sin embargo, el hecho de que Rajoy haya nombrado portavoz del grupo popular a Alfonso Alonso, ferviente partidario del cupo y del expolio de España, convierte esto en vana esperanza. Además, la Generalitat deberá cumplir la Ley y la Constitución. La fragmentación de España en 17 trozos, lo que representa un auténtico desastre para la competitividad y el empleo, debe terminar. Y si se niegan, debe suprimir sus autonomías, como hizo Blair en el Ulster, porque no pasaría nada. España tiene fuerza y razón más que suficiente para imponerlo.

Todo esto es solo para empezar. Si resulta que no es un león, sino un cordero, y no es capaz de hacerse obedecer por sus barones, si le asesora Zapatero, si es incapaz de imponerse a sindicatos, políticos que viven como rajás, patronal y nacionalistas,  le comerán hasta las barbas. Jamás superaremos la crisis y España puede saltar por los aires por unos separatistas que no tienen media bofetada. 

         

12/12/2011     ¿Es que en Génova 13 no saben sumar?

Hace unos días, un irritado Bernanke decía que los analistas de Bloomberg no saben sumar, por unas estimaciones de la agencia que, según el presidente de la FED, no se correspondían con la realidad. Igualmente,  cualquier persona informada podría preguntarse hoy si en Génova 13 saben sumar o si, embriagados en la humareda de incienso, se enteran de qué está pasando. El PP está infravalorando peligrosamente la urgencia y la situación de desastre total que empeora cada día.

Los indicadores adelantados manufactureros y de servicios (más del 85% del PIB) predicen, como publicaba el viernes en este diario Juan Carlos Barba, una enorme recesión para el segundo y tercer trimestre de 2012, tan grave que la economía española podría estar cayendo entre el 8 y el 10% a finales de ese año, con los consiguientes efectos devastadores sobre el empleo.

Según augura JP Morgan, utilizando la denominada Ley de Okun - relación entre variación PIB y tasa de paro, una herramienta de cálculo muy precisa-, el paro en España subirá en un millón de personas en 2012, para situarse en el 27% al final del ejercicio.  Y, mientras tanto, Rajoy mantiene en secreto sus planes, si es que tiene planes del nivel necesario para frenar tamaño desastre, y solo parece decidido a expoliar a los españoles con el banco malo, robando el dinero de la gente honrada para regalárselo a unos irresponsables que deberían ser procesados. 

Pero, sobre todo, es un escándalo que las AAPP -el corazón de nuestra ruina-, mayoritariamente gobernadas por el PP desde hace siete meses, no solo siguen gastando mucho más de lo que ingresan, es que prevén seguir haciéndolo durante toda la legislatura, sin que ni Rajoy ni sus colaboradores, ocupados a tiempo completo en apuñalarse unos a otros para conseguir un ministerio o una canonjía, hayan diseñado y puesto en marcha un plan de acción conjunto y coordinado de reducción de gasto. Cada uno va completamente a su  aire. Para comprenderlo, nada mejor que ilustrarlo con un ejemplo microeconómico de cómo entienden los nuevos gestores del PP eso de la austeridad y los compromisos de deuda. 

El ejemplo de Castilla-La Mancha

El ejemplo saltó la semana pasada a las noticias y se refiere a Castilla-La Mancha, la punta de lanza, la auténtica Panzerdivision de la austeridad gobernada por María Dolores de Cospedal. El flamante nuevo director de la TV local, Nacho Villa, que en la COPE hundió la audiencia hasta el nivel de cierre de la cadena pero que, hábil en otros menesteres, consiguió un hada madrina que le salvó del paro y del ostracismo, sale en los medios para denunciar muy serio y armado de papeles la golfería de sus predecesores. Pagaban tanto a fulana, lo otro al jardinero, no sé cuánto a uno que ni aparecía, los programas costaban un ojo de la cara, los daban a dedo a sus amiguetes y se forraban con ello... 

Sin embargo, a la vez que denuncia el despilfarro anterior, Villa abre corresponsalías en Hong Kong, Washington, Sao Paulo y Bruselas. Sin inmutarse, se concede algo que no pueden permitirse ni Antena 3 ni Tele 5. La pregunta es cómo, en una CCAA cuyo déficit superará en 2011 en siete veces el límite permitido, se atreven a tales lujos en vez de cerrar una televisión innecesaria. 

Para seguir con la burla, ahora van a vender los coches de alta gama viejos y comprar coches de gama inferior nuevos, una operación que cuesta el doble que mantener los ya existentes. La opción de prescindir completamente de coches oficiales ni se plantea. Ni en Castilla La Mancha ni en ningún otro sitio. Antes se recortan gastos en Educación, en Sanidad o se hunde España que ellos renunciar a sus privilegios. ¿De cuántos coches oficiales dispone el gobernador de California o el de Texas o el alcalde de Nueva York? De ninguno.

En agosto, Cospedal hablaba de ahorrar 1.815 millones entre 2011 y 2012 gracias al “mayor recorte del gasto de la Historia de España” sin explicar cómo se iba a aplicar tal recorte. Desde entonces, el déficit no ha parado de crecer. Siete meses después (se lo han tomado con calma), comienzan a concretar: ajuste de 350 millones con recortes de salarios y servicios públicos. Cabe añadir, “¿y los casi 1.500 que faltan, para cuándo?, ¿para el día del Juicio?” 

El agujero a fin de año será del 9,7% del PIB pero gastar solo lo que se ingresa, el déficit cero, ni se plantea en toda la legislatura. Solo cabe endeudarse más y más cada año con aval del Estado, es decir, con la ayuda de Rajoy. Y esto no es la excepción, es la regla, multiplicada por 17 en las CCAA y por miles en los Ayuntamientos con diez veces más personal y veinte veces más gasto que en los años 60.

Un despropósito de país 

Por ello, la pregunta es ¿acaso en Génova 13 nadie sabe sumar? España ya está quebrada. En primer lugar, porque en 2012 necesitamos entre refinanciaciones y endeudamiento nuevo 500.000 millones de euros (1) -440.000 vencimientos de deuda; 120.000 millones deuda del Estado; 80.000 deuda autonómica; 120.000 bancos y 100.000 empresas no financieras- más lo que las AAPP planean gastar de más en el año, unos 60.000 millones, unas necesidades de financiación totales equivalentes al 50% del PIB en un solo año, algo imposible para cualquier país del planeta. 

En segundo lugar, porque la deuda total supera el 300% del PIB, un tercio de la cual es al exterior, y eso jamás se podrá devolver. Tercero, porque  la carga de la deuda es ya  inasumible, España esta pagando tipos de interés más altos que Grecia o que Portugal, algo increíble y que arruinará el país para varias generaciones. 

En cuarto lugar, porque los mercados se nos han cerrado y nadie nos presta dinero ya, solo las compras masivas de deuda del BCE nos permiten sobrevivir. Quinto, porque los ingresos fiscales se han desplomado -un 23 % los del Estado- y la Seguridad Social ingresa menos de lo que paga desde principios de año. En sexto lugar, porque la economía está cayendo alrededor del 4% real, si se mide por indicadores independientes, el paro sigue creciendo en miles de personas diarias y todos los indicadores adelantados, como explicaba al principio, muestran para 2012 un desastre económico sin precedentes. Y así las cosas, Rajoy, cada día más encantado de haberse conocido, se fuma un puro y se relaja con los baños de incienso diarios.

El viernes nos contaba Carlos Sánchez, que nos tiene al día como nadie en España de la situación cuantitativa real, que la deuda del conjunto de las AAPP a junio ascendía según el BdE a 863.826 millones de euros –no confundir con deuda computable a efectos de la eurozona, que es la que nos cuentan los políticos–. Pero ¿y lo no contabilizado? A tenor de lo encontrado precisamente en junio tras los cambios de Gobierno y no incluida en esa cifra, más las AAPP que no cambiaron pero que ocultan igual o más, no menos de 100.000 millones adicionales, y si se compara con el PIB real, no el oficial, eso es casi el 100% de la riqueza nacional. Una salvajada imposible de devolver. Y como dice Carlos Sánchez para que la gente lo entienda mejor, entre 2008 y 2011 la deuda pública se viene incrementando10.000 millones mes y el paro, en 60.000 personas también al mes, no solo por el hundimiento de la economía, también porque los empresarios a la espera de la reforma laboral, que nadie ha explicado en que va a consistir, no contratan a nadie. 

Y mientras tanto, D. Mariano disfrutando días de vino y rosas. Presidente de facto agasajado por todos y sin responsabilidad alguna, porque ha decidido no tomarse ninguna, ni siquiera en las CCAA y Ayuntamientos donde gobierna, aunque muchas estén al borde de la suspensión de pagos. Da la impresión de que al líder del PP le encantaría mantener el “statu quo” actual de dolcefarniente durante el resto de la legislatura. No es de extrañar que la periodista económica mas influyente del mundo, la británica GillianTett, directora del Financial Times en EEEUU afirme, “espero que España se este preparando para volver a la peseta”, porque realmente esto ya no es un país, es un despropósito absoluto por culpa de una casta política irresponsable, egoísta, incompetente y venal, de una magnitud  jamás conocida, y todo ello en nuestra hora mas crítica.

(1) Estas cifras las he ido variado cada semana al alza a las vista de los nuevos datos que van apareciendo, sobre todo de vencimientos de deuda.

         

05/12/2011     La más injusta distribución de rentas de la Historia de España

Que el modelo de Estado en general, y Zapatero en particular, han llevado España a la ruina es un hecho conocido por todos (o por casi todos, dado que cerca de siete millones de españoles tienen un odio tan ciego hacia a la derecha, como señalaba France Soir, que les da lo mismo votar su propia ruina). Y, sin embargo, hay otro hecho paralelo, más demoledor si cabe, al que nos ha llevado la dictadura partitocrática impuesta en la Transición, es decir, los dos grandes partidos y los nacionalistas: la España actual tiene la más injusta distribución de renta y riqueza no solo de toda Europa, sino de toda la Historia del país desde la desamortización.

Comentaba hace unos días con mi gran amigo César Vidal, una persona que conocen bien los hechos y cifras de nuestra Historia, que sin duda la distribución actual de rentas es la más injusta que hemos conocido en casi 200 años. Obviamente, lo que estaba diciendo, algo perfectamente cuantificable, no era que hoy se viviese peor que en aquella  época, si no que la diferencia media de renta entre el segmento más rico de la población, la nobleza terrateniente entonces y la oligarquía empresarial y financiera hoy, y la renta media del 70% de la población, era menor en aquellos tiempos que ahora.

Hablando de mi experiencia personal al frente de una empresa que tenía entonces 8.000 empleados (en los años 60 y 70), la diferencia de sueldos entre la media del 70% de la plantilla menos pagada y la media de la alta dirección era de 1 a 6. Esa era la cifra habitual en las grandes compañías y bancos del país. A día de hoy, en esas mismas empresas y bancos las diferencias entre los mismos segmentos es de 1 a 25 o más. Ciertamente, algunas firmas ganan hoy más que en los años 60 y 70, aunque muchas más estén perdiendo, pero no hablamos de cifras absolutas sino relativas. ¿Son acaso las altas direcciones de los grandes bancos y empresas actuales más listas o más trabajadoras que las de sus homólogos de entonces? Y la respuesta es, rotundamente, no.

¿Es que Rafael del Pino, Claudio Boada, Entrecanales padre, Pedro ToledoPedro Durán, etc, eran peores gestores o menos trabajadores que los actuales? Es justo lo contrario. De hecho, ya no hay capitanes de empresa como ellos, si exceptuamos dos o tres. Ellos fueron unos auténticos gigantes, cogieron una España subdesarrollada y rural y la convirtieron en una potencia industrial con el mayor grado de convergencia jamás alcanzado con los nueve países que constituyen el corazón de Europa. Y en las empresas a su mando la alta dirección ganaba solo seis veces la media del resto.

Unas cifras sobrecogedoras

El problema es otro. El nivel de explotación de los asalariados después de la Transición, y particularmente con el partido socialista, ha llegado a extremos absolutamente intolerables. Y eso que me refiero a las grandes empresas, donde los asalariados son la crême de la crême, no al 70% que ni siquiera son mileuristas de media. Hay otro problema adicional que me señalaba César Vidal, porque el meollo es la unidad familiar. En los años 60 y anteriores lo normal era que solo trabajara una persona en la familia. Hoy en día eso es impensable: o trabajan los dos, o no pueden sobrevivir. Una familia no puede sobrevivir con 800 euros mensuales, que es la media del 70% de los asalariados españoles. Y con ello no quiero decir que la mujer no deba trabajar, todo lo contrario, lo que quiero decir es que el grado de explotación es tal que la mujer tiene que trabajar hoy fuera de casa sí o sí, porque no hay otra forma de que el 70% de las familias salga adelante.

Las cifras están al alcance de cualquiera que se moleste en buscarlas, aunque las más recientes las publicaba Carlos Sánchez hace unos días en estas mismas páginas. Y resultaban sobrecogedoras. La Agencia Tributaria acaba de publicar los datos más recientes sobre la situación del mercado laboral, que muestran el reparto salarial más injusto de la Historia de España. 10,4 millones de personas, el 71% del total si exceptuamos a los empleados públicos (que ganan un 30% más que la media del sector privado), ganan menos de 800 euros como media, ya que más de la mitad (5,6 millones) percibe menos del salario mínimo interprofesional (520 euros), lo que significa que no tienen trabajo todo el año.

Mientras, los directivos y altos ejecutivos ganan cifras escandalosas, muy superiores a la media europea. Una distribución en la que la diferencia entre los ingresos medios de las capas más ricas y los ingresos medios del 71% de la población es de más de 50 veces (no confundir con las grandes empresas).

Y, así las cosas, existe la idea generalizada de que la reforma laboral es una condición esencial para salir de la crisis. Dicha reforma es necesaria, no hay duda, pero no como pretenden patronal y sindicatos. El problema número uno a abordar es que los convenios de empresa prevalezcan sobre los convenios colectivos. Una decisión así sería auténticamente revolucionaria; conllevaría el final de los sindicalistas de pesebre y de la CEOE, que no representan a nadie. Después, lograr el fin total y absoluto de la subvenciones a sindicatos (que se llevan 2.000 o 3.000 millones de euros porque sí) y de los cursos a los parados, que pueden impartir perfectamente los cientos de miles de funcionarios que sobran. Deben financiarse con las cuotas de sus asociados, al igual que en el resto del mundo. Y, por último, se debe acabar con la lacra del absentismo, que alcanza ya cifras inasumibles, sobre todo en la función pública.

No será reduciendo aun más salarios y condiciones laborales de casi el 70% trabajadores, que viven en lo que los economistas denominan umbral de la pobreza, como sacaremos a España de la crisis. Los líderes sindicales y la patronal han ido a Génova a preguntar una sola cosa, porque los trabajadores les importan un pimiento: “¿Qué hay de lo nuestro Sr. Rajoy?”. Y aquí Rajoy tiene una oportunidad histórica para acabar de una vez para siempre con este despilfarro.

Por otra parte, ¿se han bajado los sueldos los banqueros, grandes empresarios y demás hermanos mártires? No, al contrario, no paran de subírselos. Y no es que ganen más, algo que han logrado muy pocos, porque la mayoría está en la ruina y otros muestran caídas brutales en sus resultados. Entonces, ¿qué pasa con los sueldos?, ¿bajan con los resultados? No, padre, suben como la espuma. No sé como tienen la desvergüenza de pedir congelaciones salariales si ellos no son los primeros en dar ejemplo. Y ante esto, con seis millones de parados reales, un 24% de familias viviendo por debajo del umbral de la pobreza y millón y medio tiradas literalmente en la cuneta, Zapatero   convoca ruedas de prensa urgentes para comunicar a los españoles que un grupo de supuestos expertos ha decidido que hay que desenterrar a Franco. España se parece cada vez más a un país de locos donde la clase dirigente ha perdido el norte, el sur, el este y el oeste.

         

28/11/2011     Una semana desastrosa: así no, señor Rajoy, así no

La noche del 20-N, servidor se encontraba en un programa televisivo comentando con otros contertulios el resultado electoral. Cuando Rajoy terminó su discurso no me lo podía creer. Cuando España en 2012 afronta vencimientos de deuda por valor de 430.000 millones, más otros 70.000 de nuevas necesidades, equivalentes a la mitad de nuestro PIB, algo jamás ocurrido con ningún otro país sin entrar en bancarrota; cuando el paro sigue creciendo en miles de personas diarias; cuando la salida de capitales es ya un torrente, Rajoy se limitó a soltarnos una soflama sin contenido real, pura palabrería. Peor aún, afirmó que se reuniría con las CCAA, responsables principales de nuestra ruina, después de Zapatero, para intercambiar puntos de vista y consensuar medidas. Eso ya era el colmo. Los españoles no le han dado la mayoría para consensuar, se la han dado para mandar. Para buen rollito ya tuvimos a Zapatero.

Sin embargo, la mayoría de los presentes estaban encantados e incluso exultantes, así que cuando llegó mi turno y expresé mi punto de vista, el asombro fue general. “Ya está aquí el aguafiestas”, debieron pensar. Una conocida periodista se puso como una pantera y me espetó: “Lo que faltaba, sabía que no le darían tiempo -¡pobrecito Mariano!-, pero lo que nunca imaginé es que lo no dieran ni un minuto”. Y como no paraba de decir estupideces, no tuve más remedio que decirle que no tenía ni idea de lo que estaba hablando y menos aún de cómo funcionaban los mercados. No me echó del plató de milagro y, sin embargo, era verdad, no tenía ni idea.

¿Por qué Don Mariano no dijo algo tan sencillo como que a partir de 2012 ninguna AAPP podrá gastar más de lo ingresa?¿Por qué no dijo que, mañana por la mañana, en vez de dedicarme a hablar por teléfono, a escuchar a lameculos y pedigüeños, convocaré a todos los barones y alcaldes del PP para exigirles la presentación de unos nuevos presupuestos antes de fin de año con déficit cero?¿Por qué no confirmó, tal como se comprometió en el debate con Rubalcaba, que no dará un solo euro de dinero público para salvar entidades financieras y la que tenga que cerrar que cierre? Esa noche no lo sabía, pero ahora si lo sé. Porque Don Mariano no tiene la menor intención de hacer tales cosas, solo recortes parciales. Pero si no las hace “delendaest Hispania”, pero también “delendaest Mariano”. Acabará como Papandreu y como Berlusconi, aunque eso a mí confieso me importa un pimiento. A mí solo me importa España, que está a punto de sucumbir mientras Don Mariano, entre nubes de incienso, consulta y piensa, lo que significa que era absolutamente falso que tuviera todo pensado y un gobierno preparado para salir de la crisis. No tenía pensado nada excepto vaguedades, solo ganar las elecciones.

Una semana desastrosa

Y como era perfectamente previsible, la decepción de los mercados fue tal que la bolsa volvió a vivir una semana negra, perdió un 6,6% y, lo peor, con volúmenes de negocio bajísimos. No hay dinero para la bolsa española. Pero lo grave, lo que ha convertido la semana en realmente desastrosa, ha sido la subida brutal de los tipos de interés exigidos por el mercado para seguir financiando el despilfarro que Rajoy no tiene intención de cortar de raíz, solo de recortar un poquito. Y no es que los tipos de interés sean inasumibles, que lo son -hasta la Sra. Cospedal lo ha reconocido públicamente, aunque no tiene ni la menor intención de gastar solo lo que ingresa, y menos aún de bajarse el sueldo-, no es que llevará a la pobreza a la próxima generación, que la llevará; es que cuestiona totalmente nuestra solvencia. Como señalan los analistas, si no fuera por el BCE, nadie compraría ya deuda española, es decir, estamos en bancarrota pendientes de un hilo.

El martes en la subasta de letras, el Tesoro pagó un 123% más que hace un mes, unos tipos de interés insostenibles. Pero es que además fueron un 11% superiores a los pagados por Grecia la semana anterior, para el mismo tipo de letras, lo que significa que los mercados no se fían de Rajoy y nos consideran al borde mismo del rescate. Y mientras otra semana más España se desliza hacia el desastre, ¿qué hacia Don Mariano? No lo sabemos. Al parecer  hablar por teléfono recibiendo felicitaciones y peticiones de canonjías. Un comportamiento  injustificable que hace temer lo peor. Y ya por no hacer, ni siquiera ha tratado de evitar el reparto de millones a la izquierda mas sectaria y radical, con los que Zapatero está completando el saqueo de España

Y aunque es cierto como dice Arias Cañete, que para fijar la magnitud del recorte se necesita conocer exactamente la situación de la economía, eso no justifica en absoluto que Rajoy, y lo repito de nuevo, no haya lanzado ya el mensaje contundente que los mercados esperaban: que en 2012 ninguna administración pública podrá gastar más de lo que ingrese. No justifica en absoluto, sino todo lo contrario, que, como he dicho, no haya ordenado ya a CCAA y Ayuntamientos del PP que antes de fin de año presenten presupuestos con déficit cero, y que antes de tocar educación y sanidad tendrán que demostrar que es imposible reducir coste alguno, porque se han cerrado o privatizado todas las empresas publicas y televisiones y acabado con el despilfarro y las subvenciones. Pero para eso Rajoy necesitaba la voluntad de Aznar, y no la tiene, necesitaba a un Pepe Barea, que fue quien equilibró las cuentas a Aznar, y no lo tiene. Y no Rato, que se llevo la fama aunque solo malvendió las joyas de la corona y consolidó los monopolios, mientras los tipos de interés cero y el crédito ilimitado hicieron el milagro.

No justifica, sino todo lo contrario, que no haya advertido ya a CCAA y Ayuntamientos de otros partidos que el gobierno no avalara ni una sola de sus emisiones de deuda, y que cualquier préstamo será solo y exclusivamente a su riesgo. Y no necesita tampoco dato alguno, ni esperar al santo Advenimiento, para saber que el descuadre del déficit 2011 es ya de 30.000 millones. Que luego no es eso y es más, como sugiere Arias Cañete, seguro, pero ello no  justifica esta inacción suicida, porque cada día que pasa cientos de millones de euros se van por la fregadera, miles de personas pierden su empleo, cientos de empresas cierran para siempre y la economía se hunde más y más.

La prioridad de Rajoy: el “banco malo”, una canallada histórica

Y por si todo lo relatado fuera poco, resulta que a la única persona a la que ha anunciado una actuación concreta e inmediata es a Rodrigo Rato a quien seguro no le llega la camisa al cuello como a la mayoría de sus colegas. “Tranquilo Rodrigo, lo primero que voy a hacer es crear un banco malo, y ahí podéis mandar toda la basura que tenéis escondida en vuestros balances, que no vale nada. Y os los voy a comprar a precio de oro molido, vais a ser de verdad el sistema financiero más sólido de la galaxia. Y además, tranquiliza a todos los mangantes e ineptos que han arruinado cajas y bancos y se han llevado una pasta, que nada de procesarles y meterles en la cárcel como en otros sitios. Si Zapatero ha indultado a Alfredo Saénz, yo no voy a ser menos, voy a indultar a todos y dejarles con sueldos de varios millones de euros, ¡si será por dinero!”.

Rato saldría encantado y empezaría a llamar por teléfono a todos y cada uno. “Nada fulano, ya os lo he solucionado. Así que tranquilos y podéis ir preparando unas Navidades de lujo”. ¿Saben ustedes lo que es un “banco malo”? Para que lo entiendan con claridad, “banco malo” es hambre, dolor, miseria y desesperación para millones de familias españolas. El “banco malo” consiste en crear una entidad financiera que compre a valor contable o similar todos los activos dañados o tóxicos de las entidades con problemas, es decir, todas, para que estas puedan seguir operando como si no hubiera pasado nada. El banco vendería después estos activos por lo que pudiera y asumiría la pérdida. ¿Qué pérdida? 100.000 o 150.000 millones de euros. Dicen los interesados y sus plumas mercenarias, que se utilice el dinero que nos va a prestar el FMI o el Fondo Europeo de Estabilidad, como si eso no fuera dinero de los españoles.

Ese dinero es para las pensiones, para los parados, para la sanidad, para la dependencia y robárselo a éstos, porque de un robo se trata, y regalárselo a los bancos, es condenar a la miseria a millones o a morirse en los pasillos de la sanidad porque no hay dinero para operarles. Eso es el “banco malo”, lo vistan como lo vistan, una canallada histórica. Los culpables se irán de rositas, y nosotros y nuestros hijos, las victimas de su codicia, de su venalidad y de su incompetencia, pagaremos el costo del desastre. Y ya está en marcha, para evitar el cierre de la CAM y que otro banco se quede con ella. Zapatero el zombi se ha comprometido a entregar 16.800 millones de euros. A santo de qué, en nombre de qué, para mantener una caja absolutamente innecesaria, vamos a dilapidar una cantidad de dinero ingente que España no tiene y que necesita desesperadamente para pagar intereses, para pagar el desempleo y para mantener demandas sociales inaplazables. ¿Qué mente ruin y miserable es capaz de decidir despilfarrar un 1,6% del PIB en algo absolutamente inútil, a base de recortar prestaciones esenciales? Si Rajoy avala este despropósito no merecerá llamarse presidente de todos los españoles, y lo que es más grave, así nunca nos sacará de la crisis. Solo nos hundirá definitivamente.

         

21/11/2011     Lo que Rajoy debería hacer en diez días y no sabemos si hará

Como apuntaban todas las encuestas, Rajoy ha conseguido una victoria aplastante sobre los socialistas. El hundimiento del socialismo más sectario, ignorante y radical de Occidente era condición necesaria pero no suficiente para la recuperación política, moral, económica y social de España. Pero se necesita infinitamente más, porque el problema de fondo no son solo el PP o el PSOE. Camps no es menos inepto ni menos tonto que Zapatero, y el grado de ruina de Valencia, Cataluña, Andalucía, Madrid capital y muchas otras no es menor, sino mayor, que el del Estado. El problema de fondo es un modelo de Estado inviable e intrínsecamente corrupto, que ni España ni nadie pueden financiar. Sin autonomías, España volvería a crecer como un tiro.

Ignoro qué piensa hacer Rajoy, pero el mensaje del viernes del Consejo de la Unión Europea, es claro e inequívoco: “Que España se ayude a sí misma”. Algo que tiene toda la lógica del mundo, ya que el modelo de Estado impuesto en la Transición por la dictadura partitocrática para repartirse España como si fuera un solar, ha permitido colocar a dedo a entre 1,6 y 1,8 millones de parientes, amigos y correligionarios, no solo para no hacer nada, sino para dividir la nación en 17 mercados diferentes. La vuelta a la tribu ha permitido que políticos irresponsables y venales despilfarren decenas de miles de millones en obras inútiles o suntuarias, cuyo mantenimiento posterior es ruinoso. Ni Zapatero, ni los barones, ni los alcaldes consultaron a nadie para endeudarse hasta las cejas. Ni Europa ni nadie van a seguir financiando esta barbarie. Y estamos hablando, tomen ustedes nota de la cifra, de un despilfarro anual de 120.000 millones de euros.

Pero el problema es mucho peor, porque esto lleva funcionando años, demasiados años, y hemos acumulado una deuda que ya no podemos devolver. La semana pasada superamos el punto de no retorno, la prima de riesgo ha desbordado el límite fijado por la Cámara de Compensación de Londres, donde los bancos europeos y españoles obtienen el grueso de su financiación, y que si antes facilitaba el 85% de liquidez a cambio de la deuda española, ahora es el 70%. Esto significa, de un lado, tipos de interés insostenibles, y de otro, menos financiación y posibilidades de crédito. Cuando en 2012 hay que refinanciar 378.000 millones de deuda, incluida la autonómica y local, más 100.000 millones de deuda nueva que necesitan las AAPP, porque no hay un euro para devolver, no es que la tarea sea difícil, es que es imposible. El rescate es inevitable.

Un Gobierno de emergencia nacional

Hay decisiones que no pueden demorarse ni una sola semana si se quiere evitar el hundimiento. Por ello, es esencial nombrar un Gobierno de urgencia esta misma semana. Y permítanme resumir las decisiones inaplazables a un brillante ex alumno mío en la Universidad Autónoma de Madrid,  y que después obtendría la Cátedra de Hacienda Pública, por oposición y no a dedo como se hace ahora. Me refiero a Cristóbal Montoro, posible vicepresidente económico. Si menciono este hecho, es solo porque él me lo recordó públicamente hace unas semanas en un debate en Veo 7 en el que coincidimos, algo que me mueve a realizar las reflexiones siguientes, que valen, en el caso de que Montoro no sea elegido, para cualquiera. 

Reflexiones a un antiguo alumno: ‘vis et honor’

Estimado Cristóbal, si efectivamente se confirma tu nombramiento, no voy a felicitarte. Sería un sarcasmo, porque lo que tienes encima no se le puede desear a nadie: sacar a España de la mayor catástrofe económica y social jamás ocurrida en tiempos de paz. Nada que ver con el 96, porque entonces la economía crecía, hoy no. Familias y empresas disponían en aquellos tiempos de financiación ilimitada, hoy de ninguna. El sistema financiero no tenía problemas, hoy está quebrado. La deuda externa era irrelevante, hoy es brutal. Teníamos las joyas de la corona para vender, hoy han desaparecido. 

En la conversación en Veo 7, ante y fuera de cámara, me resultó obvio que tienes dos virtudes esenciales, y la gente debe conocerlas. La primera, una formación y unos conocimientos mayores que ningún vicepresidente económico desde la muerte de Franco, si exceptuamos a Enrique Fuentes Quintana. Segunda, tenías clara la urgencia, el hecho de que no se puede perder un solo minuto, y la dirección de las medidas a tomar, que unido a lo primero es más que suficiente para darte un voto de confianza. Solo discrepé contigo en una cosa: la intensidad de las mismas. En concreto, tu no creías  necesario acabar con el sistema autonómico y yo sí; tu creías que el sistema financiero podía salvarse y yo no. Los hechos en las semanas transcurridas van, desgraciadamente, a favor de mis tesis. En todo caso, creo que no podrás estar en desacuerdo con las tres medidas esenciales a tomar.

Gasto público. No hay nada tan urgente como equilibrar las cuentas públicas, y ello es imposible si no empiezas imponiendo la prohibición a todas las AAPP de gastar un solo céntimo más de lo que ingresan desde 2012, sin excepción alguna. Asimismo, dar un plazo hasta Navidad a CCAA y Ayuntamientos del PP para presentar Presupuestos 2012 con déficit cero, y al resto, obligarles a lo mismo. Tienes mecanismos de sobra para ello.

No deberían tocarse el gasto en Educación y Sanidad, que suponen el 45% del gasto total -y no el 80%, como dicen muchos-. Primero, por justicia, pero sobre todo porque es innecesario, dado que antes hay infinidad de gastos inútiles donde recortar. La única medida es el acabar con los liberados sindicales y el absentismo, que llega al 20% (220.000 empleados públicos que en estos sectores no van a trabajar y siguen cobrando). Pero el grueso de la reducción de gasto tiene que venir del 55% restante: cierre del 90% de las empresas públicas inútiles, reducciones de sueldos (no pueden ganar un 30% más que la media del sector privado que son quienes les mantienen), reducción de personal (empezando por los 1,6/1,8 millones nombrados a dedo), televisiones, embajadas, oficinas de lujo, coches, viajes (Sinde, con una desvergüenza pasmosa, está dando la vuelta al mundo a nuestra costa).

El ahorro estimado sería el siguiente: en Educación y Sanidad, en las que 10.000 liberados se pondrían a trabajar, 450 millones; absentismo reducido a la media europea del 5%, 6.500 millones. En el resto, prohibición de que los gastos superen a los ingresos, 80.000 millones (unos 30.000 el Estado y 50.000  de AAPP). Lo principal, Comunidades y Ayuntamientos, donde el despilfarro es máximo, 50.000 millones, de los que unos 35.000 son duplicidades a eliminar. Finalmente, fin de las subvenciones a sindicatos, patronal, partidos políticos y SGAE, inexistentes en el resto de Europa, lo que supondría otros 3.000 millones los primeros, incluyendo el robo de las políticas activas de empleo que pueden realizar mejor funcionarios que sobran a cientos de miles.

El establecer la intensidad y las prioridades en los recortes será tu primer problema, pero tienes un ahorro potencial de 90.000 millones de euros. Si, por el contrario, el ahorro se limita a solo 20.000 millones, una cantidad ridícula que es la que se está barajando, será el final. Eso supone una necesidad de deuda nueva de 70.000 millones más los 378.000 millones de refinanciaciones. Es decir, el 44% del PIB, algo metafísicamente imposible que hará inevitable el rescate, e incluso un nuevo gobierno de gestión. Y en 2013, lo sabes bien, habrá que gastar menos de lo que se ingresa para amortizar y reducir la ruina de los  intereses.

Sistema financiero. Es necesaria la sustitución inmediata del Gobernador del Banco de España por “grave incumplimiento de sus obligaciones”. Fernández Ordóñez no puede estar ni un segundo más al frente de la principal institución económica. Y abordar de inmediato, y de una vez por todas, la reestructuración del sistema, cerrando todo lo inviable, que es mucho. El famoso “banco malo” donde el sistema colocaría toda la ruina para que la pagaran los españoles, no solo sería un robo, es que ya no hay dinero para ello. Por último, acabar con escándalos como el de Bankia, donde los primeros ejecutivos, todos ellos políticos, se ponían sueldos de escándalo con dinero público (10 millones de euros, de los que cinco fueron a parar a Rato, el doble que Botín y el triple que Fainé) mientras obligaban a sus clientes a suscribir la salida a bolsa, de dudosa viabilidad, aunque ellos compraban cantidades ridículas.

Mercado laboral. Tres aspectos son esenciales: cambiar la última reforma laboral para que las negociaciones a nivel de empresa tengan prioridad sobre las sectoriales y autonómicas; contrato único para acabar con la dualidad entre indefinidos y temporales y eliminación de la ultraactividad.

No obstante, Montoro, debes tener claras las prioridades. La reforma laboral no sirve de nada si no hay crédito, y no lo habrá con el actual sistema financiero. No sirve de nada si seguimos gastando más de lo que ingresamos. Y no sirve de nada si tenemos los precios energéticos más caros de Europa.

Después viene todo lo demás. La reforma del sector energético, donde los monopolios petrolero, gasista y eléctrico están abusando de los consumidores como jamás había ocurrido en el pasado. Y por supuesto, la derogación del Concierto Vasco, un robo inaceptable de 9.000 millones anuales al resto de los españoles. Solo me queda desearte suerte, porque tienes por delante la tarea sin duda más difícil de la historia económica de España. Y como decían los oficiales de las legiones romanas antes de entrar en batallas imposibles de ganar, pero que sí ganaban: Vis et honor. Fuerza y honor.

         

14/11/2011     Dos candidatos sin idea de lo que se nos viene encima

El debate electoral del pasado lunes fue un fraude en toda regla a los españoles y ello por dos razones. La primera, por el pacto de silencio sobre problemas esenciales, desde el cambio de una ley electoral antidemocrática, que mantiene intacta la dictadura de la partitocracia y permite además que los votos de nacionalistas valgan seis veces los votos del resto de los españoles, a la mayor corrupción institucional y personal de toda nuestra Historia, pasando por la politización de la Justicia, incompatible con un Estado de Derecho,  y  la increíble felonía de un Gobierno que ha rendido España a una banda de asesinos.

La segunda porque demostraron no tener ni idea de lo que se nos viene encima. Prescindo de Rubalcaba, un mal hombre anclado en la dialéctica marxista de hace un siglo, que deja España en la ruina y cuyo único programa es “¡que viene la derecha!”. Pero Rajoy, que ganará, ignoramos como gobernará. Me recuerda a los contemporáneos de Noé, que cuando empezó a llover decían: “Serán cuatro gotas”. El líder del PP no se ha molestado en analizar la estructura de gastos e ingresos de la nación y su tendencia, el grado de ruina de las AAPP, que no se arregla con austeridad y cuatro tijeretazos, porque son inviables en su integridad, o la quiebra de más de la mitad del sistema financiero, antes al contrario, hacen esfuerzos denodados por ocultarlo. Como el hundimiento económico de un -5/-6% real, que para llegar al cero oficial han tenido que cambiar hasta la metodología con total desvergüenza.

El gallego nada dijo, excepto que hay que reducir cuando hay que eliminar, del más del millón de personas nombradas a dedo, viviendo del cuento con sueldos muy superiores a los del sector privado; tampoco de los 300.000 asesores y cargos de confianza con remuneraciones de escándalo; ni de los gastos inútiles de 17 gobiernos, de las 4.000 empresas públicas, de los 35.000 coches oficiales, 200 embajadas, 14 televisiones (un despilfarro de 1.600 millones año a mayor gloria de los políticos); tampoco de sindicatos y patronal, que chupan 3.000 millones año… y la biblia en pasta. En total, un despilfarro de más de 120.000 millones de euros anuales, no para mejorar España, sólo para que la casta política parasitaria, sus parientes y sus amigos vivan como marajás en 17 taifas inventadas para ello a costa de la ruina de los españoles.   

España peor que Italia

Cuando el país se hunde a su alrededor, Rajoy parece vivir en una burbuja de ficción. Ignora que España está en realidad mucho peor que Italia -ahora a punto de ser gobernada por un primer espada que les da cien vueltas a él y a todo su equipo económico- y que el hecho de que no se haya explicitado se debe a que nos han dado un plazo hasta después de las elecciones. Pero como aviso, ya nos han exigido un ajuste de 21.000 millones de euros, o el 25% de las pensiones, y si se confirma que el déficit supera el 8,4%, que es la cifra de consenso, el recorte tendría que subir a 45.000 millones, a años luz de las propuestas de Rajoy.

Italia tiene una economía mucho mas fuerte y diversificada que la nuestra, con un potente sector tecnológico e industrial, algo que el socialismo aniquilaría en nuestro país como he explicado varias veces, un sector financiero globalmente mucho más sólido que el nuestro, un paro del ¡7,9%, frente a nuestro 22,5%!, un patrimonio de las familias muy elevado y un déficit público para 2011 la mitad que el nuestro. Sólo tienen un porcentaje mayor de deuda, el 120% del PIB frente a nuestro 70% oficial, y aunque ignoro la veracidad de la cifra italiana, la nuestra es falsa, como acaba de denunciar Montoro: “Las cuentas públicas están falseadas”.

Servicios, producción industrial y construcción se han hundido en España el 23,25% y el 60%, respectivamente, mientras que en Italia se encuentran ya a niveles de pre-crisis. Si Rajoy no es consciente de ésta realidad y no adopta medidas drásticas de inmediato, los mercados se lo llevaran por delante y habrá que sustituirlo como en Grecia e Italia o España en 1959, por  tecnócratas expertos en economía, únicos capaces de sacarnos del desastre a que nos ha llevado la casta  política parasitaria.

Déficits desconocidos, sin crédito y sin posibilidad de pagar la deuda

Cara a las elecciones, se han estado ocultando déficits enormes en todas las Administraciones, pero que afloraran como torrentes después del 20-N. Olvídense de mejoras en 2012, todo ira a peor y el paro seguirá creciendo en cientos de miles de personas, tanto por el desastre heredado como por la última canallada de Zapatero en Bruselas, que privará mas aún de crédito a familias, pymes y autónomos durante 2012 y 2013. Y luego la bomba de tener que afrontaren 2012 vencimientos de deuda por valor de 300.000 millones, entre pública y privada,  más 100.000 millones de deuda nueva, porque todas las AAPP prevén gastar mas de lo que ingresan y esa suma es ya imposible de financiar.

Les pongo algunos ejemplos para ilustrar lo que quiero decir.

-      Comunidad de Valencia - En ruina total. Como ya no pueden pagar a nadie, excepto a si mismos, para evitar el cierre de las farmacias se han apropiado de todas las fianzas -45 millones de euros- de los arrendamientos de particulares depositadas en el Instituto de la Vivienda, para pagar esa deuda hasta diciembre -un robo escandaloso-. Mientras, mantienen intactas la televisión autonómica, las subvenciones a los clubes de primera,  coches oficiales o empresas publicas inútiles que despilfarran sin freno ni control alguno, y arrastran miles de millones de deuda.

-       Cataluña - Ha reducido un 10% el capitulo de bienestar social y educación, las farmacias están en la ruina con un récord de facturas sin pagar, se han cerrado 40 centros de salud y el 25% de las camas hospitalarias. Igualmente, mantienen televisiones, embajadas, coches, subvenciones millonarias a Spanair o los más de 100.000 familiares, amigos y correligionarios, en empresas públicas inútiles, con sueldos un 50% superior a la media del sector privado. Y luego la desvergüenza de decir que Cataluña está sometida a un expolio fiscal, cuando tienen un excedente comercial con el resto de CCAA que dobla su supuesto déficit fiscal, y gracias al ahorro captado por su red de cajas y bancos en otras regiones, se financia un 70% de las inversiones en Cataluña.

-       Baleares - Poco que añadir. 82.000 personas se han quedado sin atención social mientras se mantiene el despilfarro institucional. 

-      Castilla la Mancha - No llega la ayuda a los dependientes, no hay dinero para Sanidad, pero la Sra. Cospedal se ha doblado el sueldo de su predecesor y ha subido la paga a todos sus paniaguados.

Y así todas, incluidos Ministerios y Ayuntamientos, que junto a las CCAA están ocultando agujeros de miles de millones. Instituciones inútiles como el Senado, donde los senadores disponen de despachos de lujo, secretarias, jefe de comunicación,  coche y chófer, cuando en el Senado de EEUU, solo el presidente tiene coche oficial. Una orgía de corrupción institucional jamás igualada. A partir del 21-N, los recortes sociales y de sueldos serán enormes, una deflación salvaje, porque la casta política parasitaria, sus parientes y amigos -Alí-Baba y el millón de ladrones- no está dispuesta a renunciar ni a uno solo de sus privilegios.

Lo último que España necesita: un profesional del despilfarro

En términos de posición en el mundo, España se va a quedar descolgada por más de un siglo, aunque en dos o tres años, después de ajustes brutales que nos serán impuestos, empecemos a remontar desde una situación de ruina, y algunos ni eso, como lo pensionistas, a los que Rajoy promete mantener el poder adquisitivo, algo de una potencia electoral gigantesca, pero imposible de mantener en el tiempo por la pérdida de millones de cotizantes etc… 380.000 solo desde fin julio. ¿Cómo se puede prometer tal barbaridad cuando los gastos superan los ingresos desde principio de año, y lo que es peor,  están creciendo al 4% y los ingresos cayendo al 1,9%? Antes o después tendrá que bajarlas entre en el 30 y el 40% para poder garantizarlas, como indican todos los estudios actuariales.

Y si Rajoy no parece tener idea de a lo que nos enfrentamos, a Gallardón, el primer despilfarrador del Reino, le trae al pairo y ofrecería con una irresponsabilidad que causa pavor, no solo revalorizar las pensiones, sino que “que nunca jamás en la historia de España se recortarán”. Ninguna subida de impuestos dice quien ha expoliado a los madrileños como nunca antes, triplicando IBI, tasas y multas y endeudando a la capital para dos generaciones. No sólo descartó el copago en Sanidad, es que prometió mejorarla, como la Educación, la Justicia y todo lo que se tercie. ¿Y con qué dinero piensa pagarlo este insensato? Un irresponsable, despilfarrador y populista, que se cree además número uno del PP, es lo último que España necesita. 

Si alguien es capaz de votar una lista donde figura el sátrapa del Palacio de Cibeles que no se queje después de lo que le pase. Y en Madrid hay dos alternativas serias dispuestas a poner orden en las cuentas públicas, a cambiar de raíz el modelo de Estado, el modelo económico y el sistema electoral que está destruyendo la unidad de la nación: UPyD, de Rosa Díez, para los de centro izquierda; y Foro, de Álvarez Cascos, para los de centro-derecha. En todo caso, o Rajoy coge el toro por los cuernos desde el 21-N o estaremos como Italia después de Reyes, y como Grecia antes de los 100 días. Y él, si se descuida, como Papandreu o Berlusconi.

         

07/11/2011   ¿Cómo tiene Rubalcaba la caradura de presentarse a las generales?

Después de habernos llevado, junto a Zapatero, a la mayor ruina económica, política y social de nuestra historia en tiempos de paz (y después de haber traicionado a los españoles, legalizando a una banda de asesinos y entregado el gobierno de una de las provincias más ricas del país) Rubalcaba se atrevió a afirmar hace solo tres meses que sabía perfectamente cómo acabar con el paro. Desde entonces el desempleo no solo no ha bajado: ha crecido más que nunca. Y, sin embargo, Rubalcaba ha convertido en eje central de su campaña el mensaje de que el Estado del bienestar, que él mismo ha hecho inviable, se encuentra en riesgo si gana el PP.

Siendo así, ¿cómo este irresponsable puede tener la desvergüenza de presentarse a las elecciones del 20-N? Peor aún, ¿cómo es posible que existan todavía más de ocho millones de personas (siete, descontando a aquellas atadas al pesebre) capaces de seguir creyendo a este apóstol de la incompetencia y, en consecuencia, capaces de votar su propia ruina y la de sus hijos? Como decía France-Soir, “los izquierdistas españoles, al contrario que los europeos, están tan llenos de odio por lo que llaman derecha que en su sectarismo ciego ignoran completamente el desastre económico y social al que les han llevado sus dirigentes. Son incapaces de exigirles responsabilidades por ello”.

Un paro desbocado: crece 1,6 millones de personas en tasa anual

Las cifras de desempleo de la EPA publicadas el viernes han sido aterradoras: un 22,5% de paro, cifra que Eurostat corrigió al día siguiente. El triple que los países centrales de Europa y más paro que todos los grandes países de la UE juntos. El paro juvenil es de casi el 50%, una situación inédita que condena a la mitad de nuestros jóvenes al ostracismo más absoluto o a la emigración. Más grave incluso es que estas cifras muestran que en el tercer trimestre el ritmo de destrucción de empleo se ha acelerado hasta el equivalente a 1,1 millones de personas en tasa interanual. Parecía imposible; nadie imaginaba que la cosa podía empeorar.

Pero los socialistas son capaces de todo. En octubre batieron un record histórico con 134.000 nuevos parados, lo que significa que la tasa de destrucción de empleo interanual ha escalado hasta los 1,6 millones de personas. La otra cara de la moneda es que la Seguridad Social ha perdido dos millones de cotizantes desde 2007, y casi 300.000 desde que Rubalcaba dijo que el Estado de bienestar estaba en riesgo si ganaba la derecha. Es incomprensible que después de cinco millones de parados oficiales y seis reales y ahora que se destruyen 7.000 empleos por día laborable la gente no salga a la calle a pedir la cabeza de los responsables.

¿Cómo es posible que Rubalcaba -el hombre que afirma que el Estado del bienestar se encuentra en riesgo si gana el PP cuando su partido ha dejado a casi tres millones de personas tiradas en la cuneta sin subvención ni prestación alguna- tenga la desfachatez de presentarse a las elecciones? En cualquier país civilizado le habrían echado a patadas de su propio partido. Y, sin embargo, ahí lo tienen: ignorando el paro, ocultando la destrucción del Estado del bienestar y diciendo memeces del tipo “No nos someteremos a lo que digan los mercados”.

¿Cómo que no hará caso de los mercados? Entonces, ¿por qué no explica a los españoles de dónde va a sacar los 150.000 millones de euros de deuda pública que vencen en 2012?; ¿de dónde los 100.000 millones más que España necesita para cubrir la diferencia entre los ingresos y los gastos públicos en 2012?; ¿de dónde el dinero para pagar la sanidad, a los jubilados, a los parados y para mantener el resto de prestaciones sociales?

Después de este desastre, cuando todos los países están haciendo reformas aceleradamente, Zapatero, con la prima de riesgo al límite, afirma que España ya no necesita reforma alguna; presume incluso de que no hemos tenido que ser rescatados. ¿Qué son entonces las compras masivas de deuda española por parte del BCE desde agosto, compras que han aplazado nuestra bancarrota?; ¿por qué bancos y fondos extranjeros están vendiendo masivamente todo la deuda española que poseen? Solo por el hecho de tener unas elecciones a las puertas, España se salvó el viernes de ser sometida en el G-20 a nuevas exigencias y a la intervención directa o indirecta del FMI, mientras el conjunto de la economía experimenta un deterioro tal que deja asombrados a los analistas.

Por qué votar socialista es votar ruina

Ya lo expliqué en una ocasión, pero quiero recordarlo hoy cara a las elecciones. Siempre que el partido socialista ha gobernado esta nación la ha llevado a la ruina. Este es un hecho inmutable. Sin la existencia del socialismo, España sería hoy mucho más rica, infinitamente más culta e infinitamente más justa. Son los líderes socialistas los causantes de nuestra ruina, pero son sus votantes quienes han hecho posible el desastre.

La primera vez que el socialismo hundió económicamente al país fue en la crisis de 1932, aquella que los historiadores izquierdistas achacan a “la traición de empresarios y banqueros para sabotear la República”. La realidad fue que el Gobierno de la República actuó con una incompetencia económica absoluta. Su única preocupación, como nos recuerda el profesor Velarde, fue la destrucción de los logros económicos de Primo de Rivera, los mayores de la primera mitad del siglo XX.

Ortega y Gasset, en su discurso ante las Cortes Constituyentes en julio de 1931, afirmó que “si el régimen hoy naciente no triunfa en la economía, no tiene porvenir”. Espantado después por la ineptitud del Gobierno clamaría: “Es menester que encarguéis (la economía) a las personas más autorizadas que en España haya. Y si no hay bastantes traedlas del extranjero”.

Marcelino Domingo, ministro de Agricultura -del que Alcalá-Zamora decía que “estaba tan ayuno de preparación, que era incapaz de distinguir el maíz de las algarrobas”-, con el mito republicano del pan barato decidió importar grandes cantidades trigo a finales de 1931. Cuando en 1932 dicho trigo estaba llegando al país, se recogió la mayor cosecha en años. El exceso de oferta hundió los precios y sumió a los campesinos en el hambre y la miseria. El otro mito republicano, la peseta fuerte, sosteniendo un tipo cambio artificial, nos daría la puntilla.

En 1933 la izquierda perdió el poder, que intentó recuperar en octubre de 1934 alzándose en armas contra el Gobierno legítimo, y que recuperó con el fraude masivo en las urnas de febrero de 1936, elecciones en cuya campaña el socialista Largo Caballero aseguraba que “si perdemos, iremos a la guerra civil”. Decidieron no correr más riesgos electorales y aplastar a la media España que no pensaba como ellos, lo que haría inevitable la guerra. “El Gobierno de la República ha caído en manos de unos pistoleros”, clamó D. Miguel de Unamuno desde Salamanca. Las ocupaciones de tierras y fábricas a partir de febrero harían caer la renta per cápita un 13% hasta julio.

La era González, después de una etapa expansiva entre 1986 y 1990 derivada de nuestra incorporación a la UE, concluyó en catástrofe a causa de un considerable déficit del sector público, de una política monetaria restrictiva y, por ello, con altos tipos de interés, y de una peseta fuertemente sobrevalorada, y de las rigideces estructurales. La Seguridad Social, quebrada; la industria, aniquilada por el desastre de la reestructuración siderúrgica,  naval y  textil; una negociación desastrosa para entrar en la UE; el paro, por encima del 23% y los monopolios públicos, privatizados a precio de saldo, lo que supuso un expolio de dos billones de pesetas a los españoles. Ahora dan lecciones de cómo arreglar España.

Todo esto palidece comparado con el legado de Zapatero. Un legado que seguirá causándonos daños incalculables una vez desaparecido el personaje, pues sus concesiones en Bruselas aniquilaran el crédito a familias y empresas en 2012 y 2013. Deja, además, una bomba de 250.000 millones de euros entre vencimientos de deuda y necesidades de financiación para 2012 solo del Estado, que España ya no puede obtener -desde agosto solo nos compran deuda el BCE, bancos y cajas a cambio de que se les deje seguir mintiendo en sus balances y la caja de la Seguridad Social-, más 200.000 millones de vencimientos de bancos y empresas, imposibles de pagar. Ningún país del planeta puede salir de una crisis sin crédito y con deudas cuyas amortizaciones e intereses en un solo año superan el 40% de su PIB. Esta vez el socialismo español se ha superado a sí mismo. Esperemos que el 21-N esta plaga desaparezca al menos durante la próxima generación.

         

31/10/2011   La catastrófica herencia de Zapatero

En el libro que acabo de publicar para tratar de explicar los hechos y personas que nos han llevado a la ruina, que comienzan con el fraude de la Transición y desembocan en el desastre final al que estamos asistiendo día a día, se demuestra como Zapatero ha culminado la mayor catástrofe económica, social, política y moral de toda nuestra larga Historia en tiempos de paz. En poco más de siete años, ha aniquilado la que fuera octava potencia económica mundial, la economía más pujante de Europa, todo nuestro prestigio internacional y puesto en peligro cierto la unidad de una de las naciones más viejas de Europa. Pasarán varias generaciones, y eso solo en el caso de que el socialismo no vuelva a gobernar jamás a ésta nación –un siglo en opinión del profesor Juan Velarde-, antes de que los españoles consigan reparar la inmensidad del daño causado.

Los dos últimos regalos de éste inicuo personaje se culminaron la pasada semana para garantizarnos la profundización de nuestra ruina durante muchos meses y probablemente años antes de tocar fondo y permanecer en él por tiempo desconocido. El primero fue su inaudita aceptación en la cumbre de Bruselas, de unas condiciones para la banca y la deuda españolas que este irresponsable jamás debió aceptar, aunque se hubiera quedado solo peleando contra todos. ¿Cómo es posible que este insensato aceptara sin discutir que nuestros cinco mayores bancos tengan necesidad de recapitalizarse muy por encima de los cinco mayores italianos, franceses o británicos?

El segundo, que bien por estupidez o bien por maldad, aceptara también sin rechistar que sea el nuevo fondo europeo de rescate y no el BCE quien ayude a España en la compra de deuda, lo que significa que cuando el fondo se ponga en marcha las compras de deuda española – España necesitará en 2012 entre el Estado, banca y empresas ¡400.000 millones de euros!, 300.000 millones para afrontar vencimientos y 100.000 millones para seguir financiando el despilfarro, ¿quién narices nos los va prestar?- ya no serán gratis, obligaran a un ajuste brutal FMI style, donde los salarios se verán recortados, las pensiones reducidas y los impuestos a las nubes, ya que la casta política parasitaria, ni con Rajoy ni sin Rajoy, está dispuesta a renunciar ni a uno solo de sus inmensos privilegios y canonjías.

Y para acabar de arreglarlo, este indigente mental se atreve a reclamar al G-20 que esté “a la altura” para mantener el crecimiento económico, a la vez que muestra su “profunda preocupación por el paro y por la angustia de los desempleados”, y reclama planes urgentes para incentivar la economía mundial. Realmente el grado de estupidez, de miseria moral y de indignidad del personaje no tiene parangón ni en España ni en Europa.

El efecto multiplicador de su última tropelía

Desde su lamentable presidencia europea, “la más desastrosa en la historia de la UE” según el diario francés France Soir, donde los líderes europeos decidieron “no seguir soportando por más tiempo sus sandeces”, Zapatero se convirtió en un apestado a quien todos hacían el vacío y al que nadie hacía el menor caso. No es de extrañar que en esta última cumbre nos la haya jugado, porque además es tan cobarde que ya no se atreve ni a respirar. Y el resultado es devastador, porque las implicaciones de la recapitalización son sencillamente desastrosas: por cada 1.000 millones de recapitalización, un dinero que se inmoviliza y se retira del crédito, debido al denominado efecto multiplicador de la oferta monetaria, el crédito se reduce en 10.000 millones, es decir, una contracción de 260.000 millones de euros, lo que supone que el PIB se reducirá en 2,5 puntos y el paro se incrementará en más de 600.000 personas solo por ésta causa. Resulta grotesco que el candidato Rubalcaba, corresponsable del desastre, afirme que esta recapitalización mejorará el crédito. Realmente la estupidez, la ignorancia y la miseria moral del candidato solo es superada por la su indigno ex jefe.

Pero es que además, al haber aceptado una quita para la deuda soberana, ello abre al melón a todo tipo de deuda. ¿Y qué pasa con la deuda autonómica y local? Casi 200.000 millones de euros, porque no es solo la parte correspondiente a bonos, es todo, los bonos, la deuda comercial y los créditos de todo tipo a las empresas públicas. Y si le aplicamos el descuento que aplica el mercado a los bonos basura o similares, estamos hablando de un agujero adicional de casi 100.000 millones adicionales al del ladrillo, que es más del doble de ésta cantidad, es decir, la ruina de más la mitad del sistema financiero, y ahora en forma oficial.

Y luego la guinda del pastel, la EPA del tercer trimestre: 287.000 parados más en términos desestacionalizados, que es la única forma correcta de medir la realidad del empleo, un dato sencillamente terrorífico, porque significa que la tasa actual de destrucción de empleo es de ¡1.150.000 personas anuales! Y eso después de cuatro años de crisis y cuando el paro oficial bate todos los récords mundiales y más que dobla la media de la UE. Es algo que no está en los escritos. ¿Pero se dan cuenta del desastre que esto representa y del legado catastrófico que nos dejan Zapatero y el Partido Socialista?

Un necio, malo y felón

Es así como definía en estas mismas páginas a Zapatero hace unos meses, y no solo nada ha variado sino que no ha cesado de empeorar. Que es un necio es algo que no necesita demostración. Sus memeces, su ignorancia oceánica y su mendacidad han dado la vuelta al planeta. ¿Dónde está que cuanto más se endeudaran los españoles más ricos serían, porque los pisos nunca podían bajar de precio? ¿Dónde que la crisis financiera internacional no nos afecta? ¿Dónde que en España no hay ninguna crisis? ¿Dónde que tenemos el sistema financiero más sólido del mundo? ¿Dónde que esta será la legislatura del pleno empleo? ¿Dónde que no dejaremos a nadie tirado en la cuneta? ¿Dónde que jugamos en la Champions League de la economía mundial? Y así mentira tras mentira, payasada tras payasada.

Pero Zapatero no solo es un necio, como señalaba hace unos meses el diario francés de mayor tirada France Soir, “ahora sabemos que detrás de esa sonrisa estúpida solo hay un mal hombre”. Una maldad que comenzó con la anulación del Plan Hidrológico Nacional, la mayor y más eficiente infraestructura jamás proyectada en este país, financiada con fondos europeos, y que este irresponsable canceló por su odio ciego hacia Aznar, pasando por la falsa memoria histórica, un intento de enfrentar de nuevo a los españoles, por el desguace de la nación con la aprobación del Estatut, por el aplastamiento de los más débiles, cuando ante el cierre de los mercados en 2010, en lugar de reducir despilfarro, duplicidades y gasto suntuario, recortó salarios, congeló pensiones y redujo gasto social, y finalmente por la agonía a la que decidió  someter al pueblo español, prolongando su mandato más de seis meses, sin más razón que legalmente podía hacerlo.

Zapatero el nuevo conde D.Julián

A semejanza del conde D. Julián, el gran traidor que en aquel aciago mes de julio del año 711 entregó España a un enemigo fanático, intolerante y cruel, al que tuvimos que combatir durante casi ocho siglos, Zapatero ha rendido una nación de 47 millones de habitantes a una banda de asesinos que en cualquier país civilizado hubiera sido absolutamente aniquilada. No solo ha legalizado a una banda de asesinos sin que esta haya entregado las armas ni renunciado a la lucha armada, no solo con los votos del Partido Socialista ha entregado a una banda terrorista el poder político y económico de Guipúzcoa, una de las provincias más ricas de España, no solo ha obligado a la Agencia Tributaria de dar acceso a ETA a sus bases de datos para que así estos asesinos conozcan la renta y la riqueza de todos los españoles, es que además el próximo 20-N sentará en el Parlamento de España a unos criminales cuyo objetivo explícito es la destrucción de la nación española, mientras se olvida de los 300.000 vascos que han tenido que abandonar su tierra por la amenaza de muerte de estos asesinos.

La herencia catastrófica de Zapatero se resume así: ha destruido el tejido productivo del país, arruinando decenas de miles de autónomos y pymes; ha llevado el endeudamiento total bruto del país al 400% del PIB, la cifra más alta del mundo desarrollado; ha dejado el gasto de las AAPP públicas fuera de control, se gasta casi el doble de lo que se ingresa; el paro oficial más que dobla la media de Europa, y el juvenil se acerca a la cifra brutal del 50%; ha reducido la renta disponible de las familias por primera vez desde 1950; ha dejado quebrado el sistema de pensiones, que tendrán que reducirse drásticamente en años venideros, ha dejado quebrado el Sistema Nacional de Salud; destruido el otrora excelente sistema de enseñanza público condenando a los hijos de las familias más humildes al ostracismo de por vida, y sentado las bases de la destrucción de la clase media y de la unidad de la nación española. Este es su legado. Ningún jefe de Estado había dejado un legado tan catastrófico en toda nuestra Historia. Solo espero que Zapatero tenga que responder de sus actos, y no solo ante Dios y ante la Historia.

         

24/10/2011   España S.O.S.: de Moody’s a la indignidad de Rajoy

¡A buenas horas mangas verdes! Moody´s la agencia de rating más importante del mundo ha descubierto el Mediterráneo en Ciudad Real y rebajado la deuda de Castilla-La Mancha (CLM) cinco escalones hasta el nivel del bono basura. Es decir, al nivel de los bonos de Portugal que se cotizan  al 50 % de su valor nominal (ver páginas de bonos en FT). Claro que también, los más preclaros analistas patrios acaban de descubrir que España no cumplirá el objetivo de déficit y predicen, ¡oh maravilla!, que será del 7 o el 7,5% del PIB. Algo que entraría en el ámbito de lo milagroso, ya que el primer semestre se ha cerrado con un descuadre del 9,9 % oficial, y en el segundo todo va muchísimo peor.

Increíblemente, Moody´s había dado por buenas las cifras de la señora Salgado en mayo, asegurando que CLM cumplía sus objetivos de déficit, que ya entonces eran manifiestamente falsas. Y también en diciembre, cuando afirmaría con su desfachatez habitual, que todas la CCAA habían cumplido con los objetivos cuando ya era público que en Cataluña era tres veces mayor, añadiendo con un par de narices y sin despeinarse, que el déficit público 2010 se había reducido al 9,2 % del PIB. La mentira era tan burda que algunos lo denunciamos escandalizados, pero lo asombroso es que no sólo las agencias y los analistas patrios, sino la Comisión Europea y el FMI lo aceptaron como la Biblia. Pero las cifras falsas nunca cambian la realidad, sólo la empeoran, y una vez levantadas las alfombras en varias comunidades y ayuntamientos, Moody´s rebajaría la calificación de diez CCAA a nivel de bono basura. 

¿Y ahora qué pasa?

Pues pasa que, de un lado, ha quedado oficialmente probado lo que algunos venimos diciendo desde 2007: que el Estado de las autonomías es económicamente inviable y que la espiral de déficit -donde el objetivo del 6 % para 2011 va a ser del doble y no del 7,5 % -, y las necesidades de endeudamiento de 20.000 millones de euros mes, ya no hay quien los mantenga. La situación es tan grave, que amigos de la Comisión en Bruselas me cuentan que Almunia está literalmente aterrado de lo que pueda ocurrir con España en cuestión de semanas. Y de otro, impide ya en el caso de CLM el acceso a cualquier tipo de crédito normal, y prácticamente en todas las demás, lo que obligará a recurrir al expolio de los bonos patrióticos o a subir impuestos, porque lo de reducir los gastos al nivel de los ingresos no entra en los planes de la casta política parasitaria.

Lo único bueno de la historia es que bancos y cajas insensatas, que han estado financiando este despilfarro y en consecuencia son responsables principales de nuestra ruina (sin su dinero, “el Estado de derroche en que se ha convertido este país”, en palabras de Juan Roig dueño de Mercadona, hubiera sido imposible), lo van a pagar muy caro: el acuerdo tácito sector financiero-Gobierno de “tú me compras la deuda y yo te avalo las renovaciones de crédito y te permito mentir sin  límite en las valoraciones de tus activos”, puede llevar a la quiebra a más de la mitad de estas entidades.

La quita del 5 % aceptada ya por Zapatero o valorar a mercado, que pide ahora la Autoridad Bancaria Europea (EBA) para nuestra deuda soberana, da realmente lo mismo, porque los bonos y obligaciones españoles emitidos hace uno o dos años se valoran en el mercado entre un 15 y un 30 % por debajo del nominal. ¿Que al final la EBA permite a los bancos mantener en sus balances la ficción de que valen el 95%...? Pues qué bien, eso no soluciona el problema, sólo lo aplaza y lo complica. Bankia será la más afectada por el 5 %, y luego los grandes, lo que les obligará a buscar más capital. ¡Calculen si valorasen a mercado!

Pero esto no es lo más grave. ¿Saben cuánto vale la deuda autonómica y local después de las rebajas de Moody´s a varias CCAA a nivel de bono basura o similar? ¿Y después de que los listos de nuestros banqueros tienen casi 200.000 millones sumando el conjunto de modalidades de crédito? Pues entre el 50 y el 60 % de su nominal. Un agujero de 100.000 millones adicional al ladrillo, que llevará a la quiebra a más de la mitad de entidades, porque no lo  recuperarán ni con milagro de por medio.

Y aquí resulta imprescindible explicar el expolio que suponen los bonos patrióticos. ¿Saben cómo los han colocado Montilla, Camps, Griñán o ahora Mas, de nuevo Valencia, además Murcia y luego quien se tercie? Nada más sencillo: se coge a una serie de cajas de la zona y se les encarga que, a cambio de unas comisiones de escándalo, 3% o más, coloquen los bonos patrióticos entre sus clientes.

¿Y cómo lo hacen? Ya que ninguna persona racional compraría bonos basura o casi al 4,75% de interés, cuando este tipo de bonos tienen una rentabilidad efectiva, como pueden ver diariamente en el Financial Times, entre el 13 y el 18 % en los mercados internacionales. Pues muy fácil: se coge primero a aquellos clientes incautos y desinformados a quienes las cajas engañan diciéndoles que son unos bonos estupendos. Y luego a aquellos pocos afortunados beneficiarios de pólizas de crédito de la entidad en cuestión a los que se dice: “mire don Fulano, tenemos aquí unos bonos patrióticos y como usted tiene una póliza de crédito de X millones, si quiere mantenerla nos tiene que comprar el equivalente al 10 % de X o le cancelamos la póliza”. D Fulano jura en arameo, pero como la necesita desesperadamente para mantener su negocio a flote, compra. Es así como las cajas locales financian ahora la ruina de la nación.

“Que se deje de hacer todo lo que no añada valor”

Decía el miércoles Juan Roig en Valencia en referencia al desastre del sistema autonómico, con inusual dureza delante de la Reina y del presidente de la Generalitat valenciana, que “se deje de hacer todo lo que no añada valor”. Y se preguntaba “¿qué ha sido de los valores del esfuerzo y el trabajo?”. Y se respondía a sí mismo: “nunca saldremos de la crisis si no abandonamos la cultura del maná y la actitud de desidia en la que estamos instalados”. Y digo yo, y sin salir de Valencia, ¿en qué añaden valor las casi cien empresas públicas y fundaciones de la Generalitat, donde sólo las cuatro primeras deben 3.800 millones de euros que jamás podrán devolver? ¿En qué la ruina de la televisión autonómica, los equipos de fútbol o el aeropuerto de Castellón donde aún no ha aterrizado un solo avión ? ¿En qué añade valor la legión de coches oficiales ? ¿En qué la Ópera, la ciudad de las Artes y las Ciencias o la Fórmula 1? ¿ Es así como Rajoy piensa salvar España?

¿Qué valor añade, o mejor, qué insulto a España y a los españoles es que Gallardón, el mayor despilfarrador del Reino, futuro ministro de Fomento de Rajoy desde donde acabará de arruinar definitivamente a la nación y no solo a la capital, tenga un mayordomo de 3.150 euros al mes no ya para servirle el café, sino para avisar a los funcionarios de cuándo va a salir para que se escondan porque no quiere ver a nadie en su camino, como hacían los faraones y los emperadores de China? ¿Puede alguien racional y decente votar la lista de este sátrapa el próximo 20-N?

Y así hasta el infinito, porque ni el 2 % del gasto autonómico y local, descontando Sanidad y Educación que suponen el 45 % del gasto para la media de CCAA, añade valor alguno. Pero es que es mucho peor: no sólo no añade valor, es que lo resta despilfarrando recursos ingentes, más de 100.000 millones de euros año el conjunto del sistema, que se detraen de actividades productivas que sí crean valor. Por ello lo repito una vez más, o los españoles acabamos con  las autonomías, o las autonomías acabarán con nosotros.

Finalmente hay un tema gravísimo que, por decirlo suavemente, cuestiona seriamente la capacidad de Rajoy para arreglar los problemas de España. Rajoy parece haber perdido no sólo el sentido común sino también el honor. Su indignidad llamando “triunfo de la democracia” al triunfo del terrorismo, la tregua número 12 de una ETA sin disolverse, sin entregar las armas y amenazando con volver a matar, y asegurando luego que no se ha “pagado un precio político”, cuando sabe mejor que nadie que es falso, es que no tienen pase. Rajoy se ha alineado con Zapatero y el resto de traidores que han rendido España a una banda de 50 asesinos de aldea, en lugar de comprometerse a un juicio de Nüremberg a ETA, a la ilegalización de sus franquicias y a no perdonar jamás a los traidores, como han hecho Rosa Díez y Álvarez Cascos.

A Rajoy puede hasta perdonársele lo de Gallardón, pero lo de asumir la ‘hoja de ruta’ de ETA y ofrecer, como el Príncipe en Asturias, memoria y dignidad a las víctimas pero no justicia, no tiene perdón posible. Si creen que un personaje capaz de tamañas tropelías, de ignorar las amenazas y vejaciones crecientes de Bildu a los demócratas y a la Guardia Civil, e incapaz de poner orden en su casa, cuyas CCAA y ayuntamientos se encuentran a la cabeza del despilfarro nacional, puede levantar España, es que están soñando

         

17/10/2011   Macroeconomía, tercer trimestre

“España no cumplirá el objetivo de déficit por la deuda de las CCAA”, afirman bancos de inversión y analistas. Asombroso. ¿Cómo no nos habíamos dado cuenta? Nótese que sus previsiones (un 8,5% del PIB) siempre están por debajo de la realidad. Si el descuadre oficial, como se explica a continuación, era ya del 9,9% en el primer semestre y en el segundo, con el rescate de las cajas y el hundimiento de los ingresos, el descuadre es aún mayor, ¿no se les ocurre una previsión mejor? Lo mismo podría decirse de S&P, que vuelve a bajar lógicamente el rating de deuda de España y después augura una recesión, cuando ya estamos en recesión desde hace meses. Según el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos (INSEE), el INE francés, y no solo los apocalípticos y antipatriotas como un servidor, la economía española está en recesión desde junio.

En línea con ello, la UE acaba de colocar la deuda española en la lista tóxica, proponiendo aplicar una quita del 20% a su valor, lo que constituye un auténtico desastre. La banca española perdería 46.000 millones de euros, lo que hará inviables a muchas cajas y bancos, particularmente a las de nueva creación, y la reserva de la Seguridad Social invertida íntegramente en deuda española por orden de Zapatero perderá 11.000 millones de euros. Lo que les faltaba a los pensionistas. Y aún hay algo peor: si a la deuda soberana se le aplica una quita del 20%, ¿cuánto se aplica a la deuda autonómica y local?, ¿el 40, el 60 %? Seamos optimistas, dejémoslo en el 40%. Ello supone un agujero adicional de casi 80.000 millones para la banca, y la consecuencia es clara: dos tercios de los bancos y cajas son insolventes, una catástrofe de consecuencias casi inimaginables. Solo por esto, MAFO y Zapatero deberían ser procesados.

Las cifras oficiales

Veamos los últimos datos macroeconómicos disponibles. Las informaciones oficiales más significativas recientemente conocidas han sido las cifras de Contabilidad Nacional Trimestral No Financiera de Sectores Institucionales (CNTFSI) del segundo trimestre, lo datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social de septiembre y los PMI o encuestas de opinión a las empresas, también de septiembre. Dentro de la CNTFSI, que empeora seriamente todas las expectativas, lo primero a destacar es la tasa oficial de ahorro de los hogares, el 13,2% de la renta disponible, con una caída de 2,2 puntos respecto al mismo periodo del año anterior. Sin embargo, esta comparación no es homogénea, porque en 2010 la base de cálculo era el año 2000, mientras que ahora es el año 2008. En términos absolutos el ahorro de los hogares se situó en 24.056 millones, con un descenso del 15% respecto al año anterior.

El ahorro acumulado de las familias en España es uno de los más bajos de Europa, un 160% del PIB, frente a una media del 200%, lo que convierte en ultrajantes afirmaciones como las del número dos de Economía, el señor Campa, cuando asegura que “las familias españolas tienen mucho dinero ahorrado”. Sin embargo, es aún más grave el hecho de que esta cifra ya no basta para cubrir los intereses y la amortización de sus deudas, fundamentalmente hipotecarias, lo que explica el imparable crecimiento de la morosidad.

Otra cifra clave son las necesidades de financiación de las AAPP, de 27.396 millones en el trimestre, el 9,9% del PIB, o el 9,2 %, si prefieren coger la media móvil de los últimos cuatro trimestres, aunque, como dice Alan Greenspan, eso es mirar la marcha de la economía por el espejo retrovisor, y la mejor forma de estimar el futuro es elevar a tasa anual el último trimestre, matizada con hechos conocidos relevantes. Si hacemos eso, se confirma lo dicho la pasada semana: el déficit público alcanza ya casi el 10% del PIB, frente a un objetivo del 6%. Y como en el segundo semestre hay que sumarle los rescates de cajas y, si queremos acercarnos a la verdad, la estimación de déficit oculto en las CCAA  donde no se han levantado las alfombras, estamos en torno al 11%.

No solo no hemos avanzado nada en la reducción del déficit público, es que hemos retrocedido. Seguimos gastando casi el doble de lo ingresamos. En cuanto al sector financiero, por si las quitas en deuda soberana y periférica no fueran suficientes para certificar su ruina, su capacidad de financiación fue solo de 1.175 millones en el segundo trimestre. Con estas ridículas cifras, ¿cómo van a poder devolver los 150.000 millones de deuda que vencen a finales de 2012? Es verdaderamente difícil encontrar una forma más rápida y efectiva de destruir una nación.

Otros indicadores oficiales confirman que el sector inmobiliario continúa en caída libre: “Las ventas de viviendas se han hundido de nuevo a tasas desconocidas, hasta alcanzar caídas interanuales del -34,8% en julio y -38% en agosto”. Un indicador claro de que la economía ha entrado en una fase de deterioro profundo. Las viviendas van a bajar entre un 30 y un 40% adicional, según los expertos independientes. “El consumo aparente de cemento -el mejor indicador de la actividad constructora- experimentó en el bimestre julio- agosto un descenso interanual del 21,6%”.

Mientras, la afiliación a la Seguridad Social disminuyó en 230.000 personas en el bimestre agosto-septiembre en media mensual, pero si hacemos lo mismo con las cifras a fin de mes, el desplome es de 336.000. El empleo se redujo en 50.000 personas en agosto, en 96.000 en septiembre - ¡el equivalente al mayor campo de futbol de España lleno hasta los topes en solo un mes!- y en octubre acaban en el paro casi 10.000 personas diarias. Es decir, una recesión de la peor especie, porque esta destruyendo empleos a una velocidad de vértigo, y no digamos el número de cotizantes a la Seguridad Social.

Asimismo, se da una tendencia al hundimiento en todos los sectores productivos, entre los destaca el empeoramiento del sector de la construcción, cuyo ritmo anualizado de caída de afiliados es del 16% y, como señala Ángel Laborda, director de Coyuntura de FUNCAS, se trata de “un indicador que es un excelente termómetro del mercado laboral y de la evolución del PIB”. Claro que si el paro está creciendo vertiginosamente, algo casi imposible cuando existen 6 millones de parados reales, la afiliación a la Seguridad Social hundiéndose y haciendo inviable el mantenimiento de las pensiones y el déficit público por las nubes, ¿qué más hace falta para hablar de recesión?

Las cifras independientes

Creo que las cifras oficiales son más que suficientes para ilustrar la dimensión del desastre. Y la pregunta es, ¿hasta cuándo puede un pueblo aguantar una ruina que no cesa? Muchas esperanzas están depositadas en el cambio y, ciertamente, es  condición necesaria, pero no suficiente. Algunos hechos llevan a la desesperanza. ¿Cómo es posible que los presidentes de CCAA del PP que dicen estar arruinados, vayan a una comida a Bruselas con un séquito de 56 personas como si fueran el Zar de Rusia?; ¿cómo es posible que Gallardón vaya en la lista de Madrid con la idea de ser ministro de Fomento, después de haber endeudado Madrid para varias generaciones -700% de descuadre en el déficit- con obras tan faraónicas como innecesarias como los túneles de la M-30, el Palacio de Cibeles y el pelotazo del Bernabéu. No es de extrañar que Cascos haya conseguido 16.000 firmas en Madrid en diez días y que sus expectativas y las de UPyD en la capital sean cada vez mayores. En una España en ruinas, muchos madrileños, entre ellos un servidor, jamás votarán una lista que lleve a Fomento al mayor despilfarrador del Reino.

Volvamos al tema: ¿de qué nos sirven cifras independientes si las oficiales son suficientes? Pues para cuantificar la caída. Consumo privado: 56% del PIB; los índices relacionados son ventas minoristas -4 % en julio y agosto, ventas grandes empresas: -2,6% durante el mismo periodo. Y no me digan que ventas no son VAB, cierto, pero las variaciones son casi análogas. Cifra oficial: “Disponibilidades de bienes de equipo -indicador del 30% del PIB- intensificaron en el tercer trimestre de 2011 su caída desde el 11,4% del segundo trimestre hasta el 16,9%”. Hagan la media ponderada y ¿qué tenemos? Una caída del 7,7%, añádanle 2,6 puntos del saldo exterior y -5,1%. Cojan ahora las correlaciones más obvias, con el consumo de gasóleo automoción o con las afiliaciones a la Seguridad Social, y estamos en el -4 o -5%. La economía española está cayendo entre el 4 y el 5% señores analistas.

No es de extrañar que el Gobierno incumpla de nuevo la Ley y se niegue a dar el cuadro macroeconómico de 2012 para no cuantificar la ruina del país y los inevitables recortes de sueldos públicos y pensiones que se avecinan. Lo grave es que sin ello las CCAA no pueden elaborar presupuesto alguno

         

10/10/2011   El rescate de las cajas: un expolio a los españoles

En este mes de octubre, España está al borde de la catástrofe. Nos encontramos de nuevo en recesión, las oficinas de empleo registran casi 10.000 nuevos parados diarios y el déficit público tiene un descuadre histórico. Ángel Laborda, director de Coyuntura de FUNCAS, explicaba ayer que el déficit del primer semestre ha sido del 9,2% (un 53% más de lo previsto), pero dicho porcentaje no incluye agujeros aún ocultos de CCAA como Valencia, Murcia, Andalucía o del Ayuntamiento de Madrid, ni el nuevo expolio a los españoles que supone el rescate de unas cajas totalmente innecesarias. En total, un déficit público cercano al 11 % del PIB, es decir, un descuadre del 80%.

La consecuencia es que España necesita, desde enero, obtener mensualmente préstamos por 20.000 millones de euros para atender vencimientos y seguir gastando lo que no tenemos. De dicha cifra, 12.000 millones se destinan a vencimientos de deuda del Estado, 4.000 para necesidades de nuevo endeudamiento del Estado, más de 1.000 millones para vencimientos de deuda de autonomías y ayuntamientos y más de 2.000 para financiar sus déficits. Y, a esta situación insostenible, unos necios con poder (Gobierno, oposición y BdE) añaden el robo de los rescates.